#ZNCine – El cine de acción contemporáneo y Matrix. Esquivando las balas

Hablamos de la influencia que Matrix ha tenido en el cine de acción moderno y la revolución que supuso para el género que ya profetizó el boom del cine de superhéroes

Por
0
1136

Hay pocas producciones en las que podamos reconocer claramente un antes y un después para el medio cinematográfico. El cine es un arte y, como cualquier otro arte, se debe a su momento, a sus influencias y el valor acumulativo de los avances y progresos registrados en su medio. En 1999, el estreno de Matrix supondría un antes y un después para el cine y, más concretamente, para el género de acción y ciencia ficción. Las hermanas Lana y Lilly Wachowski sorprendieron al mundo entero con un filme que mezclaba sin complejos acción, filosofía y una llamativa e innovadora propuesta visual y estética. En ella podemos encontrar el antecedente al nuevo canon del cine de acción contemporáneo, el epicentro de la revolución del cine de principios del siglo XXI e incluso el germen del boom de género superheroico. Esa es la importancia real de Matrix y también de sus secuelas.

La cinta protagonizada por Keanu Reeves -como en su día había hecho Star Wars- se presentó como una amalgama de influencias y recursos que por separado habíamos visto en muchas ocasiones, pero nunca juntas y de la manera en la que se interrelacionaban. Esto acaba por definir Matrix en una dualidad curiosa, como eco del zeitgeist de finales del siglo XX y al mismo tiempo como mirada de futuro; una dualidad que solo un género como la ciencia ficción es capaz de abordar con éxito. El acceso a Internet, los primeros foros -embrión de las actuales redes sociales-, el flujo ingente de información a la que de pronto tenían acceso los internautas y el concepto mundo virtual -también afianzado cada vez más por los videojuegos- hicieron que muchas historias de décadas pasadas se articulasen entorno a la idea de mundos ocultos a nuestros ojos que nos permitían escapar de nuestra realidad.

matrix
Matrix ha ejercido una gran influencia en el cine de acción de principios del siglo XXI

Esta idea la encontramos en Matrix, pero también en cintas coetáneas de la época como Dark City y Blade que estrenadas solo un año antes guardan unos sorprendentes (y hasta cierto punto sospechosos) paralelismos con la producción de las Hermanas Wachowski tanto a nivel temático y argumental como estético. Los trajes de cuero al final no son lo importante de la producción, pero es la estética con la que Hollywood interpretaba el futuro y la manera en la que lo reprodujo en la mayoría de filmes de género de principios de siglo. De esta manera, la encontramos tanto en Matrix como en las mencionadas Dark City y Blade, como en otros filmes posteriores como Underworld, Van Helsing y los X-Men de Bryan Singer que adaptaba así a la moda del momento a los superhéroes. No hace falta mencionar que todas estas películas también siguen recreando universos y realidades ocultas a ojos de los humanos, como igualmente vimos en la saga Harry Potter inspirada en los libros de J.K. Rowling que definió a su vez la fantasía de las últimas décadas.

Por lo tanto, podríamos decir que esas sospechas sobre Matrix en su parecido con otras producciones cercanas temporalmente a ella parecen más objeto de una tendencia a la que podríamos seguir sumando nombres, como eXistenZ de David Cronenberg y Nivel 13 de Josef Rusnak estrenadas también el mismo año que el filme de las Hermanas Wachowski o la más tardía Avatar de James Cameron. Y no olvidemos que en 2004 se estrenaría la primera temporada de Perdidos y el impacto que eso tendría en el medio televisivo y también cinematográfico, llevando el concepto de mundo oculto al paroxismo. Son la historia de los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines y la epopeya de Neo intentando liberar a la raza humana del jugo de las máquinas, las dos producciones que acaban por definir el medio que hoy tenemos y al que más tarde se sumará la “revolución” del universo compartido de Marvel Studios que ha recuperado el gusto por el serial del público.

blade_matrix
Blade es una de las películas de finales de los 90 con curiosas similitudes a Matrix

La visionaria metáfora que Matrix hace sobre la adicción al móvil y la tecnología -hay que recordar que en 1999 todavía los dispositivos eran muy limitados-, así como el posible paralelismo entre la isla de Perdidos e Internet como un lugar de entendimiento y paso previo a una nueva época de concordia, son conceptos complementarios que parten de un mismo lugar. Las dos hitorias además fueron conscientes de que una utopía de este tipo, de un mundo descrito por Neo como “sin reglas y controles, sin fronteras ni límites” no era viable sin sus guardianes, sin sus héroes y, a la postre, superhéroes. Hoy la realidad ha determinado que Internet no ha venido para liberarnos y eso encaja más con el mensaje de Matrix, pero los que sí han llegado para quedarse es la cultura superheroica para la cuál la trilogía de Matrix es mucho más importante de lo que podría parecer.

En Matrix nace el perfil del héroe del siglo XXI. Tenemos a un personaje instruido, pero no solo en el arte de la guerra. Su ideal ya no se mueve por la venganza y sus objetivos resultan más transversales y sociales que décadas pasadas. Tampoco sus habilidades físicas son humanas, este héroe atesora una estética más estilizada y elegante que renuncia a la hipermusculación y la testosterona sucia de la generación de Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone y Bruce Willis. Este héroe tiene la capacidad de alterar las leyes naturales a su favor exhibiendo un tipo de acción más preocupada por la forma. El superhéroe moderno nace con Matrix aprovechando a su favor la revolución tecnológica del momento y reinterpretando otras técnicas ya conocidas como el uso de la llamada bullet time. La técnica ya había sido utilizada en 1995 el videoclip Like a Rollling Stone en la que los Rolling Stone versionaban a Bob Dylan, estaba en el opening de la serie animada de Speed Racer -que recordemos las Hermanas Wachowski adaptaron en 2008 a la gran pantalla- e incluso se pudo ver de forma embrionaria en la primera Blade.

speed-racer_matrix
Speed Racer fue adaptada por las Wachowski en 2008 pero el público no estaba preparado para ella

Está claro que la vuelta de tuerca a la técnica del bullet time supuso una de las claves del éxito de Matrix y un punto de inflexión en el cine de acción moderno, como lo fue de igual manera para el género de terror en estos años El proyecto de la Bruja Blair y El Sexto Sentido estrenadas -una vez más- el mismo año que la producción protagonizada por Keanu Reeves. El bullet time rompía el espacio y ofrecía una novedosa sensación de inmersión de cara al espectador al incorporar imágenes de alta definición generadas por ordenador, algo que seguramente inspiró a James Cameron para encabezar el regreso del 3D a las salas de cine. Por su parte, la bullet time se popularizó después del estreno de Matrix aunque muchas producciones -normalmente olvidables- apenas entendieron sus posibilidades y se limitaron a fotocopiar escenas de la cinta original, como sucedió en subproductos como El único, El Monje, Wanted, Underworld, Resident Evil, Los Ángeles de Charlie, Equilibrium, Ultraviolet o Enemigos: Ecks contra Sever. ¡Incluso la primera Shreck tuvo su momento bullet time!

Si nos acercamos a las sinopsis de muchas de estas historias veremos que encajan en el prototipo de héroe presentado en Matrix. por desgracia, son productos prefabricados que se limitan a fotocopiar los rasgos más superficiales de Matrix a nivel argumental, estético y en términos de acción, con su obsesión por romper las barreras físicas y su manera de concebir a su protagonista como seres sobrehumanos. Porque si antes de Matrix la medida era lo humano, a partir de ella el concepto de superhéroe -en consonancia a la necesidad de una sociedad necesitada de ellos a raíz de la crisis sociopolítica y económica de principios de siglo- comienza a ganar terreno. Y así llegamos al presente en el que lo súper es la tendencia y no la excepción como lo fue en el pasado siglo donde el concepto superheroico apenas salía del binomio de Superman y Batman. La bullet time también ha tenido un gran impacto en el campo de los videojuegos en tiempos recientes, ahí tenemos éxitos como los de Max Payne y Prince of Persia para atestiguarlo.

max-payne_matrix
May Payne es uno de los primeros juegos en hacerse eco de la técnica bullet time por influencia de Matrix

En Matrix Reloadad y Matrix Revolutions las Hermanas Wachowski incrementaron la apuesta, dando un salto a nivel técnico y visual que combinado con el uso de cables tradicional de las producciones asiáticas hicieron que sus escenas de acción se quedasen grabadas en las retinas de los espectadores. Sin embargo, las coreografías, la ambientación y algunas ideas argumentales, provenían directamente del anime. La influencia de una serie como el Dragon Ball de Akira Toriyama se hace sobre todo palpable en el clímax de la saga, con el enfrentamiento de Neo y el Agente Smith. La apoteósica batalla recuerda en muchas de sus escenas a las que Son Goku y sus amigos protagonizaban en la serie original con golpes descomunales que hacen vibrar ciudades enteras, surcos dejados en el suelo por el impacto de los cuerpos de sus contrincantes y poses superheroicas de cara a la galería. Nunca antes se habían visto escenas de acción de este tipo en imagen real y el cine de superhéroes se acabaría apropiando del concepto, como se ha visto posteriormente en las producciones de Marvel Studios y DC Entertainment.

En la actualidad, la innovación de Matrix en este aspecto se ha fusionado más sutilmente con las formas del cine tradicional, haciendo mucho más exigentes físicamente las producciones y ofreciendo un perfil de héroe implacable a la par que humano. Si observamos la recientemente estrenada tercera parte de la saga John Wick -protagonizada también por Keanu Reeves- entenderemos mejor lo que queremos decir. En John Wick tenemos un personaje de antiguo cuño en lo que a su historia se refiere pero cuyo uso de la fuerza es tremendamente efectista y estético, aunque recuperando la agilidad y rapidez de las escenas de acción del cine de acción tradicional y utilizando el bullet time de una manera muy medida, dando prioridad al plano y el encuadre. Matrix marco un antes y después, fue una pionera que enseñó el camino al cine de entretenimiento de este primer cuarto de siglo; por el camino ha habido un proceso de aprendizaje y evolución que ha hecho que su propuesta se haya refinado en producciones más recientes. Por todo ello, se puede aseverar que la cinta de las Hermanas Wachowski es el germen del superhéroe moderno y del cine de acción de nuestros días, conceptos hoy intimamente ligados pues las producciones superheroicas son hoy nuestro género de acción.

matrix-revolutions
Escena de la batalla final de Matrix Revolutions que bien podría estar extraída de Dragon Ball
Artículo anteriorKatanga 3 Dispersión
Artículo siguienteLanzamientos indie en castellano: Agosto de 2019
Barcelona (Septiembre, 1980). Mordido por una viñeta adquirí un asombroso interés por el mundo del cómic y sus galaxias cercanas. Los Clásicos Ilustrados que adaptaban novelas de misterio y aventuras fueron mi primer pasaje a este universo. Luego llegarían Mortadelo y Filemón, Superlópez, Spider-Man, Dragon Ball y V de Vendetta. Para comienzos del siglo XXI había desarrollado una ecléctica pasión por el medio. En la actualidad, disfruto especialmente del cómic independiente estadounidense y el manga. En está, mi segunda casa, colaboro como reseñista y articulista hablando de cómics, cine y series.

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame