ZNPodcast #101 – Una aventura de Spirou por…

En el programa de esta semana analizamos la figura de Spirou, en general, y cada uno de los cómics que componen Una aventura de Spirou por..., en particular. ¡Dadle al play!

La vie en rouge. Repasamos los orígenes de uno de los personajes más célebres del cómic europeo. Spirou ha sabido entretener a diferentes generaciones gracias a su sentido de la aventura y el mejor humor francobelga. Renovarse o morir. Tras varias décadas publicando la serie regular, en 2006 comienzan a publicarse una serie de historias autoconclusivas fuera de la continuidad. Autores de la talla de Zidrou, Yann o Trondheim firmaron su propia visión del icónico botones. Sin embargo, fue con la llegada de Émile Bravo y su Diario de un ingenuo que todo el mundo de la BD fijó su atención en esta colección.

En Zona Negativa hemos querido analizar cada álbum y trasladaros nuestras impresiones ¿Queréis conocerlas? ¡Dadle al play!

Colaboradores: Alejandro Ugartondo, Diego García Rouco, Tristan Cardona y Sergio Fernández Atienza

Edición: Sergio Fernández Atienza

Suscríbete a nuestro podcast en iVoox, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts y búscanos en tu app de podcast favorita.

Rescatamos laentrevista realizada a Émile Bravo por Tristan Cardona.

Álbumes de la colección Una aventura de Spirou por… analizados en el podcast:

Atrapados en el pasado, de Frank Le Gall.

Diario de un ingenuo, de Émile Bravo. Reseña realizada por Diego García Rouco.

El botones de verde caqui, de Yann y Olivier Schwartz. Reseña de Alejandro Ugartondo.

La esperanza pese a todo. Parte 1; de Émile Bravo. Reseña realizada por Diego García Rouco.

La esperanza pese a todo. Parte 2; de Émile Bravo. Reseña realizada por Diego García Rouco.

La luz de Borneo, de Zidrou y Frank Pé. Reseña realizada por Alejandro Ugartondo.

La mascarada, de Makyo, Toldac y Tehem. Reseña realizada por Diego García Rouco.

La mujer leopardo, de Yann y Olivier Schwartz. Reseña realizada por Diego García Rouco.

La tumba de los Champignac, de Yann y Fabrice Tarrin. Reseña realizada por Diego García Rouco.

Los gigantes petrificados, de Yoann y Vehlmann.

Pánico en el Atlántico, de Trondheim y Fabrice Parmé.

Artículo anteriorHelter Skelter
Artículo siguienteDjango. Mano de fuego, de Salva Rubio y Ricard Efa
Bilbao (1982). Licenciado en Sociología. Soy, desde que tengo uso de razón, un amante empedernido del Cine gracias a Hitchcock y Kubrick. Criado en Corleone, visité la puerta de Tannhäuser como tripulante de la nave Nostromo. Tras una breve etapa en Tatooine y Mordor decidí regresar a Twin Peaks, desde donde disfruto de mis otras pasiones: los cómics, la música y los videojuegos.
Nací con la democracia en este país y casi aprendí a leer con Mortadelo, Asterix y Tintín. Mi primer contacto con los superheroes fue con un Pocket de Ases de Bruguera protagonizado por los Defensores y el Doctor Extraño lo que tuvo dos consecuencias: que me volviera un marvelita convencido y que sienta predilección por los personajes no tan relevantes de la Casa de las Ideas. Desde entonces he ampliado mi rango de lecturas y gustos aunque matengo mi condición de Marvelita y me sigue chiflando Tintín.
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
Nací en mayo del 68 en París. Viví toda mi infancia en Menorca. Ahora soy de Barcelona. Trabajo como reportero de informativos de TV. Leo cómics desde siempre y no podría vivir sin: Tte. Blueberry, The Spirit, Locas, Gil Pupila, Los profesionales, Mort Cinder, Rip Kirby, El eternauta, Comanche, Conan the barbarian, Monster, Spirou de Franquin, Prince Valiant, Los Escorpiones del Desierto, Tintín, todo Johnny Craig de EC… Mi grupo es la Velvet Underground, soy muy de Los Planetas, Pink Floyd, Adrià Puntí y Sigur Ros. Me encanta el blues. Leo básicamente Serie Negra, sé preparar café y entiendo de fútbol.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments