#ZNSeries – Crítica de DMZ

Analizamos lo que ha dado de sí DMZ, o el claro ejemplo de cómo no se tiene que adaptar un cómic en el medio audiovisual.

Por
5
4190

Dirección: Roberto Patino (Creador), Ava DuVernay, Ernest R. Dickerson.
Guion: Roberto Patino, Carly Wray.
Música: Kris Bowers.
Fotografía: Matthew J. Lloyd.
Reparto: Rosario Dawson, Benjamin Bratt, Hoon Lee, Reynaldo Gallegos, Jordan Preston Carter, Juani Feliz, Jade Wu, John Wu, Ricky Russert, Aleks Alifirenko Jr., Rahiem Riley, Xingu Del Rosario, Kevin L. Johnson, Mark Jeffrey Miller, John Giorgio, Kevin Brown, Faye Yvette McQueen, Leon Ngo, Heather Fusari, Andrew Ayala, Daniel James, Jose Acevedo.
Productora: Array Filmworks, DC Entertainment, Warner Bros. Television. Distribuidora: HBO Max.
Nacionalidad: Estados Unidos.

«Sé que tienes miedo. Yo antes también lo tenía. Hasta que me di cuenta que no valía la pena. Podemos morir de mil maneras distintas. Así que… ¿Qué sentido tiene?»

Escrito por Brian Wood e ilustrado (principalmente) por Riccardo Burchielli, DMZ fue publicado en el país del Tío Sam entre enero de 2006 y febrero de 2012 bajo el sello Vertigo. A lo largo de 72 números, este cómic estaba fuertemente influenciado por los atentados del 11-S y los posteriores movimientos geopolíticos como consecuencia de aquella tragedia. La historia de DMZ arrancaba en el quinto aniversario del inicio de las hostilidades entre los Estados Unidos de América y los llamados Estados Libres. La isla de Manhattan es una zona desmilitarizada de 400.000 habitantes cuyo día a día está repleto de saqueadores, insurgentes, terroristas y todo tipo de hostilidades. Este es el destino de Matty Roth, periodista novato que, por puro azar, acaba sobreviviendo en el terreno convirtiéndose en los ojos, la voz y las manos del resto del mundo. Roth se materializaba en el hilo conductor necesario para acercarnos a ambos bandos y comprender las distintas intrigas que se llevaban a cabo. DMZ es un cómic potente, imperfecto, pero su acabado final es más que notable. Wood y Burchielli fueron con todo mostrando una realidad crudísima en la cual no se da una sola concesión a sus personajes. A pesar de haber sido anunciada hace tiempo para televisión, DMZ llegó a HBO Max sin hacer mucho ruido. El primer y único avance vio la luz apenas una semana antes de su estreno. Los 72 números de la serie regular reducidos a cuatro episodios en formato miniserie. Las señales eran claras. Nos hacían pensar lo peor. Por desgracia, acertamos. El horror, el horror…

El episodio piloto apuesta por ser una misión de rescate a contrarreloj que se acaba difuminando. Como ocurriera en el cómic, la influencia de 1997: Rescate en Nueva York (John Carpenter, 1981) es más que evidente. Ava DuVernay fue la responsable de filmar este primer capítulo y, teniendo en cuenta su bagaje (el documental Enmienda XIII o la excelente miniserie Así nos ven), parecía la elección perfecta para formar parte de un proyecto comprometido, con clara carga crítica al sistema. No pudo ser. DMZ acompañará a Un pliegue en el tiempo o Naomi en el apartado de trabajos menos acertados realizados por la cineasta californiana. Ernest R. Dickerson, con experiencia en series como The Wire, Dexter o The Walkind Dead, se puso detrás de las cámaras en los tres episodios restantes. ¿Las sensaciones? Igual de calamitosas. El showrunner de DMZ, Roberto Patino, hizo honor a su apellido patinando en la construcción audiovisual. DMZ es un auténtico cúmulo de despropósitos que hace agua por todos los lados.

Uno de los puntos que más llama la atención en la serie de HBO Max es que se olvidan por completo del protagonista del cómic. No hay ni rastro de Matthew Roth. Este hecho no tendría porque ser necesariamente malo puesto que el universo creado por Wood y Burchielli era lo suficientemente rico como para seguir explorando su mitología desde otros puntos de vista. Sin embargo, aunque Patino parece querer alejarse de las viñetas, no lo hace del todo. Desafortunadamente, recoge personajes importantes como Parco Delgado o Wilson Lin para caricaturizarlos y convertirles en peleles de tres al cuarto. Un desdibujo mayúsculo sin ninguna capa de profundidad.

Un hombre parco en palabras

Reconozcámoslo, la serie arranca fatal. Ni siquiera se toman la molestia de situar al espectador e introducirle en el conflicto ¿Qué está pasando? ¿Por qué? ¿Quiénes forman los diferentes bandos? ¿Qué ha ocurrido realmente en Manhattan? DMZ es una serie cobarde, sin alma, que no busca meter el bisturí en las heridas estadounidenses recientes. La administración Trump y el asalto al Capitolio se antojaban como el precedente perfecto para aunar realidad y ficción. Lejos de arriesgar, la serie, en la que también está metida DC Entertainment, apuesta por lo convencional. El conflicto sociopolítico, de crucial importancia en el cómic, aquí queda en segundísimo plano (prácticamente ni se aborda), centrándose en un escenario que, dirigido por bandas, ni siquiera se asemeja a Nueva York. El diseño de producción de DMZ está claramente inspirado en producciones postapocalípticas. Así, nos encontramos imágenes más propias de Soy Leyenda o 12 monos que de una zona de guerra.

DMZ

Como ya hiciera en Hell’s Kitchen, Rosario Dawson vuelve a ejercer la medicina en la Gran Manzana. La actriz neoyorkina tiene un vínculo muy especial con el mundo del cómic. En su carrera ha interpretado papeles en adaptaciones como Sin City, Daredevil, Iron Fist o Luke Cage, ha prestado su voz a Batgirl, Wonder Woman o Catwoman y se ha transformado en la versión en carne y hueso de Ahsoka Tano. Dando vida a Alma Ortego (que será conocida como Zee en un claro guiño a los lectores del cómic), Dawson hace lo que puede con el papel de sufrida madre en busca de su hijo perdido en el día de la evacuación ocho años atrás. Un hijo que ahora se ha convertido en un matón impasible cuya redención está en entredicho. Pues bien, la versión televisiva de DMZ trata, básicamente, sobre lo mencionado en las dos líneas anteriores. Si leísteis el cómic, olvidaos de Trustwell, Los Fantasmas o el ataque nuclear. Se ve que era mucho más interesante hacer un Marco, de los Apeninos a los Andes a la inversa.

DMZ
Tengo que hacer un rosario con tus dientes de marfil

Como comentábamos anteriormente, la presentación de Parco Delgado, sonando Malamente de Rosalía de fondo, es toda una declaración de intenciones. Malamente el personaje interpretado por Benjamin Pratt (Doctor Extraño) se asemeja a su homólogo comiquero que levantaba pasiones al más puro estilo Che Guevara. Por su parte, Hoon Lee (Banshee, Warrior) encarna al mandamás de Chinatown sin ese aura tan especial que tenía su alter ego en las viñetas. El tratamiento de personajes es horrendo y estos se caracterizan por su nula evolución. Patino tiene la «genial» idea de enfrentar a Parco y Wilson al más puro estilo GTA. Ambos son líderes de bandas que quieren gobernar la ciudad. West Side Story. En el resto del reparto aparecen nombres como los de Freddy Miyares, que ya trabajó con DuVernay en la muy recomendable Así nos ven, Rutina Wesley (Tara Thornton en True Blood) o Mamie Gummer, hija de Meryl Streep. Ni que decir tiene que ninguna actuación quedará grabada en nuestro recuerdo.

DMZ
Señor Wilson

En otros apartados tampoco saben dar con la tecla. El camarógrafo Matthew J. Lloyd apuesta por una fotografía de colores saturados en las antípodas de lo que reclama una historia, a priori, gris y sucia. En vez de tonos apagados y parajes polvorientos, nos encontramos con fotogramas que podría haber salido de La La Land y, eso sí, vegetación desbordante. Give up The Ghost de Radiohead o Solid Ground de Michael Kiwanuka son buenos temas que aparecen en el soundtrack pero que tampoco encajan con el espíritu de la obra original.

En definitiva, si queremos sacar alguna conclusión positiva de DMZ diremos que esta miniserie tan solo tiene cuatro episodios, por lo que el sufrimiento no se prolonga en exceso. En estos tiempos tan convulsos que nos han tocado vivir, DMZ podría haberse posicionado como una serie necesaria que invitase a la reflexión. Nada más lejos de la realidad. Oportunidad perdida, como ya ocurriera con Locke & Key o Y: El último hombre. Joyas del noveno arte que no merecen sufrir unas adaptaciones de tan bajo nivel. Parece mentira que las grandes plataformas sean incapaces de gestar series de calidad teniendo la parte más complicada del trabajo ya hecha. Sin embargo, estas buenísimas historias son destrozadas, alienándolas de su magnitud. La serie televisiva DMZ es un producto fast food de pesada digestión. El guion, pesimamente escrito, es incapaz de generar interés en el espectador. Este subproducto creado por Roberto Patino traiciona el espíritu de la obra original, resultando insultante que sus responsables hayan realizado una deficiente adaptación de un cómic con tanto potencial. Siempre nos quedarán los estupendos integrales que, en España, publica ECC Ediciones.

Dirección: Roberto Patino (Creador), Ava DuVernay, Ernest R. Dickerson. Guion: Roberto Patino, Carly Wray. Música: Kris Bowers. Fotografía: Matthew J. Lloyd. Reparto: Rosario Dawson, Benjamin Bratt, Hoon Lee, Reynaldo Gallegos, Jordan Preston Carter, Juani Feliz, Jade Wu, John Wu, Ricky Russert, Aleks Alifirenko Jr., Rahiem Riley, Xingu Del Rosario, Kevin…

Deficiente Mala Zafia

Dirección - 3.5
Guión - 1
Reparto - 5
Apartado visual - 3
Banda sonora - 4

3.3

Malamente

Con Ava DuVernay en el proyecto, Rosario Dawson como cabeza de cartel y HBO Max siendo la plataforma encargada de su distribución mundial nada nos hacía presagiar un descalabro tan grande. El espíritu del genial cómic gestado por Brian Wood y Riccardo Burchielli es exorcizado hasta sacar el alma del producto. Una guerra que mata de aburrimiento.

Vosotros puntuáis: 3.7 ( 14 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
25 marzo, 2022 21:48

Chau, casi la pongo ayer en HBOMx. Suerte que puse una de Cary Grant y Katherine Hepburn…

_kam1kaze_
_kam1kaze_
Lector
25 marzo, 2022 23:12

No tenía ninguna esperanza en ella y esta crítica me lo confirma. Dos de los comics que mas me gustan, DMZ y Y: El último hombre, siendo pervertidos. Cada día más decepcionado con las adaptaciones que hace las plataformas de streaming.

Ziggy
Lector
En respuesta a  _kam1kaze_
26 marzo, 2022 4:32

No tenia ni idea que habian hecho una serie de Y.
Yo la verdad, creo que me voy a alejar de las series de live action. Quizas me pase a la literatura,. Hay mucho autor sin leer.

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Ziggy
26 marzo, 2022 13:47

Fíjate si tenia que ser mala que antes de terminar la primera temporada, ya estaba cancelada.

hammanu
hammanu
Lector
25 marzo, 2022 23:36

No dan ni una con las adaptaciones, parece como si las productoras solo comprasen los derechos de estas obras para que si sacan algo parecido no los denuncien por plagio. Tipico en vez de mojarse si quieres hacer mas critica social y currarte un buen guion, pues se tiran por lo fácil para parecer progues: mujer de protagonista de etnia minoritaria y muchas minorías por doquier para así suplir una buen historia. Creo que la edad de oro de las series ya ha pasado con tanta saturación para tener gente enganchada a un canal de streaming. Que viendo el Mandaloriano y Bobba Fett van a peor cada temporada… cuando mas manos meten mano en un producto peor les queda