La Gata Negra. Las siete vidas de una ladrona de guante blanco

Felicia Hardy, alias la Gata Negra, ha recorrido diferentes caminos durante su vida editorial. De villana a heroína, de antagonista a compañera, de solitaria a jugadora de equipo, incluso de amante a enemiga. Su importancia cada vez más preeminente en el panorama de Marvel, gracias al guionista Jed MacKay, nos ha llevado a dedicarle una amplia retrospectiva.

Por
5
1965

Poco, muy poco se está hablando de una colección tan interesante como la que lleva protagonizando Felicia Hardy desde el año 2018. La Gata Negra (Black Cat en su idioma original) es un personaje que levantó pasiones en una generación, desde su nacimiento en 1979. Su momento de primigenia gloria lo vivió durante los años 80, como secundaria recurrente del entorno de Spiderman, y desde allí fue alargando su influjo a diversos rincones del Universo Marvel. Siendo como es un personaje bastante apreciado, su felina figura ha alcanzado nuevas cotas de calidad gracias al guionista Jed MacKay, un escritor que está despuntando bastante dentro del panorama Marvel de nuevos talentos, como demuestra que haya sido designado el nuevo responsable de Caballero Luna. Sin ir más lejos, este año la editorial le ha encargado, junto a a otros reconocidos miembros del staff (Gerry Duggan, Saladin Ahmed, Karla Pacheco), la escritura de una especie de evento titulado Infinite Destinies, cruce veraniego de ocho anuales que ha comenzado a publicarse este mes de junio y que se extenderá hasta septiembre, con el retorno de las piedras del infinito como gran aliciente.

MacKay ha aprovechado la importancia de hacerse cargo de un evento editorial de este calado para otorgarle algo más de protagonismo al personaje cuya colección le ha posicionado como guionista al alza y esa no es otra que la Gata Negra. Bajo su pluma, las historias de Felicia han hecho disfrutar a los lectores y lectoras con dos volúmenes de una calidad estimable, ha dado una vuelta de tuerca a su personalidad de ladrona, además de descubrirnos un lado más de su vida íntima, al establecerla, de manera oficial, como bisexual. Era lógico y normal que MacKay utilice su serie de Black Cat para iniciar un cruce con el siguiente estadio de las famosas gemas, Infinity Score. Así lo explicaba al portal Comicxf: “Black Cat #8 empieza Infinity Score y si la Gata Negra y su equipo metidos hasta el fondo en una locura del Infinito no suena estimulante, no sé qué deciros. Felicia se encuentra en disputa directa con los portadores de las piedras del Infinito por un trabajo de vida o muerte, mientras que trata de evadirse del resto del reparto que anda en busca del poder para sus propios fines, así que van a abundar los juegos malabares para nuestra ladrona con forma de felina“.

Con una mayor relevancia a nivel editorial, junto con los rumores que asocian su figura a otro posible proyecto cinematográfico por parte de Sony, en ese universo fílmico relacionado con Spiderman aunque con el héroe arácnido del todo ausente, hemos decidido que es un buen momento para dedicarle a la Gata Negra su propia retrospectiva. La buena de Felicia Hardy bien lo merece.

El nacimiento y origen de la Gata Negra en Marvel

Felicia Hardy, aka La Gata Negra, ha sido uno de los personajes femeninos de la colección El Asombroso Spiderman que siempre ha despertado un gran interés, ya no solo por su sensualidad, sino por su gran carisma, inteligencia y sus poderes de obtener buena suerte mientras los demás tropiezan a la hora de capturarla.

Actualmente, la Gata Negra goza de una buena salud en el mundo del cómic gracias a sus dos volúmenes modernos realizados por Jed MacKay, donde tiene su propio minigrupo criminal y ha luchado recientemente contra los simbiontes de Knull en “Rey de Negro”. Sin embargo, antes de adentrarnos en su historia más reciente, debemos echar un vistazo a su pasado para entender el presente y su futuro más cercano con “Infinity Score” e “Infinity Destinies”, donde las gemas del infinito juegan un papel crucial.

Todo comenzó en el año 1979 con su primera aparición en The Amazing Spider-Man Vol. 1, #194, realizado por Marv Wolfman y Keith Pollard. Aquí seríamos testigos sobre cómo Felicia Hardy trata de realizar uno de sus mayores robos y luego tiene un encontronazo con Spiderman mientras trata de comprar armas. Sin embargo, aunque ella se muestra superior por sus habilidades y obtiene lo que le interesa, la Gata Negra muestra un gran interés por Spiderman y llega incluso a besarlo. Luego, con algo de ayuda, irrumpiría en la cárcel para rescatar a Walter Hardy y descubriríamos que la Gata Negra es la hija de ese famoso criminal, Walter Hardy, quien está a punto de morir. Como es obvio, Spiderman la siguió y la Gata Negra consiguió huir por mar.

Wolfman apenas llevaba un año escribiendo la colección, ya que comenzó su andadura en el #182 USA. Tras un periodo en el que se había dedicado, en cuerpo y alma, a la edición. prescindiendo de su faceta de guionista, la posibilidad de encargarse de Spidey, uno de sus personajes preferidos como lector, fue algo que no pudo rechazar. Así que se puede decir que nuestro Marv comienza de una manera titubeante, utilizando villanos recientes, como el Corredor Cohete, o de creación específica, como la Gran Rueda o Dragón Blanco, personajes de poco calado, seamos sinceros. Pero el guionista tenía un plan a largo plazo, como demuestra la proposición de Peter a Mary Jane o el estado de salud de tía May. Pequeños avances en este primer año de algo mayor, como bien explica Wolfman, en su modus operandi: “mi filosofía cuando escribo una serie es poner el mayor número de platos posibles al mismo tiempo. Si puedes captar el interés del lector con uno solo de esos platos, volverán para ver qué más les das”.

Otra característica que era del gusto del escritor titular era la tan traída y llevada suerte Parker. Hay una tendencia, que todavía continúa, de hacerle pasar mil penurias al bueno de Peter, para demostrar que siempre puede sobreponerse y llevar a cabo su mantra de “poder y responsabilidad”. Wolfman era devoto seguidor de esta manera de proceder: “siempre he pensado que Spiderman funcionaba mejor cuando tenía todo en contra…. No importa lo mal que le fueran las cosas a Peter, al principio lloriqueaba y gimoteaba, pero luego, muy rápidamente, se negaba a aceptar la derrota y volvía a la carga“. La creación de Felicia era otra de esas piedras en el camino, una complicación que añadir a su larga lista de asuntos sin resolver.

La cuestión es que Marv Wolfman se dio cuenta que en la vida editorial de Spidey no tenía ninguna villana, no existía esa figura femenina que le sirviera de contrapunto, por lo que el autor vio el momento indicado en aquel lejano año 1979. Quiso la providencia que el guionista estuviera compaginando sus funciones de escritor tanto en The Amazing Spìder-Man como en Spiderwoman. Esta última, una cabecera que comenzó con mucha ilusión, se le acabó atragantando. No le pilló el punto a cómo hacer circular las historias de Jessica Drew. Para ella, tenía pensada una misteriosa ladrona que le serviría de antagonista y le daría mala suerte a la buena de Spiderwoman. Con la maquinaría en marcha y un diseño bastante distinto al que tenemos actualmente, ya que Wolfman la había imaginado como una diva noir, con traje largo, bastante provocador, y sombrero de ala ancha, el guionista decide abandonar la colección de Jessica Drew, dejando a este personaje sin la posibilidad de debutar. Pero como ya saben, en el mundo del cómic se recicla todo, por lo que Wolfman optó por incluirla en sus planes con Spiderman.

Era importante un cambio de diseño. El estilo noir podía pegar con Spiderwoman pero desde luego no con Amazing Spider-Man. Aquí entra en acción Dave Cokrum, que fue el responsable final del diseño con el que apareció en las páginas de Amazing (a manos de Keith Pollard), eliminando ciertos aspectos incómodos (vestido largo y sombrero), adaptándola a un cómic de acción. Se mantiene su oficio, ladrona de guante blanco, y sus poderes, esa capacidad de otorgar mala suerte, o eso al menos proclama ella. Lo interesante viene con el tipo de relación entre héroe y “villana” que tenía en mente su creador original: “pensé que la Gata debería coquetear un poco con Spidey, ya que él no sabría cómo responder a eso. Y funcionó. El tímido Peter Parker no tenía ni idea de cómo enfrentarse a una sexualidad agresiva“.

Original de Keith Pollard y Frank Giacoia

Como ya hemos visto, Felicia Hardy se quedó a nada de quedarse en un cajón, al ser una idea originaria para otra serie. Sin embargo, existe una tendencia generalizada a decir que la Gata Negra es la versión Marvel de la Catwoman de DC, al ocupar roles semejantes en la vida de los dos iconos del cómic. Esto es algo que ha desmentido, por activa y por pasiva, Marv Wolfman, negando cualquier influjo de Selina Kyle en su concepción primigenia. Esta, según sus palabras, habría que buscarla en un lugar análogo pero alejado del medio: “se me ocurrió ver unos dibujos animados de Tex Avery, uno de los animadores más geniales de la historia….. El corto que estaba viendo se llamaba ‘Bad Luck Blackie’. El caso es que estaba viendo ese corto desternillante cuando me di cuenta de que un personaje que diera mala suerte sería una gran villana para Spiderwoman“. Cuando le preguntan de manera directa, es todavía más tajante: “no tenía planeada a la Gata Negra para Spidey. La creé para Spiderwoman. Luego decidí dejar la serie y la Gata se vino conmigo. Así que nunca pensé en Catwoman cuando la imaginé. Saqué la idea de un corto de Tex Avery titulado ‘Bad Luck Blackie’“. Más alto se podría decir, pero no más claro.

Felicia hizo su debut efectivo en los números #194 y 195, pero nunca sabes cómo va a reaccionar el público ante un personaje de nueva creación. Wolfman y Pollard se mantenían expectantes, a la espera de la respuesta de los lectores. Al final, acabó gustando más de la esperado, por lo que se le auguraba un pronto regreso a los tebeos Marvel.

La Gata Negra retornaría a la colección de El Asombroso Spiderman (vol. 1) con sus primeras sagas de personaje secundario, pudiendo destacar primero los números #204 y 205, donde volvería a demostrar su fascinación por el trepamuros, cuando uno de sus robos es frustrado por nuestro superhéroe. Como es de esperar, ella no lo toma bien al tener razones para robar la estatua y vuelve a intentarlo, consiguiendo lo que se propuso y además vencer al arácnido. Poco después, ella realizó un nuevo robo e intentó asaltar a un comprador, pero Spiderman la detuvo y la siguió a su guarida, donde descubrió que ella estaba profundamente enamorada de él y que cometió los robos para conseguir un objeto para demostrarle su amor. Por suerte, Spiderman consiguió convencerla para ver a unos médicos y dejar su adicción al robo. Aquí, Peter Parker también descubre que Felicia es dependiente emocional al haber perdido a su padre y verle a él como una figura que podría darle el amor que necesita.

Más tarde, aparece de nuevo en los números #226 y 227 de la colección principal. Roger Stern nos narra cómo todo había sido un engaño de la Gata Negra para poder escapar más fácilmente de Spiderman, ya que una prisión es más complicada. Volviendo a sus hábitos, Felicia Hardy volvería a realizar robos de productos caros y tendría otro enfrentamiento con el Trepamuros, en el cual reconoce que no conoció mucho a su padre, pero que ama de verdad a Spiderman y que solo roba a los ricos. Como un tema habitual, la Gata Negra consigue escapar y ambos facilitan la detención de un señor del crimen y sus secuaces. Tras compartir un dulce beso, Spiderman se pregunta si podrá querer a alguien como lo hizo con Gwen Stacy y luego critica a Felicia que quiera realizar un robo con él, cuando pensaba que iban por el buen camino y que ella le amaba. Después de disculparse, la Gata Negra volvió a las andadas para robar aquello que ansiaba y Spiderman le hizo prometer que devolvería la estatua. Sin embargo, Peter cayó en la trampa y accionó la alarma de seguridad, provocando que los criminales fueran a por él. Por suerte, Spiderman pudo escapar con la Gata Negra y exigió que hablaran con las autoridades, aunque Felicia huyó de nuevo por mar envuelta en telaraña. Hasta aquí, vemos cómo Felicia y Spiderman tienen un romance, pero las costumbres de Felicia hacen imposible su relación, por mucho que ella justifique sus robos.

Problemas entre Spidey y la Gata

Spiderman y la Gata Negra. Una relación demasiado complicada.

Con el origen de la Gata Negra ya cimentado, veremos un cierto tira y afloja entre nuestro Trepamuros y ella, donde habría amor, discusiones y muchas emociones. Primero tendríamos que remontarnos a la colección Peter Parker: The Spectacular Spider-Man (vol. 1).

En plena guerra entre el Búho y el Doctor Octopus (números 73 a 79), Felicia regresó a la vida de Spiderman y éste le pidió explicaciones sobre cómo logró sobrevivir cuando creía que estaba muerta. Felicia comentó que, en el agua, los secuaces de Doc Ock le apresaron, pero consiguió huir mientras cogía una pieza clave del villano, en posesión de Kingpin, para matar a todos los ciudadanos de Nueva York. Peter Parker tenía intención de devolver el artefacto donde lo consiguió Kingpin, pero, inevitablemente, cayó ante la seducción de Felicia. Cuando los dos iban a ponerse cómodos, el Doctor Octopus secuestró a Felicia, por robar su artefacto, y se marchó con ella y el objeto. Inmediatamente, Spiderman le pidió información a Kingpin y éste dijo que el artefacto que le robó el Búho era una bomba de neutrones y lo que tiene Octavius en este momento es el activador. Spiderman entró en la guerra entre los dos supervillanos y descubrió que le habían pegado una paliza al Búho mientras la Gata Negra esquivaba de los ataques de Dock Ock con el activador en sus garras. Raudo, Spiderman venció a Octopus y evitó que se usara el activador, pero Felicia estaba muy magullada. Mientras nuestro héroe acaba con los seguidores de Octavius, la Gata Negra destruyó el activador, aunque los restos de los brazos mecánicos del villano le hirieron severamente.

Sin esperar un solo segundo, Spiderman salvó a Felicia y la llevó al hospital, donde tuvieron que operarla. Después de realizar su examen, Spiderman se reunió con Jean DeWolff y le entregó una amnistía para Felicia Hardy. Esperando lo peor, nuestro intrépido superhéroe fue a ver a la Gata Negra al hospital y comprobó que viviría. Por desgracia, el Doctor Octopus regresó para golpear a Spiderman y quitarle los cables a Felicia. Mientras Peter se iba del hospital, tuvo que detener al Gladiador. Luego de llevarle rosas a Felicia y demostrar que no quería perderla, Spiderman quiso revelarle su identidad secreta, pero ella no le dejó y afirmó que le amaba. En ese momento, el Doctor Octopus atacó el hospital y el Trepamuros le derrotó una vez más y le envolvió en redes para que la policía se lo llevara.

Esta etapa en Spectacular se identifica con dos autores, Bill Mantlo, como guionista, y Al Milgrom, como artífice de los lápices. Pese a toda la consideración que le podamos tener a Wolfman como el creador original, se puede decir que fue Mantlo el que desarrolló el potencial de Felicia Hardy. La colección secundaria de Spidey se convirtió en el territorio de la Gata Negra, por lo que era una constante en la cabecera.

Tiempo después del incidente que le llevó al hospital (concretamente entre los números 86 y 87), Spiderman le reveló finalmente su origen e identidad secreta a Felicia Hardy, como una gran muestra de cariño y amor. Sin embargo, la Gata Negra se molestó por este hecho, ya que solo quería al superhéroe. Tras prometerle que nunca le traicionaría, ella le besó.

Después de colaborar juntos para derrotar villanos y otra aventura unidos, llegó un momento clave para la Gata Negra al adquirir sus poderes de mala suerte de forma directa (números 89 y 90). Spiderman buscó a Felicia y mostró su enfado por querer compartir la emoción y la aventura de las peleas – y también le abandonó –. La Gata Negra huyó de él porque quería ser útil y acabó en el laboratorio del Dr. Harlan Stillwell, donde experimentaron con ella y consiguió el poder de dar “mala suerte” a sus enemigos. Tras descubrir que Kingpin estaba detrás de todo, ella se fue, jurando que nunca haría daño a Spiderman, pero Wilson Fisk sabía que ella acabaría dañando a su amado. Después de comprobar sus poderes ante algunos criminales y buscar a Peter alrededor de sus círculos más cercanos, ella descubrió que su enamorado tenía un traje negro. Ambos se reconciliaron y, como una gran pareja, compartieron diversas aventuras juntos por un tiempo, aunque ella no le reveló lo de sus nuevos poderes. Posteriormente, Spiderman se deshizo del traje al saber, gracias a Mr. Fantástico, que estaba vivo.

Estamos justo en el momento de transición entre autores. Bill Mantlo abandona Spectacular, por lo que Danny Fingeroth, editor de la franquicia, recurre al que era el artista titular, Al Milgrom, pasando a ser autor completo. La colección apenas varía su curso y la prueba patente es que Felicia mantiene su rol destacado en la vida de Peter. La relación entre la Gata Negra y Spiderman será un eje primordial para el bueno de Milgrom y para su continuador, Peter David.

Siguiendo ese mismo hilo, en unos ejemplares ocurriría uno de los hechos más destacados de la vida de la Gata Negra (números 99 y 100), algo que definiría de manera destacable su relación con Spiderman. Felicia le hizo un traje negro común, inspirado en el traje simbiótico, pero él no quería ni llevarlo. Luego de pelear con el villano de turno, Felicia descubrió que sus poderes afectaban a Spiderman y decidió ir a por Fisk. Frente a él, Kingpin afirmó saber su identidad secreta y que todo había sido planeado por haberle dejado en ridículo al robarle el activador y obligarle a abandonar Nueva York. Como es evidente, él también reveló su plan de otorgarle poderes para “dar mala suerte” y así hacer daño a Spiderman, aunque ella no quisiera. Después de que Spiderman derrotara a Kingpin, Peter rompió con Felicia por su brújula moral y dejaron de verse – aunque ella iba a romper con él también para no hacerle daño –. Poco después, el simbionte se coló en la habitación de Spiderman y se mantuvo allí.

Más adelante (en el arco de los números #115 a 117), la Gata Negra perdió sus poderes cuando el Doctor Extraño salvó a Spiderman de su mala suerte. Por desgracia, esto le hizo mucho daño cuando planeaba robar a El Forastero, por lo que intentó escapar como pudo. Ya en su apartamento, Spiderman le visitó para explicarle que el Doctor Extraño le removió la maldición y que creía que eso afectaría a los poderes de Felicia. Evidentemente, la Gata Negra se enfadó y Spiderman respondió que nunca pudieron estar juntos porque ella ocultaba la verdad. Poco después, Dientes de Sable intentó matar a Felicia y Spiderman le salvó, pero ella planeaba algo más. En la noche, la Gata Negra se coló en el Sancta Sanctorum y Stephen Extraño la explicó que sus poderes solo han mutado, pero ella no le escuchó y se fue. Ya en su apartamento, luchó contra El Forastero y éste le propuso acabar con Spiderman, algo que ella aceptó.

Cuando la Gata Negra hizo su vuelta al escenario, Peter descubrió que su ex se había aliado con el Forastero y ella escapó de él. Tras unas peleas con los hombres del Forastero, Peter leyó una carta de Felicia donde le explicaba todo lo ocurrido con su enemigo y que ella se marchaba a Europa. Todo esto provocó que Peter estuviera más cerca de Mary Jane (números 128 y 129). Pasado un tiempo, la Gata Negra volvió a América y comenzó a robar con Puñal (Strange Tales Vol. 2, #10).

Tiempo después, David Michelinie recuperó a la Gata Negra para la colección de El Asombroso Spiderman (vol. 1, #316) y ella descubrió en su lucha contra Veneno que Peter Parker se había casado con Mary Jane. Este movimiento por parte del guionista sería clave para las nuevas acciones de Felicia Hardy y que pondrían, tanto el mundo de Spiderman como el suyo, un poco alterado.

Entrando ya en un nuevo arco (#329-331), Felicia Hardy entablaría una relación con Flash Thompson para incordiar el romance de Peter Parker y MJ. Detalladamente, pudimos ver cómo la Gata Negra atacó a Mary Jane y prometió romper el corazón de Flash como lo hizo Spiderman con ella.

Roces entre Felicia y MJ

Posteriormente (#341-343), vimos una cita doble entre Peter y MJ junto con Flash y Felicia. En la pelea entre Spiderman y Tarántula, Flash quedó herido. Por la noche, la Gata Negra habló con Peter y descubrió que éste había perdido sus poderes. Felicia se disculpó y admitió que Flash tenía buen corazón, por lo que no estaba segura de que dañar a su nuevo novio valdría la pena para atacar a Peter. Al día siguiente, la Gata Negra salvó a Spiderman del Escorpión. Eventualmente, Peter recuperó sus poderes con una máquina y luchó contra unos supervillanos, salvando así a Felicia. La Gata Negra descubrió que perdió sus poderes y que la luz de la máquina devolvió los atributos arácnidos a Spiderman. Tanto ella como él prometieron no revelar sus secretos para que Felicia pueda estar con Flash.

Luego, en los números #369-371 de El Asombroso Spiderman (vol. 1), pudimos comprobar que Felicia consiguió un maletín del Chapucero. Una vez concluyó una nueva lucha entre Spiderman y el Escorpión, Felicia recuperó sus poderes de “mala suerte” con el traje que le había dado el villano. Así, Spiderman y la Gata Negra volvieron a tener algunas aventuras juntos peleando con criminales, aunque Felicia no quiso contarle nada sobre sus poderes a Flash. No obstante, en el #210 de El Espectacular Spiderman (vol. 1), Flash rompió con Felicia, reconociendo que sabía de su doble identidad.

Felicia Hardy se adentra en solitario en el Universo Marvel

Después de una etapa muy movida en la que la Gata Negra lo pasó muy mal, Felicia comenzaría a moverse mucho más por los cómics Marvel y obtendría su propia serie individual, Felicia Hardy. The Black Cat (vol. 1), donde veríamos cómo establece su propia agencia de seguridad privada, luego de romper con Flash Thompson. Durante los cuatro números que duró su miniserie, pudimos presenciar cómo la Gata Negra buscaba apoyo en Peter, pero no pudo hacerlo por la lucha contra Cardíaco. Luego, Paul Prost le pidió a Felicia recuperar el activo “La Quimera”, en posesión de la Corporación Química de Cobalto. Ella aceptó a cambio de una remuneración. Por la noche, la Gata Negra irrumpió en la empresa y tuvo que luchar contra Faze. Gracias a sus engaños de colocar un virus en el sistema, Felicia consiguió que su enemigo escapara y se enteró de la Operación Primer Golpe, además de que la localización de “La Quimera” era un misterio. Sin dudarlo, Felicia visitó a Loop, un amigo de su padre, y le entregó un disco de datos para que averiguara lo que pudiera. Poco después, la Gata Negra se acercó a Paul Prost y le durmió para descubrir sus engaños. Al saber que la copia Quimera tenía muchas contraseñas, fue a otro laboratorio y se quedó en shock al ver que la Operación Primer Golpe estaba modificando humanos. Sin predecirlo, tuvo que hacer equipo con Cardíaco para vencer a los humanos mejorados. Cuando estuvieron tranquilos, Cardíaco explicó que “La Quimera” era una persona estratega. Al llegar a su apartamento, Felicia se enfadó al ver que le habían robado y dejado un mensaje. En una llamada, Loop le advirtió del maníaco de su hijo. Visitando a Paul Prost, Felicia confirmó que él era “La Quimera”, pero quedó inconsciente por un ataque de Scar. Al despertar, la Gata Negra luchó de nuevo contra Scar y salvó a Paul Prost de su enemigo. Finalmente, la Gata Negra emitió una firma de seguridad llamada “Ojo de Gato”.

Nos encontramos ante la primera serie (mejor dicho, limitada) con el nombre de nuestra protagonista en la portada. Estamos en pleno año 1994, por lo que pueden adivinar que los autores están muy ligados a esa década. Al guion localizamos al terrible Terry Kavanagh junto a Joey Cavalieri, mientras que el apartado dibujo se lo lleva Andrew Wildman, entintado por Stephen Baskerville, con el estilo predominante de la época.

Una vez terminada esta pequeña etapa, tendríamos que dirigirnos a Spiderman y la Gata Negra: El mal que hacen los hombres (vol. 1), que se comienza a publicar en el año 2002. Aquí, Felicia se alía con Spiderman para investigar el asesinato de una vieja amiga, Tricia Lane, y unas muertes misteriosas, lo que les lleva a luchar contra Scorpia y sospechar que Garrison Klum es el misterioso Mr. Brownstone, quien parece tener una gran relevancia en el caso. Al visitar en la cárcel a Scorpia, Spiderman y Felicia descubren que fueron los Ortegas. Esa misma noche, Klum asesina a Alberto Ortega, el líder criminal. Cuando llegan nuestros héroes, se quedan impactados al ver que solo quedó vivo el bebé. Como es evidente, tanto la Gata Negra como Spiderman discuten sobre cómo llevar el caso y Felicia se marcha por su cuenta para confrontar a Klum. Sin embargo, ella descubre que Klum es un mutante que teleporta líquidos al corazón de sus enemigos. En ese momento, Klum envía heroína líquida al corazón de Felicia e intenta abusar de ella mientras que confirma que él es Mr. Brownstone.

Lo siguiente que sabemos es que Felicia está en la isla de Ryker, acusada de asesinar a Klum, y que Daredevil va a intentar sacarla de allí por la vía legal, por lo que Felicia confirma que no abusaron de ella, al final, y tampoco asesinó a Klum. Al ver que ella no va a pedir que fue autodefensa, Peter y Matt intentan sacar a la Gata Negra de la cárcel y descubren que Francis Klum – el lacayo y hermano de Garrison –, la retiene. Provocando que Spiderman y Daredevil se peleen, Felicia le pide a Francis irse de allí y, cuando están solos, Peter y Matt suponen que es un teleportador capaz de obligar a la gente a realizar lo que desee. Cuando se recuperan, nuestros dos héroes contactan con Rondador Nocturno – al tener poderes similares –, y Felicia descubre la historia de origen de Francis. Éste, al ver que Garrison obligaba a Felicia a hacer cosas que no quería, como hizo con Todd, Tricia Lane y con él, por lo que mató a su hermano teleportándose dentro de él. Felicia busca que Francis se lo cuente a la policía, pero, al negarse por considerarlo humillante, Felicia confiesa que también abusaron de ella.

La Gata Negra cuenta que su novio Ryan abusó de ella en la universidad, no quiso decir nada y eso la llevó a aprender técnicas de combate. Ella no pudo llevar a cabo su venganza porque el chico murió en un accidente de coche y la Gata Negra comenzó a robar. Justo cuando explicó que ella debió informar de lo ocurrido y que él también debía hacerlo, Spiderman y Daredevil entran en escena y Peter le golpea por creer que haría con Felicia lo mismo que le pasó a Gwen. Eventualmente, Francis acaba cayéndose del puente y se salvó teleportándose. Al final, un desfigurado y vendado Francis pide ayuda a Kingpin para vengarse de Spiderman, la Gata Negra y Daredevil, aunque le falte una pierna. Contento, Wilson Fisk le entregó un traje de Mysterio.

Terry Dodson realiza un gran trabajo en esta limitada

A primeros de los años 2000, Joe Quesada, en su papel de editor en jefe, gustaba de reclutar a gente alejada del cómic. Eran años en los que nombres del mundillo del cine, de la televisión o la literatura protagonizaban los créditos de Marvel. Uno de ellos fue el de Kevin Smith, director y guionista de cine muy querido, que realizó una meritoria etapa con Daredevil en Marvel Knights y esta serie limitada con la Gata Negra, un personaje por el que sentía una especial debilidad. Al arte teníamos a Terry Dodson, un dibujante especializado en la figura femenina. Nos las prometiamos felices con este proyecto pero hay que recordar que se convirtió en una de las peores pesadillas de los editores de la época, ya que acumuló tantos retrasos que hizo muy complicado su seguimiento, a nivel mensual, tal y como el cómic americano acostumbra. A pesar de la dificultad para sacarla adelante, Smith nos dio uno de los tratamientos sobre Felicia más profundos que hasta ese momento se habían dado.

Después de una impresionante colección limitada sobre Felicia Hardy, pasaríamos a otra miniserie en la que la Gata Negra compartiría protagonismo con Lobezno en Garras (vol. 1), ya en 2006. En este cómic podemos ver a Felicia moviéndose por las azoteas de Nueva York mientras Spiderman flirtea con ella. En otro sitio, Lobezno sube a un avión con ayuda de Emma Frost para pasar por seguridad. Mientras Felicia y Logan realizaban sus tareas, ambos fueron rociados con gas, Logan se estrelló y despertaron en una celda. En ese preciso momento vieron a Kraven junto a sus secuaces y los dos fueron liberados en un juego mortal. Intentando sobrevivir, Felicia confirmó sus sospechas y descubrió que ese Kraven era un Señuelo Dotado de Vida. Tras pensar un poco, Lobezno cayó en la cuenta de que habían sido secuestrados por Arcade y que iba a explotar la isla. Ya en Nueva York, Arcade y su compañera vieron que Logan y Felicia sobrevivieron. Ellos explicaron que lo lograron robando uno de sus helicópteros. Con los dos villanos cautivos, Lobezno y la Gata Negra los abandonaron en la Tierra Salvaje. Esta miniserie finaliza con Logan y Felicia cenando juntos mientras Arcade se disculpa con su compañera cuando ella le tortura colgándole sobre una hoguera.

Claws fue un título enmarcado en la línea Marvel Knights, allá por el año 2006, un territorio de cierto prestigio, en el que las historias tendían a ser más refinadas. Los guionistas encargados del argumento fueron el tándem formado por Jimmy Palmiotti, socio preferente de Quesada, y Justin Gray, mientras que el peculiar dibujo de la serie se puso en manos de Joseph Linsner, un artista con una factura muy personal. Los tres creadores repitieron en el año 2010 con una continuación, Claws II, nombre poco original pero bastante efectivo para atraer a aquellos que disfrutaron con la primera parte.

Felicia Hardy, ¿una buena compañera de equipo?

Finalizada otra brillante miniserie, la Gata Negra sería reclutada por Héroes de Alquiler durante los eventos de Civil War (Heroes for Hire, Vol. 2, #1-15), con los que realiza misiones de reconocimiento. El grupo peleó con diversos villanos y Paladín, quien intentó tenderle una trampa al Capitán América. Con su base destrozada tras los eventos de Civil War, el equipo tuvo que luchar contra Ricadonna y su equipo, quienes se habían implantado órganos Skrull. Luego, un niño llamado Billy les contrató para que recuperaran a su robot. Entomólogo (Humbug) y el niño siguieron pistas y él descubrió que era un Muertebot justo antes de que fueran secuestrados. Este Humbug usó bichos para pedir ayuda a los Héroes de Alquiler y éstos se lanzaron a rescatarlos, pero Orka murió. Más tarde, Paladín les contrató junto con S.H.I.E.L.D. para que detuvieran a Moon Boy, quien luchaba junto con Dinosaurio Diabólico. Sin embargo, tan pronto le atraparon y fueron a Nueva York, los Héroes de Alquiler se vieron inmiscuidos en el evento World War Hulk. Por desgracia, todos tuvieron que lidiar con los aliados de Hulk, como Miek, y fueron encarcelados.

Si eso no fuera poco, también fueron traicionados por Entomólogo quien juró lealtad a la Reina Nido. Poco después, la Reina utilizó a Humbug como huésped para que sus huevos se aclimaten a la Tierra. Los Héroes de Alquiler fueron liberados por Korg y descubrieron que Escorpión (Carmilla Black) mató a Paladín, algo que enfureció a la Gata Negra. Luego de que S.H.I.E.L.D. los echara del lugar, los Héroes de Alquiler averiguaron que Paladín estaba vivo y Misty Knight tuvo unas palabras con él sobre Moon Boy. Ella le ofreció entregárselo si llevaba a Colleen y Tarántula a casa, lo que él aceptó. Después de reunirse con Paladín en el lugar indicado, los Héroes de Alquiler fueron a las Catacumbas y presenciaron la transformación de Entomólogo. Tras una larga lucha, su antiguo amigo escapó y nuestros protagonistas pudieron rescatar a Colleen y Tarántula. Humbug le pidió a Shang-Chi que le matara y éste accedió. Finalmente, Paladín se llevó a Moon Boy mientras Felicia se indignó y Colleen lloraba por sus acciones como grupo.

Los autores encargados de relanzar esta nueva andadura de los Héroes de Alquiler son viejos conocidos de Felicia, pues se trata de la dupla compuesta por Jimmy Palmiotti y Justin Gray. Ambos dos configuran los argumentos, acompañados de un variado grupo de artistas (Billy Tucci, Francis Portela, Al Rio, etc.). Palmiotti y Gray salieron a mitad de la colección, sustituidos por un prometedor Zeb Wells.

Una vez que acabó esta gran etapa de Felicia Hardy, nuestro felino personaje entró en la serie limitada Marvel Divas (vol. 1), donde Patsy Walker, Monica Rambeau, Felicia y Angelica Jones acaban reuniéndose y contándose sus problemas, como el retorno del ex de Patsy (Daimon Hellstrom), la intención de volver a abrir “Investigaciones Ojo de Gato” y el cáncer de mama de Angelica. Si no fuera suficiente, sus problemas aumentaron, ya que el Doctor Extraño no pudo curar a Angelica y no daban financiación a Felicia. Al no querer que su novio, Thomas Firehart, le diera el dinero, la Gata Negra decidió que podía robar en el museo, pero al final no lo hizo y rompió con su novio. A medida que avanzaba el tratamiento de Angelica con el Dr. Pym y la Enfermera de Noche (Linda Carter), Monica ayudó a su ex Jericho Drumm a recuperar un artefacto mágico y, luego, todas descubrieron que Daimon se había llevado a Patsy al realizar un trato para curar a Angelica. Sin estar dispuestas a que Daimon hiciera daño a su amiga, las protagonistas pidieron a Jericho Drumm sacar a Hellcat del infierno, pero, al poner excusas, Monica usó una pata de mono para que todas fueran al infierno. Allí, Monica, Felicia y Angelica salvaron a su amiga, pero Angelica aceptó un trato con Daimon para escapar. La dejaría en el estado en el que se la encontró. Días después, comprobamos que Angelica estaba curada, aunque pasaría por un duro tratamiento. Finalmente, Felicia reabrió “Ojo de gato” y explicó a su ex, Thomas, que consiguió el dinero de Wilson Fisk.

Este extraño proyecto fue realizado por el guionista de cine y televisión, Roberto Aguirre-Sacasa, junto al dibujante Tonci Zonjic. El carácter frívolo e intrascendente de la miniserie pasa por ser una de las apariciones de la Gata menos estimulantes para el lector.

Tiempo después, la Gata Negra recuperó sus poderes de “mala suerte”, gracias a Doc Tramma (La telaraña de Spiderman vol. 2 #11), y reapareció en la colección principal de El Asombroso Spiderman post-Mefistazo (concretamente, en los números #606 y 607 del vol. 1). Aquí, Felicia ayudó al trepamuros con un problema que tenía y después se besaron, pero con la mala suerte de que ese acto fue retransmitido por televisión y lo vio Mary Jane. Como es evidente, Felicia y Peter volvieron con ese tira y afloja donde tenían alguna relación y se ayudaban a la hora de capturar villanos.

Más tarde, Felicia ayudó a Peter para recuperar su vial de sangre, el cual iba a mezclar el Sr. Negativo con el Aliento del Diablo para matar a Spiderman. Tras esto nos iríamos a The Amazing Spider-Man presents: Black Cat (vol. 1), donde Felicia Hardy robaba y Spiderman requisaba los objetos. Después de ser acusada de un crimen que no cometió, un hombre contactó a Felicia para decirle que tenía a su madre de rehén. Después de robar la tiara que le pidieron, Felicia y su equipo descubrieron que su madre había sido capturada por Vasili Sidorov, un sirviente de los Kravinoff. La Gata Negra urdió un plan para pillarle desprevenido y entregarle una espada falsa, pero Vasili la atrapó y se la llevó ante los Kravinoff, pero se alarmaron al saber que ella no era Felicia. La verdadera Felicia había entrado a hurtadillas en la mansión para salvar a su madre, pero ella estaba atada a una bomba. Luego de salvarla, la Gata Negra enfrentó a Madame Kravinoff y destapó que Vasili lo hacía todo para ganarse su favor y que ella entregara a su hija en matrimonio. Felicia consiguió escapar y llevarse a su madre sana y salva y, finalmente, le entregó a Spiderman el anillo de Madame Kravinoff.

El lujo de contar con Javier Pulido

En el año 2010, con una Felicia recuperada en importancia para la colección principal de Spiderman, en el panorama post-Mefistazo, se aprobó esta miniserie de apenas cuatro números, escrita por la guionista Jen Van Meter y dibujada por Javier Pulido, con una ayuda de Javier Rodríguez.

El ascenso criminal de la Gata Negra

Tras estos eventos en los que la Gata Negra irrumpió de nuevo en el universo Marvel con gran fiereza, pasaríamos a las etapas más modernas del personaje, concretamente a sus etapas con Dan Slott, Nick Spencer y Jed Mackay. Primero, vayamos por orden con sus apariciones más destacadas con Dan Slott.

Felicia ayudó a Spiderman a intentar recuperar algunos experimentos de un metal llamado Reverbium que el nuevo Duende robó para Wilson Fisk, aunque Peter tuvo destruirlo cuando el edificio se venía abajo (El Asombroso Spiderman vol. 1, #649-651).

Después, la Gata Negra tuvo algo de relevancia durante el arco “Spider-Island”, luchando junto con los Héroes de Alquiler para detener a los civiles infectados (Spider-Island: Heroes for Hire vol. 1 #1).

Los Héroes de Alquiler, en Spider-Island

Fijando luego la vista en El Asombroso Spiderman (vol. 1 #677) y Daredevil (vol. 3 #8-10), pudimos ver cómo detuvieron a Felicia por un crimen que no cometió, el robo de holograma de proyector wifi. Spiderman y Daredevil intentan averiguar qué sucedió, pero la Gata Negra ya se había liberado ella sola. Juntos, siguieron unas pistas y descubrieron que Wasserschmidt robó el proyecto por mandato de Terra-One. Al saber que el hombre iba a morir, Spiderman le llevó a un hospital mientras que la Gata Negra y Daredevil irrumpían en Terra-One y recuperaban el holograma de proyector wifi. Felicia se había percatado que la organización Espectro Negro quería chantajearla y luego contratarla para robar algo en posesión de Matt Murdock, pero ella al final no lo hizo y advirtió a Daredevil en una nota sobre la organización.

Entrando ya en la etapa de Spiderman Superior (vol. 1 #20), Octavius (en el cuerpo de Spiderman) atrapó a Felicia en pleno robo, la golpeó y la detuvo, provocando que todos los criminales rompieran lazos con ella. Después, en El Asombroso Spiderman (vol. 3 #1), Electro destruyó la prisión y la Gata Negra consiguió escapar, jurando que haría pagar a Spiderman y desvelar su identidad en público – recordemos que ya no sabe quién es –. Así, en la misma colección, en el número 5, Felicia hizo equipo con Electro y le usó para intentar desenmascarar a Peter y hacerle daño, pero no lo consiguió gracias a Seda. Al terminar ese día, Felicia se estableció como jefa criminal con su propia banda de supervillanos (#6).

Con el Bar Sin Nombre en su posesión, Felicia intentó derrotar a Spider-Man (Miles Morales) con Cabeza de Martillo como su músculo (Spider-Man vol. 2, #3-5). Debido a su nueva posición, Willis Stryker quiso hacer negocios con ella, pero acabó hiriéndola gravemente y los Defensores la llevaron al hospital, del cual acabaría escapando (Defenders, 2017, #1-8). Mientras se recuperaba, Felicia fue a una reunión de Wilson Fisk, la cual resultó ser una trampa para muchos señores del crimen y ella (Daredevil vol. 1, #600). Encerrada en la isla de Ryker, Matt Murdock habló en su favor explicando que la Gata Negra ayudó a luchar contra La Mano (Daredevil vol. 1, #603). Posteriormente, Felicia ayudó a los defensores a la hora de luchar contra Willis Stryker (Defenders vol. 5 #9). Detenida una vez más, Felicia consiguió su liberación delatando a The Hood, quien quería crear una red de territorios del crimen (Defenders vol. 5, #10).

Tiempo después, durante el evento entre colecciones titulado Veneno INC, Lee Price robó el simbionte Manía tras perder a Veneno y comenzó a formar una banda criminal, usando trozos del simbionte en quienes serían sus vasallos. Cuando tuvo suficientes efectivos, Lee Price atacó a la banda de la Gata Negra y tomó el control tanto de sus lacayos como de ella. Al haber sido invitada la banda de la Gata Negra a una reunión criminal, Lee Price aprovechó ese momento para controlar a las otras familias del crimen.

Cuando Spiderman y Anti-Veneno se dieron cuenta de todo el embrollo, Felicia usó su fuerza de voluntad para besar al agente Anti-Veneno (Flash) y curarse. Tras ello, Felicia escapó al verse superada y se encontró con Eddie Brock, quien recuperó a Veneno después de que Spiderman y Anti-Veneno se lo quitaran. Mientras Peter Parker estaba poseído por otro simbionte, Flash estuvo retenido hasta que Manía le salvó. Por suerte, Veneno y Felicia consiguieron armas Anti-Veneno para salvar a Peter y luego la Gata Negra desveló el plan de Lee Price para con las cinco familias del crimen, pero ya era tarde. Reabastecidos, Spiderman fingió seguir poseído, pero no duró mucho y el equipo protagonista tuvo que entrar en batalla.

Veneno consiguió darle un buen golpe a Lee Price actuando de manera suicida y enloquecido, pero solo bastó para derrotar a sus lacayos. Ahora, con todos los restos de simbiontes, Lee Price era más fuerte. Luchando como buenamente podían, Felicia descubrió que no podía poseerlos si ya lo estuvieron antes. Con la información de la Gata Negra, Spiderman compartió su sangre con el agente Anti-Veneno y todos juntos le vencieron, destruyendo el simbionte. Gracias a esa victoria, Eddie hizo las paces con Flash y Felicia con Peter Parker. Ya a solas, en la vacía guarida de Felicia, Veneno le recomendó a la Gata Negra volver a ser una vigilante, con su propio código moral, y dejar de intentar ser una jefa criminal.

La redención de la Gata Negra, conexiones restablecidas y su nuevo equipo criminal

Empezando ya la etapa Fresh Start de Nick Spencer (El Asombroso Spiderman vol. 5 #8-10), la Gata Negra hizo equipo con Spiderman para recuperar los objetos robados de otros superhéroes, en posesión del Gremio de Ladrones y su jefa: Odessa Drake. Usando su ingenio y habilidades, los dos protagonistas consiguieron su objetivo y Peter amenazó a Odessa con revelar la localización de su base, para que así pararan un tiempo. En la noche, Felicia tuvo un momento emotivo con Spiderman y reveló que empezó a sentirse fatal cuando olvidó la identidad de Spiderman, no cuando la atacó el Spiderman Superior, ya que sentía que le faltaba algo muy importante. En vista de ello, Peter Parker se quitó la máscara, reveló su secreto y ambos volvieron a ser buenos amigos.

Todo parecía ir bien tanto para Spiderman como para la Gata Negra hasta que Kraven decidió realizar una cacería definitiva (El Asombroso Spiderman vol. 5, #16-23, incluyendo los números .HU). Kraven enseñaba a su hijo cómo debía hacerse todo y prepararon una “jungla” para villanos y nuestro Spiderman, con la ayuda de Arcade, Supervisor y Hormiga Negra. Por desgracia, Supervisor y Hormiga Negra atraparon a Billy Connors. La Gata Negra comenzó a recuperar sus recuerdos y decidió rescatar al Búho para Cabeza de Martillo, pero, al ver a Billy Connors encerrado, ella intentó ayudar al pequeño. Sin embargo, Hormiga Negra la pilló y la noqueó junto con el Supervisor, aunque Felicia consiguió enviar un rastreador a Spiderman para que descubriera todo. Peter siguió el rastro proporcionado por su amiga, pero el hijo de Kraven derrotó a Spiderman y le introdujo en Central Park con los otros villanos, quedando todos encerrados y a merced de avatares robot de los ricos de la ciudad.

Felicia afronta los acontecimientos de Cazado

Ocurrieron muertes dolorosas y alianzas inesperadas, pero Spiderman consiguió información de Hormiga Negra y se enteró de buena parte de lo que ocurría. Mientras Spiderman salvaba la situación, Felicia abrió su celda y la de Billy e intentaron huir hasta que el niño confesó que sabía que era un clon, no su verdadero yo. Cuando fueron atacados por el hijo de Kraven, el Lagarto (Curt Connors) los salvó. Cuando Kurt se fue, Felicia llevó a Billy a casa mientras los héroes desmantelaban todo cuando cayó el campo de fuerza. A pesar de que Spiderman salvó un poco el día, un villano tuvo que sacrificarse y redimirse. Finalmente, y sin darse cuenta nadie, el destino creó un nuevo villano que iría contra Spiderman.

A partir de aquí, ya entraríamos en la colección más reciente de Felicia Hardy, titulada Gata Negra, la cual tiene un volumen terminado y otro en curso (que inicia con un cruce con Rey de Negro) a manos de Jed MacKay y Travel Foreman, con colaboraciones de Carlos Villa. Felicia contrató a dos miembros para su nueva banda, Boris y Bruno, y pidió ayuda a Spiderman para hacerse pasar por una pareja de la Maggia que iba a casarse. Gracias a que cada uno hizo su parte, pudieron robar cierta cantidad de dinero y dárselo a los enamorados que querían huir de sus familias criminales. No obstante, Felicia tuvo que donar su parte a caridad para que Spiderman la ayudara (Black Cat vol. 1, Annual #1). Cuando Peter se fue, la Gata Negra propuso robar en un museo y consiguieron sustraer un cuadro, escapando también de La Mano. Al llegar a su guarida, Felicia se reencontró con su antiguo maestro, el Zorro Negro. Sucesivamente, el grupo de la Gata Negra fue realizando diversos robos asombrosos en el Sancta Sanctorum y en el edificio de los Cuatro Fantásticos (aunque tuvo que dar una parte a Sonny Ocampo para que la dejara en paz y se alejara de Odessa, quien le ordenó que fuera a por Felicia).

Después de unos días inolvidables, la Gata Negra tuvo una cita no demasiado fructuosa con Batroc y Odessa aprovechó para secuestrar al Zorro Negro. Al enterarse, Felicia confrontó a Odessa y salvó a su maestro, pero eso significaba la guerra. Temiendo lo peor, Felicia pidió a su madre que se fuera de vacaciones. Luego, la Gata Negra y Janice trataron de piratear el portal Randall, pero todo fue mal y Odessa acabó quemando la base de Felicia.

En una misión en Madripur, el equipo trató de robar a Parche (Logan), pero ya se les habían adelantado y Felicia tuvo que ayudarle a recuperarlo todo de las manos de Kade Kilgore. Cuando lo consiguieron, Lobezno le entregó a Felicia el cuadro que quería y se marchó con los objetos y papeles que eran recuerdos para él. Ya para acabar su primera colección moderna, Felicia consiguió su copia del portal Randall, pero necesitaba un resonador dimensional que funcionara como llave. Así, el equipo entró en Stark Ilimitado y la Gata Negra consiguió clonar las credenciales de seguridad de Tony. Mientras Jack Taggert creaba una distracción, Felicia derrotó a Bethany Cabe y creó la llave en la Nanoforja. En cuento Jack fue derrotado, Tony supo que habían entrado en la Nanoforja y se encontró allí a la Gata Negra con una reluciente armadura.

Después de escapar momentáneamente de Tony Stark, Felicia usó su traje para atacar a Odessa y, cuando llegó Iron Man, se desveló que el traje era controlado remotamente y que no había nadie dentro. Estando a salvo, la Gata Negra escapó de Stark Ilimitado junto con Jack Taggert y la llave para su propio portal Randall. Finalmente, la primera serie actual terminó con la aparición de la Reina Gata (Lily Hollister) leyendo sobre los últimos actos de la Gata Negra (Gata Negra vol. 1 #1-12).

Finalmente, llegamos a la colección actual de la Gata Negra, en la que su grupo tiene un cruce con el evento Rey de Negro, actualmente pendiente de publicación por Panini Cómics en España. Por ahora no conocemos la fecha del estreno de esta nueva colección en nuestro país, pero estamos seguros de que la editorial italiana no tardará en publicar un tomo de nuestra ladrona favorita.

5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Pablo Sánchez-López
Autor
18 junio, 2021 13:59

Espectacular trabajo, Gema. Y cómo mola la etapa de MacKay

nmarango
nmarango
Lector
19 junio, 2021 2:41

Una atractiva ladrona, enfundada en latex negro y llamándose Gata, enamorada del héroe… Nooooo pero cómo se les ocurre… No está plagiada de Catwoman…

billyboy
billyboy
Lector
En respuesta a  nmarango
20 junio, 2021 21:55

Es que pueden decir lo que quieran, que esta claro de donde viene la inspiración

Ziggy
Ziggy
Lector
19 junio, 2021 3:32

¿Qué no es la versión Marvel de Catwoman? ¡Pero si hasta la misma Marvel la usa como un sucedaneo de Catwoman! Basta con echarle un ojo a una de los unitarios paralelos de Heroes Reborn para notarlo. Además una cosa es la intencion que haya querido darle Wolfman (si es que es sincero) y otra es el rol que finalmente desempeña en las paginas a través de otros autores y a los ojos de los lectores.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
20 junio, 2021 20:36

En su día me enteré que la serie de MacKay llego a ser número uno en ventas y su primer número supero el cuarto de millón de ejemplares. Cuando después de pellizcarme, frotarme los ojos y revisar mi entorno para ver que no me había despertado en una realizad alternativa vi que se había hecho a base de ofrecer portadas alternativas, en torno a las cuarenta. Los especuladores son la sal de la vida de los comics. La serie no la he leído pero me gustaría echarle un ojo algún día.
 
Las que sí ley fue su primera mini, bastante regulera sin ser tampoco mala. La compartida con Lobezno, que sí es mala con avaricia pero más por el tratamiento ridículo que recibe Logan y la de Kevin Smith que, está sí, es bastante estimable con un tratamiento profundo y tierno de la casi siempre cabeza loca de Felicia. También tengo buen recuerdo por el tratamiento que le dieron al personaje en un what if en el que el traje alienígena acababa poseyendo a Spiderman.
 
De su protagonismo y desaparición en las series de Spiderman a raíz de todo esos tejemanejes con el Forastero y demás la verdad que aún leído hoy parece su ruptura y salida del entorno de Spiderman bastante atropellada. Cosa que en realidad fue por presiones editoriales ya que en su momento a Jim Shooter le pareció una buena idea y una buena publicidad el casar a Peter con MJ.
 
Y yo no quiero poner en duda al bueno de Marv Wolfman por el que tengo respeto infinito pero vamos, que si después de creada el mismo no se dio cuenta de que le quedo clavada a Catwoman es que debía de andar muy distraído esos días. Entre parecidos razonables entre personajes de las dos grandes este siempre quedará como uno de los más evidentes.
 
Y se me alarga el comentario, gracias por el artículo.