Descubriendo Nunca Jamás

Por
0
179

DESCUBRIENDO NUNCA JAMÁS (FINDING NEVERLAND, UK EEUU, 2004, Drama, 106 Min)
Dirección:
Marc Forster
Guión: David Magee
Reparto: Johnny Depp, Kate Winslet, Radha Mitchell, Julie Christie, Dustin Hoffman.
Música: Jan A.P. Kaczmarek

Valoración: 7/10

Resumen: Peter Pan es una de las obras más conocidas en la actualidad. Pero, ¿cómo surgió el mito?

Crítica: Descubriendo Nunca Jamás no es estrictamente un biopic. Es decir, no relata la vida de un personaje histórico real, sino que se centra en el proceso creativo que James Barrie tuvo que atravesar para crear su obra más conocida: Peter Pan. Todo nos es desentrañado, desde la decepción de su anterior obra, la ilusión de crear la siguiente, la búsqueda de una idea, la inspiración que surge al conocer a una familia de huérfanos, el seguimiento que hace de sus particulares musas, la concreción de la obra, su presentación y finalmente el éxito.

Pero como era de esperar no se iba a quedar ahí la aspiración del filme. El público mayoritario tal vez no sepa apreciar la intensa aventura que supone crear historias, y para ver una buena película sobre procesos literarios y cinematográficos ya está Adaptation. Así que Finding Neverland prefiere apuntalar su consistencia en la relación que el escritor tuvo con su fuente de inspiración: una madre de una antaño familia acomodada, ahora en dificultades tras la muerte del marido, y sus cuatro hijos.

La mayor fuerza positiva de la película es la brutal separación de dos mundos que convergen en uno solo: el descorazonador mundo real de la Inglaterra acomodada de principios del siglo XX, en la que las murmuraciones de alcoba podían traer las mayores desgracias a gente, por otro lado, totalmente inocente; y la fantasiosa irrealidad que vive el creador en su mundo de ideales literarios. En la primera parte brillan a de igual manera una estricta Julie Christie en su papel de intransigente dama de costumbres trasnochadas; y una magnífica Radha Mitchell, que sigue robando miradas con cada una de sus apariciones en pantalla.

Johnny Depp está más comedido que de costumbre, y aunque borda su trabajo, se echa en falta el habitual despliegue gestual del actor. Del mismo modo que Depp, la película no termina de alcanzar su definición de historia utópica, y abandonando la fantasía a la que hace referencia, cae irremediablemente en un melodrama más propio de un telefilme de sobremesa que de una película del peso de Nunca Jamás. El placentero viaje que debería transportar al espectador del mundo real al de los sueños está cargado de bruscas turbulencias, que obliga a imaginar lo que habría sido esta obra en manos de un director más imaginativo como Burton o Luhrmann.

Ese puede ser el único factor negativo de una dirección soberbia en el aspecto narrativo, en una película por momentos interesante, pero cuya conclusión tal vez vaya dirigida a un público de mayor sensibilidad que el habitual.

O.K.: Las interpretaciones.

K.O.: Se echa en falta la auténtica fantasía. Preguntad a Tim Burton.

Déjanos un comentario

Please Login to comment