Magazine DC España – Enero 2022

Arrancamos el año con un resumen de lo que fue el 2021 para DC en España.

INTRODUCCIÓN

Con esta entrega del Magazine vamos a aprovechar que estamos en enero para hacer un repaso a lo que ha dado de sí DC en España a través de las dos editoriales que publican material suyo, ECC Ediciones y Editorial Hidra. Tenemos ante nosotros un mes de enero peculiar. Muchas de las novedades más jugosas de este mes se ponen a la venta el día 1 de febrero y por ello hemos decidido darle espacio a este resumen del 2021 que tan importante nos parece.

Hemos dividido todo el material DC publicado en varias apartados. Por un lado tenemos las series regulares, por otro las miniseries, el sello Black Label, los proyectos especiales y ediciones deluxe, ómnibus, así como la sección dedicada al cómic juvenil e infantil.

No dejamos de lado la sección que enfrenta a dos redactores en posiciones a favor y en contra y la encuesta, que como no puede ser de otra forma va destinada a saber vuestro sentir sobre Dc en el 2021. Y sin más preámbulos os damos paso a un nuevo Magazine.

TITULARES

JUICIO A… TOM KING

En contra…Iris West

Tom King, el rey al desnudo.

Decir que Tom King es uno de los guionistas más importantes del momento es una obviedad. El problema es que no habla muy bien de “el momento”.

En mi opinión, más que uno de los mejores, es uno de los que está más de moda y lo está por ser novedoso, original y centrarse en personajes menos conocidos y marginales. Estos aspectos le dan cierta aura que acostumbra a obnubilar y a sobrevalorar su trabajo.

Tom King acostumbra a mostrar técnicas narrativas originales, comics desestructurados y situaciones epatantes. Los ojos nos hacen chiribitas, flipamos mientras con el tebeo todavía calentito en las manos nos levantamos para exclamar “Qué bueno es este tío. Ha escrito el nuevo Watchmen”.

Pero seamos un poco más objetivos. ¿Qué hay debajo de tanta pirotecnia? Pues muy poca emoción. Cosas muy guais pero pocos temas, una o dos ideas y poco más. Cuando leo u oigo que su Mister Miracle es el Watchmen de esta generación, siento lástima por esta generación. Había más contenido en algunas viñetas de la obra de Moore que en decenas de números de Tom King.

El guionista ha tenido la fortuna o el acierto de trabajar con dibujantes extraordinarios. Dibujantes originales, que experimentan con la narración, que rehúyen el dibujo chuli y buscan la trascendencia artística. Shaner, Fornés, Hernández Walta, Gerads, Smallwood… plasman los guiones de King de manera que parecen mejores, más originales y profundos. Pero solo lo parecen.

Los textos de King son independientes del dibujo. Como sus historias, que son independientes de colecciones y personajes. El texto se puede leer sin mirar los dibujos y se comprende en un 90% sin problemas. El cómic no es texto, por un lado, y dibujo por el otro, esto es una auca. El cómic es lo que surge de la mezcla de ambos y de los recursos narrativos. ¿Cómo sería un comic de King dibujado por Don Heck o por Rob Liefeld?

Y para acabar, algo que me carcome desde que lo leí ¿De qué va Strange Adventures? ¿Nos está justificando la guerra? ¿Nos está diciendo que la guerra es algo noble siempre y cuando sigas las reglas? ¿Nos está diciendo que la patria está por encima de todo?

Ya podéis empezar a tirar piedras.

magazine dc

A favor…Linda Park

Tom King es un guionista controvertido, capaz de despertar desaforadas pasiones a favor o en contra de sus obras. Incluso aquellas menos renombradas e inspiradas, como la larga etapa realizada al frente de Batman, goza de fervientes defensores. La directamente fallida Héroes en Crisis es más difícil de justificar, pero sus incondicionales lo hacen argumentando la originalidad de la que hace gala. Todos los escritores tienen alguna obra malograda, pero es innegable que King dota de carácter propio cada manuscrito que escribe. La circunstancia provoca irremediablemente seguidores del autor, gustosos de la voz única y personal que imprime a todos sus trabajos. No es casualidad que los deslices del de California sean cómics incluidos en continuidad con personajes mainstream como protagonistas. Es aquí donde sus detractores se llenan de razón al criticar la caracterización de sus héroes favoritos y el escaso dominio de la épica de la que hace gala el autor. Pero no solo ha escrito a Batman, Harley Quinn o Flash, su labor sobresale muy por encima del resto cuando guioniza a un escapista tan formidable como para burlar la muerte, a un androide dispuesto a todo por su familia o a un héroe de guerra con oscuros secretos, sin olvidarnos del thriller político con reminiscencias de una de las obras maestras del noveno arte.

El autor del Sheriff de Babilonia brilla especialmente en series limitadas. El ex de la CIA se inclina por una duración de 12 números, a ser posible con personajes poco explotados, en los que poder verter todas sus inquietudes, relacionadas con la guerra, la política, la familia o el amor, temas que trata con sinceridad y pasión, muy recurrentes en su bibliografía. Siempre logra dar una nueva vuelta de tuerca para regocijo del lector, que percibe tanto las filias del guionista como el intento de expandirlas. King no solo brilla por la facilidad que tiene para provocar reflexiones sobre sus temas favoritos, alejados de los más habituales en los cómics de superhéroes, centrados en la espectacularidad y la acción, de la que el escritor parece renegar.

La narración de la que hace gala es sublime. Su forma de escribir, preciosista y concisa, sumerge al lector en la trama, sea cual sea. Pocos tienen una pluma semejante. Su profundo tratamiento de los personajes, a los que dota de una humana ambigüedad, provoca que en sus historias no existan héroes ni villanos absolutos, demostrando una construcción de personajes trabajada y exquisita. Un medido ritmo y un interesante misterio a descubrir también son signos atribuibles a sus obras. Omega Men, Visión, Mr. Milagro, Strange Adventures o Rorschach se encuentran en los altares de su producción. Todas cuentan con los rasgos atribuibles al autor, similares entre sí, pero cada una de ellas resulta única por sí misma.

Si lees un cómic de King estarás leyendo uno diferente, con motivaciones muy distintas a las del tebeo superheroico más convencional. Además estará realmente bien dibujado gracias a los grandes artistas que trabajan con él, otorgando una lectura de calidad contrastada en la gran mayoría de casos. Lectura que expande los horizontes del género y que a su vez origina reflexiones en el aficionado. Por esto, guste o no, Tom King es muy necesario en DC Comics, uno de esos autores únicos tildados de genios.

magazine dc

RESUMEN DEL AÑO 2021 SERIES DC

Lejos de lo que pueda parecer a primera vista, ha sido un año productivo para DC Comics en nuestro país, con varias series a la altura y con mucha calidad. Doce meses irregulares, que incluyen Estado Futuro y las nuevas colecciones posteriores al mismo, y que dejan tantas cabeceras de interés como decepciones.

Comenzaba el mes de enero con un arco irregular. Hablamos de la Guerra del Joker, con publicación independiente de las colecciones conexas a la principal de Batman y la suya propia. Una historia que hemos visto cien veces y que no invita a la lectura, anclada en la superficialidad de las maquinaciones del Payaso y maquillado únicamente por un dibujo, eso sí, de Jorge Jiménez y Tomeu Morey, que resultaba fascinante.

En estos meses vimos como series apuraban su final y entraban en el ecuador. Desde el decepcionante final de La Tumba de Batman, que prometía mucho para rozar la apatía en el lector a partir del octavo número (desde enero), hasta el controvertido Superman de Bendis (que ha recibido juicio en el magazine de ZN y que tiene defensores como detractores) y el Flash guionizado por Joshua Williamson, que mejoró sensiblemente en su último arco.

Las colecciones principales y su desempeño, en ocasiones, impedían ver las maravillas surgidas a partir de las menos reconocidas. En la sección contamos con un ejemplo de esto en Jovenes Titanes, que no solo convenció a nuestros redactores sino que se erigió como una de las lecturas del año.

En lo que respecta a Wonder Woman, hemos de destacar el papel más que correcto que ha tenido en la Liga de la Justicia Oscura (a cargo de Ram V y con Amancay Nahuelpan al dibujo). Combinar sus poderes y habilidades con la magia ofreció un nuevo atractivo para un personaje que, en su colección principal, en formato Temporada, dio un mejor resultado en la Segunda, con guion de Mariko Tamaki y dibujos de, entre otros, Jordi Tarragona y Rafa Sandoval.

En cuanto a Aquaman, siguiendo con las series de formato Temporada, hemos tenido una etapa muy completa a cargo de Kelly Sue DeConnick y dibujo del tristemente desaparecido Robson Rocha, al que desde aquí rendimos un humilde homenaje. Una colección que, tristemente, no ha contado con la acogida deseada ni en EEUU ni en nuestro país y que merece una seria reivindicación.

Por su parte, contamos con una nueva etapa de Escuadrón Suicida, de Tom Taylor, Bruno Redondo, Daniel Sampere y Adriano Lucas. Una auténtica joya, distinta a lo visto previamente con el grupo y con un toque muy personal por parte de sus autores. Tan divertida como macabra por momentos y llena de sorpresas. Deseamos una futura recopilación en tomo para que todos aquellos que no se hicieron con ella en grapa comprueben la calidad de una serie que nos ha gustado mucho por aquí.

El Green Lantern de Liam Sharp y Grant Morrison también concluyó, con tantos aficionados maravillados como enfadados por su aparente falta de objetivo final. Una serie, sin duda, polémica y llamada a ser de culto.

Lo que parecía el final además de la etapa de uno de los mayores creadores de la historia de la editorial y que llevó a que desde ZN se le dedicara un mes, no se concretó cuando una nueva miniserie, Superman y The Authority, con Mikel Janín fue anunciada. Hay Morrison para rato, parece. Y lo celebramos.

Greg Capullo y Scott Snyder ofrecían una nueva macarrada marca de la casa con Death Metal. Si bien en la redacción no gustó demasiado, sí cuenta con fervientes defensores en redes sociales, así como con un gran desempeño comercial. El arte, por su parte, compone uno de los mejores trabajos en la editorial por parte de Capullo.

Estado Futuro prometía una renovación, publicada en septiembre en nuestro país, y lejos de series concretas que pasaremos a destacar, no podemos sino reflejar que el resultado no pudo ser más descafeinado. La principal y más celebrada miniserie fue Wonder Woman, de Joëlle Jones. Un nuevo personaje, Yara Flor, llamado a cumplir con grandes objetivos y con toda una mitología propia, muy estudiada.

La cancelación de la serie regular, todavía no publicada en España, de Wonder girl es un auténtica pena para todos aquellos a los que nos estaba encantando el personaje y su mundo, que ahora queda en una situación incómoda de cara al futuro.

Por su parte, otras grandes miniseries son la relativa a La Cosa del Pantano, de Ram V y Mike Perkins, publicada en España conjuntamente con la de la Liga de la Justicia Oscura. Una exploración inquietante del personaje, que abre nuevas vías de cara al futuro y que cuenta ya con una serie propia en los EEUU y que esperamos ver, sin duda, por aquí.

De las correspondientes a Superman, destacaba el tomo de La Casa de El, con la historia de Imperiux Lex, a cargo de Steve Pugh y Mark Russell. Cómoda, como otras del dúo, en el grueso de series que no cuentan con relevancia para DC Comics, divertida y consciente de su objetivo último.

Finalizamos el año con Frontera Infinita. Por supuesto, la palma se la lleva Nightwing, de Tom Taylor, Bruno Redondo y Adriano Lucas, con apenas tres números publicados en nuestro país. Una declaración de intenciones por parte de sus autores, con cierto mimetismo con la serie de los noventa pero adaptando los valores y personalidad del personaje al siglo XXI. Tanto Taylor como Redondo planean estar mucho tiempo en la cabecera y desde aquí lo celebramos.

En las decepciones, cabe mencionar la Liga de la Justicia de Brian Michael Bendis y David Márquez. Con apenas doce entregas USA y un sorprendente y precipitado final en EEUU, no tiene la entidad esperada de una gran serie de Bendis que, independientemente de su calidad, siempre se le presume relevancia.

En conclusión, hemos pretendido hacer un breve repaso por esta editorial que tanto amamos, dando cuenta de los aciertos y los indudables errores que ha habido. Por su parte, este 2022, con las futuras series ya en publicación USA y la consolidación de las que ya están puestas en marcha arrojan un horizonte deseable por todos.

RESUMEN DEL AÑO 2021 MINISERIES DC

Las miniseries de DC publicadas este año en nuestro país nos dejan ver una clara intención por parte de la editorial americana de poner en disposición del aficionado títulos con una historia cerrada de sus personajes favoritos. También utiliza este tipo de publicaciones para atraer nuevo público, como son aquellas incluidas en la iniciativa Giant de venta en Walmart. ECC ha publicado en formato cartoné las dedicadas al velocista escarlata con Flash: La unión hace el fracaso, al kriptoniano por excelencia mediante Superman: Arriba, en el cielo, al monstruo avatar del verde con La Cosa del Pantano: Cuentos de la ciénaga o al icono más rentable de la editorial con Universo Batman. Las dedicadas a los mejores del mundo inicialmente se publicaron en la revista de la editorial, recopiladas posteriormente en el mencionado tomo de tapa dura.

magazine dc

La historia dedicada a Flash es muy convencional, tanto en guion como en dibujo, con una dinámica común repetida sin descanso durante todo el cómic. No hay que olvidar la iniciativa a la que pertenece, por lo que no es un mal cómic para no iniciados, cuenta con todo lo esperable de este tipo de trabajos. El problema viene en la comparación con otras de Walmart. La excelente Superman, Arriba en el cielo es un cómic a leer si te gusta el de la gran “S” y si no te encandila, también, porque muy probablemente conseguirá que mires al primer superhéroe de la historia con los ojos adecuados. Universo Batman supone el debut de Bendis escribiendo al murciélago. Al innegable morbo se une la sorpresa de presenciar un Bendis muchísimo más directo de lo que nos tiene acostumbrados, dejando de lado el esperado noir para centrarse en una divertida y entretenida historia multiversal. Nuevamente un cómic hijo de su iniciativa pero muy disfrutable. La Cosa del Pantano no tiene tanta suerte, su tomo cuenta con características propias de la serie, como el tipo de narración, pero no logra despertar interés por su trama. Los números de Ram V y Perkins merecen la pena.

magazine dc

El tercer y último tomo de Wonder Woman: Tierra uno también ha sido publicado este año, finalizando la historia que Grant Morrison y Yanick Paquette tenían guardada para la amazona. Una personal y feminista que enaltece los valores de la heroína y los enfrenta a los de una sociedad patriarcal, con excelente resultado. Una rara avis como el cruce entre Batman y Maxx también ha visto la luz este 2021. Muy disfrutable para los seguidores de Kieth o del personaje morado de prominente dentadura. A la vez, es una buena puerta de entrada a todo el lore de la personal creación de su autor.

Dentro de los Elseworlds, publicado en grapa por ECC, contamos con DCSOS: Planeta muerto, la continuación del apocalipsis zombie de Tom Taylor. Serie de acción, con características propias referentes a los no muertos cuyo gran valor se encuentra en el excelente uso que realiza Taylor de sus protagonistas. Angustia, heroísmo y cierto gore se dan de la mano en la continuación de DCSOS, uno de los cómics más alabados de la editorial en los últimos tiempos.

La tumba de Batman
finalizó este año en nuestro país, una historia que prometía mucho en un inicio con un Ellis comedido que entregaba un Batman detectivesco y un Alfred mucho más mordaz de lo que estamos acostumbrados. Hitch realiza su mejor trabajo en años, con un dibujo cuidado y grandes secuencias de acción. La miniserie se olvida de sus virtudes y no consigue concretar todo lo que se esperaba de ella, siendo atractiva pero sin confirmar sus particularidades.

magazine dc

Se echan en falta en la producción de la editorial americana series limitadas en continuidad que den espacios a personajes sin colección regular propia. El catálogo de personajes DC es extenso y muchos queridos por los aficionados se encuentran en el limbo editorial. No hace falta irse a personajes de culto, figuras importantes como Green Arrow, Canario Negro, Átomo, Batwoman, Red Robin, Firestrom, Detective Marciano, Animal Man, Zatanna, Doctor Fate…la lista es interminable. Recurrentes en grupos superheroicos o en apariciones en otras series, son oportunidades donde verlos de nuevo, pero rara vez se exploran o se cuenta una historia con ellos como protagonistas, limitando sus apariciones al fanservice más descarado. No todos van a gozar de una miniserie pero algunos podrían probar suerte en solitario, con una trama cerrada. Ejemplo de ello son las dos mejores miniseries DC del último año, Lois Lane y Jimmy Olsen, que finalizaban su periplo en nuestro país en febrero, ya recopiladas en tomo. Lois Lane es un cómic que pone en valor a la esposa de Superman, que realza los valores del buen periodismo y critica los vicios en los que cae a diario, donde un Rucka fiel a sí mismo juega con alguno de sus personajes predilectos en su recurrente atmósfera noir, perfectamente representada por Perkins. Jimmy Olsen, por su parte, se aleja del cómic que estamos acostumbrados a leer en DC y retrotrae a la serie clásica del pelirrojo, abrazando la locura imperante de la Silver Age. Divertida e irreverente la serie del amigo de Superman resulta muy atractiva gracias al disparatado guion de Matt Fraction y al adecuado y expresivo dibujo de Steve Lieber.

magazine dc

ECC ha publicado la gran mayoría de estos títulos en cartoné al precio más o menos estipulado para este formato, quizás se eche en falta alguno de los cómics en rústica. El comentario viene motivado por la “antigua” percepción de reservar la tapa dura para cómics con una calidad contrastada, cualidad que no todos comparten (hablamos de Flash y La Cosa del Pantano principalmente) a las que el añadido de un precio superior no beneficia en su valoración. Sin embargo, actualmente parece ser el formato preferido, tanto por las editoriales como por los aficionados, por lo que es posible que la tapa blanda no fomentara lo suficiente la compra, la publicación es toda una incógnita. En cualquier caso no han dejado de publicar DCSOS, Lois Lane y Jimmy Olsen en grapa, además de incluir el Superman de King y el Batman de Bendis en su revista, por lo que la valoración de ECC con respecto a la publicación de las distintas miniseries debe ser buena.

Esperemos un 2022 lleno de miniseries de calidad, con un espacio reservado para personajes que no tengan presencia editorial y que ECC los traiga a nuestras tiendas en el mejor formato posible y a un precio adecuado. También podemos esperar menos y dejar que nos sorprendan.

RESUMEN DEL AÑO 2021 BLACK LABEL

Este pasado 2021 nos ha dejado un puñado de obras en el sello Black Label. De todos sabido es que BL busca coger el relevo de la añorada línea Vértigo publicando obras más adultas, fuera de continuidad, donde los autores tienen mayor libertad con el objetivo de publicar obras de mayor calidad. A diferencia de Vertigo, la mayoría de sus obras se centran en los principales personajes de la editorial.

La valoración no puede ser otra que positiva, a pesar de cierta asimetría en la calidad de los cómics y de que ni de lejos se acerca a la línea que nos deslumbró en los noventa, ésta sea probablemente la sección de DC que ha publicado mejores tebeos durante el 2021. Contar con grandes autores como King, Taylor o Lemire, darles libertad temática y desvincularles, en parte, de la continuidad, mejora claramente los resultados. Y aunque la impresión sea que Batman está omnipresente en BL, si analizamos lo publicado obra a obra, veremos que no es tan así.

Un 60% de lo que publica ECC en España son cómics vinculados muy directamente a Batman o a su familia, sin embargo lo publicado en Black Label no llega a un 40%.

Vale, es cierto que es el bat-porcentaje es alto pero menos predominante que en otras líneas.

Por lo que respecta a autores, el rey de esta sección no puede ser otro que Tom King. Tres obras del ex agente de la CIA se han publicado en España bajo el sello. Aunque ninguna finalizó en 2021:

Batman/Catwoman, solo salieron cinco de los doce números. Esta es, de las tres series de King, quizás la menos apreciada. A fin de cuentas supone la continuidad de su etapa en Batman y aquí puede que el guionista esté mas condicionado por unos personajes que tienen décadas de historia. Aunque en ocasiones, eso no parece que le preocupe mucho. Le acompaña a los lápices Clay Mann. En breve, Liam Sharp será el dibujante.

Strange Adventures. La serie ya ha terminado en USA y está a punto de hacerlo en España. En este cómic parece que King quiere hablarnos de su experiencia y darnos su opinión sobre la guerra. Leído con este filtro, el cómic adquiere una dimensión algo complicada. Es difícil empatizar con la visión de un “soldado del imperio”. Es interesante observar su manera de entender el patriotismo (planetismo, más bien) y la utilidad de la guerra. Puede que se trate de su obra más personal y polémica si vamos al subtexto. Por otra parte, el trabajo de Doc Shaner y Mitch Gerads es maravilloso, multiplicando las virtudes del guion.

Rorschach. Este cómic es un marrón para quien la pille. Pocas obras en la órbita de Watchmen han recibido una valoración objetiva. El magnetismo del cómic de Moore y Gibbons distorsiona toda opinión. Nada ni nadie aguanta la comparación. King y Fornés lo saben y se dedican a publicar una historia marginal, apartada del kilómetro cero de la obra original, compleja, llena de silencios y con una fuerte carga metatextual. Jorge Fornés hace un trabajo extraordinario, de lo mejor que se puede ha podido leer en 2021.

El Murphyverso continúa su andadura, esta vez con Batman Caballero Blanco Harley Quinn. Guion de Katana Collins y dibujazo de Matteo Scalera. Puede que se trate del trabajo más interesante “universo” del Caballero Blanco, pero al igual que con el resto de la línea empieza bien y luego tiene un final por debajo de las expectativas que genera.

Batman Tres Jokers. La sombra de Alan Moore es alargada y más de tres décadas después sus obras continúan siendo revisadas y homenajeadas. La broma asesina se ha convertido un poco en un meme por culpa de tantas reediciones, aunque su contenido y final aún genera debate y opiniones encontradas. Johns tira de la eterna obra del “Barbas” y ofrece la más que interesante y liosa Batman Tres Jokers. No en vano la obra no está exenta de polémica. Algunos consideran que supera al cómic de Moore y Bolland, otros consideran que no hay para tanto, como no podía ser de otra manera.

Hellblazer Ascenso Y Caída. Tom Taylor vuelve a escribir a John Constantine. El mago ha contado con multitud de guionistas estrella en su colección. Se trata de un personaje muy carismático y agradecido, que permita a los autores “exorcizar sus demonios”. Algunas veces su colección ha pecado de ser demasiado críptica y espesa. Taylor le aporta su frescura, humor y dinamismo. La combinación es perfecta y nos ofrece uno de los mejores cómics del sello sin pretensión intelectual y con ganas de diversión, sin olvidar la calidad. Pocos momentos más memorables como el que Taylor, en Injustice, escribió a Constantine diciéndole a Etrigan “ Antes de empezar ¿Podemos dejar de lado la puta rima?”.

Sweet Tooth. El Regreso. Lemire vuelve a su serie años después (Netflix). A nosotros nos parece una secuela bastante reciente teniendo en cuenta la publicación bastante tardía en España de la serie original. Lemire tira de calidad al ahora de mostrar una historia ágil, bien narrada, con dibujo regulero que no aporta mucho a la obra original.

Batman. El Impostor. Sorrentino y Tomlin nos traen un Batman que se recrea en una de las señas de identidad del murciélago, el realismo. Para ello nos llevan a un Batman novato que se sienta en el diván de la psicóloga para explicarnos sus miedos e inquietudes. Se agradece el enfoque verosímil. La serie empieza muy bien para luego caer en una aventura más tópica. Sorrentino nos ofrece la Gotham más sucia, oscura y real.

Harley Quinn Y Las Aves De Presa. Nos quejamos de la explotación de Batman pero cuidado con cómo se está exprimiendo a la delincuente payasa. La proyección que ha alcanzado el personaje gracias a su contrapartida audiovisual ha puesto a Quinn como una de los mayores reclamos de la editorial. Este cómic forma parte de la labor de explotación. Se trata de una obra entretenida, muy recomendable para fans de Harley.

El subsello Hill House quizás sea el lugar desde donde se publican las obras más flojas de Black Label. Un Cesto Lleno De Cabezas con del propio Joe Hill como guionista es una aventura de terror muy “americano” que nos retrotrae a las películas de miedo palomiteras y de serie B de los ochenta. Entretenimiento justito. Desde hace años que el manga nos trae auténtico terror y mal rollo en viñetas. La idea de que Un Cesto Lleno de Cabezas nos pueda aterrar parte de una visión bastante mojigata de los lectores, más allá de un título epatante.

En Lo Profundo Del Bosque es una obra menos “fácil” con un dibujo sobresaliente de la ilustradora griega Dani muy influida por el Frank Miller de 300. Un lectura interesante guionizada por Carmen María Machado pero que se queda a la puertas de ser un producto más trascendente.

La Familia De La Casa De Muñecas con guión de Mike Carey. Es posiblemente la obra más destacada del sello este año. Tiene un fuerte aroma inglés (y un título) que nos puede recordar a algunas historias de Sandman. La historia tiene menos intención intelectual que la obra de Gaiman y nos lleva a un final más convencional.

No se trata de una mala cosecha de cómics, algo irregular, con sorpresas agradables. Parece que el sello se va consolidando como la vía principal para obras más adultas pero muy lejos de los que significó la legendaria línea Vertigo.

Viendo lo publicado en Black Label USA este 2021, se anticipan algunos cómics interesantes para 2022 como el Green Hell de Lemire, el Get The Joker de Azzarello y Maleev, el Batman de Jock, Human Target de Tom King o lo que se ha anunciado de Waid y Hitch con Superman, entre otras.

RESUMEN DEL AÑO 2021 DC INFANTIL / JUVENIL

EDITORIAL HIDRA

Hidra ha continuado expandiendo sus dos líneas editoriales, la dedicada a los lectores infantiles y a los jóvenes, con publicaciones que se han ido espaciando en el tiempo a fin de cubrir todo el año. La oferta continúa siendo atractiva con trabajos tan relevantes en los que brillan personajes como Catwoman, Wonder Woman, La Cosa del Pantano… mientras, entre todo lo editado, hay dos que brillan por encima de las demás por su calidad. Son, Superman contra el Klan y Supergirl fuera de lo común (editada previamente por ECC), dos propuestas que abren su espectro para convencer a todo tipo de lectores por su calidad y enorme factura técnica.

Los trabajos de Mariko Tamaki y de Gene Luen Yang, vienen a confirmar que esta línea de obras esconde mucho más potencial del que podría suponerse a primera vista. Tamaki se lanza de lleno a construir un relato alrededor de la figura de Supergirl desde el punto de vista de la adolescencia tamizada por la presencia de poderes, mientras de Yang se adentra con valor y talento en el oscuro mundo del odio racial. Dos obras que aportan fuertes valores emocionales y morales a los posibles lectores y lectoras que se acerquen hasta ellos.

No hay que desmerecer al resto, cuya selección se nota cuidada por parte de Hidra, buscando diversificar a los personajes y sorprender como ocurre con El Código Oráculo, una sorpresa grata que se centra en la figura de Barbara Gordon, para ofrecer un relato en el que no hay límites para las mentes inquietas.

Hay que añadir que la salud de hierro de Harley Quinn no decae y Cristales Rotos ha alcanzado este año ya su cuarta edición. La obra que abrió las publicaciones de Hidra de DC, no deja de captar adeptos y es que la calidad de este trabajo es enorme.

La política de Hidra, al menos la que se percibe desde fuera, como lectores, es la de no saturar las tiendas, sino ir dosificando de manera que su presencia sea regular, pero sin saturar. Unido a esta política, está el comedido precio de las obras, accesibles al lector al que van dirigidas, con una ratio de páginas / precio muy equilibrado.

Al otro lado del cuadrilátero están las obras dirigidas a un público más joven, en las que ya se han publicado hasta tres entregas de series como Superhijos y Super Hero Girls. La segunda, en concreto goza de gran aceptación y con la llegada de la serie animada a través de la plataforma de HBO Max, nada parece prever que su éxito se vaya a decaer. De nuevo hay diversidad de títulos donde poder elegir, con una rara avis, Primer, cuya propuesta desenfadada demuestra que no se está ante una serie de cómics donde tengan cabida personajes con recorrido, sino que hay hueco para nuevas ideas. Humor, acción, aventuras, misterios, es el coctel que ha propuesto la selección de DC/Hidra para el pasado año.

ECC – KODOMO

La marca Kodomo dentro de ECC está más que asentada, por lo que el 2021 ha resultado ser una continuación de lo ya acontecido durante los últimos años, con el añadido de algunas novedades de lo más interesantes.

La serie más longeva del sello, Las Aventuras de Batman, continúa su andadura y cierra el año con 34 números publicados. Una serie de exquisita factura, con números auto conclusivos, con el estilo de dibujo de la serie de animación, que convence tanto a los más veteranos, como a los posibles nuevos lectores.

Una de las nuevas incorporaciones ha llegado como serie regular. Fue a mediados del año pasado cuando se lanzó en grapa la serie Las Aventuras de Superman, que recoge el testigo y continúa la senda marcada por la serie de Batman. En lo que fue el 2021 el guion ha corrido a cargo de Scott McCloud, toda una leyenda del cómic, que se pone al servicio de Superman para construir una serie especialmente recomendable.

Otra de las nuevas series, que empezó ya a finales del 2021, está dedicada a Batman y cuya inspiración comienza en la serie de animación de Cartoon Network. Su título, Batman: Ciudad de murciélagos. Para esta serie se ha apostado por un formato recopilatorio de tres entregas al mes, y no la grapa. Esto lleva a pensar que el mercado tiende a que haya más material cada mes incluso para los más jóvenes en aficionarse al noveno arte. Y sin dejar los lanzamientos inspirados en la animación, en abril del año pasado llegó al mercado la adaptación de la película Las aventuras de Batman y Superman, los mejores del mundo de la mano de Paul Dini y Joe Staton. Una cinta de enorme calidad que no pierde su capacidad para fascinar en su traslación al papel.

También el año pasado se saldó con la recopilación de algunas de las series que fueron publicadas inicialmente en formato grapa. Ejemplo de ello es Scooby Doo y sus amigos, Billy Batson y el poder de Shazam y los Teen Titans Go, que de esta forma reciben una segunda vida en un formato más duradero, que indica el buen estado de salud de las cabeceras, pero que invita a la reflexión si el incremento de precio merece la pena. Es lo mismo que ha sucedido con los especiales de orígenes dedicados a Wonder Woman, Batman, Superman, Batgirl, Supergirl, (la última en aparecer en este formato) y Green Lantern, que han sido publicados en un formato más grande y en tapa dura con el correspondiente aumento de precio.

Se siguen editando especiales para los más pequeños, que invitan a que se familiaricen con la lectura y los héroes más importantes de DC, con títulos como Se valiente como Batman, Feliz cumpleaños Batman y Dulces sueños, Supergirl.

Las supermascotas no descansan y en 2021 le llegó el turno a la miniserie de Krypto, que ahora en 2022 se publicara recopilada, confirmando la tendencia.

Y el año se despidió para DC con un tomo recopilatorio de Harley Quinn, inspirada en la webserie de animación, que viene a reforzar la más que asentada línea Kodomo en lo que a publicaciones DC se refiere.

Dos series abiertas, varios especiales, libros de actividades, recopilatorios, la línea Kodomo de ECC no deja de crecer y de experimentar con diferentes formatos que no solo viajan hacía la tapa dura, sino que también migran del tomo a la grapa. Es el caso de los Pequeños Titanes, que en 2021 vieron cómo se publicaban sus aventuras en grapas mensuales asequibles y manejables.

Una oferta plural, la que ofrecen tanto Hidra como ECC para cubrir un amplio espectro de lectores, desde los más jóvenes a los ya adolescentes, con propuestas sólidas que pueden perfectamente satisfacer a los veteranos del medio. La oferta cultural de DC infantil y juvenil en España está más que cubierta con múltiples propuestas que auguran que en el futuro siga habiendo lectores para mantener una industria que lucha con fuerza contra otros medios de entretenimiento mucho más agresivos.

RESUMEN DEL AÑO 2021 ESPECIALES DC

Sección difícil donde las haya esta de los especiales, porque ha habido de todo un poco y alguna rareza. Lo que si se saca al hacer un repaso anual es que, ciertamente, tampoco podemos quejarnos tanto. Hay razones puntuales, por supuesto, pero creo que nunca se ha visto tanto material publicado (cierto, en muchos casos republicado hasta la saciadez) en España.

Los clasicazos por antonomasia no han abundado, pero algo hubo de lo que en ECC llaman DC Icons. Se coronó la serie El Cuarto Mundo con el tomo de Nuevos Dioses, que recopilaba muchas series de autores varios publicadas entre los años 70 y los 80 sobre los personajes creados por el gran Jack Kirby. Siguiendo con el rey, también vio la luz el tomo de OMAC, incluyendo la epatante serie original, un clásico con mayúsculas. Un calificativo que a lo mejor no se merece la curiosidad de Green Lantern/Green Arrow: Héroes Errantes en el Espacio, que recogía los números guionizados por Dennis O’Neil tras su recordadísima etapa con Adams. Lo dicho, no alcanzaba a su predecesora, pero eso no quita que materiales de este tipo, aún inéditos en España hasta entonces, sean muy entretenidos y de agradecer.

Una serie que también nos está dando alegrías es la de los XP, estas fotos de una época ya pasada que nos permiten valorar el impacto de obras con fuertes consecuencias para el Universo DC en su conjunto. En este año pasado acabó la mastodóntica publicación de las Crisis en Tierras Infinitas en dicho formato, una gozada de la que dimos buena cuenta en varios artículos, incluyendo remate con entrevista a Marv Wolfman, ya que los tomos de ECC venían más pelados que el culito de un bebé. Otro que vino con lo justo fue el de Crisis de Identidad, aunque el material acompañante a la serie principal de Brad Meltzer y Rags Morales hacía merecer la pena esta edición. Y a finales del año han comenzado con los tomos que nos darán un recorrido de vista de pájaro alrededor de Crisis Infinita. Nunca tanta crisis ha sido tan bienvenida.

En la riqueza y en la pobreza… Para los más adinerados o los que no les importa endeudarse por tener la edición definitiva, los tomos Deluxe también han dado alegrías. Otra vez (y las que quieran) La Cosa del Pantano y Watchmen de Alan Moore, se estrenó en este formato Promethea, también del barbas, y nos sacaron de la manga aquel homenaje a la edad de plata de Alex Ross llamado Justice. Todas sin duda merecedoras de tal formato. Pero para los que necesitan leer esas obras y no tienen el gusto exquisito o el espacio apropiado también hubo grandes sorpresas en formato tochal: Empezó la veda con la Superman El Hombre de Acero, que incluía todo el material tras las Crisis hasta la marcha de John Byrne, desde la miniserie y serie regular de dicho autor, a la de Wolfman y Ordway, pasando por miniseries como El Mundo de Krypton o la inédita en nuestro país World of Smalville. Siguió la racha con un macrotomo que incluía toda la Wonder Woman de George Pérez, desde que empezó como autor completo (aunque ayudado) hasta que dejó incluso los guiones. Otro libro mayúsculo ha sido La Cosa del Pantano de Moore completa, que se nos cuela otra vez en la sección.

Pero aparte de estas obras de gran calidad, trascendencia, o ambas, se han reeditado muchos otros clásicos pre New52, ya sea de series regulares, miniseries, otros mundos o la línea Vertigo. Precisamente de esta última llegó el último tomo de La Patrulla Condenada de Grant Morrison, poco antes de considerarla directamente Black Label y publicarse como tal. De hecho, con la excusa del nuevo y oscuro sello se ha continuado la recuperación de algunas obras maestras de la famosa aventura impulsada por Karen Berger (como Sandman o 100 Balas) y otros subsellos editoriales (como Camisa Gris). Más mundanas son las Muchas Series de Batman (guiño, guiño) como Juegos de Guerra, Silencio, Calles de Gotham, Joker La sonrisa del demonio, o Batman RIP, algunas más patateras y otras más excelsas, pero ahí han estado. Y muchas más reediciones gracias a la nueva edición de bolsillo, como All Star Superman, Batman Amor Loco, Kingdom Come, La Muerte de Superman… Al igual que otras curiosidades por uno u otro motivo, como El Largo Halloween en Blanco y Negro, para quien quisiera apreciar el arte del lado bueno de la obra (jeje), o la gamberrada de Sergio Aragonés destruye el Universo DC, una obra menor pero de risa mayor.

Y hablando de ediciones curiosas, cabe destacar dos muy bien recibidas. Legión de Superhéroes 5 Años Después, de Keith Giffen, era una cuenta pendiente desde hace mucho en España. ECC probó tímidamente con un crowfunding, que visto el éxito se convirtió en edición abierta para disfrute de todos los amantes del grupo y del polémico autor. Otra ha sido esos Orígenes Secretos del Escuadrón Suicida, gracias al éxito de la película de James Gunn. Tomo en el que hemos podido leer en español rarezas inéditas como el Peacemaker de Kupperberg, o un par de números del Fury of Firestorm de Conway, amen de otras joyitas.

Y hablando de Joyas, cerremos con las de la corona, que son, en el fondo, nuestros héroes. Aquellos que inspiran a todos esos grandes autores a darnos más y más lecturas maravillosas. Algunos de ellos han cumplido años y con sus aniversarios nos despedimos: Empezó el año con las 80 velas de Hal, Green Lantern: Especial 80 aniversario, y termino con la gran tarta de la abuela Diana, que tuvo tomo doble (Wonder Woman: 80 años de la guerrera amazona y Wonder Woman: Especial 80 aniversario), y entre medias Detective Comics llegó a su número 1027, que también mereció especial al ser mil números después de la primera aparición del murciélago ¡Felicidades!

ES LA HORA DE LA ENCUESTA

¿Qué os ha parecido el 2021 en lo que publicaciones DC se refiere?

View Results

Cargando ... Cargando ...
4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Drury Walker
Drury Walker
Lector
19 enero, 2022 7:29

Sobre Strange Adventures y a falta de leer el ultimo numero, yo diria que va de un heroe caido, por anteponer un bien personal al bien comun, los traumas y horrores de la guerra y la disonancia entre la bella y luminosa verdad oficial y la sucia verdad real. Y esta muy bien contado, otta cosa es que guste el trato a los personajes (lo de sienore con Ki g). Pero me queda un numero!

Roman de Muelas
En respuesta a  Drury Walker
19 enero, 2022 9:54

Muchas gracias por el comentario, como siempre. En este caso, decirte que hay muchas lecturas en este cómic, y que de algunas de ellas, es muy probable, que ni los autores sean conscientes. Y algunas de esas lecturas tienen relación con la guerra de Irak, en la que King participó. Creo además, que la estructura de Strange Adventures, es enrevesada para que el autor no tenga que mojarse, más todavía. Pero me callo o voy a meter un Spoiler.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Drury Walker
19 enero, 2022 10:36

Que ganas tengo del tomo de Strange Adventures para leerlo del tirón. A falta de poder leerlo de seguido me parece que King ha vuelto a hacer una serie sobresaliente.

Willi
Willi
Lector
19 enero, 2022 13:35

De king sólo he leido Vision, el sheriff de babilonia y los Omega Men. Respecto de vision, la encontre una obra excelente. El sheriff me pareció una obra buena. Y omega men un desperdicio de dinero.
King escribe sus historias como vehículo para tratar los temas políticos, filosóficos, éticos, psicológicos o sociológicos que le interesan, lo que esta muy bien, pero al final termina descuidando a los personajes, que se vuelven planos, y a la trama, que se llena de agujeros, porque estan al permanente servicio del tema a tratar en el comic de turno. No es un mal guionista, lo considero por encima de la media, pero su ambición supera sus habilidades narrativas, en mi opinión. Para eso mejor que escriba no ficción.
Asi y todo igual tengo a Mr Miracle en mi lista de pendientes (y después dicen que uno es masoquista).