Sorpresas y decepciones de DC Comics en 2014

Tras hacer públicos los rankings con los mejores dibujantes, guionistas y series de DC Comics en Estados Unidos durante el pasado año, el espíritu del turrón navideño aún nos trae fuerzas y ganas de repasar el ya pasado año. En esta ocasión un grupo de redactores intrépidos nos hemos aquí reunido para establecer cual ha sido nuestra sorpresa y nuestra decepción de 2014. Primero, esa serie de la que no esperábamos absolutamente nada y que acabamos leyendo impulsados por una razón divina que acabó ganando nuestro corazón y, consecuentemente, ganándose nuestro corazón. Segundo, esa serie de la que esperábamos maravillas auspiciadas por un equipo creativo de altura o una campaña de marketing desorbitada –raro para DC, eso sí– y que terminó en el bolsillo de las olvidadas, a la espera de un posterior reinicio con el que retomar el personaje. Ha habido series buenas y series malas, también regulares, y aquí es posible que tengan cabida de todos los colores y sabores, pues ninguna de ellas se libra de la capacidad de sorpresa y decepción, emociones siempre conectadas a los gustos personales de cada uno. Así pues, un último repaso a 2014 antes de abrir las puertas de par en par al nuevo año, a su evento Convergence y a todas las sorpresas que la editorial quiera darnos en un año apasionante y complicado a partes iguales para la editorial. ¡Feliz 2015!

Tomás Martínez

La sorpresa

Grayson_1

Que Dan DiDio llevaba queriendo durante bastante tiempo la muerte de Nightwing no es ningún secreto. Al menos en el revuelto terreno de la rumorología. La serie del primer sidekick de Batman era todo lo que uno podía pedir del personaje: dinámica, fresca y lo suficientemente alejada del murciélago para tener una identidad y un aroma propios. Sin embargo, en busca de más independencia, el personaje fue trasladado a Chicago y su fuerza se fue diluyendo conforme avanzaba el evento Forever Evil y los iniciáticos planes de Dan DiDio iban tomando forma. Y así, con Nightwing muerto a vistas de todo el mundo, nacía una nueva serie, Grayson, que establecía un nuevo status quo para el personaje: agente secreto de Spyral, una de las agencias de operaciones encubiertas más temidas del mundo.

Y para sorpresa de muchos, el personaje fue reinventado para bien. Dick Grayson dejaba de ser Nightwing para ser simplemente Grayson y, al calor de los guionistas Tom King y Tim Seeley (posiblemente uno de los guionistas con mayor capacidad de sorpresa este próximo año) y del dibujante patrio Mikel Janin, se ha convertido en uno de los pesos pesados de la plantilla de la editorial. Su serie tiene de todo: acción, espionaje, romance, sexo, traición, tramas ocultas, magia, etc. Es un nuevo rincón fantástico para explorar en este Nuevo Universo DC plagado de superhéroes y que ha servido también para indagar de una forma original (el Futures End: Grayson es uno de los cómics del año sin lugar a dudas) y sincera en los orígenes de un personaje que se encunetra ya en la cima de muchos rankings de 2014. El próximo año pinta muy bien para el personaje, recibiendo en su serie secundarios de lo más variopinto. Y lo mejor de todo es que ningún número es peor que el anterior, con lo que Grayson seguirá siendo, a buen seguro, una de las imprescindibles en el próximo año.


La decepción

Teen_Titans_1

Es todo un misterio como unos personajes con tanto cariño del fandom como los Teen Titans han caído en un terreno tan pantanoso como en el que se encuentran actualmente. Llegaron a ser tan populares tras la reinvención por parte de Marv Wolfman que incluso lograron liderar las ventas, obtener su propia serie de televisión y conocer versiones infantiles de ellos mismos cara a los niños lectores. Su primera serie en este NuDC a cargo de Scott Lobdell se tornó en un completo desastre y su cancelación, más que obvia, no hizo más que resaltar los síntomas de profunda enfermedad que estos personajes han llevado consigo en los últimos años.

Dispuestos a afrontar esta crisis, los editores de DC Comics decidieron, el pasado mes de julio, relanzar la serie con un equipo creativo de (relativa) altura –Will Pfeifer a los guiones y Kenneth Rocafort a los lápices– la serie del grupo, reinventando de nuevo a los personajes en el mismo universo de los New 52 y “rejuvenenciendo” aún más si cabe sus actitudes, intentando ponerles un móvil en la mano y trasladando hacia ellos una aureola “cool” que sólo Batgirl en los últimos meses ha conseguido acatar. Y así, la nueva serie se ha convertido en uno de los chascos más grandes que hemos podido ver: absolutamente tópica, con unos personajes más planos que los que habíamos podido leer bajo el prisma de Lobdell y con una falta de personalidad que asustaba. Si han seguido hasta hoy, a pesar de las ventas desastrosas que han tenido, es por llenar un hueco en la editorial que se encuentra cojo cojo. Lo que muchos fans esperamos es que un equipo creativo de altura sea designado con la misión de volver a traer a este carismático grupo a lo más alto del horizonte editorial. Ahí están las ventas del Teen Titans Earth One para demostrar que al público más aferrimo, ganas no le faltan de comprar.


Gustavo Higuero

La sorpresa

Grayson_2

Me gustan los cambios. Lo reconozco. No me importa que a un personaje lo cambien de arriba abajo si con ello vamos a poder leer mejores historias. Y si hay un personaje en DC que haya evolucionado y cambiado este es Dick Grayson. Empezó como compañero de Batman, luego como líder de los Titanes para acabar volando solo. Y es que con la llegada de Nightwing el concepto de legado y evolución queda asentado sobre el personaje. Nadie puede imaginar a otro bajo la capucha de Batman que no sea Dick Grayson. Nadie puede negar como el personaje ha crecido y ganado tridimensionalidad. Dick Grayson es junto con Flash la personificación del legado.Y es por eso que su última evolución me resultó inesperada e inquietante a partes iguales.

Lo inesperado es bueno. Lo inquietante no tanto. La nueva faceta de Dick resulta casi un paso atrás cuando miras de reojo la nueva serie. Teníamos al personaje asentado, bien posicionado dentro del Universo DC, con un claro peso tanto dentro de la franquicia del murciélago como fuera de esta y arrancan todo de cuajo para lanzarlo a una serie de espías. Todo parecía indicar que nos íbamos a encontrar con un producto manufacturado precipitadamente, con guiones superfluos y dibujantes de relleno… pues no. Desde su primera página queda claro que esta serie es algo más que una simple serie de espías.

Su dibujante, Mikel Janin, demuestra una enorme habilidad narrativa. Su dinamismo en las escenas de acción roza lo cinematográfico, potenciando con fuerza en cada viñeta. Su perfección a la hora de dibujar la figura humana ayuda a que todo fluya con naturalidad, lo que en conjunto aporta naturalidad a la historia. Tim Seeley y Tom King nos traen el sabor de las historias de Bond, jugando con los estereotipos del género, consiguiendo una perfecta armonía en todos los aspectos del cómic.

Una inesperada sorpresa en medio de lo que aparentemente podría ser todo un sacrilegio a un personaje que ha demostrado ser capaz de sobrevivir a todo cuanto se le ponga por delante. Y esta serie es un claro ejemplo de ello.


La decepción

Superman_Unchained

Tengo que reconocer que hay veces que me dejo llevar como un niño pequeño y la ilusión me puede, me nubla los sentidos y me emociono en demasía cuando leo que en una colección van a juntar a Scott Synder y Jim Lee para guionizar y dibujar a Superman en una nueva cabecera. Sí, tendría que haberlo visto pero los fuegos artificiales, las fanfarrias y el confeti no me dejaron ver el árbol en medio del bosque. El guionista es el que está haciendo tan buen trabajo en Batman. Jim Lee lleva toda su carrera dibujando igual, no sabe lo que es la narrativa, pero es un tipo espectacular e igual con Synder encuentra un punto medio entre dibujar/narrar y nos sorprende… Día tras día, en mi cerebro, se repetían frases como estas. ¿No es la esperanza lo último que se pierde?

Todo parecía indicar que teníamos todos los boletos para una apuesta segura pero, como pasa últimamente, cuanto mayor ruido mediático hay y más marketing de por medio, más baja es la calidad global de la obra. A falta de la reseña, a la espera de que la edición de ECC termine, solo queda decir que es una obra irregular, entretenida globalmente, pero que no remata lo que quiere contarnos con suficiente solidez.

Postureo de guionista y dibujante o de dibujante y guionista… se aceptan apuestas. Pero, sea como sea, es de nuevo el enésimo jarro de agua fría de un producto de este tipo, donde se apuesta más por una fachada elegante en vez de unos interiores bien trabajados. Toda una lástima por volver a desaprovechar una nueva oportunidad de hacer algo grande con Superman y un equipo creativo aparentemente de lujo.


Daniel Gavilán

Las sorpresas

ternal03

Grayson de Seeley, King y Janin no es la serie que -sobre el papel- uno esperaría convertir en su favorita. ¿Nightwing a lo Ethan Hunt como consecuencia del último evento editorial? Una idea peregrina plasmada con un oficio indiscutible tanto en guión, dibujo como trama central, pero que realmente no ofrece nada innovador dentro del género del superespionaje. O al menos, nada que no hubiéramos visto ya en series como las Batman Incorporated, Checkmate, Stormwatch o Soldado de Invierno con las que sería fácil emparentarla. Y sin embargo, cada uno de los nueve números publicados es una pieza de amor al cómic de superhéroes, que invita a tenerlos constantemente a mano en la librería para releerlos una y otra vez.

Convirtiendo a su protagonista en el estandarte vivo del heroísmo junto a una réplica que exuda química por cada poro de su piel y un puñado de secundarios, Seeley y King se valen de su ingenio para ofrecernos una historia autoconclusiva por cómic, a las que da vida Janin con sus composiciones de infarto, con un realismo clásico en la línea de Ron Garney, J.G. Jones o Jamie McKelvie.

El resultado es un cómic con el que podrían haber crecido el Clark Kent de Richard Donner o Joe Kelly y que colocarías sin miedo junto a los blu-rays de Cowboy Bebop y Batman TAS. Si necesitas de una serie actual que ilustre la atemporal universalidad de los superhéroes, aquí la tienes.

ternal02

Con su festivo desparpajo y su colorida incontinencia gráfica, la Batgirl de Cameron Stewart, Brenden Fletcher y Babs Tarr se ha ganado por derecho propio el título a la colección más descarada y deliciosamente hipster de la actualidad. Imprescindible para cualquiera que haya disfrutado de títulos como la Power Girl de Palmotti y Conner, la Hulka de Soule y Pulido, el Ojo de Halcón de Fraction y Aja, The Spirit de Darwyn Cooke o la Batgirl de Bryan Q. Miller, es el mejor exponente de la tendencia que debería volver a extenderse en el cómic ahora que la fórmula del descompressive story telling está cada vez más desgastada.

En plena sociedad del consumo rápido, en el que no hay peor enemigo que perder el tiempo y las ofertas más punteras dentro del mercado del entrentenimiento están volviendo a reivindicar el arte de ofrecer chutes ultracondensados de diversión rápida, directa y cargada de ingenio -con Cartoon Network a la cabeza-, las nuevas aventuras de Barbara Gordon son todo un ejemplo a seguir. Un ejemplo festivo repleto de color, pasión por la aventura, heroísmo de pie de calle y una ferviente e irresistible explosión de creatividad multirreferencial en el que las tramas a largo plazo se van alimentando número a número, y toda historia que se deba contar en más de veinte páginas se considerará la excepción y no la norma. O en otras palabras, una delicia en el que dibujo y texto se unen en una simbiosis perfecta, sin que la condensación de las tramas excluya la fluidez narrativa, ni las tramas de peso privarnos del principal objetivo del cómic de superhéroes: La diversión. De eso, esta nueva festiva etapa de Batgirl sabe más que la mayoría de cómics del mercado actual.


La decepción

ternal04

DC Comics, un paso adelante, otro hacia atrás. 2014 ha sido uno de los mejores años para el aficionado del universo DC desde que comenzaron los Nuevos 52. Sin embargo, durante este 2015 que acabamos de estrenar, va a ser imposible no echar de menos a colecciones como la Wonder Woman de Azzarello y Chiang, el Green Arrow de Lemire y Sorrentino o -próximamente- la Cosa del Pantano de Charles Soule. Y no solo por la pérdida de ellas, sino porque los equipos creativos que la compañía ha elegido para sustituir a los equipos que salen hacen pensar que no han aprendido demasiado de sus series más cuidadas, volviendo a la casilla de salida con el tono del primer año de los Nuevos 52 en cuanto han tenido la primera oportunidad.

Que sí, por un lado se agradece que quieran diversificar sus colecciones para contentar al máximo número de lectores posibles, y no meter todos sus huevos en el canasto de los lectores atraídos por las virtudes artísticas de dibujo o guiones. Pero pasar de Azzarello y Chiang a los Finch es tan duro como lo fue pasar del Flash de Manapul a Brett Booth, algo que también podría aplicarse a la franquicia del murciélago que -si bien ha mejorado ostensiblemente desde la llegada de Doyle- todavía sigue blandiendo orzuelos del tamaño de Batman Eternal, reducto del lado más chungo del primer año de la iniciativa Nuevos 52.


Jordi Molinari

La sorpresa

mark-doyle-dc

En mi opinión, no ha habido mayor sorpresa que la irrupción de Mark Doyle en el batverso. Y es que cuando Mike Marts anunció a principios del 2014 que dejaba DC Comics para irse a encargarse de los mutantes en Marvel, parecía que la linea de la batfamilia tenía los días contados, como otras que han ido erosionándose durante los Nuevos 52. Y más cuando empezábamos a ver que, además, todos los alumnos de Scott Snyder y amiguetes varios empezaban a escribir para Marts en Marvel. Uno de los principales motivos del regreso de Marts a Marvel, era el ya inminente traslado de las oficinas de DC Comics de Nueva York a California. Eso hizo que no fuera el único en abandonar el barco, aunque a la vez dichos movimientos provocaron algún que otro cambio en dirección contraria.

Para suplirse, se eligió a un tal Mark Doyle. Procedente de Vertigo, en principio sólo iba a estar de transición, hasta que encontraran una nueva cabeza pensante en el traslado a Burbank, ya que no iba a dejar NY al igual que su mujer Jeanine Schaefer – hasta recientemente, editora en Marvel Comics. Mike Marts dejaba un Batman y a una sorprendente Harley Quinn en lo alto de las ventas mensuales, Batman Eternal y la llegada de Francis Manapul y Brian Buccellato a Detective Comics. Que parece mucho, pero a la vez, enmascaraba muchos de los problemas que arrastraba realmente el resto del batuniverso – un ejemplo sería la marcha de JH Williams III y Haden Blackman de Batwoman -. Y si no fueran pocos, además le tocaba lidiar con la “muerte” de Dick Grayson.

Quizás haya discusiones si Grayson ya fue cosa de Mark Doyle, lo último que dejó atado Mike Marts o una cosa a medias. Sinceramente, quiero pensar lo primero hasta que alguien con más conocimiento me diga lo contrario. Pero lo que si es seguro cosa suya, fue todo lo que ha venido después. La nueva y refrescante Batgirl a manos de Cameron Stewart, Brenden Fletcher y Babs Tarr – recordemos que a Gail Simone la despidieron y la re-contrataron, para mencionar el más sonado pero no único problema, entre la escritora y los editores intermedios; la adorable Gotham Academy de Becky Cloonan, Brenden Fletcher y Karl Kerschl; la intrigante Gotham By Midnight de Ray Fawkes y Ben Templesmith; la divertida aunque breve Arkham Manor de Gerry Duggan y Shawn Crystal; y la llegada de Genevieve Valentine y Garry Brown en Catwoman, dándole un soplo de aire fresco más que urgente y necesario.

Habrán funcionado mejor o peor en ventas, pero ahora la sobre-explotación iniciada por Mike Marts parece menos, al estar más diversificada, aprovechada para satisfacer a todos los distintos aficionados del Batverso. Mark Doyle tendrá aún trabajo que hacer post-Convergence, pero sin duda, si algo podemos esperar y desear, es el cambio de NY a CA signifiquen más editores responsables como él, y menos problemas – tanto internos como externos – a raíz de la gestión de los dsitintos editores. Y si hace falta para lograr tal objetivo, que lo suban más arriba en la jerarquía de mando. In Doyle we trust.


La decepción

New-Suicide-Squad

Pocos han sido los títulos de los Nuevos 52 que han cancelado para darles una segunda oportunidad. Y en el caso del Escuadrón Suicida, lo justificaban relanzando la serie como New Suicide Squad. Siendo un guilty pleasure durante la andadura de Adam Glass, nos habíamos quedado con ganas de más Ales Kot, cuando con el inicio de Forever Evil decidieron darle la serie a Matt Kindt. El fin del primer gran evento del nUDC supuso el adiós de Kindt – de DC Comics y del mainstream en general -, y al cabo de un par de meses relanzaban la serie. Por un lado teníamos los dibujos de Jeremy Roberts, quien nos había sorprendido gratamente con su página del Harley Quinn #0, y luego el Stormwatch #30 para volver a meter en continuidad a la formación, tras los desvarios de Jim Starlin en la serie.

Por otro lado, en los guiones se iba a encargar Sean Ryan. Una vida dedicada prácticamente a ser editor, sólo le habíamos visto guionizar el Flashpoint: Grodd of War. Si lo comparábamos con el trabajo realizado por Glass en la miniserie Flashpoint: Legion of Doom, la cosa pintaba bien. La formación no era para tirar cohetes, aunque no hay personaje malo, y era interesante ver que pretendían de meter en un mismo equipo a Harley Quinn con la Joker’s Daughter. El Suicide Squad #30 no fue ninguna maravilla, pero tampoco lo fue el Nightwing #30, y luego vino la maravilla que tenemos ahora. ¿El New Suicide Squad #1? Pues salvo la intriga de porque había un tipo pelirrojo llamado Vic Sage, como miembro del gobierno y ahora a cargo de la New Task Force X, no mejoraba lo visto anteriormente. Pero además, se notaba un bajón en la calidad de Roberts.

Y a partir de ese punto, sin frenos y cuesta abajo – horrible es poco el New Suicide Squad: Futures End -. La historia no sólo no ofrecía nada mejor de lo visto en la versión “Old”, sino que además Roberts dejó la serie tras el primer arco. Eso sería una buena noticia tras su evidente bajón de calidad… pero es que el relevo ha sido aún peor. Los dibujos de Rob Hunter nos hacen pensar que sólo no han cancelado ya la nueva serie, para hacer un re-lanzamiento con cara y ojos a las puertas de la película – que Warner Bros lo haga mejor que su homónimo en los cómics tiene tela -. Un desastre y una enorme decepción con todos los implicados. Al menos tenemos de vuelta a los Secret Six, aunque falta por ver si realmente Gail Simone recuperará todo su toque con esta serie.

Artículo anteriorAntón Guanche
Artículo siguienteNovedades Planeta Comic febrero 2015
Nacido en Gijón en 1988, soy Licenciado en Derecho, Diseñador Gráfico y Guionista pasional. Nací en el mundo del cómic con el Green Lantern de Geoff Johns bajo el brazo y desde entonces las viñetas han invadido mi tiempo libre. Aunque me prodigo en todas las editoriales tales como Marvel, Image, Valiant o Dark Horse, DC es la que más me llegó desde el principio. No son tiempos difíciles... sólo "peliagudos".
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.
Redactor de actualidad de DC Comics. Si, ciertamente elegí una buena época para serlo al unirme a ZN con los Nuevos 52. Y pese haber crecido con las series de tv de la Patrulla X y Spiderman, los primeros cómics mainstream que tuve de pequeño fueron de Superman y Batman (y Spawn). Y un servidor acabó volviendo a sus raíces, de la mano de los Green Lanterns de Johns, Batman de Morrison, Secret Six de Simone... Oh, también hiper-fan de Mortal Kombat, Pokémon y el wrestling ^^
Nací en el sur de España, aunque desde pequeño tenía la cabeza perdida entre mundos de fantasía. Descubrí los cómics a través de un baúl en casa de mis tíos, y nunca he salido de aquel cofre del tesoro. Enemigo de la nostalgia pero amante de la Historia, mis fascinación por cualquier medio de narración ha ido puliéndose hasta transformarse por pasión por el cómic en general y el universo Marvel en particular. Redactor de Zona Negativa desde 2010, es imposible mirar atrás sin pensar en este periodo compartido con vosotros como una experiencia irrepetible, de esas que dejan huella.

11
Déjanos un comentario

Please Login to comment
11 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
AlexPBAfalxpr7varoladelaviuxAntoine Recent comment authors
Recientes Antiguos
Mr. X
Lector
Mr. X

Sobre las peores, hay donde elegir… pero el nuSuicideSquad es lo bastante espantosa para ser coronada.

frankbanner49
Lector
frankbanner49

pues una buena guía para alguien que no conoce demasiado de lo que se publica de d.c. en estos días.

el año pasado “piqué” con la wonder woman de azzarello,el Green arrow de lemire,y ahora estoy disfrutando como un cochinillo con el pantanoso de sooooule. las tres,buenas series plenamente disfrutables.

y,entre medias,he picado alguna saga suelta del batman de capullo,algo de la jla,algo de la liga oscura.y he pasado bastante de las coles de superman.no me han interesado demasiado.el viernes pillé la del romita,y espero que mole.aún no la he leído.

pero,vamos,que ciertamente,no estoy demasiado involucrado con el actual universo d.c. como lector.

tomo buena nota,por tanto.

obnose
Lector
obnose

Me uno a la aclamación de Grayson y Batgirl, magníficas ambas. Por aportar algo distinto, añadiría a la Justice League post-Forever Evil, que se ha convertido en el mejor cómic de un grupo en DC (a la espera de ver más de los Secret Six de Simone).

Entre las decepciones, el New Suicide Squad. Y es que mis esperanzas estaban puestas en realidad en algo como el “Old”, de Ostrander.

XXL
Lector
XXL

Grayson me está gustando bastante, Wonder Woman no estaba mal con Azarello y la verdad es que la Cosa del pantano no es nada del otro mundo y no llego a entender cómo la ponen tan bien. A mí Soule me interesó bastante cuando empezó, pero viendo sus últimos trabajos (Inhumanos, Lobezno) me parece que se está desinflando bastante y con the swamp thing empezó muy bien, pero ahora me parece un verdadero tostón.

Antoine
Lector
Antoine

Lo de los Titanes, más que una decepción, es un caso extraño que la franqucia este tan malísimamente gestionada. Desde la etapa Johns -y ya ha llovido- todo lo que se ha hecho con el grupo es basura.

Resulta increible que DC desprecie así una de sus cabeceras míticas. Da la sensación de que ni lo intentan.

En las sorpresas, sobre todo Grayson. Una serie estupenda, y mira que pintaba mal. Yo fui uno de los que despotricó contra de DC cuando la anunciaron, pero vamos, que me la envaino.

Mr. X
Lector
Mr. X

“Antoine
12 enero, 2015 de 14:54
Lo de los Titanes, más que una decepción, es un caso extraño que la franqucia este tan malísimamente gestionada. Desde la etapa Johns -y ya ha llovido- todo lo que se ha hecho con el grupo es basura.
Resulta increible que DC desprecie así una de sus cabeceras míticas. Da la sensación de que ni lo intentan.

El último número antes de Convergence es un anual que co-escribe precisamente el co-escritor de Grayson, el ínclito agente de la CIA, Tom King. ¿Será un indicio que, tras el minireboot le van a dar la serie?

delaviux
Lector
delaviux

Grayson es un buen cómic un ejemplo claro que no hay situación de la que no se pueda salir con gracia si se tiene el suficiente talento e inteligencia. Aunque puede que esta serie tenga fecha de caducidad. Los rumores de los Teen Titans en la televisión están cobrando bastante fuerza y por mucha inquina que le tenga Didio al personaje (si resulta cierto) por fuerza tendrá que dar marcha atras y permitir a regañadientes que vuelva como Nightwing.
La Todo-Nueva-Batgirl no es santa de mi devoción, debo de admitir. Demasiado Hipster para mi gusto. Pero no puedo negar es un buen soplo de aire fresco a la carrera de la Simone que estaba empezando a detestar a pesar de las cosas buenas que tenia.
Y cruzando los dedos para que le den los Titans a King ¿se le darían bien los supergrupos? Espero que veamos sangre nueva en la serie no solo al nivel de escritores y artistas implicados sino en la de los propios personajes protagonistas (que alguien en DC se de cuenta que Damian Wayne seria ideal como miembro o incluso lider de equipo).

r7varola
Lector
r7varola

Yo no hablaría de sorpresa en los casos de Grayson y Batgirl, pues atendiendo el concepto definido en el mismo artículo, sorpresa sería aquella serie de la que no se esperaba nada y terminó gustando. En este caso, antes de aparecer ambas series, y ya con solo ver un par de dibujos de adelanto y conociendo los equipos creativos detrás de cada proyecto tenía grandes expectativas respecto de ellos. Tal vez podría ser más sorpresa Catwoman, pues no conocía a la escritora, pero le tenía fe en el sentido que nada de lo que hiciera podría ser peor que lo de Nocenti, y vistos los primeros números está bastante bien. Como sea, sorpresa podría ser el gran momento que está viviendo la Batfamilia en general a contar de octubre, para como venía la cosa a mediados de año no se veía venir este refrescamiento de propuesta con tanta diversidad y buenas historias.

La decepción es Batman Eternal, semejante reunión de talentos daba para más, pero terminó saliendo una historia excesivamente alargada

Afalxp
Lector

Puf!!! estamos de acuerdo que Gryson fue una gran sorpresa, pero hubiera sido bueno variar “en las sorpresa” igual había harto donde elegir.

AlexPB
Lector
AlexPB

Hola buenas noches. Soy el nuevo y al parecer llego como unos cuantos meses tarde al debate pero quería dejar constancia de mi opinión. Quiero empezar diciendo que no conozco a muchos de los guionistas que mencionáis y medio recuerdo a los otros (no sé de donde sacáis tiempo para saber tantas cosas del otro lado del charco) y que expreso mi opinión como lector ya mayormente esporádico que otra cosa en general y fan de series extrañas en concreto. Ahí va:

Hace un tiempo que estoy desconectado de los comics (como unos cuatro años o así) y lo último que había visto de DC era Green Lantern con su Blackest Nigth/ Brigtest Day. La épica muy buena y eso pero es lo que te esperas de Green Lantern. Luego desconecté de los comics por otras aficiones. Y un día vi en la librería Escuadrón Suicida y me lo compré. No era el grupo original obviamente. Pero era el escuadrón Suicida y había leído los clásicos. Que parte del elenco original estuviese presente, los clásicos Deadshot y Capitán Bumerang además de la nueva Amanda Waller y el recién llegado Manta que le aportaba una cierta seriedad al equipo, acabó de convencerme. El arco argumental donde los prisioneros toman Belle Reve y se cuenta su origen desde la guerra civil (con Jonah Hex en primer plano) estaba muy bien a mi entender aunque el personaje del rey tiburón me parece… meh… Después llegó el consabido baile de dibujantes, los guiones fueron cayendo en el proceloso campo de las vaguedades y el astio, etc… Y lo dejé. Lo siguiente de DC que compré fue Tierra 2 más que nada porque nada más empezar se cargan a los autoproclamados tres grandes y reinventaban los personajes. Era la parte de DC que evolucionaba y los personajes morían para no volver. Lo del Doctor Fate esquizofrénico y un Batman de 65 años drogadicto que, por fin, le pega un tiro al joker eran detalles muy buenos. Luego fue cayendo en la espiral de “no sabemos como acabarla” y fue decepcionante el final. Pero soy un completista y compré todo el arco argumental. Así que…

Cuando se inició la andadura de los Secret Six, un grupo de perdedores contra el super ejército del falso Luthor que mientras tanto tratan de medio fiarse de los otros para sobrevivir, me enganchó. El choque de Catman/ Deadshot del tipo somos medio amigos pero nos mataríamos el uno al otro sin dudarlo y los diálogos en general me encantaron. Me gustaría que volvieran tan solo por el hecho de volver a ver a los chicos malos haciendo cosas cuestionablemente buenas. O algo por el estilo.

No he comprado ya más de DC. Están cayendo en una espiral en la que tratan, creo yo, de aguantarse mediante la Liga (la JLI de Giffen y DeMatteis les da mil vueltas en cualquiera de sus días malos), la bat-familia y poco más. No les veo continuidad (refiriéndome a un cierto grado de calidad para no resultar monótonos) y solo pillo Constantine porque es el maldito bas*r*do de Constantine. Nada más.

Y ahora decís que el heredero natural de Batman ha roto los esquemas y se ha marchado de casa y se pone ha hacer de espía, rompiendo con el murciélago en una serie que se puede leer sin seguir la línea argumental de series del murciélago y que además es buena. Las imágenes que habéis puesto de las portadas me muestran un dibujo muy limpio y realista cosa que a mi me atrae mucho y si llega aquí en algún momento, quizás ya ha llegado y no la he visto, me gustaría darle una oportunidad sobretodo porque no está dentro de la continuidad general, es todo nuevo y no aparece (al menos del momento) el cansino Bruce y su afición a auto flagelarse emocionalmente y la paranoia que le aleja de su pareja natural que es Selina Kyle alias Catwoman. Que queréis? Soy un romántico.

Gracias por escucharme/ leerme si pasais por aquí. un saludo.