#ZN Cine – Crítica de La Fiesta de las Salchichas, de Greg Tiernan y Conrad Vernon

Crítica de la nueva incursión al cine Seth Rogen y Evan Goldberg en el cine, esta vez probando suerte con una película de animación.

Por
4
2134
 
la_fiesta_de_las_salchichas_poster

Dirección: Greg Tiernan y Conrad Vernon.
Guión: Seth Rogen, Evan Goldberg, Ariel Shaffir y Kyle Hunter.
Música: Christopher Lennetz y Alan Menken.
Reparto: Seth Rogen, Kirsten Wiig, Edward Norton, Michael Cera, James Franco, Salma Hayek, Bill Hader, Jonah Hill, Paul Rudd, Iris Apatow.
Duración: 89 minutos.
Productora: Annapurna Pictures/ Columbia Pictures/ Point Grey Pictures.
Nacionalidad: Estados Unidos.

 

Hay una tendencia en el cine de animación actual proveniente de Estados Unidos y es la infantilización de los conceptos que manejan. En muchas de las obras se restringe de lecturas al público adulto, centrándose en dar mensajes pueriles y, en demasiadas ocasiones, incluso, insultando la inteligencia de los niños.

Desgraciadamente, hay que decir que viendo los resultados en taquilla de muchas de las cintas que llegan, es evidente que la tendencia está lejos de cambiar.

Lejos quedan los años dorados de Pixar, que como buena parte del resto de Hollywood está viviendo de rentas, con secuelas y precuelas, de mayor o menor calidad. Años en los que que Warner apostaba (aunque fuese un fracaso comercial en taquilla) por obras como El Gigante de Hierro.

Sin embargo, se ha producido una polarización, porque, a su vez, hay obras de animación con un target exclusivamente adulto. Y ahí dentro establecería una distinción genérica entre dramas/películas existenciales, en los que podría incluir a Ari Folman o Richard Linklater, como algunos exponentes, hasta cierto punto, experimentales de esta vertiente. Por otro, tenemos las sátiras macarras y socarronas como son Team America o la película de South Park, por citar algunos ejemplos.

Y en este otoño ha llegado a nuestras carteleras La Fiesta de las Salchichas, una obra que pretende ser las dos cosas, y que, sorprendentemente, lo logra.

la_fiesta_de_las_salchichas_imagen_1_phixr

Una película como esta son la que nos recuerda el verdadero sentido de la comedia. Comedia subversiva, con lecturas detrás. Si bien resultan algo manidas y obvias, es más de lo que se puede decir de buena parte de las comedias que nos llegan, que tiran a repetir gags mil y una vez vistos, y puramente dialogados, además de tener cierta moralina que ya nos es más que conocida.

Sin embargo, aquí se nos ofrece una comedia que funciona a varios niveles, pensado perfectamente en discurso genérico y la forma en la que está integrada, con un discurso filosófico detrás que, a su vez, aporta una nueva inhalación que nos recuerda tanto el potencial del cine de animación (muchas veces desaprovechado), como de una buena comedia.

La Fiesta de las Salchichas es la nueva comedia desfasada y desinhibida del dueto Seth Rogen/Evan Goldberg. La fiesta de las salchichas es un drama existencial sobre la metafísica y el sistema de creencias dogmáticos de la cultura occidental. La fiesta de las salchichas es una vuelta de tuerca adulta al concepto que implantó hace algunos lustros la mítica Toy Story. Y lo que es mejor, lo es todo a la vez.

la_fiesta_de_las_salchichas_imagen_4_phixr

Que Seth Rogen es uno de los alumnos más aventajados y progresistas de la factoría de Judd Appatow es innegable. A lo largo de los años se ha construido una carrera irregular, pero coherente con su visión del mundo, su forma de entender el humor (cosa que no se puede decir de buena parte de las comedias fílmicas que llegan a la cartelera). Desde la legendaria Freaks and Geeks, Rogen se ha ganado a pulso ser uno de los máximos exponentes de las comedias hollywodienses contemporáneas, con unas señas de identidad (que pueden tener mayor o menos gusto, ser de sal más o menos gorda) que le dan un aire autoral. Cuando uno ve un producto de Seth Rogen, sabe perfectamente que es lo que cabe esperar.

Rogen, a su vez, con el paso del tiempo ha sido más y más ambicioso, y sus comedias han ido ganando peso, llegando a poner en jaque a toda una major como es Sony, además de causar un conflicto a nivel internacional con Corea del Norte, gracias a su La Entrevista. Por no hablar, de la crítica absoluta (extrañamente entrañable, por momentos) a la familia tradicional de barrio residencial y al hecho de madurar en Malditos Vecinos.

Y ahora, esta mente inquieta, explora terrenos inexplorados tanto para él y Goldberg con esta primera incursión al cine de animación.

La película, con su marketing, se nos presentó como la nueva “comedia chorra” de Rogen, aunque con un reparto extrañamente prestigioso. Así que, en ningún momento estaban claras las implicaciones de esta obra.

La película abre con un numerito musical más propio del cine clásico que de cualquier otra película. Casi se podría hasta decir que, en cierto modo, el espíritu Busby Berkeley se hace con el control del supermercado en estos primeros minutos de la obra. Teniendo en cuenta la película que se trata, desde los primeros minutos juega con tus expectativas, y pone a prueba la paciencia del espectador.

El tono de la película cambiará desde ese punto, pero la semilla de la autoconsciencia, el metalenguaje y la referencialidad ya están plantadas desde los primeros compases. Y es que este es el único momento de comedia (más o menos, en comparación al resto del metraje) blanco. A partir de este momento tirará de una comedia negrísima, absurda y macarra, aunque con cierta altura de miras en los mensajes que plantea al receptor.

A partir de ese momento, hasta el detonante se nos plantea como una comedia sexual explícita que tanto conoce Seth Rogen. Aún así, lo hace caracterizando a los personajes y planteando uno de los grandes conflictos que maneja el filme: el celibato dogmático impuesto frente al desenfreno sexual libre. Ese es el arco de transformación de los protagonistas, y sobre lo que gira buena parte de la película, además de la catarsis climática que nos presenta la obra: el sexo como solución y ruptura de cualquier barrera.

Pero los temas que analiza la obra, van más allá. Por un lado: tenemos la influencia filosófica de Nietzsche, la destrucción del sistema de valores que ha habido hasta el momento, la imposibilidad de cualquier conocimiento, lo cual conduce al cuestionamiento acerca absolutamente todo (relativismo), la muerte de la idea de Dios, a través de su negación… Y el carpe diem más hedonista como solución a todos estos conflictos. Todo ello son las ideas que se plantan a través de los recursos fílmicos de esta obra, basada evidentemente (como tantas otras obras…) en el clásico mito de la caverna platónico: el desengaño, romperse las cadenas, el acceso del mundo de los reflejos de las ideas, al mundo real, al mundo de las ideas.

La premisa parte de que los alimentos al ser comprados, creen que van a acceder al paraíso, pero lo que se encuentran es que sus “dioses” salvadores, en realidad son unos torturadores con intenciones que no podrían estar más alejadas de sus expectativas.

la_fiesta_de_las_salchichas_imagen_2_phixr

Esta es una obra absolutamente arriesgada que conjuga muchos elementos absolutamente contradictorios y antagónicos, pero que (milagrosamente) logra que el productor funcione. La condensación de temas, de subtramas, y el enfoque empleado para narrarlas hacen que nos planteemos que, tal vez, Rogen y Goldberg son mejores narradores de lo que podríamos pensar por sus anteriores trabajos.

La película, eso sí, no es para todos los públicos, y no necesariamente es por la edad. Es una obra que exige que entres en su juego, que escondas cualquier prejuicio en el cubo de las palomitas, y que te dejes llevar. El público escéptico, o mojigato se escandalizará o aburrirá con suma facilidad. Es una obra hecha desde un determinado y desenfadado punto de vista acerca de la vida, que no tiene porque ser del gusto de todos.

Es una obra sumamente posmoderna que, sin el factor de esa complicidad del espectador, no funciona. La mayor parte de los gags dependen de si el espectador capta la infinita cantidad de referencias que pueblan la película de forma constante.

El guion a cuatro manos de la película resulta estimulante a la par que singular, teniendo en cuenta la clase de película que es. Es una película acerca de la identidad de la sociedad en el momento en que se derrumba un sistema de creencias con hechos. ¿Se aceptaría? ¿Se negaría? ¿Hasta que punto afectaría eso al estatus quo? Es una crisis existencial de la raza humana, la caída y fundación de un nuevo pueblo, sin héroes legendarios ni villanos despiadados (salvo por el limpiador vaginal frustrado, pero en realidad resulta más patético que temible). Otro de los meritos del guion es la inteligente caracterización (aunque, sí, me temo que hay cierto abuso de los estereotipos como elementos cómicos, aunque, en este caso, tenga una intencionalidad más de ruptura de estos que de postergación) que hacen de todos los personajes, con sus objetivos y peripecias perfectamente trazadas y coherentes a lo largo del filme.

La realización resulta adecuada destacando por encima de todo un montaje que resulta efectivo al lograr compaginar tanto la narrativa (no se echa en falta ninguna escena, ni se detecta ningún gran problema de guion causado por eso…) como la comedia, la cual depende muchísimo de esto. También es destacable la cuidada animación que hay a lo largo de la película, no es de extrañar, habiendo reclutado a directores provenientes de ese ámbito, y el contraste por el juego de perspectivas plasmadas visualmente, provocado por el punto de vista en el que no sitúe el relato.

la_fiesta_de_las_salchichas_imagen_3-2_phixr

Tiene la fortuna de gozar de un gran ritmo, y una duración justa. Está dilatado en determinadas escenas (por causas de búsqueda de recreaciones más oníricas que narrativas), pero en ningún momento da la sensación de que sobra ninguna escena, en absoluto. Es fundamental para que una comedia funcione, y este es el caso.

Todo ello, viene complementado por un ejemplar elenco, que en cierto modo, se parodian a sí mismos, en una especie de avatares en forma de productos alimenticios, que no dejan de ser un reflejo aproximado de los propios actores y de la imagen estereotipada que se tiene, ya sea por su origen o por los papeles a los que suelen dar vida.

La fiesta de las salchichas es una película extraña y delirante, pero es exactamente lo que pretende ser. Es más, aporta muchos elementos de los que otras películas carecen. Es una obra con un mensaje claro que transmite de una forma ingeniosa Pero ante todo es una comedia, sin paliativos, ni concesiones que pasa por nuestro cerebro sin pedir perdón ni permiso. Y, que como sucede en las buenas comedias, detrás de todas las risas, se oculta el dolor.

 
Dirección - 8.3
Guión - 7.5
Reparto - 8
Apartado visual - 7
Banda sonora - 6.7

7.5

Vosotros puntuáis: 5.5 ( 11 votos)

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Katarbillyboy Recent comment authors
Recientes Antiguos
billyboy
Lector
billyboy

A mi el principio me pareció que era una parodia bestial al estilo disney y a pixar en particular al arrancar la canción y ver a los alimentos con vida (algo que aunque pixar intenta ahora evitar a toda costa no paran de recordarle cars o toy story con lo de que todo puede tener vida , la ultima seria en los Simpsons ) despues llegan los comentarios sexuales y ya esta el tono de la pelicula vendida….. “solo la puntita” XD genial.

Y lo mejor es que aunque con sus altos y bajos la película no deja de sorprender guardándose para mucho mas adelante el personaje de Chicle que es totalmente tronchante y para el final una autentica bestialidad…… en serio la de padres que seguro que se fueron de la sala de cines con sus hijos al pensar que esto era “otra peli de dibujos”.

Ademas y aun a pesar del humor gamberro no deja de poner en consonancia problemas sociales como la homosexualidad o el racismo, ademas de cierto conflicto de nuestros días en dos personajes con una de las mejores frases de la peli:

Aviso de Spoiler

esa estanteria es muy grande ¿porque no vivís tranquilamente en el si sobra espacio?

Bien jugado Rogen, muy bien jugado.

Katar
Lector
Katar

“””algo que aunque pixar intenta ahora evitar a toda costa no paran de recordarle cars o toy story con lo de que todo puede tener vida , la ultima seria en los Simpsons “””

¿Te refieres al genial corto nominado al Oscar “Condimentos”? 😀
Lo que no acabo de pillar es lo de que Pixar intenta ahora evitar a toda costa. ¿Han renegado de alguna forma de sus éxitos dándole vida a los seres inertes? Si no me equivoco ya están trabajando en Toy Story 4 (Que afortunadamente no es secuela de TS3) y la última, la de Finding Dory, era más de lo mismo en ese sentido: peces humanizados.

billyboy
Lector
billyboy

Bueno no creo que Pixar cree algo parecido a “Cars” por ejemplo XD, me parece que sus proyectos van mas alejados que la de darle vida a casi todo…..vamos que nos quedaremos sin ver lo de “corbatas” que decian en American Dad 🙂

Katar
Lector
Katar

Me divertí mucho con la peli. Me encantó que los creadores le echaran tanta valentía y se la jugaran con lo de la

Aviso de Spoiler

orgía final, y en que el musulmán y el judío acabaran directamente teniendo sexo homosexual

(O interalimenticio). 😀