Supergirl: a viejas respuestas, nuevas preguntas

Por
7
522
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

Cuando el equipo de redactores de DC al completo de Zona Negativa (Marcos Martín, Jordi Molinari y un servidor) hubo de decidir cuáles eran las mejores 10 series de las 52 que componen el Nuevo Universo DC seguro que a más de uno le sorprendió ver que entre las elegidas estuviera Supergirl. ¿En serio? ¿Supergirl? Pues sí, en serio. La serie contaba en principio con la desventaja de partir con pocas ventas previas al relanzamiento y con que Kara Zor-El pasaba a ser una desconocida para el lector. Superando esas adversidades su mérito es también notable por conseguir que se cree una mayor presencia para un personaje que antes gran parte del público ignoraba. Tras un año en los quioscos, la serie ahora ha aumentado un 50% sus ventas con respecto a la serie que cerró Kelly Sue DeConnick, situándose en unas cómodas 30.000 copias. Para que os hagáis una idea, son cifras similares a Justice League Dark (otra de las mejores series de DC) o el Invincible Iron Man de la competencia. Todo esto gracias a los guiones de Mike Johnson y Michael Green y el dibujo de Mahmud Asrar. Aunque a partir del mes que viene Johnson tendrá que defenderse él sólo ya que Michael Green abandona la serie. Tranquilos, que no cunda el pánico. Dado todo lo que ha venido pasando en DC Comics seguro que estáis esperando a leer algo sobre “diferencias creativas” pero en este caso, por suerte, no tiene nada que ver con eso. Al parecer Green está ahora demasiado ocupado con proyectos cinematográficos y televisivos (en el pasado participó en los guiones de Héroes, Everwood o Smallville) y no podía dedicarle tiempo a Supergirl. Eso sí, no se descarta su vuelta si la agenda se lo permitiera.

Portada y previa de Supergirl #0, donde vemos el último encuentro en Krypton entre Kara y Kal-El.

Durante este año de Supergirl el lector ha seguido a Kara en su búsqueda de respuestas, estando tan falto de ellas como la kryptoniana. Con la llegada del Supergirl #0 se responderán a algunas de ellas, teniendo por primera vez más información el público que la protagonista. Eso sí, también se plantearán nuevas incógnitas. Como por ejemplo la sorpresiva presencia de Superboy minutos antes de que Supergirl sea lanzada al espacio exterior (ver abajo), planteando todo un mundo de posibilidades tanto para Kara como para la serie de Superboy. También conoceremos en este número el origen de los poderes que distinguen a Kara de su primo, de los vistos hasta ahora y de otros que puedan estar por venir. Y es que su padre, conocedor del destino de Krypton gracias a su hermano Jor-El, tuvo tiempo de preparar genéticamente a Kara para ser lo más fuerte posible bajo la influencia de un sol amarillo. Esta interacción entre los portadores de la “S” será algo que en este segundo año será algo más frecuente, no en vano tendremos a partir del més próximo el primer crossover entre Superman, Superboy y Supergirl: “H’el on Earth”. En cuanto a Kara, la llegada de este misterioro villano de nuevo cuño supondrá una alternativa a su situación en la Tierra.  Hasta ahora creía que su única salida era seguir los pasos de su primo Kal, pero H’el le ofrecerá algo más atractivo. Y es que, aunque la relación entre Kara y Superman se ha suavizado, sigue todavía muy lejos de ser la idílica amistad que fue en otros tiempos por la desconfianza mutua que existe entre ambos. Aunque a partir del mes que viene, gracias a las nuevas respuestas que le serán reveladas a Supergirl sobre cúal fue el destino de su planeta, la extraterrestre empezará a creerse un poco más que ese señor con armadura es el bebé que acunaba en sus brazos no hace mucho.

La aparición de Superboy en Krypton y la portada de Supergirl #15.

Pero como decíamos, a partir de la entrega de este mes de Supergirl todavía quedan preguntas en el tintero que Mike Johnson espera responder en el próximo año de la serie. Como por ejemplo qué le ocurrió a la ciudad kryptoniana de Argo después de que Zor-El aparentemente la salvara de la destrucción del planeta. Y es que ya en Supergirl #5 la protagonista se la encontraba desierta y sin pistas de qué le pudo pasar. La presencia de los WorldKillers será también algo recurrente en la serie, gracias a las pistas que se plantan también en este mes cero dentro del laboratorio de Zor-El. Así, entre estas cuestiones y otras tramas que seguirán vivas como la de Silver Banshee y la de Simon Tycho (interrumpida abruptamente por la llegada del mes de los orígenes), parece que a Supergirl le espera un segundo año tan apasionante como el primero.

Fuentes: Newsarama, Comic Book resources.

7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. X
Mr. X
Lector
25 septiembre, 2012 12:15

Parece que los personajes femeninos han salido ganando bastante con el reboot… De momento, sego las andanzas de Wonder Woman y Batwoman, pero, me habéis convencido, probaré también con Kara, aunque lo del crossover -y más capitaneado por Lobell- me da mala espina.

Sputnik
Sputnik
Lector
25 septiembre, 2012 14:38

 No estoy leyendo esta serie. ¿Está bien de verdad? Me dan repelús los cómics que dan vueltas y vueltas complicando y añadiendo detalles a los orígenes de los personajes (que, en mi opinión, deberían ser lo más sencillos posibles), y desde fuera me da la impresión de que es lo que pasa en esta serie.

Y a ver si me resolvéis mi duda existencial: ¿Por qué Supergirl tiene una S diseñada por un graffitero de los noventa?

Mr. X
Mr. X
Lector
25 septiembre, 2012 14:52

 “¿Está bien de verdad?”

Lectores de Supergirl, salid de vuestro cubiles y resolver nuestras dudas.

Ziggy
Lector
25 septiembre, 2012 19:05

 Es cierto, los personajes femeninos de DC salieron bastante bien parados en este reboot. Por cierto leí el Sword of Sorcery y realmente está bastante interesante, tanto la trama de Amatista como la de Beowulf.

Jordi Molinari
Autor
25 septiembre, 2012 22:50

La serie está muy bien. Mantienen la esencia del personaje, pero hacen que Kara sea una personaje única dentro de la superfamilia, y no únicamente por la única chica (siempre que uno no cuente a Powergirl, y aun así, se diferencian claramente y no sólo por venir de Tierras distintas).

Supergirl es un personaje que llega a un nuevo planeta el cual todo le resulta extraño… vamos, un poco como los lectores de toda la vida con el nUDC, pero sin caer en reacciones emo de Superboy Prime (personaje que me encanta cuando le dan algo de profundidad).

Lleva una “S” en el pecho, pero es una parte de la familia distinta a la de Kal-El, y con ello tiene enemigos e historias similares, pero a la vez con su propia personalidad y profundidad. Y el dibujo es una delicia, no llega quizás al nivel de Batwoman o Flash pero compensa con un mejor guión de calle.

Mighty Ultimate
Mighty Ultimate
Lector
25 septiembre, 2012 23:18

 La anterior noticia publicada que esta veo que tiene 96 comentarios y bueno no he leido la noticia ni pienso hacerlo ni comentar, por respeto y no porque sea un sensible, que hay un monton de trolls que conozco que ven mis comentarios en Zona y no tienen usuario en esta y si la obra no es para tanto, una disculpa, aparte tengo una gripe que no aguanto jeje. En lo referente a Supergirl, es una buena serie y me gusta a ver a una Kara menos inocente e ingenua, aunque la aparicion de Superboy será una de las razones por la que leere el numero 0.

AlexCruz
Lector
26 septiembre, 2012 20:17

 mmm… Los reciduales guiones del smallville impacto en la concepcion de la nueva continuidad de los comics de la super Family… 

Somebody save me
Let your warm hands break right through
Somebody save me
I don’t care how you do it

…La verdad que origen tan de facil, agogo y barroco le dan a Supergirl y de toda la mitologia Kriptoniana, pero eso de que Kara sea una adolecente que sobrevivio a la destruccion de Kripton mientras Kal-El era un bebe, suena bien… Para mi la mini-serie World of Kripton de John Byrne y Mike Mignola es una obra maestra del comic del mismo tamaño que el Year One de Frank Miller y David Mazzuchelli. Los 80s fueron mi epoca.