X-Factor #32: análisis con Peter David.

Por
6
174

No corren buenos tiempos para los mutantes, y eso es algo que ha quedado claro en el fantástico X-Factor #32, en el que se narran acontecimientos clave en la historia del grupo que darán un giro sustancioso a su status quo y a todo el universo mutante. Peter David, guionista de la serie, ha comentado en Newsarama varios aspectos de este relevante número: detalles de su contenido, qué le llevo a tomar las decisiones sobre lo que iba a escribir, o el futuro que le espera al grupo y los miembros que lo componen. Una entrevista jugosa a partir de la cual vamos a realizar un análisis de lo ocurrido en X-Factor #32. ¡Pero cuidado! Todo el artículo es un gran SPOILER, así que sólo es apto para quienes sigan la numeración americana.

«Buenas y malas noticias. La buena es que X-Factor ha sobrevivido al intento de asesinato de Arcade. La mala es que el barrio mutante, no«. Así de trágicamente se nos introduce a X-Factor #32, un número que marca un antes y un después en el grupo liderado por Jamie Madrox. Para ponerse en situación: después de la destrucción del barrio, X-Factor trabajará bajo las órdenes del gobierno y la tutela de Val Cooper, de O*N*E, y en el futuro tendrá un nuevo miembro: el hijo de Madrox y Siryn. En este ejemplar hay un salto temporal de cinco meses, tras el cual vemos a Siryn con un vientre generoso. ¿Van a ser una familia feliz, o las cosas van a ser difíciles para Madrox? «Para Madrox, nada es fácil. He leído muchas preguntas de los aficionados sobre qué va a ocurrir con el bebé. Me encanta poder decir que nadie ha acertado«.

Después de tanta destrucción, tanto de la zona que juraron proteger como de su base de operaciones, ¿estamos ante un nuevo X-Factor, ante el comienzo de una dirección única? «Intento anclar la serie en la lógica y en el mundo real, y el hecho es que sentía que ya había llevado el concepto del barrio mutante tan lejos como podía. […] Pensé que, con tanta gente pendiente después de Complejo de Mesías, era un buen momento para hacer algo lo más dramático posible«.


Durante un crossover con Secret Invasion, el equipo será bendecido con dos nuevas incorporaciones: Longshot y Darwin, a quien conocimos en el segundo número de Génesis Mortal, de Brubaker. ¿Qué puede decirnos del primero? «X-Factor tiende a tener una visión cínica del mundo. Yo veo a Longshot como el eterno optimista, un tío que no sabe deprimirse, literalmente. Es naturalmente atractivo para las mujeres, lo que dará lugar a algunos momentos interesantes con Monet. Además, tiene unas habilidades de combate respetables y esa técnica suya de obtener «lecturas» psíquicas de objetos pueden venir muy bien para una agencia de detectives«. También tiene unas breves palabras sobre la aparición de Darwin: «una persona de su pasado está buscándole, y contrata a X-Factor para encontrarle«.

Con los X-Men trasladándose a San Francisco, X-Factor viajará a otra ciudad americana: Detroit. ¿Por qué Detroit? «¿Por qué no? Es un territorio relativamente virgen en términos de historias narradas ahí, tiene una gran variedad de barrios, y además el dibujante Larry Stroman vive ahí«. ¿Y cual será la función del nuevo X-Factor? «Investigaciones X-Factor se ha labrado una reputación de agencia especial para problemas especiales. Son como Fox Mulder, agentes para las cosas raras que el FBI detecta«.

Un momento significativo de la historia tiene lugar cuando Madrox rescata a Nathan Petrofsky, percatándose del número tatuado de su brazo, que le identifica como un superviviente de un campo de concentración. Más tarde, cuando una enfermera informa a Madrox de la muerte de Nathan, se da cuenta de la «M» en la cara del mutante, que lo identifica como tal. Con estos símbolos, David intenta reflejar la fuerza de la historia. «Se dice que no hay futuro o presente, que todo es el pasado repitiéndose una y otra vez. Nathan le sirve a Madrox de recordatorio de lo que ocurrió en el pasado cuando la vigilancia se relajó y el gobierno empezó a despreocuparse de los derechos de los ciudadanos«.


También podemos ver que Layla Miller está en la cabeza de Madrox, hablándole de forma que sólo él le puede oir. ¿Es sólo su imaginación? El guionista responde: «Hay más de lo que parece, y se sugerirá sutilmente en el futuro número único de Layla [que saldrá a la venta en Agosto]. La respuesta fácil es que es algo que sólo está en su cabeza, pero nunca me han gustado las respuestas fáciles«. No obstante, y por aquello de dejar las cosas claras, el guionista afirma con rotundidad que volverá a la serie.


6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Joaquín
Joaquín
25 junio, 2008 10:29

Ésta el la única colección de mutantes que leo, y aunque me encanta había pensado dejarla antes que comenzara el Messiah Complex (¡Otro crossover! No por favor). Pero por lo que dices seria una lástima y es que Peter David parece que está inspirado en esta colección y encima con nuevas ideas para no que la historia no se estanque. Si alguien no la sigue no sabe lo que se está perdiendo.

Peter David
Peter David
25 junio, 2008 14:16

Se agradece este artículo tras no haber sido incluido este número en el wtf de la semana. ¡Gracias Alberto! Y totalmente de acuerdo con Joaquín. Yo también pensé en dejarla por Messsiah Complex, pero luego leí el primero tras el crossover y dije: ¿cómo pude pensar semejante estupidez?

krusade
krusade
25 junio, 2008 14:38

esta mal traducido lo que pones aca:

“Para Madrox, nada es fácil. He leído muchas preguntas de los aficionados sobre qué va a ocurrir con el bebé. Me encanta poder decir que nada va a salir bien“.

La traduccion correcta de la entrevista es:

Me encanta poder decir que nadie ha acertado bien.

Refiriendose a que todos los aficionados le erraron en las predicciones.

Despues, decir que X-factor trabajará para o*n*e es adelantarse a algo que no paso a pesar del final del 32.

y eso nada mas.

perdon si me meti de mas 😛

saludos

muy buen labuoro =)

KANG!
KANG!
Lector
25 junio, 2008 16:43

Llevo años sin leer nada de mutantes….pero ciertamente esto huele bastante bien.El «factor x» noventero de David era de lo mejorcito d euna franquicia que ya daba sintomas de agotamiento . Le daré una oportunidad

curioso
curioso
Lector
25 junio, 2008 17:13

esta serie es lo poco q leo de marvel, sin contar «criminal de ed brubaker y su capi».

y me encanta. me caen bien los personajes y sus interelaciones.
de hecho yo prefiero los números unitarios, o pequeñas sagas q no tengan nada q ver con grandes eventos marvel.
rictor me apasiona, porque es un humano conviviendo con mutantes, enfrentándose con sus puños y muy rebelde.
madroxx es el constantine de los mutantes, con su gabardina, je je y un don juan!. me gusta verle indeciso.
vamos a echar de menos a layla…
lo q no creo q sea un acierto es incorporar a nuevos miembros como anunció peter davdid, a ver si dan juego… en fin.
vamos, una gozada de serie. pero preferiría q vuelvan a los casos de mtantes q le piden ayuda, y no super catástrofes.

Lord Deu
Lord Deu
25 junio, 2008 17:31

Una gran serie este X-Factor, con respecto a Messiah Complex, con un par de paginas que se lean basta y sobra, para mi gusto han sido los peores numeros de la serie.

En este numero en particular se vuelve a sentir por fin la discriminacion mutante, la que en los otros titulos es una caricatura hace años, especialmente en los ex mutantes, que son los realmente desvalidos. Vivimos en una sociedad donde los prejuicios han cambiado, y nadie que tenga poder es discriminado hoy en dia, por lo que los llantos de los X-Men parecen canciones Emo.
En los restos de Mutant Town , por fin vuelve a sentirse la gente desvalida y el abandono del que la franquicia mutante, ha profitado tantos años.