Reseñas DC: Action Comics #1001

Gran número que se lanza de lleno con el misterio de las ráfagas de incendios que están teniendo lugar en Metrópolis y otros aspectos de la nueva vida de Clark.

Por
5
2945
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.
 

Edición original: Action Comics #1001.
Guión: Brian Michael Bendis.
Dibujo: Patrick Gleason.
Color: Alejandro Sánchez.
Formato: Grapa, 32 páginas.
Precio:3,99$

 

Estamos ante un histórico número. Action Comics sobrepasa la barrera milenaria y comienza una nueva etapa con su entrega #1001. ¿Cuántas series de cómics llegarán a esa cifra? Se antoja difícil más allá de Detective Comics, a la que le quedan apenas 15 números. Con los relanzamientos y el empeño de las editoriales por crear números #1 buscando el reclamo comercial, será casi imposible. Lo más probable es que Action Comics y Detective Comics sean dos colecciones milenarias y solitarias. Dos totems sagrados del mundo del cómic que seguirán sumando números y números. No habrá otros relanzamientos desde el #1 de estos títulos, como ya se atrevieron a hacer en 2011. O no debería haberlos. Y dudo que haya una serie que llegue a perpetuarse tanto hasta llegar al #1000. Bueno, hay algunas que lo merecen: Wonder Woman y Justice League, por citar dos. El tercer pilar de la trinidad y el equipo por excelencia. Ambos títulos deberían relanzarse con la numeración total de todos sus volúmenes. Seguramente nunca lleguemos a verlo.

Dejemos esta reflexión a un lado para centrarnos en lo que nos ocupa. La nueva aventura de Superman, en su serie clásica, bajo el guión de Bendis. Después de ver que en Superman #1 la acción se centraba en la vida de Clark sin Lois ni Jon, reflexionando sobre su nueva situación y poniendo en duda si debería sobreponer sus intereses personales al bien de la humanidad, en Action Comics #1001 se centra en el misterio de los incendios que han asolado Metrópolis últimamente. Bendis divide las dos tramas iniciadas en The Man of Steel en las dos cabeceras. Lo cual es una salomónica decisión muy acertada. Pero deja en esta serie de lado, como si no existiera, la revelación final ocurrida en la serie hermana:

Aviso de Spoiler

que la Tierra está en la Zona Fantasma.

Este hecho es irrelevante para lo que tiene que pasar aquí, lo cual abre la eterna herida argumental. Si lo que pasa en Supermanno parece tener lugar en Action Comics, daremos por hecho que estos acontecimientos son anteriores, por lo que se está narrando la historia desde dos puntos distintos. O estamos en Tierras distintas. Eso ahora da igual. Vayamos a lo que sí está pasando.

Todavía estamos descubriendo cómo va a trabajar Bendis con Superman. Su llegada ha supuesto un cambio tan radical del status quo que rodeaba al personaje que estaremos unos meses mirando con lupa su trabajo. Y si podemos extraer algo al respecto de Action Comics #1001, extrapolándolo a cómo van a ser los cómics de Superman a partir de ahora es que no te puedes saltar ni una página. Este número está lleno de giros de diálogos. Intensidad argumental. Pasa algo en cada viñeta. No hay acción, pese a lo prometido con la cabecera. Pero pasan muchas cosas y hay mucha creatividad.

Vemos a Superman luchando en intensas conversaciones con varios personajes. Interroga a unos criminales que estaban robando en unas dependencias de Lexcorp, acerca del asunto de los incendios. Y este tema puede que tenga relevancia más adelante. También debate con la jefa de bomberos, Melody Moore, a raíz de un soplo que señalaba al Hombre de Acero como responsable de los incendios. Este asunto que no queda resuelto, sino que se arroja sobre él algo de luz para darnos cuenta de que hay todavía mucha oscuridad detrás. Clark parece morderse la lengua en la reunión de redacción sobre le tema del robo y el papel de las autoridades. También mantiene un cara a cara con Trish Q, la columnista de prensa rosa del Daily Planet, quien insiste en que Clark debería contar la verdad acerca de la desaparición de Lois Lane, a quien acusa de que ha dejado a su marido para irse con Superman. Un asunto sabroso del que no pocas veces se ha hablado a lo largo de la historia, pero que queda introducido en un contexto muy diferente al de otras ocasiones. Clark, Superman, está a punto de explotar. En todo momento se le ve irritado con el asunto de Lois, con el de los incendios y en Superman #1 lo veíamos poniendo en tela de juicio su decisión de no abandonar la Tierra y marcharse con su familia. No hay, ahora mismo, un enemigo que le plante cara en un combate cuerpo a cuerpo, sino que está teniendo que lidiar con asuntos que no puede resolver usando la fuerza bruta. Y este es el gran valor de la actual historia.

No cabe duda de que los combates llegarán. No podría sostenerse toda la serie con números como este, que mantiene muy bien el nivel de intriga y juega con la sorpresa en cada página. Pero ahora mismo puede decirse que leer Action Comics, al menos el número que nos ocupa, es leer un cómic lleno de misterios, pero no paranormales. Atrás han quedado los días en los que un solo tema copaba todas las páginas y, se resolviera o no, había ostias y pocos diálogos. Y lo curioso es que, a pesar de la ausencia de batallas, o de gente a la que salvar, a Superman se le ve inmerso en su ambiente. Incluso lo vemos mandando a un niño a hacer trabajo social en el banco de alimentos. Un detalle muy encantador, muy del Supers clásico. Al igual que el momento en que confiesa que se preocupa por la oleada de incendios porque están ocurriendo en su hogar y están dañando a la gente. No está fuera de lugar en ningún momento, no lo vemos con su traje clásico figurando en lugares poco habituales para él. Por cierto, el calzón es ahora un pantalón corto en la mayoría de las representaciones. Dato interesante donde los haya.

Tenemos de postre en las últimas páginas la presentación de una oscura organización que entendemos que es criminal, pero que no parece una amenaza muy grave. Está reunida en un búnker, dentro de una mansión, donde confían que Superman no podrá escucharlos ni les verá, así que entendemos que podrían estar dentro de un contenedor de plomo. Debaten sobre los incendios, sobre lo que casi nadie parece saber nada, excepto el líder, alguien llamado Mr. Strong. Y en plena discusión aparece otro nuevo personaje llamado The Red Cloud, con un curioso poder. Y hasta aquí puedo leer.

Action Comics #1 mantiene alto el nivel de intriga e interés sobre los acontecimientos que están sucediendo. Como ocurrió con los seis números de The Man of Steel, parece que no pasa nada, pero cuando terminas de leer y haces resumen te das cuenta de que han pasado muchas cosas. Y más que tienen que pasar. Un auténtico disfrute, pues queda claro que Bendis ha venido para contar una gran historia. Y está trabajándola desde los cimientos. Puliendo los pequeños detalles, dando voz a un gran número de personajes secundarios. Su estilo ya será familiar para el que haya leído la miniserie y es muy disfrutable en esta entrega. Ahora no queremos correr, queremos saber más, pero no hace falta correr. Sólo esperar a que pasen rápido los días para poder leer Action Comics #1002.

En el dibujo tenemos a un maravilloso Patrick Gleason, a quien no queremos perder. Su estilo personal le va como anillo al dedo al personaje. Con unas composiciones de página que adaptan perfectamente la cantidad de diálogos, sin perder un ápice el brillo de los personajes. Con una perfecta narrativa visual y mucha expresividad. La única pega que le pondría es que algunas viñetas están llenas de detalles de fondo y otras están solucionadas con un color uniforme o algún trazo abstracto. Detalles pequeños que quedan solventados con la perfección del diseño de los cuerpos. El color de Alejandro Sánchez es perfecto, acompañando al dibujo y dotándolo de los tonos que necesita.

Ahora toca esperar a la siguiente entrega de esta milenaria y renovada serie.

Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.   Edición original: Action Comics #1001. Guión: Brian Michael Bendis. Dibujo: Patrick Gleason. Color: Alejandro Sánchez. Formato:…

Emocionante intriga

Guión - 9
Dibujo - 9
Interés - 9

9

Brian Michael Bendis está ya en plena faena, desarrollando una historia de intriga alrededor del misterio de los incendios de Metrópolis. Con ritmo lento y atractivo, va desvelando nuevos detalles acompañado de un grandísimo Patrick Gleason, el dibujante perfecto para Action Comics.

Vosotros puntuáis: 7.4 ( 9 votos)

5
Déjanos un comentario

Please Login to comment
4 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
Víctor José RodriguezYasirelRakuJordi Molinarialdairb Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Karnak
Lector
Karnak

Pues la verdad a estas alturas yo creo que todo lector debería entender las diferencias temporales entre Action Comics y Superman ¿o no? Porque para mi esta claro que esto ocurre después del arco actual de Superman, ya que en Superman#1 se sigue hablando de los incendios. Se sabe desde siempre que los arcos argumentales no ocurren simultáneamente sino en diferentes tiempos. En cuanto al numero me gustó muchísimo, me esta gustando más de lo esperado esta etapa de Bendis.

Jordi Molinari
Autor

A mi de momento Bendis me está gustando mucho, habrá que ver si con el paso de los números, su pulso se vuelve aún más firme o la cosa empieza a desmadrarse.

Raku
Lector
Raku

“Action Comics sobrepasa la barrera milenaria y comienza una nueva etapa con su entrega #1001. ¿Cuántas series de cómics llegarán a esa cifra? Se antoja difícil más allá de Detective Comics”

Imagino que te referirás exclusivamente a cómic estadounidense, porque si nos vamos a Japón tenemos a One Piece con 912 números y fuelle para varios años mas. Por no hablar de Kochikame, que terminó con la friolera de 1960 capítulos…

Yasirel
Lector
Yasirel

¡Sí! ¡Esta vez sí! Al contrario con Superman #1 que me dejó un poco inquieto -aunque habrá que esperar un poco más para ver qué tal se desarrolla la serie-, este Action Comic #1001 me ha entusiasmado por completo.