La mujer leopardo

Nueva entrega en este caso doble de Una aventura de Spirou por...

Por
10
1579
 

Edición original:La Femme-léopard y Le Maître des hosties noires, Editions Dupuis
Edición nacional/ España:Dibbuks
Guión:Yann Le Pennetier
Dibujo:Olivier Schwartz
Color:Laurence Croix
Formato:Cartoné 128 páginas
Precio:22€

 

¡Spirou!¡Amigo!¡Hermano!

En 2009, Yann Le Pennetier y Olivier Schwartz publicaron su álbum de la colección Spirou por… titulado El botones de verde caqui. Es uno de los mejores que se han publicado del personaje, a la altura de los mejores momentos de Franquin, Chaland, Bravo o Tome y Janry. Esto hizo que les encargaran dos más, La Femme-léopard (2014) y Le Maître des hosties noires (2017), estos dos álbumes son los que ha recopilado Dibbuks en La mujer leopardo, que narran una aventura completa que continúa donde acabó El botones de verde caqui aunque no es necesario haberlo leído. El color como en el anterior es de Laurence Croix.

Yann Le Pennetier es un guionista francés nacido en 1954. En el mundo del cómic es conocido como Yann, aunque también ha firmado algún trabajo como Balac (Sambre con Yslaire). A pesar su larga trayectoria y talento, en nuestro país no es tan conocido como otros de mucho menos talento y ideas. Aunque en los últimos tiempos se han publicado más trabajos suyos entre los que destacan: Pin-up con Philippe Berthet, Los innombrables con Didier Conrad, Diente de oso con Alain Henriet o Angel Wings con Romain Hugault. Su excelente trabajo le ha servido para encargarse de series tan importante como Spirou, Marsupilani, XIII o Thorgal.

Olivier Schwartz es un dibujante francés nacido en 1963. Es uno de los más talentosos representantes de la línea clara. En nuestro país solo se han publicado sus dos álbumes de Spirou por… y Gringos Locos todos ellos en colaboración con Yann. Esperemos que alguien publique su serie Les enquêtes de l’inspecteur Bayard con guiones de Jean-Louis Fonteneau, Jean-Claude Cabanau y Dieter.

Bruselas, 1946, Spirou y Fantasio se verán arrastrados en la búsqueda de un fetiche robado a la tribu de la mujer leopardo y que, al final, les llevará al Congo Belga.

Con La mujer leopardo, Yann y Schwartz continúan con la maravillosa labor que hicieron en su primer Spirou por…. Todos los elementos que hacían de este una joya siguen presentes. Tenemos diálogos chispeantes y mordaces, persecuciones, inventos de Fantasio, el humor de Spip, homenajes de todo tipo que hacen que cada viñeta sea una delicia… Tal vez el final no esté a la altura, siendo muy forzado, pero es una obra genial.

Estos álbumes de Spirou por son la prueba perfecta de cómo modernizar unos personajes siendo del todo respetuosos con su pasado y la esencia de los personajes. Yann y Schwartz, al igual que Bravo, son lo suficientemente inteligentes para no usar los elementos que Franquin dio a la serie evitando así una comparación que no pueden ganar. Lo que hacen es fijarse en lo que hizo Jijé con el personaje y en los cómic que se publicaban en los 50, en particular en Tintín. Algo que ya hicieron en El botones de verde caqui. A esto le añaden la influencia de la historia de Spirou que realizó Chaland en los ochenta. Pero añadiendo elemento modernos, sobre todo en el tratamiento de las mujeres, Anieta y Glu-Glú, que aquí no son las damiselas en apuros de los 50. Son mujeres fuertes, decididas y valientes, las autenticas heroínas de la función. También aprovechan que no es una historia de la serie principal para añadir cosas que serian imposibles que Dupuis tolerará, como que Spirou beba o que Fantasio tenga relaciones sexuales, con esto consiguen hacer unos personajes más adultos y humanos, menos heroicos pero más reales.

Los dos álbumes que componen el integral, como ya hemos dicho, forman un todo, una historia que continúa de uno a otro, la principal diferencia es que uno se desarrolla en la Bruselas de la posguerra y la segunda parte en el Congo Belga. Esto les sirve a los autores para criticar varios sucesos que se dieron en esa época, como la facilidad de las autoridades europeas y estadounidenses para ignorar las atrocidades de los nazis cuando alguno de ellos tenía algo que les interesara. En el segundo álbum vemos una crítica a todos los aspectos del colonialismo europeo en África, desde la absurda idea que el catolicismo es mejor que las creencias locales al expolio de sus recursos naturales. Guarda muchas similitudes con Tintín en el Congo, al que homenajea constantemente aunque sin su racismo paternalista, mostrándonos una imagen más real de África.

Yann y Schwartz, pueblan La mujer leopardo de homenajes y guiños por doquier aunque no tantos como en el anterior, temenos homenajes a autores como Hérge o Chaland , aparecen personajes de cómics como Alan el antiguo ayudante del capitán Haddock, la ropa de las mujeres leopardo recuerda a la Garra negra de Alix, hablan de Theodore Poussin, y incluso aparecen personajes reales como Sartre y Beauvoir. Todo esto lejos de distraer de la historia, hace que te pares más y que busques detalles. Y sobre todo que al acabarla tengas ganas de empezar de nuevo para descubrir cosas que no has apreciado.

El trabajo de Schwartz es simplemente soberbio, es como volver a gozar de la obra de Chaland pero con su propia personalidad. Dinámico, limpio, bien narrado, visualmente es difícilmente igualable. Los personajes son tremendamente expresivos, bien diseñado y claramente reconocibles. No hay nada que esté mal dibujado, fauna, flora, tecnología, arquitectura, todo es perfecto. La composición de página es sencilla, con una narrativa clara y precisa. Los colores de Laurence Croix son precisos, potenciando el dibujo y dotándolo de un aspecto que lo emparenta con las historias de los 50 sin perder un ápice de modernidad.. En el apartado gráfico es un cómic insuperable.

La edición de Dibbuks es maravillosa como siempre, gran tamaño y reproducción, con la única pega de que la portada del segundo álbum que aparece en tamaño reducido, lo cual es una lástima. Esperemos que sigan con su fantástico trabajo editando Spirou y se planteen la publicación de los integrales del inspector Bayard, para seguir gozando del arte de Schwartz. Ojalá se hicieran con los derechos de Lucky Luke o Tintín

La mujer leopardo es un cómic memorable, el problema es que Yann y Schwartz compiten contra sí mismos y El botones de verde caqui es uno de los mejores cómics de los últimos años. Pero este como continuación es mucho más que digno. Ojalá fueran el equipo encargado de la serie regular.

  Edición original:La Femme-léopard y Le Maître des hosties noires, Editions Dupuis Edición nacional/ España:Dibbuks Guión:Yann Le Pennetier Dibujo:Olivier Schwartz Color:Laurence Croix Formato:Cartoné 128 páginas Precio:22€   ¡Spirou!¡Amigo!¡Hermano! En 2009, Yann Le Pennetier y Olivier Schwartz publicaron su álbum de la colección Spirou por... titulado El botones de verde caqui.…
Guión - 8.5
Dibujo - 10
Interés - 9

9.2

Schwartz

Spirou por... sigue demostrando que es lo mejor que le ha pasado al personaje desde Franquin.

Vosotros puntuáis: 6.9 ( 2 votos)
Artículo anteriorGuía de lectura: Pantera Negra
Artículo siguienteNinjak Tomo 3, Operación: Zona Muerta
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

10
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
7 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
EinLord_PengallanKrokopDiego García RoucoAlejandro Ugartondo Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Alejandro Ugartondo
Autor

Totalmente de acuerdo con la reseña. El tándem formado por Yann y Schwartz me parece uno de los equipos artísticos de la actualidad. Y mi sueño no es que se encarguen de la serie regular del personaje sino que les dejen hacer con Tintin lo mismo que han hecho con Spirou. Podría ser memorable

Lord_Pengallan
Lector

Yo leí de pequeño el Spirou de Grijalbo y desde entonces lo he seguido pero nada como lo de Franquin. Lo moderno, o lo último, es lo que menos me ha gustado, lo de Dibbuks lo que menos, quitando una especie de reinicio que dibuja Munuera que ahora no recuerdo el título, el de Tokio? En fin, con tantas alabanzas me estáis dando unas ganas…

Ein
Lector
Ein

Avisar que el color de la edición de dibbuks tiene poco que ver con el de la edición francesa. Preguntado en facebook el señor Ricardo Esteban ha dicho que mirará a ver. De esto ya hace. Vamos, que se está haciendo el orejas a ver si se nos olvida.