La esperanza pese a todo. Primera parte

Spirou en guerra

Por
8
1508

Edición original:Le Spirou de Émile L’Espoir malgré tout Première partie Un mauvais départ FRA, Duipuis
Edición nacional/ España:Dibbuks
Guión:Émile Bravo
Dibujo:Émile Bravo
Color:Fanny Benoit
Formato:Cartoné, 80 páginas
Precio:20€

Esto no es una aventura, Fantasio, es la guerra…

El espíritu de la colección Spirou por… es permitir sacar a los personajes de la continuidad para que autores de prestigio puedan dar su versión con libertad total, para que no tengan que lidiar con los problemas que sufrieron autores como Tome, Janry, Morvan y Munuera en su paso por la serie principal. Por eso no me deja de sorprender cuando leo comentarios sobre Diario de un ingenuo, la primera aventura de los personajes de Émile Bravo, diciendo que no son ellos. ¿Cuál de sus encarnaciones? A pesar de ser una serie que ha tenido ocho equipos creativos, nueve si contamos el episodio incompleto de Chaland, en el inconsciente colectivo ha germinado la idea de que los personajes son tal y como les dio forma Franquin, obviando que el personaje lo creó Rob-Vel y lo continuo Jijé. Desde su creación, el personaje ha sido mascota de la revista homónima, botones del Moustic, fotógrafo, reportero, aventurero, etc… Lo mismo ha sucedido con el carácter de Fantasio que ha pasado del histrionismo de sus primeras aventuras, a ser un alivio cómico, un catalizador de las aventuras o un fiel amigo, pero siempre demostrando un carácter cambiante y problemático. En Diario de un ingenuo Bravo mostró un absoluto respeto tanto por el personaje como por los autores que le precedieron, pero en tomó como base el trabajo de Rob-Vel y el de Jijé, no el de Franquin como es habitual. El resultado fue el mejor álbum del personaje en décadas junto con El botones de verde caqui y La mujer leopardo realizados por Yann y Schwartz.

En La esperanza pese a todo, Bravo retoma a los personajes donde los dejo en el álbum anterior. Es el primero de una tetralogía que promete pasar de las 200 páginas y ser una de las mejores historias de la BD del siglo XXI. Este primer álbum lleva por título Un mal principio y apareció en el mercado francobelga hace casi un año, el segundo se titulará Un poco más cerca del horror y sale el mes que viene, el tercero El principio del fin verá la luz en año próximo y el que finaliza la serie Un final y un nuevo principio en 2021.

A pesar de ser una continuación cronológica de Diario de un ingenuo, no es necesario habérselo leído para acercarse a este primer álbum de la tetralogía, aunque se disfruta más. La única referencia a ese álbum, más allá de algunos personajes secundarios, es saber que Spirou tiene una novia en Alemania de orígenes polacos y comunista y que Fantasio ha sido movilizado por el ejercito belga. Para entender el contexto histórico simplemente basta con tener unos mínimos conocimientos de la historia mundial del s. XX.

La esperanza pese a todo comienza en Bruselas en enero de 1940, cuatro meses antes de que la Alemania nazi invada Bélgica obviando su neutralidad en el conflicto. Si en Diario de un Ingenuo veíamos como Spirou pasaba de la infancia a la adolescencia, aquí vemos como se empieza a convertir en adulto entre los horrores de la guerra. Este recorrido de la infancia a la madurez ya lo había explorado en su serie previa Jules (Ponent), aunque en esta ocasión se produce en circunstancias más dramáticas. Spirou al igual que gran parte de la población pierde su trabajo con la ocupación y debe adaptarse a vivir en tiempos de guerra.

Fantasio se convierte en la representación de ese tipo de persona que no es permeable a nada de lo que le rodea, totalmente insensible a los problemas y sufrimiento de todo aquel que no sea el mismo. Como mucha de la gente que vivió esa época y se vio obligada a colaborar con los alemanes. Pero según pasan las páginas le vemos ir tomando conciencia de lo que sucede a su alrededor, aunque de manera tímida. Un personaje que promete evolucionar para convertirse en el que vimos en los cómics de Franquin.

En las páginas del álbum Bravo nos va explicando la situación en la que se encontraba Bélgica y Europa a comienzos del año 1940. Posteriormente vemos como va integrando en la trama los acontecimientos reales de la invasión alemana como la caída de Ében-Émael, o la capitulación del país tras una invasión relámpago por los alemanes. Pero lo hace situando el foco fuera de los lugares claves de la historia para ponerlo en las personas que sufrieron la guerra y la dominación. Estas personas que se cruzan con los protagonistas sirven para que veamos la situación en la que quedan los judíos, como algún periódico se vuelve colaboracionista al igual que algunos belgas, las carencias de productos de primera necesidad, el éxodo de la población por la guerra con familias separadas y huérfanos, los prisioneros de guerra, etc… Todas las consecuencias de la guerra. Pero también nos explica las condiciones que llevaron a la guerra a través de Anselme, un campesino belga, que nos habla de las draconianas condiciones impuestas a Alemania en el tratado de Versalles o de como históricamente los judíos siempre habían sido los perfectos culpables por la influencia del cristianismo. Además de dejar claro que no todos los alemanes eran nazis.

Pero no todo es reflexión, Bravo consigue equilibrarla con algunas escenas de acción y con algo de comedia. Como en toda la obra de Bravo la comedia viene sobre todo de gags sencillos y físicos, como en las primeras aventuras del personaje, pero con los toques de humor negro y cafre que son habituales en su obra. El humor sirve para aligerar la obra y darle ritmo.

Como sucedía en Diario de un ingenuo las paginas están plagadas de homenajes a autores y personajes clásicos de la BD. Vemos referencias más o menos directas a Tintín y su creador, a Morris, a Blake, a Jacobs,etc… Pero sin que distraigan de la lectura.

Las únicas partes negativas del álbum son el nulo protagonismo de Spip, algo comprensible por el difícil encaje que tiene con una historia muy apegada a la realidad, y la sensación que da de ser una historia que habría que leer en un solo álbum. Esto último parece más achacable a la editorial que al autor.

Narrativamente la estructura de página nos vuelve a remitir a las primeras aventuras de Spirou, con una estructura casi fija de cuatro tiras por página, que era lo habitual en la época en las que se desarrolla la historia. Esto hace que sea un álbum en el que pasan infinidad de cosas. Como sucedía en su anterior trabajo el diseño de sus personajes está cercano a los de Rob-Vel y Jijé, con una enorme influencia de Hergé. Un trabajo gráfico marcado por el clasicismo que se vuelve moderno por los temas que trata.

Dibbuks hace una edición de alta calidad como siempre, manteniendo la calidad en cada producto relacionado con la serie Spirou. Esperemos que la conserven muchos años y que sigan ampliando su excelente catálogo. Ojalá se hicieran con los derechos de otros clásicos de la BD.

Este primer álbum de La esperanza pese a todo es el inicio de una tetralogía que promete convertirse en una de las mejores historias del personaje. Algo que se podrá comprobar cuando finalice la serie, pero este primer álbum sienta las bases a algo grande. Émile Bravo sabe aunar el humor de los primeros tebeos del personaje con una profunda reflexión sobre las causas y consecuencias de la Segunda Guerra Mundial para Bélgica, mientras hace crecer a sus personajes y los humaniza. Esperemos que la espera para leer el segundo álbum sea más corta, mientras aquí podréis ver un tráiler:

Edición original:Le Spirou de Émile L'Espoir malgré tout Première partie Un mauvais départ FRA, Duipuis Edición nacional/ España:Dibbuks Guión:Émile Bravo Dibujo:Émile Bravo Color:Fanny Benoit Formato:Cartoné, 80 páginas Precio:20€ Esto no es una aventura, Fantasio, es la guerra... El espíritu de la colección Spirou por... es permitir sacar a los personajes…
Guión - 9
Dibujo - 9.5
Interés - 10

9.5

Guerra

Spirou sigue creciendo de la mano de Bravo, en medio de la Segunda Guerra Mundial.

Vosotros puntuáis: 9.06 ( 4 votos)
Artículo anteriorBiblioteca Grant Morrison – Kid Eternity
Artículo siguienteBatman: Condenado – Libros 2 y 3
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

8
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
6 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
SesguitODiego García RoucoAlejandro Ugartondo Recent comment authors
Recientes Antiguos
Alejandro Ugartondo
Autor

Exceclente reseña Diego. Lo he acabado de leer hoy mismo y me ha parecido magnífico. Si el resto de álbumes mantienen el nivel de éste, el conjunto será una auténtica cumbre de la BD moderna.

Yo también creo que Bravo es fiel a la esencia de los personajes y a sus orígenes. El uso que hace de cada uno de ellos, la esperanza que representa Spirou y el egoismo de Fantasio, me parecen magníficas y encajan perfectamente en la historia que nos cuenta el autor sobre las consecuencias de la guerra.

El dibujo me parece prodigioso, de una línea clara precisa, expresiva y dinámica. La narrativa, aunque clásica, es impresionante. Como ejemplo la plancha donde culmina el tema de la bomba en el hotel que es sencillamente insuperable. Y tiene mucho mérito hacer que cada página cuente algo, que sucedan cosas, como si se tratara de micro historias de tres o cuatro páginas. Le dan al conjunto un ritmo excelente.

Y el tema del humor me parece muy bien llevado con páginas como la que muestra la conversación entre Fantasio y el editor pro-nazi del periodico, referencias a la historia de Bélgica (la referencia al campo de minas del fuerte de Eben-Emael me parece sublime) o diálogos chispeantes (- Fantasio, ¿tu crees que serán tan malos?. – ¿Quiénes? ¿Los niños?. -No, los alemanes). La capacidad de combinar momentos dramáticos con estas perlas de humor me parece increible.

Una obra recomendable y que promete mucho en sus continuaciones

SesguitO
Lector
SesguitO

Hola ¡ entre Alejandro Ugartondo y Diego García me habéis convencido totalmente para gastarme el dinerillo en comic europeo. Cada vez que os leo una reseña me picáis mas 🙂
Una pregunta, para acercarme a Spirou, tendría que pillarme algo de Franquin antes o puedo pillarme los “spirou por” independientemente?