Dragon Ball, o la historia de un gran éxito

Por
3
878

Por fin el momento ha llegado. El mes pasado PlanetadeAgostini Comics nos envió el dossier de prensa de una de las novedades de Manga mas esperadas del año, si no la mas ansiada: la reedición de Dragon Ball. Ellos mismos atrasaron la publicación del primer número, así pues publicamos ahora este dossier. portada numero 1En mi corta estancia en ZN aún no había visto publicar un dossier de prensa, pero los compañeros de otras áreas de ZN nos lo han pedido y la ocasión se lo merece. Además, uno de los principales objetivos de la zona de manga de esta web es intentar abrir un camino que permita al lector de superhéroes o incluso americano independiente adentrarse en el mundo del manga sin prejuicios, dejando atrás ya las desconfianzas y malas percepciones que solían rodear al ¿genero? Manga. Y cuál mejor que el que lo empezó todo, el que fue centro de un boom que duró años y del que se escribieron ríos de tinta, cuando las webs no habían ganado la partida a las revistas de papel (aun hay alguna que se resiste)? Si lo consiguió hace más de 10 años, porque no ahora otra vez? Durante estos últimos años el manga ha pasado de ser el hermano pobre, al que se le diagnosticaban 2 años de vida, a capitanear y liderar ventas y afluencia de público en tiendas y convenciones, y no solo en España, sino en otros países tan dispares y con una industria comiquera tan fuerte como Francia o los EEUU. Todos estos nuevos adeptos al manga (bastantes chicas también) conocieron lo que se publicaba en aquel momento (y hasta hoy), pero no lo anterior, los clásicos. Así pues hay un autentico nicho de mercado que no conoce la obra, solo de oídas, y de algún pase parcial en alguna cadena privada española.

Ilustración para el primer número en España

Este grupo de aficionados, junto con los nostálgicos que queremos volver a leer el manga original, y espero la gente que se mira el manga desde fuera y que se atreva a venir con nosotros en este increíble viaje, forman el grueso de gente al que va dedicada esta edición definitiva. Sin más dilación, os dejo con el dossier que sirve para que los más neófitos (y en esta web habrá muchos de ellos, igual que yo no sé casi nada de SH) conozcan un poco más el autor y su obra más importante.

Dragon Ball Ultimate Edition
Akira Toriyama

Portada tomo 1 edicion definitiva Dragon Ball

    El autor: Akira Toriyama

    Akira Toriyama nació el 5 de abril de 1955 en Nagoya, en la prefactura de Aichi. Desde pequeño le gustó el dibujo, y pese a la oposición familiar; se convirtió en diseñador gráfico, aunque confiesa que muy pronto se dio cuenta de que no era lo suyo y lo dejó todo para dedicarse en cuerpo y alma a su pasión: el manga. Debutó en la revista Weekly Shonen Jump en 1978 con la historia Wonder Island. Ésta y otras historias cortas recibieron buena acogida por parte del público, lo que le dio el espaldarazo definitivo para probar suerte con una serie regular.

    En 1980 empezó a publicar Dr. Slump, las extravagantes y rocambolescas historias de los habitantes de la Villa del Pingüino, encabezados por el doctor Senbei Norimaki y su creación cumbre, un robot con forma humana llamado Arale. Esta historia catapultó al joven Toriyama a la fama, pero la popularidad de Senbei y Arale no es nada comparada con la repercusión de su obra cumbre: Dragon Ball.

    El manga se alargó durante diez años y 42 tomos, se adaptó en forma de serie de televisión y diversas películas, generó videojuegos y todo tipo de merchandising. La popularidad de Dragon Ball traspasó fronteras y se extendió por todo el mundo, convirtiéndolo en un fenómeno de masas. Actualmente, Akira Toriyama vive casi retirado, dedicado a su familia, y casi no publica, tan sólo alguna que otra colaboración esporádica para alguna revista o alguna historia corta.

    La obra:
    Las bolas de dragón son siete esferas mágicas repartidas a lo largo y ancho del mundo que, cuando se reúnen, permiten invocar a un dragón todopoderoso que puede conceder cualquier deseo. Mientras la joven Bulma recorre el mundo en su busca conoce a Goku, un jovencito muy fuerte que vive solo en el bosque y posee la bola de las cuatro estrellas. Goku decide acompañar a Bulma en su viaje… y así empieza su gran aventura, enfrentándose a los rivales más fuertes del mundo.
    La acción, la superación personal y sobre todo el poder de la amistad son las bazas principales de esta serie, que combina el humor y las artes marciales en un cóctel irresistible.
    El éxito de Dragon Ball en España ha propiciado diversas ediciones del manga, primero en cómic book (tanto en castellano como en catalán), después en tomos y ahora en la edición más esperada, un formato de lujo a un tamaño más grande del habitual (14,5 x 21 cm), una edición bilingüe muy cuidada donde por primera vez se recopila el material realizado originalmente en color, se ha restaurado el blanco y negro y se incluyen las nuevas portadas realizadas por Akira Toriyama para la ocasión.

    Notas:
    Dragon Ball no ha dejado de estar vigente en estos últimos años, pero gracias al avance de la tecnología aplicada a los videojuegos, la incursión Son Goku y sus amigos en el mundo virtual ha sido muy sonada: se han vendido la friolera de 8,35 millones de copias por todo el mundo. Es, sin duda, uno de los videojuegos más populares de las consolas más importantes.

    Planeta DeAgostini ha distribuido más de 25 millones de ejemplares de Dragon Ball, lo que lo convierte, sin ninguna duda, en el manga más vendido en nuestro país.

    Actualmente Manga Films está reeditando la serie en DVD, que también puede encontrarse en forma de coleccionable de mano de Salvat.

    Bandai pronto pondrá a la venta un juego de cartas coleccionables inspirado en los populares personajes creados por Akira Toriyama.


    Podría pasarme horas escribiendo sobre este tema. Y podría empezar de muchas maneras. Vamos, daría para muchos posts. Intentar resumir todo lo que ha sido, significado e influenciado esta serie es tarea de titanes, y tampoco es cuestión de abrumaros. Digo de no abrumaros cuando el texto que viene ahora es un tocho considerable. Lo podéis considerar la historia de como se formó una generación, ya que lo que yo viví es lo mismo que experimentaron muchos niños y no tan niños. Yo me lo he pasado pipa escribiéndolo y recordando cosas, espero que a vosotros como mínimo no se os haga pesado y sea de vuestro interés:

    Corrían los principios de los 90. En la TV estábamos hartos ya de ver siempre los mismos dibujos con distintos nombres. Todos provinientes de los EEUU y todos igual: unos buenos muy buenos, otros malos muy malos y normalmente un plan para rescatar a la chica de turno o un microfilm, unos planos etc. Eso sí, con un planteamiento anodino, sin sorpresas, con final feliz siempre, y sobretodo sin violencia y con una técnica de dibujo paupérrima. En eso que una tarde de Febrero (si no me falla la memoria), los niños catalanes que estábamos delante de la TV vimos aparecer delante de nuestros ojos algo a lo que no estábamos acostumbrados: un niño con cola que vivía solo en las montañas de China, que era muy fuerte y que tiene un encontronazo harto curioso con una guapa chica a la que atropella en su coche. Estoy tentado de relatar todo el primer capitulo, pero me freno que me conozco. Ya ese primer capítulo fue una revolución. Al día siguiente, en el colegio, al salir de clase, por teléfono, todo el mundo comentaba los dibujos “del niño con cola”. Eso era totalmente distinto a lo que habíamos visto: buena animación, humor sarcástico y algo picante, una música pegadiza y de calidad, una trama totalmente distinta a las aburridas Tortugas Ninja (que curiosamente tienen un origen japonés mucho más adulto y maduro) y hasta una escena con contenido sexual!!! La bomba, os lo aseguro. Los días iban pasando y nos embarcamos en un viaje en busca de unas bolas de dragón que prometían cumplir cualquier deseo.

    Los primeros protagonistas
    El primer grupo de protagonistas

    Y llegó el final de la serie. 26 capítulos. Al día siguiente, otra vez las mismas series americanadas. Os creéis que el departamento de programación infantil de TV3 recibió decenas (no puedo precisar ni tampoco decir centenares) de llamadas de niños quejándose que habían dejado una serie a medias? Si señores, El capítulo 26 de Bola de Drac acababa en lo más interesante del mejor combate que habíamos visto en ese último mes. Imagínate! Un combate a mano, con golpes de verdad, gritos que ponían la piel de gallina y esa sensación de que el héroe podía realmente….. ¡morir! El entonces jefe de la programación de TVC Oleguer Sarsanedes se interesó por el tema, descubriendo que habían comprado 26 capítulos de una serie de 153!!! Habían comprado eso en los “mercados de la TV” que se hacen anualmente como quién compra series a granel, para llenar espacio televisivo infantil. El éxito fue tal que TV3 se atrevió a comprar el resto de capítulos y doblarlos lo más rápido posible. Esa gallina de los huevos de oro, aunque inesperada, no se podía dejar escapar. Aquí quiero hacer un paréntesis para agradecer a la TV catalana el haberse lanzado a comprar tanto capítulo de una serie que no sabían como era. Uno de los datos que siempre he querido saber es cuánto dinero le costó a TV3 comprar toda esa serie. Estoy seguro que bastante, y si le sumamos el doblaje, que debió ser bastante complicado en ese momento al tener los dibujos anime una forma distinta de dibujar bocas, posiciones y hasta la duración de cada plano, el gasto aún debió ser mayor. Pero gracias a esa aventura, hoy estamos aquí.

    Tendría que decir que el resto de la historia es harto conocida, pero eso sería si esto fuese una web de manga. El boom vino cuando se programó de nuevo toda la serie, con los 100 y pico más de capítulos que faltaban. Y ahí descubrimos aún más cosas: que los personajes crecían, se relacionaban, tenían rolletes sexuales (impagable la relación Yamcha-Bulma, o mucho más tarde Bulma-Vegeta), y que morían, después de darlo todo en la batalla. También descubrimos que los malos podían ser no tan malos, y que los buenos podían tener debilidades. Y que la mente siempre trabajando de ese genio llamado Toriyama creó un submundo para sus personajes, algunos secundarios durante una época, pero todos con unos estilos y carácteres muy marcados. Y en el principio descubrimos las fotocopias. Durante un buen tiempo el material más preciado sobre la Tierra no era el oro, no era el agua. Eran unas fotocopias que alguien hacía de tomos originales japoneses (o incluso coreanos). Las clases y sitios como el rastro de Madrid o el mercat de Sant Antoni de Barcelona se llenaron de chavales que cambiaron los pequeños cromos por las grandes fotocopias de esa serie que les enganchaba. Normalmente la calidad de las mismas era ínfima, pero solo el poder ver alguna ilustración nueva ya era excitación suficiente para toda una semana más. Claro, como siempre, salieron los pícaros que vendían las fotocopias. Pero el compañerismo reinó, y la gente se pasaba sus tesoros sin importarle mucho.

    Goku un poco mas adulto (el nunca ha madurado)
    Goku un poco más adulto (pero siempre ha sido un crío)

    Los fenicios, léase importadores de merchandising, vieron una oportunidad de oro para inundar el mercado con la imagen del niño pelo pincho y sus amigos y enemigos. Y llegaron todo tipo de artilugios. Y se hizo la luz: salió el manga. En dos idiomas además, catalán y castellano, ya que en esa época ya se tenía claro que el gran éxito de DB se basaba básicamente en Cataluña, y aunque en principio las otras comunidades autónomas con TV también pasaron antes o después la serie (los primeros capítulos, ya no hablamos de DBZ), el éxito se concentraba en Cataluña. Fue histórico, era el primer cómic publicado en catalán desde hacía muchos, muchos años (quizá nos tenemos que remontar al Patufet de la República? Como máximo había la revista de cómic e información variada infantil y juvenil llamada Cavall Fort). Las fotocopias murieron, claro está. Pero dieron paso a una de las maniobras estratégicas que más dinero han reportado a la editorial que lleva la familia Lara.

    La edición de DB en España ha ido siempre acompañada de “colores”, me explico. La primera edición del manga se hizo en estilo grapa, unas 24 o 36 páginas (tengo los ejemplares bastante guardados y no puedo mirarlo ahora), con bonitas portadas creadas por Toriyama, una sección de correo y tapas blancas, tanto en catalán como en castellano (curiosamente, en catalán se rotuló Bola de drac, mientras que en España se optó por el titulo original Dragon Ball, ya que eso de las Bolas de Dragón no parecía mucho para niños). Da la casualidad de que los mangas, de periodicidad semanal o quincenal (otro riesgo a correr por PdA, era bastante dinero si lo sumabas a fin de mes para chavalines), acabaron en el número 153, como el número de capítulos que tiene la serie animada. Pero en el manga no se acabó donde acababa la serie en TV (donde presenciamos una boda, al puro estilo culebrón venezolano), sino más allá, ya metidos en lo que yo llamo “los años oscuros”, planeta Namec, Raditz y demás, ya lo descubriréis. La edición cambió, se pasó al color rojo, más grande y con un pequeño lomo. Y siguiendo la edición japonesa, alternándose con los nuevos capítulos que de año en año nos iban cayendo en la TV, se llegó hasta el final. Pero es que después se volvió a editar la serie desde el primer número, siguiendo los mismos formatos (grapa y después lomo) en varios colores, entre ellos el lila. Y después en tomos blancos. Y más tarde aún en los tomos amarillos, mas pequeños pero con más calidad, en teoría, que los tomos blancos. Esta es la última edición y ya es casi inencontrable. Eso sí, todas estas ediciones ya sólo en castellano. Desgraciadamente, al cabo de unos pocos años, PdA quemó toda la tirada que quedaba de los comics en catalán, imposibilitando la completación de la serie a los que la habían comenzado tarde en el idioma de Salvador Espriu. Por eso es tan importante la edición bilingue actual, ya que nos permite releer el cómic poniendo en nuestras mentes de otakus las voces del doblaje original, con Marc Zanni a la cabeza.

    Todo este duró unos cuantos años, calculo que el fenómeno Dragon Ball (incluidas las cartas en los periódicos firmadas por madres asustadas de lo que veían sus hijos, algunas de ellas impagables que aún conservo. Veis, no nos hemos convertido en asesinos. En frikis sí, pero nada más, señoras!) duró hasta el 1997 o 1998. Durante este tiempo no todo fue bueno: se publicaron otros mangas, por parte de PdA y de otras editoriales como Norma, pero muchas tuvieron que cerrar por falta de ventas. El mercado buscaba otro DB (lo que puede ser ahora Naruto), los editores lo buscaban como locos y los lectores aún no éramos lo suficientemente maduros como para entender algunas de las joyas que se publicaron en aquel entonces (actualmente se recuperan y completan varias de aquellas series, como Ranma 1/2, Saint Seiya, Juliette je t’aime -Kimagure Orange Road-, etc). Así pues el boom de DB fue positivo pero también tuvo su lado negativo. Con el tiempo la gente fue renegando de su serie favorita. No había para menos. Cuando Goku se hace algo mayor la serie pierde frescura, mucho humor. El arco argumental de Namec fue patético, ya que Toriyama dejo los bártulos a un equipo de guionistas que alargó como un chicle una historia que podía haber durado una veintena de capítulos a lo más estirar. Y aquí aún éramos afortunados que veíamos un capítulo diario, pensad que en Japón hay muchas series de anime en antena, y DB se emitía una vez por semana. La serie languideció y casi murió definitivamente en esa época. Antiguos fans de la serie desertaban tanto en Japón como aquí. Pero la serie dio un rumbo hacia delante, coincidiendo con la vuelta de Toriyama al proyecto. Se diseño una buena historia para captar otra vez a los fans, haciendo que los protagonistas actuaran como tenía que ser cada uno de ellos, devolviendo esplendor a la serie. Tanto gráficamente como el nivel de guión subió drásticamente. En Cataluña se notó mucho porque la parte “mala” de la serie se repitió mucho en TV3 y la gente se hartó. Al cabo de los meses anunciaron a bombo y platillo la reanudación de la historia (aún recuerdo un anuncio en los autobuses de Barcelona!!! con un personaje totalmente nuevo, hijo de una de las parejas de la serie), y es de las mejores etapas de la serie que recuerdo. A partir de entonces la serie iría subiendo y bajando en calidad de guión, con buenos inicios de arcos pero alargándolos demasiado, aunque no tanto como en Namec. Aunque para mucha gente ya era demasiado tarde, muchos fans desertaron en Namec y ya no volvieron. Personalmente toda esa última larga época de varios arcos argumentales (el pasado-futuro con Celula, Boo, etc) me gustó, aunque se era consciente de que la serie nunca sería como en el principio, donde los equívocos sexuales, el humor sarcástico y situaciones estrámboticas estaban al orden del día.

    La deserción de bastantes fans hizo que se buscaran otras series, y ya hacia el 1997 o 1998 la gente se acordaba de DB, pero prefería leer/ver otras cosas. Fue cuando el manga empezó a crecer, y nosotros con él. Se sucedieron varios booms de series, algunas románticas (shojo), otras más de aventura (shonen), y aunque ninguna fue como DB ayudaron a cerrar una puerta y mirar el futuro donde había más diversidad de series. El mercado creció, se implantó el tomo, las chicas descubrieron el manga, y hasta hoy. Pero esto será otra historia que explicar en otro momento.

    Por eso decía en la introducción que tener otra vez con nosotros a Dragon Ball es una gran noticia. Dudo que se origine un boom como el que hubo hace tantos años, porque la gente de hoy en día ya ha visto más cosas, estamos todos más acostumbrados. Pero si solo sirve para que esos fans que dejaron la serie la redescubran, que las nuevas generaciones de lectores se maravillen con su dibujo e historia, y que los que habitualmente no leen manga o solo leen los mangas que sobresalen del mundillo (Adolf y Black Jack de Tezuka, Monster, etc que normalmente tienen una áurea de “historias serias y con aplomo”) le pillen el gustillo a esta forma de narrar, ya habrá valido la pena la edición, y muy modestamente, todo este tocho que os acabáis de leer.

    Curiosamente he escrito todo esto de un tirón. Normalmente hago las reseñas de los mangas a trozos, releyendo momentos, apuntando ideas y desarrollándolas después etc. Pero hace tantos años que tenía el gusanillo de escribir algo largo sobre lo que ha significado Dragon Ball para mí y para mucha gente, que debo haber tenido el texto escrito en mi cerebro durante años, y solo he tenido que aclarar las ideas y escribirlo lo mejor posible, ya que todo venía rodado. Al fin y al cabo he repasado parte de mi niñez tardía y juventud, y eso siempre va bien.

    Así pues, os recomiendo que compréis como mínimo, los primeros tomos de esta nueva edición. Los números 2 y 3 saldrán también a un precio módico, y como que contienen más páginas que los tomos amarillos, os puedo asegurar que ya habréis caído en la trampa de Goku y sus amigos. Y si los queréis ver en acción, como dice el dossier, podéis comprar los DVD que salen actualmente, sobretodo el de Manga Films, con 6 capítulos en cada DVD. Desgraciadamente la imagen no es muy buena, segun se ha dicho, y no lleva audio japonés, y tampoco han podido recuperar las escenas cortadas por las TV, aunque eso sí, llevan todos los doblajes autonómicos. Se sabe que un grupo de aficionados ha estado distribuyendo a traves de mulitas y torrents una versión con estos idiomas pero con una fuente de video muchísimo mejor, haciéndolo incluso desde antes que se licenciara la serie.

    Acompañad a Goku en su largo viaje, os reiréis y viviréis con él su malos momentos, en multitud de arcos que os permitirán vivir o revivir una de las series que más hondo ha calado en el mundo entero, y que juntamente con Akira forjó en España una generación que descubrió una nueva forma de entender el cómic y la TV, con una narrativa totalmente distinta, esos ojos tan grandes, esas narices tan chiquitinas, esa frase “es que todas las caras son iguales”, y una dosis a base igual de humor, sangre, muerte, amor , sacrificio y compañerismo hasta el final. El año 2006 puede ser, otra vez, el año de Dragon Ball.

    Las famosas Bolas de Dragón
    Las famosas Bolas de Dragón

3
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
josephJamuookixcsy Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
uookixcsy
Lector

engxcadzdi bxnfvyw ecfjjbvihg

Jam
Lector
Jam

Uuuu……Dragon Ball es una de mis mas grandes series….GRACIAS AKIRA TORIYAMA!!!(no me va a escuchar:(

joseph
Lector

dragon ball es lo mejor q ha salido…felicito al creador de esta gran serie….!!!!tengo toda la coleccion de peliculas y cartas…y todo lo q siga saliendo lo voy a seguir comprando