#ZNCine – Crítica de Horns (Cuernos), de Alexandre Aja

Por y
2
1030

“La gente siempre dice que uno debe hacer lo correcto, pero a veces no hay nada correcto que hacer y entonces tienes que elegir el pecado con el que puedas vivir “

 
horns

Dirección: Alexandre Aja
Guión: Keith Bunin, basado en la novela de Joe Hill
Dirección de Fotografía: Frederick Elmes
Música: Robin Coudert
Reparto: Daniel Radcliffe, Juno Temple, Max Minghella, Kelli Garner, Joe Anderson, Sabrina Carpenter, Alex Zahara, Meredith McGeachie, Kendra Anderson, James Remar, Kathleen Quinlan, Heather Graham, David Morse, Michael Adamthwaite, Nels Lennarson
Duración: 120 min
Productora: Coproducción USA-Canadá; Lionsgate / Mandalay Pictures / Red Granite Pictures
País: Estados Unidos

 

Mientras su compañero y amigo Grégory Levasseur debutaba como director de largometrajes con la prescindible La Pirámide, Alexandre Aja elegía un proyecto con el que adaptaba por primera vez un libro al celuloide. La obra elegida fue Horns, segunda novela del escritor Joe Hill, autor de obras literarias como Fantasmas (20th Century Ghosts) El Traje del Muerto (Heart-Shaped Box) o cómics como Locke & Key y The Cape. Pero al igual que su habitual co guionista, productor y director de segunda unidad el primer proyecto en solitario de Alexandre Aja comenzó a encontrarse varios obstáculos cuando al ser estrenado en el Toronto International Film Festivalparece ser que fue acogido con bastante tibieza. Desde entonces la fama sobre la supuesta poca calidad de la última cinta del realizador de Alta Tensión recorrió la red y que se estrenara en Estados Unidos un años después no ayudó a que ese pensamiento desapareciera de la mente de no pocos potenciales espectadores que imaginaban que los mismos productores no estaban seguros de su propio proyecto. Evidentemente que este mismo viernes, dos años después de su puesta de largo internacional, haya llegado a la cartelera española tampoco incita a que el público vaya en manada a los multicines a ver el film protagonizado por Daniel Radcliffe. La sexta película de Alexandre Aja no es una gran película, pero está muy lejos de ser la inmundicia a la que apuntaba su pobre y caótica carrera comercial. El cineasta francés ofrece con Horns una rara avis muy alejada del tono habitual de sus anteriores y característicos largometrajes pero paradójicamente también su cinta más personal, en la que parece haber puesto más que nunca de sí mismo sustentándose siempre en la narrativa de Joe Hill heredera tanto de la cultura de los 90 (música grunge, Generación X) como del terror literario clásico (H.P. Lovecraft, Clive Barker, su propio padre) para dar su propia versión del género romántico juvenil adscrito al celuloide de principios del siglo XXI. En esta entrada Juan Luis Daza nos hablará de la versión cinematográfica de Horns y Marta Gómez San José hará lo propio con la novela original de Joe Hill.

Horns, de Alexandre Aja, por Juan Luis Daza

Cuando Ig (Daniel Radcliffe) recupera la consciencia en el suelo de la cocina de su casa descubre que su novia de toda la vida, Merrin (Juno Temple) ha sido brutalmente violada y asesinada y que él es el principal sospechoso. Con el peculiar apoyo de su hermano Terry (Joe Anderson), sus padres Derrick (James Remar) y Lydia (Kathleen Quinlan) y la confianza inestimable de Lee (Max Minghella), su mejor amigo y abogado Ig intentará encontrar al verdadero asesino de su amada. A que esta investigación llegue a buen puerto ayudará el extraño hecho de que a Ig le hayan crecido de un día para otro unos extraños cuernos que le confieren el don de que toda persona que entable conversación con él le confiese hasta el más oscuro pensamiento que se le pasa por la cabeza, algo que le permitirá descartar sospechosos del crimen para finalmente dar con el verdadero ejecutor de Merrin. Este peculiar punto de partida al que el guión de Keith Bunin no da explicación alguna es el que hace que Horns parezca una perversión de las películas románticas basadas en novelas de Nicholas Sparks (El Diario de Noa, Mensaje en Una Botella, Un Lugar Para Refugiarse) una amalgama de géneros como el terror, la comedia negra, el thriller y el drama que para ser disfrutada adecuadamente debe contar con la complicidad de un espectador al que no le deje fuera de juego que en un marco aparentemente realista el protagonista comience a convertirse físicamente en lo que parece ser una especie de demonio.

Esa visión envenenada del realismo mágico, la inclusión de ese toque sobrenatural con fines alegóricos es la mayor virtud de Horns, pero también su más destacado defecto. El carácter luciferino de la transformación gradual que sufre Ig añade un plus de originalidad tanto a la trama romántica co protagonizada por una eterea y epatante Juno Temple como a la de thriller policíaco en el que debemos descubrir junto al protagonista quién es el asesino de la joven y que tiene más de un punto en común con la novela corta del padre de Joe Hill, Stephen King, titulada El Ciclo del Hombre Lobo que el televisivo realizador Daniel Attias adaptó al cine en 1985 con el film Silver Bullet. Ambas piezas son similares no sólo por la investigación del crimen sino también porque el papel del siempre convincente David Morse es un émulo casi identico al de Kent Broadhurst en aquella cinta. Pero si la platea no admite esa suspensión de la credibilidad que propone el cineasta de Furia, si no perdona las licencias que este se toma para desarrollar el devenir mefistofélico de su obra lo más probable es, como previamente hemos mencionado, que no acepte dejarse seducir por los no muy destacados pero sí efectivos hallazgos visuales y narrativos de una pieza tan peculiar como Horns a la que se podrá acusar de muchas cosas, pero no e acomodaticia, fácil o autocomplaciente.

horns1

Una vez establecida la naturaleza casi faúnica (ese bosque ilustrado con una paleta de colores cálidos remite tanto a Gullermo del Toro como al Neil Jordan de En compañía de Lobos) del relato situado en el entorno urbano de una localidad puramente estadounidense con ese choque de tonalidades antagónicas Alexandre Aja recurre a su habitual potente look visual a la hora de abordar el apartado técnico de cualquiera de los proyectos cinematográficos en los que se embarca. El cineasta frances alterna una puesta en escena austera y sin estridencias con pasajes en los que hace uso de una de una cámara viviente, casi de movimientos bífidos (no es gratuita la presencia de serpientes en el metraje, más allá de las reminiscencias satańicas que dichos reptiles puedan tener) y que se van recrudeciendo y acentuando conforme el clímax final del largometraje va acercándose. Gracias a su sabia dirección de actores, a cierto lirismo que sabe arrancar de los pasajes románticos de la historia y al buen uso que hace de una banda sonora llena de exitos rock de distintas épocas (David Bowie, Marilyn Manson, The Pixies) el autor de Piraña 3D solapa con sus bastantes aciertos las taras que pueda tener su obra, que sin ser alarmantemente graves sí hieren en cierta manera su conjunto global como cierta indiferencia en el plano formal que nos afirma que Aja posiblemente estuviera atado en corto por parte de sus productores y que debido a ello no podía dar rienda suelta a su vena más macabra, la que se ve en algunos momentos de la media hora del final del metraje con ciertos instantes de violencia explícita que nos remiten a sus trabajos anteriores.

horns3

Horns merece la pena como curiosidad, como obra rica en su extrañeza y como confirmación fehaciente de que Daniel Radcliffe es un muy competente actor, profesional hasta lo extremo según el mismo Alexandre Aja, que ya se ha quitado por completo de encima la sombra de cierto mago miope que le dio la fama y al que le ha costado dejar atrás debido a haberlo encarnado durante ocho casi diez en años en ocho películas. El buen trabajo de su realizador, la aparición memorable de ciertos secundarios (Heather Graham, James Remar, Kathleen Quinlan) un humor negro bastante malicioso, aunque no siempre efectivo, y cierto afán por provocar con una historia romántica que tiene tanto de naif como de malsana sirven como acicate para atreverse a ver un proyecto por parte de Alexandre Aja que deja claro que él también puede contar historias peculiarmente íntimas pero que se muestran alarmantemente alejadas del talento brutal e inmisericorde de aquel enfant terrible que rodó dos bestialidades con sobredosis de calidad como Haute Tension y The Hills have Eyes, que se autoparodio hasta lo extremo con la anárquica Piraña 3D, y que poco a poco parece ir diluyéndose dentro de los engranajes de la maquinaria hollywodywnse aunque se dentro de sus círculos más independientes.Esperemos que esa The 9th Life of Louis Drax con la que él y Max Minghella (esta vez como guionista) adaptan la novela de Liz Jensen y que cuenta con un magnífico reparto con nombres como Jamie Dornan, Sarah Gadon, Aaron Paul, Barbara Hershey o Molly Parker nos recupere a aquel gabacho que llegó a Hollywood para llenar el género de terror americano de veneno europeo.

"La gente siempre dice que uno debe hacer lo correcto, pero a veces no hay nada correcto que hacer y entonces tienes que elegir el pecado con el que puedas vivir "  
Dirección - 6.5
Guión - 6.5
Reparto - 7
Aspecto Visual - 6.5
Banda Sonora - 7

6.7

Atípica cinta romántica adaptada de la novela homónima de Joe Hill con la que el cineasta francés Alexandre Aja realiza su film más personal.

Vosotros puntuáis: 3.4 ( 3 votos)
Horns, de Joe Hill, por Marta Gómez San José

Lo segunda novela que publicó Joe Hill, el hijo de Stephen King, fue todo un descubrimiento. Con una trama original y una visión poco ortodoxa nos retrata la perspectiva del protagonista para adentramos en una historia arriesgada que pretende narrarnos los sucesos acaecidos tras un asesinato pero con la original y fantástica visión del presunto culpable, enamorado, traicionado y vengador al mismo tiempo. Una difícil mezcla de virtudes que Hill logra mantener en un equilibrio casi perfecto para sorprender al lector, que si bien podría estar acostumbrado a ciertos tópicos en relación a la investigación de un asesinato, en Horns se topará con una grata sorpresa durante la trama. Este best seller, sin que llegue a ser una obra de arte de la literatura, acierta en la originalidad de la historia y supone todo un soplo de aire fresco en el género del terror.

En general, la adaptación cinematográfica que ha realizado Aja me parece buena en cuanto a que mantiene el espíritu de libro y al mismo tiempo es capaz de aportar su toque personal, a pesar de tomarse ciertas licencias. En el séptimo arte hay que saber aceptar ciertos cambios. El elenco logra capturar la esencia de unos personajes bien definidos, el tono de la cinta es más o menos acertado, la fotografía y música acompañan y el guión atrapa, sí, pero le falla lo que a la mayoría de adaptaciones, la edulcorización que sufre la trama sobre todo en la recta final, para poder llegar a más audiencia.

horns4

Este es el error principal de la película, ya que esta calificación no sirve para adaptar realmente el espíritu de Horns. Debería ser más arriesgada y audaz, más gore y desgarradora en los sucesos que envuelven al protagonista, en definitiva ser más despiada y que nos deje huella. El final tiene muchas diferencias importantes en relación al de la novela. Horns es una película que podría maravillar si se hubiera adaptado sin trabas y aunque resulta más o menos convincente gracias al reparto, no es lo que tiene que ser y encima nos llega con demasiados meses de retraso.

Recomiendo leer el libro a todos los que les haya gustado la trama y sobre todo se hayan quedado con ganas de más, pero a los que ya se hayan leído la novela, sobre todo si esta lectura ha sido muy reciente, mejor esperad un tiempo antes de verla, para que se borre el recuerdo de ciertos detalles importantes.

Artículo anteriorMultiverso: La Sociedad de los Superhéroes
Artículo siguienteMundo Independiente: Airboy #1
Nací en Linares (Jaén) en 1982, desde bien temprano sentí la llamada del cine y los cómics. En 1994 mi vida cambió cuando Philadelphia de Jonathan Demme me hizo interesarme por primera vez por la gente que había detrás de las cámaras. Mis directores favoritos son Luis Buñuel, David Cronenberg, Paul Verhoeven, Oliver Stone, Stanley Kubrick, Terry Giliiam, David Lynch, Quentin Tarantino o Roman Polanski entre otros. Dentro del mundo de las viñetas guionistas como Alan Moore, Grant Morrison, Warren Ellis, Frank Miller o Garth Ennis me iniciaron en el cómic de autor que me trajo a Zona Negativa.
Nacida en la excelentísima villa de Medina del Campo, llevo dando guerra desde 1983. Pronto comenzó mi pasión por los cómics gracias a mi padre, que me descubrió al siempre genial Ibáñez junto a los grandes nombres del cómic frances. Mi madre por el contrario, puso su granito de arena enseñándome su amor por la lectura y me descubrió los caminos de la ciencia ficción y la space opera. Con mi compañero de aventuras descubrí esta web, a la que llegué para seguir disfrutando y aprender de los mejores, colaborando principalmente en la sección de Cine y Series. Aficionada a la fotografía desde niña, siempre estoy buscando mi lugar en el mundo.
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
jmponcela
jmponcela
Lector
6 junio, 2015 14:29

Francamente, no le veo sentido a estrenar en salas una peli de 2013 que ya se ha descargado todo el mundo. En fin.

Sergio Robla
Admin
6 junio, 2015 18:32

Cuernos te la venden como una obra del director de Las colinas tienen ojos y Piraña 3D, como si alguna de esas películas tuviesen algo que ver con esta. Colinas me pareció un adecuado y cruel remake, y Piraña aún no he tenido ocasión de verla pero no me cabe duda que solamente tendrán en común la calidad de la dirección.

Alexandre Aja (caramba, que también hizo Alta tensión) realiza aquí un gran trabajo. La película me parece técnicamente impecable, con esa fotografía que pasa del gris más triste a la belleza onírica que envuelve los mejores recuerdos del protagonista, o la belleza de la frondosidad del bosque, unas actuaciones perfectas para su historia (pese a la cara… “constante” de Radcliffe y un desarrollo adecuado, aderezado con algunas canciones noventeras que personalmente me gustan mucho.

Peeeeero el guión es un horror. ¿Qué ha pasado con ese best-seller ganado del premio Bram Stoker? ¿En serio era esto? Pues no. Para empezar se dan una serie de situaciones que sin duda funcionan mejor sobre papel que en pantalla, pero es que los elementos clave de la historia, los que le aportan su belleza y su sentido han sido extirpados completamente.

Ig Parrish amanece un día con un buen par de cuernos demoníacos en su frente. A partir de entonces parece que la gente no puede evitar sacar lo peor de sí mismos en su presencia, lo cual le resultará una herramienta muy útil para descubrir quién asesinó a su novia, crimen del que todos le acusan. Esto crea una serie de situaciones que el espectador difícilmente se tomará en serio, convirtiendo la película en algo a mitad de camino de la comedia negra, el misterio y la fantasía, sin decantarse por ningún género, pero muy lejos de la novela, en todos los aspectos superior.