Katanga 3 Dispersión

Partida final por los diamantes.

Por
0
692

Edición original:Katanga 3 Dispersion FRA, Dargaud Editeur
Edición nacional/ España:Norma Editorial
Guión:Fabien Nury
Dibujo:Sylvain Vallée
Color:Jean Bastide
Formato:Cartoné, 68 Páginas
Precio:18€

Está en tu naturaleza. Eres tan increíblemente malvado que no te das ni cuenta.

Dispersión es el tercer álbum con el que Fabien Nury y Sylvain Vallée cierran Katanga, su última serie. Con anterioridad hemos reseñado los dos anteriores: Diamantes y Diplomacia. La edición en castellano es de Norma Editorial que ya se encargó de traernos Érase una vez en Francia la anterior serie de la pareja que los convirtió en un tandem que es simonio de calidad y éxito. Algo que se ha confirmado con el último número de Katanga. Nury es un guionista francés nacido en 1976 y Vallée es un dibujante también francés nacido en 1972. Así que ya llevan bastante tiempo en el negocio. Veremos si sus caminos siguen juntos o deciden separares. Para ver próximos trabajos de Vallée todavía tendrán que pasar varios meses. Sin embargo, en el caso de Nury la espera no debería ser tan grande ya que hace justo un año apareció en el mercado francófono su esperadísima nueva serie junto a Matthieu Bonhomme: Charlotte Impératrice. Desconozco quien tiene los derechos de publicación en nuestro país, pero espero que la veamos antes de que finalice este año ya que de semejante unión de talento seguro que sale una gran obra.

Armand Orsini, Félix Cantor, Charlie y Alicia siguen intentando conseguir los diamantes mientras la situación política y social de Katanga está a punto de hacer estallar el país en mil pedazos. Los cuatro tienen la meta cada vez más cerca, pero todavía quedan muchas traiciones y peligros para obtener el premio ya que ninguno de ellos es lo que parece ni son de fiar.

Hasta este álbum la historia estaba más enfocada hacia la acción, el género de espías y la trama política, pero en el desenlace se acerca mucho más a los clichés del polar y el western. Sobre todo, en la figura de Castor que se convierte en el arquetipo del detective, un perdedor fuera del sistema que decide que ya no quiere seguir colaborando con él y que hará lo necesario para que caigo quien tenga que caer. Pero si los guiones de Nury destacan por algo es por alejarse de lo lugares comunes y Katanga no es la excepción. La cercanía al western la vemos en la escena del desenlace que cumple con todo lo que se puede esperar de un duelo al sol final. De todas formas, aunque reducida, la parte de intriga política tiene también gran importancia y Nury sabe aprovechar muy bien los sucesos reales para integrarlos en su historia. Aunque quizás se podrían haber aprovechado más porque como siempre la historia real supera con mucho la ficción.

Durante los tres álbumes hemos conocido el pasado de los personajes mediante flashbacks y nos ha permitido ir conociéndolos mejor, algo que cocha con la evolución del personaje de Orsini que pierde los grises que tenía desde el primer álbum para convertirse un malo malísimo. Posiblemente este sea el punto más flojo de obra. Los cuatro personajes principales tenían esa gran cualidad de estar siempre en el alambre, sin que supieras de qué lado iban a caer y ninguno de ellos era remotamente parecido a un héroe. Para que el final de la historia es necesario que se posicionen, pero se podrían haber logrado de manera más satisfactoria y consecuente con la obra hasta ese momento.

El final es una de las grandes virtudes de la serie, si bien no es muy sorprendente, pero sabe reflejar el tono negrísimo de la historia. Una de las grandes virtudes de la serie es que sirve como crítica al capitalismo voraz que es capaz de colaborar con los peores dictadores con tal de obtener beneficios. Muchas veces auspiciado por la ONU. La escena final es un perfecto resumen de la política de Europa en África durante los últimos cien años.

Gráficamente el estilo de Vallée está plenamente consolidado. Un dibujo que mezcla el realismo con la caricatura, algo que sirve para diferenciar al nutrido grupo de personajes que aparecen en la serie y dotarlos de expresividad. Algo a lo que también ayuda el uso, a veces excesivo, de primeros planos, algo que nos recuerda al cine de los años setenta como todo en la serie. La gran mayoría de las viñetas usan formatos panorámicos lo cual potencia su espectacularidad y también su legibilidad. Su estilo le permite mostrarnos igual de bien la selva africana y las ciudades. Dispersión es un trabajo con la calidad habitual de Vallée, al que personalmente me gustaría ver en otro tipo de historias.

La edición tiene la misma calidad que los dos álbumes anteriores. Hay que agradecer a Norma lo rápido que han publicado la serie ya que en quince meses hemos podido disfrutar de la obra completa. Algo acorde con las nuevas tendencias del mercado francobelga que cada vez está acortando más los plazos de publicación de las series. Algo que a la larga puede acabar haciendo que la autoría de las mismas se acabe diluyendo y se cree un mercado similar al de los superhéroes.

Katanga es una serie de mucha calidad que mezcla varios géneros con habilidad y que también sirve de denuncia a la actitud de empresas y gobiernos europeos en África. Sin llegar a la excelsa calidad de Érase una vez Francia, Nury y Vallée demuestran porque son dos de los autores más interesantes del mercado francófono.

Edición original:Katanga 3 Dispersion FRA, Dargaud Editeur Edición nacional/ España:Norma Editorial Guión:Fabien Nury Dibujo:Sylvain Vallée Color:Jean Bastide Formato:Cartoné, 68 Páginas Precio:18€ Está en tu naturaleza. Eres tan increíblemente malvado que no te das ni cuenta. Dispersión es el tercer álbum con el que Fabien Nury y Sylvain Vallée cierran Katanga,…
Guión - 8.5
Dibujo - 8.5
Interés - 8.5

8.5

Noir

Un gran final a una de las mejores series que nos han llegado desde el otro lado de los Pirineos en el último año.

Vosotros puntuáis: 7.46 ( 2 votos)
Artículo anteriorZNPodcast #45 – Reseñando Powers of X #1, de Jonathan Hickman y R. B. Silva
Artículo siguiente#ZNCine – El cine de acción contemporáneo y Matrix. Esquivando las balas
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame