In Pictopia!

Por
2
562
 
Anything-Goes_2_In-Pictopia

Edición original: ‘In Pictopia’ from Anything goes #2 (Fantagraphics, 1986).
Guión: Alan Moore.
Dibujo: Don Simpson con Mike Kazaleh y Pete Poplaski.
Color: Eric Vincent.
Formato: revista.
Precio: $2.

 

Circulan rumores de que tras el verano Planeta trae a España, ¡por fin!, The Bojeffries Saga, obra muy desconocida incluso entre los devotos del Sr. Alan Moore. Tal vicisitud me ha recordado que hay un puñado de historietas que el genio de Northampton tiene por ahí desperdigadas y que -aunque parezca mentira- jamás han visto la luz en nuestro país. Una de las más conocidas se titula In Pictopia y fue ilustrada por Donald Simpson (creador del superhéroe paródico Megaton Man en 1984) para la revista benéfica Anything goes #2, de Fantagraphics, en 1986.

En mi estreno oficial como reseñista en esta página con la magistral Un pequeño asesinato insistía en una idea para mí fundamental sobre el escritor inglés y que, sin embargo, suele ignorarse o desdeñarse: la enorme variedad y riqueza de su trabajo. Parece que siempre estamos al Sota, Caballo y Rey de Watchmen, V de Vendetta, From Hell y La Cosa del Pantano, más o menos, al que se van añadiendo Promethea, La broma asesina, Miracleman o La Liga de Caballeros Extraordinarios, a veces también las historias de Superman, lo que de seguro ya no es un mal palmarés. Increíblemente, queda aún mucho de valor: Capitán Britania, sus historias cortas para el 2000AD, sus historias cortas para DC Comics, D.R. & Quinch, La balada de Halo Jones, Lost Girls, Tom Strong, Top 10… Asombra que ni siquiera ahí acaba la cosa: Fashion Beast, Neonomicon o sus aportaciones para Image (en Spawn, WildCATs o Supreme) siguen estando bastante por encima de la media para ser considerados traspiés, por inferiores que sean respecto al elevadísimo baremo marcado por sus obras más justamente renombradas. Pero es que, además, Moore no es cicatero con su colosal talento y lo presta siempre que la causa lo merezca o le convenza. Y aquí ya nos vamos acercando al objeto del día de hoy.

In Pictopia anticipa y resume varios de los intereses profundos de Moore. En sus 13 páginas el escritor, con la inestimable colaboración de Simpson, pinta un futuro muy negro para las viejas y entrañables criaturas que levantaron la industria del cómic (de El hombre enmascarado a Yellow Kid pasando por Blondie, Popeye y toda una corte de funny animals al más puro estilo ¿Quién engañó a Roger Rabbit?), arrambladas sin compasión por agresivas propuestas nuevas de jaez fascistoide. Es claro que In Pictopia prefigura ese momento tétrico que el autor achaca -un poco injustamente- a la influencia aciaga de Watchmen, cuando la hegemonía de héroes violentos eclipsó otras tendencias, y contra la cual él mismo se reveló años después capitaneando el sello ABC para Wildstorm, el cual, en sus líneas maestras, suponía una vuelta a la imaginación y el entretenimiento sin prejuicios, muy en consonancia con el amor que siente Moore, en general, por la Edad de Plata de los cómics y, en particular, por las ingeniosidades escapistas de Mort Weisinger en los títulos de la familia Superman. En In Pictopia un hechicero anciano que responde al nombre de Nocturno el Nigromante (un trasunto envejecido de Mandrake el Mago) asiste a la desaparición progresiva de ese mundo que ama y que no es otro que el de la imaginación, adscrito a sus propias leyes convulsas (¿ahogado, quizá, por la mercantilización excesiva?). El tema adopta un cariz más sentimental que esotérico, como si fuera el propio mundo de recuerdos de Moore el que colapsara, un pequeño reducto donde “solo los superhéroes pueden permitirse vivir en color”.

¿Reconocéis a todos los personajes que homenajean Moore y Simpson en estas viñetas?
¿Reconocéis a todos los personajes que homenajean Moore y Simpson en estas viñetas?

Este es un topos querido de su autor (la potencia de la fantasía, su realidad alterna) y la simiente que luego ha germinado en sus extravagantes cultos mágicos alrededor del poder de la palabra que, si bien alienta -de forma embrionaria- en el magnífico Miracleman, alcanza su cénit en la sublime Promethea. También es un asunto querido del escocés Grant Morrison, por cierto, y, ahora que no nos oye nadie, In Pictopia es, quizá, el más morrisoniano de los textos de Moore, con alusiones a perversiones sexuales como el incesto (de un soñador incansable que podría sugerir al Pequeño Nemo de McCay) y lejanos ecos a Animal Man (más por raíces comunes que por influencia recíproca, sospecho); clara es también la sintonía con Dave Sim, el autor de Cerebus, aficionado también a la metalingüística, con quien por aquellos tiempos Moore intercambiaba correspondencia.

Narrada en primera persona, con la omnipresente voz en off del protagonista, In Pictopia carece de las sofisticaciones propias del Moore de la época, proclive al juego de palabras, los palíndromos y las metonimias de la imagen; tal puede deberse a que el guion original de ocho páginas fue expandido por Simpson, con soluciones diferentes, hasta las 13 páginas definitivas, ajustándolo a su estilo de trazo débil y caricaturesco. Aun así, apartado de artificios, con un ilustrador corriente, la historia -un relato de aliento noir sobre identidades desdibujadas y traicionadas en el ocaso de la fantasía- deja un poso de melancólico horror ante el avance de esa nada que parece estar reclamando a nuestros personajes favoritos según los vamos olvidando o sustituyendo por el icono de moda de las multinacionales.

  Edición original: 'In Pictopia' from Anything goes #2 (Fantagraphics, 1986). Guión: Alan Moore. Dibujo: Don Simpson con Mike Kazaleh y Pete Poplaski. Color: Eric Vincent. Formato: revista. Precio: $2.   Circulan rumores de que tras el verano Planeta trae a España, ¡por fin!, The Bojeffries Saga, obra muy desconocida…
Guion - 8
Dibujo - 7
Interés - 9

8

Vosotros puntuáis: 8.56 ( 2 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Lobezno23
Lobezno23
Lector
26 mayo, 2015 15:12

Pues siendo de Alan Moore, habrá que echarle una ojeada sí o sí.