DAREDEVIL: EL DIABLO EN LA GALERÍA D, de Ed Brubaker y Michael Lark

Por
25
1183
 

Edición original: Daredevil #82-87; Marvel Comics.
Edición España: Daredevil vol. 3, #12-17 (enero / junio); Panini Cómics.
Guión: Ed Brubaker.
Dibujo y entintado: Michael Lark y Stefano Gaudiano.
Color: Frank D’Armata.
Formato: serie mensual de 48 págs.
Precio: 3’25 €.

 

Durante más de sesenta números, Brian Michael Bendis y Alex Maleev regalaron a los habituales de la colección protagonizada por “Hombre sin miedo” una gran historia desgranada de forma mensual que recuperaba a la gran mayoría de los secundarios de lujo de la colección: Foggy Nelson, Ben Urich, Elektra, La Viuda Negra, Kingpin o Bullseye, entre otros. Todos ellos hicieron acto de presencia en una brillante etapa que temáticamente se centró en la búsqueda, reconciliación y exposición de la identidad de un Matt Murdock acorralado y desesperado, que debido a lo extremo de la situación, se vio obligado a tomar decisiones cuyas consecuencias bien podrían alterar de forma radical su vida personal y profesional y el modo en que enfocar su cruzada contra el crimen.

Aunque podría decirse que todo lo buerno llega a su fin, en este caso la frase hecha no se corresponde con la realidad, pues desde el momento en que Bendis y Maleev anunciaron sus intenciones de abandonar Daredevil, comenzaron a sonar con fuerza los nombres de Ed Brubaker y Michael Lark. Finalmente, la que se antojaba como la decisión más lógica y coherente tomó forma, pues Marvel Comics confirmo los rumores contratando a un equipo creativo lo suficientemente convincente y experimentado como para no ceder ante la presión inherente a su cometido. A continuación, comentaremos su primer arco argumental, publicado en España por Panini Cómics bajo el título El Diablo en la Galería D.

Ed Brubaker & Michael Lark: “cómic noir”

La clave de la exitosa y prolífica relación profesional existente entre Brubaker y Lark podría encontrarse en la especial predilección que ambos sienten por el género negro. No es de extrañar encontrar en diferentes entrevistas o cuestionarios que entre sus lecturas preferidas figuran obras de autores como Dashiell Hammet, James Ellroy o Elmore Leonard, representativos de la mejor tradición del género negro literario americano. Ya en La escena de un crimen estos dos monstruos del cómic mainstream dieron una buena muestra de lo que depararían futuras colaboraciones, narrando la opresiva y violenta historia vivida por el enésimo tipo duro que, lejos de limitarse a los estereotipos inherentes a este tipo de personajes, terminaría siendo retratado y caracterizado psicológica, narrativa y gráficamente, con el mismo grado de inspiración y acierto que el resto de “actores” de la misteriosa trama detectivesca.

Apenas cuarto años más tarde, Gotham Central reuniría a ambos autores, quienes con gran acierto se encargarían de dar voz propia a los eternos secundarios de Batman, concretamente a los miembros del Departamento de Policía de Gotham City. Con la ayuda del guionista Greg Rucka, llevaron a cabo una labor excelente, recompensada con elogiosas críticas, numerosos premios, y la indiscutida consideración de “must have”. Una auténtica delicia de serie en la que, al igual que en La escena de un crimen, Brubaker y Lark jugaron con los convencionalismos propios del género negro y policíaco, sazonados con una exhaustiva caracterización de personajes tan interesantes como Renee Montoya, Crispus Allen, o Harvey Bullock.

Ambas son obras en las que Brubaker y Lark campan a sus anchas por terrenos abonados de cierto pesimismo, de una angustia existencial que en muchas ocasiones lleva a sus protagonistas a situaciones claramente autodestructivas; terrenos donde el cinismo, la traición, la corrupción y el egoísmo conviven con un extraño sentido del honor, donde las mentiras y embustes terminan propiciando la comisión de los más atroces crímenes. En definitiva, terrenos donde las apariencias engañan, y la violencia es el mecanismo más recurrente para dar rienda suelta a los más bajos instintos del ser humano.

Daredevil representa el reencuentro de dos viejos conocidos que a buen seguro sabrán explotar el impresionante legado heredado de Bendis y Maleev, pues pocos dudan de que el tono que éstos le imprimieron a la colección se ajusta perfectamente al estilo de quienes, esperemos, se encarguen de firmar una longeva etapa en la vida de Matt Murdock.

El diablo, entre rejas

Daredevil continúa patrullando las calles de Nueva York…¡mientras Matt Murdock habita una celda en la prisión de Rykers! Foggy Nelson y Ben Urich afrontan la situación con una mezcla de desconcierto, perplejidad y preocupación. ¿Quién se oculta tras la máscara del “diablo guardián”? Por su parte, Matt sobrelleva su encierro como buenamente puede, comprobando de primera mano las consecuencias de haber incomodado a las altas esferas del FBI. Desde la agencia federal presionan al alcaide de la prisión para retirarle la custodia protegida, situación que Foggy tratará de evitar por todos los medios, contando con la ayuda de su asistenta legal Becky Blake y la investigadora privada Dakota North. Pero para trazar la estrategia legal, tendrán que organizar una visita a Matt. Una visita que derivará en un trágico suceso que amenaza con cambiar la vida del protector de La Cocina del Infierno.

Apenas sin tiempo para reponerse, Murdock se verá envuelto en una lucha de poder entre las bandas de reclusos, cuyos cabecillas pretenden hacerse con el control de Rykers. Desde Cabeza de Martillo, a La Tarántula Negra, pasando por Morgan, jugarán sus bazas, conscientes de que su frágil supremacía está en juego. Pese a la inquietante presencia de Frank Castle (el Castigador) y de dos de sus más viejos y letales enemigos, el “Hombre sin Miedo” tratará de mantener la calma y hacerse respetar ¿tal vez a la espera de poner en marcha un plan que le permita saciar sus ansias de venganza?

Éste es el atractivo punto de partida de El Diablo en la Galería D, arco argumental que continúa de forma directa la extensa trama narrada durante la etapa capitaneada por Brian Michael Bendis y Alex Maleev. De común acuerdo con su predecesor, Brubaker planeó la posibilidad de comenzar su etapa al frente de la colección con un punto de partida tan arriesgado como atractivo, haciendo que Matt Murdock pague las consecuencias del peligroso juego de equilibrio en que se había convertido su vida. Como consecuencia de las maquinaciones de Kingpin, Daredevil se encuentra entre rejas, en un aparente callejón sin salida al que a buen seguro Brubaker y Lark le sacarán el mayor provecho.

La obra, en palabras de sus autores

Ed Brubaker

Cómo llegó a hacerse cargo de la colección: “Lo que sucedió fue que Brian (Micheal Bendis) me contó que iba a dejar Daredevil, y durante unas semanas, pensé: ¿realmente quiero escribir este libro? ¿Especialmente tras una etapa tan sorprendente? Así que le dí vueltas a unas cuentas ideas, pensando qué podría hacer, cómo continuar, cuál sería el siguiente paso lógico. Y decidí que podría deshacer los problemas con su identidad secreta y revertirlo al viejo status quo, o coger lo que hizo Brian y seguir adelante con ello tanto como pueda, y para mí, eso significa poner a Matt tras los barrotes. Llamé a Bendis y le pregunté qué pensaba, a lo que respondió algo como -He querido terminar mi etapa con él en prisión, pero me imaginé que podría ser demasiado para quien me sucediera, aunque si ahí es a donde lo quieres llevar, entonces, ¿porqué no empezar con él allí?-. Así que lo único que cambió para mí fue cuán rápido llegó a prisión. Inicialmente iba a llegar allí tras mi primer arco argumental, pero esto fue incluso mejor. Tuve que saltar justo dentro del final profundo, y me encantó que de algún modo hubiéramos hecho mano a mano ese final con cliffhanger incluido. Es algo que recientemente nunca se ha hecho en los cómics.”

Su relación con Michael Lark: “Michael y yo somos como hermanos. Nos queremos, pero discutimos todo el tiempo acerca de la historia y el arte. Creo que esa es la razón por la que funciona, quizás porque nos exigimos mucho el uno al otro. En ocasiones, tener a Michael en un cómic es como tener un editor extra, porque él señalará algunos defectos en la historia que yo ni siquiera habría advertido, de modo que tendré que reescribir el final, o algo así. Durante el tiempo que llevo trabajado con él, nunca lo había pensado, es un proceso natural tras casi ocho años.”

Planes de futuro: “Me gustaría permanecer (en la colección) un número más que Brian (Michael Bendis). Ha.”

Sobre la etapa de Bendis y Maleev: “Mi única queja es realmente menor. Creo que en algunos momentos las escenas de lucha de Alex fueron un poco rígidas. Pienso que su arte en general, y el estilo y el tono que estableció para el libro son sorprendentes, y es uno de mis artistas favoritos. Aparte de esto, creo que hicieron un trabajo del infierno. Probablemente la mejor etapa extensa de cualquier personaje en la historia de Marvel. Me gustó que asumieran riesgos: números enteros sin Matt disfrazado, el arco Decálogo,… demonios tío, estos tíos tienen las pelotas del tamaño del Helitransporte de S.H.I.E.L.D. Creo que es por lo buenos que fueron por lo que Michael y yo seguimos intentando dar lo mejor de nosotros durante nuestra etapa.”

Ed BrubakerMichael Lark

Michael Lark

Influencias: “El “estilo noir” de Daredevil establecido por Frank Miller fue una gran influencia para Ed (Brubaker) y para mí. De hecho, cuando nos conocimos, una de las primeras cosas acerca de las que hablamos fue que algún día nos encantaría hacer Daredevil juntos. Esto fue probablemente hace diez años, así que realmente es un trabajo soñado para los dos, y pienso que todo lo que hemos hecho nos ha conducido a esto. Estamos realmente excitados, no podemos esperar para empezar.”

Acerca del estilo que imprimirán a su etapa: “…Serán historias acerca de la gente, incluso si están saltando sobre los tejados y cosas por el estilo, todavía son gente y tienen, especialmente Matt Murdock, más problemas que los comunes en la gente normal. Nos centraremos en esto, como siempre hacemos. Sólo porque haya acción, y tíos en mallas, y supervillanos y esas cosas, no significa que no te puedas centrar en lo que está sucediendo en el interior de la gente, y contar historias que son universales.”

Proceso de trabajo: “La narración es mi parte favorita. Es algo que siempre he hecho. Me gusta dibujar, y me gusta ser un artista, pero contar una historia es lo más importante y he sido lo suficientemente afortunado como para haber trabajado con escritores realmente buenos, especialmente Ed y Greg (Rucka). Y con Bendis, ahora que me he trasladado a Marvel. Estos tíos lo hacen fácil. Hacen personajes que viven y respiran, de modo que todo lo que tengo que hacer es cerrar los ojos y verlos moverse alrededor y coger los planos que voy a tomar de ellos.”

Acerca del hecho de suceder a Brian Michael Bendis y Alex Maleev: “No podría ser más feliz. Es un poco intimidatorio dar este paso y llenar los zapatos de Alex, quien probablemente es mi artista de cómics preferido, y una gran inspiración. Y Brian es un escritor tan grande… así que tenemos las manos llenas, pero sentimos que es así, va a suceder y es hacia donde nos ha conducido nuestro trabajo.”

Valoración personal

Es de justicia reconocerlo: para Ed Brubaker lo más sencillo habría sido partir de cero. Dejar a un lado el trabajo realizado por Brian Michael Bendis, para gozar de la más absoluta de las libertades en el enésimo relanzamiento del superhéroe de turno. Pero la experiencia nos ha demostrado sobradamente que Brubaker no es, ni mucho menos, un guionista al uso.

En connivencia con Bendis, optó por una transición claramente continuista en lo argumental y, parcialmente, en lo estilístico. El aparente callejón sin salida por el que ambos apostaron como conclusión para una de las más memorables etapas de la colección protagonizada por el “Hombre sin miedo” (el protagonista absoluto confinado a las cuatro paredes de una prisión) se ha convertido en el gran atractivo de este arco argumental, pues lejos de ser perjudicial, la limitación espacial juega a favor de la evolución que viene sufriendo Matt Murdock durante los últimos años: el ambiente opresivo y claustrofóbico de Rykers, el acoso al que se ve sometido por parte del FBI, el resto de reclusos, y su más famoso archienemigo, potencia el elemento emocional, ayudando a reflejar a un héroe más humano que nunca, abrumado por los acontecimientos, ansioso por vengarse, furioso por sus reincidentes fracasos en lo que a la protección de sus seres queridos se refiere, odiándose a sí mismo por pensar en traicionar sus ideales… pero también un héroe que no pierde ni un ápice de su sagacidad que, al más puro estilo Prison Break (la comparación es inevitable, aunque en mi opinión la serie televisiva sale mal parada) parece tener todo calculado para salir del atolladero al que ha sido conducido. La primera impresión parece apuntar a que Brubaker retomará muchos de los tópicos de las historias carcelarias. Pero estos tópicos, aunque presentes (revueltas, policías corruptos, líderes de bandas, etc…) no son empleados de forma abusiva, sino sacados a colación de forma inteligente para jugar con el lector, para conducirlo por una historia cuyo desarrollo y resolución resulta menos evidente de lo que inicialmente puede parecer.

El recurso a tramas paralelas resulta decisivo en el avance de la resolución de la intriga, y, sumado a la sorpresiva presencia de numerosos secundarios habituales de la colección, imposibilitan que el lector baje la guardia, al tiempo que demuestra un claro dominio del universo que rodea a Daredevil. Y es que por las páginas de estos seis cómics desfilan, entre otros, Milla Donovan, Ben Urich, Jessica Jones, Power Man, Iron Fist, Rosalind Sharpe, J. Jonah Jameson o Turk, entre otros.

En el apartado artístico, Michael Lark despliega su clase y elegancia innatos para, una vez más, terminar ofreciendo lecciones magistrales de composición de página, narración y creación de ambientes. Un trabajo sublime que lo confirma como uno de los más destacados dibujantes contemporáneos. Con un estilo a medio camino entre Sean Phillips y Alex Maleev, evita el esquematismo del primero, y la estaticidad del segundo, para confirmarse como el dibujante ideal para esta colección.

Comentar que no deja de llamar la atención el hecho de que, muchos de quienes actualmente alaban sin ningún tipo de rubor el trabajo de Brubaker y Lark, criticaron de forma feroz la etapa precedente, cuando a todas luces este primer arco argumental es claramente deudor del estilo establecido por Bendis y Maleev. Bien es cierto que Brubaker mide mejor los tiempos narrativos que su colega, que evita la profusión de parrafadas interminables en los diálogos en beneficio de una economía narrativa realmente agradecida. Y no es menos cierto que Lark domina con mayor destreza la parcela narrativa que a Maleev. Pero el legado de ambos autores en la colección es tan meritorio como imborrable. Durante más de cinco años realizaron una sobresaliente etapa, una única trama desgranada en entregas mensuales que volvió a situar al personaje en un primer plano. Diseccionaron el mundo de la mafia, los bajos fondos neoyorquinos, y se adentraron en las oficinas del F.B.I. Nos sumergieron en una tragedia casi shakesperiana, radiografiando la traición sufrida por el “Reyezuelo” del Crimen, su caída y posterior resurgir, y nos mostraron a un Matt Murdock hastiado, violento, duro, preocupado, abrumado, y decidido a dar un golpe de autoridad en un intento desesperado por recuperar su cordura. En definitiva, una saga imprescindible que, por desgracia, y de forma independiente a que guste más o menos, no siempre ha sido enjuiciada con la equidad y respeto que merece.

Volviendo al arco argumental que hoy nos ocupa, en relación a la edición española cabe comentar que Panini Cómics ha optado por la impopular (y poco acertada) decisión de privar al lector del poder de decisión que por derecho le corresponde. Y es que, una vez más, tras el fiasco editorial de Daredevil: Father, se ve acompañada por una miniserie de complemento. En esta ocasión le ha tocado el turno a Daredevil vs. Punisher: Means & Ends, de David Lapham. Un autor cuyo reconocido prestigio probablemente habría permitido la publicación de esta miniserie de forma independiente a la serie regular.

En definitiva, estamos ante un arco argumental muy prometedor. Una sobresaliente toma de contacto que promete una nueva etapa que, aprovechándose de los interesantes derroteros por los que ha discurrido la colección durante los últimos años, promete una ración mensual de entretenimiento de calidad, y que, de seguir evidenciando un nivel similar al mostrado hasta la fecha, terminará por consolidar a Daredevil como uno de los más destacados títulos publicados en la actualidad.

Enlaces de interés

Entrevista a Ed Brubaker en la web Newsarama.
Entrevista a Ed Brubaker en la web Manwithoutfear.com.
Entrevista a Michael Lark en la web IGN.com.
Entrevista a Michael Lark en Newsarama.
Eisner Awards 2007.
Harvey Awards 2007.
Premios de la Crítica 2007.
Artículo: Ed Brubaker, el Hombre sin miedo, por Carlos Martí.
Reseña: Daredevil, de Brian Michael Bendis y Alex Maleev, por David Fernández.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

25
Déjanos un comentario

Please Login to comment
25 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
14 Comment authors
NachmivagaKikeDuendeGloria Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Zicmu
Lector

Muy de acuerdo en todo, salvo en que la saga de Punisher y Daredevil se podría haber sacado a parte, porque la verdad, me ha parecido mala mala mala, y es que acostumbrados al nivel que lleva el personaje en los últimos años (la etapa Bendis, el Redemption, el Father, y la saga del actual Brubaker), David Lapham no ha dado la talla. Por lo que si Panini lo hubiera editado separado no lo habría comprado ni dios, porque además, el dibujo tampoco es que sea agradable a la vista.

Don Guri
Lector

Es una lastima que lastren la etapa con la miniserie.

brec
Lector
brec

Sin duda una etapa increible, que no tendria que ser acompañada por ningun complemento y menos por uno que se vio que no le llego ni a la altura de los zapatos, como es la miniserie de Lapham

Mistic
Lector
Mistic

Estoy de acuerdo. La miniserie ha sido un estorbo. Tal vez seamos poco justos con ella, pero es que puesta al lado de la serie principal no hay color.

Por lo demás, gran arco de Daredevil. Me encanta lo que hace Brubaker en la serie del barras y estrellas, y si es la mitad de bueno con el cuernecitos estaré satisfecho. Y ojalá hubiera leído más de la etapa Bendis-Maleev.

toni castle
Lector
toni castle

Cuando ya llevaban varios numeros Bendis y Maleev empecé a darme cuenta de que estaba ante una etapa de Daredevil que me iba a releer un monton de veces, junto con lo de Miller (que me sé de memoria literalmente) lo mejor que se ha hecho sin duda alguna. Y ahora llega Brubaker Y Lark y hacen el mejor comic que se publica actualmente.

El critico
Lector
El critico

Una de las mejores series de Marvel hoy día.Espero que la cosa se mantenga.Una lástima que vaya con el complemento infumable ese.Me leí el primer número del complemento y lo deje.Con lo de Bru antes para que me voy a tragar esa basura.

Esfingo
Lector
Esfingo

Además la serie no es tan lenta como cuando escribia Bendis.

Las miniseries en mi opinión ninguna mantiene el nivel de la serie regular

josecles
Lector
josecles

Si es verdad que la serie limitada no esta a la aultura de la serie regular, sin embargo, yo me la leí de un tirón, y me parecio bastante entretenida. Con un dibujo, aunque esteticamente un poco feo, narraba la acción muy eficazmente, en plan storyboard de pelicula. Que es lo que me ha parecido la serie limitada, una muy entretenida pelicula de acción, bien narrada y dirigida, pero con poco fondo.
Sin embargo, palidece en calidad al lado del comic de Brubaker.

Gloria
Lector

Brubaker y Lark son lo mejor que le podría pasar a Daredevil… Espero que sigan en la serie por muchos, muchos números.

Me gusta el partido que Brubaker saca a los secundarios, así como su hábil aprovechamiento de la continuidad. La continuidad bien entendida enriquece una historia (Hubiera sacado Bendis a la Sharpe? Igual ni sabía quien era)

En cuanto a lo de Lapham… bueno, es que yo creo que el enfrentamiento entre DD y Punisher ya lo había planteado Miller bastante mejor años ha y mejor, esta historia n creo que añada nada nuevo a lo que ya sabemos de ambos personajes… Y además, pierde en comparación con la serie regular: sólo hay que ver el jugo que le saca Brubaker

Aviso de Spoiler

a Castle en su breve aparición en “El Diablo en la celda D”

.

Yo hubiera preferido que no se publicara de complemento, tanto esta como “padre”.

Duende
Lector
Duende

¿Qué números (españoles) en concreto ocupa esta saga? Por cuestiones de pasta y espacio no he podico seguirla y me gustaría recuperarla ahora, al igual que la de Bendis y Maalev, que si no me equivoco empieza a salir este mes en BoM de Panini.

Duende
Lector
Duende

Ok, no me había fijado, muchas gracias.

toni castle
Lector
toni castle

la miniserie de Lapham és realmente mala, espero que dejen de meter complementos independientemente de la calidad de estos en cualquier coleccion, yo solo quiero pagar por el comic que me gusta, NO QUIERO que me obliguen a pagar por algo que no me compraria si lo editasen separado, me parece un abuso que tenga que pagar mes tras mes algo que no quiero.

Kike
Lector

Vaya, menudo artículo David, se ve que ha debido llevarte tiempo, muy bueno!.

Como dices, se ve que han hecho un trabajo continuista, así que puede que incluso lo mejor este por venir en el futuro. Como siempre, una de las lecturas imprescindibles del mes 😛

mivaga
Lector
mivaga

La miniserie de Laphan está bastante bien, hobre, no está a la alutra de la colección regular, pero es un buen comic, y me lo hubiera comprado de todos modos, asi que su inclusión me dio igual. Lo que me fastidió fue Father, esa si que era mala con ganas. Y lo malo de que no saliera en tomo es que tenias meses para darte cuenta de lo mala que era y sabias que el mes siguiente tambien la tendrias que aguantar…

Nach
Lector
Nach

Grande la primera saga de Brubaker

Lo que me fastidia es la mania de los complementos,primero el paranoico Father de Quesada y despues la mini de Lapham en la que el cuernecitos y Punisher se hostian en todos los numeros y que por suerte ya se acabo,suerte que en el spot on dijeron que como minimo hasta el 2008 de complementos nada,asi que a nutrirnos doblemente de Bru,lo malo,es que me auguro que en el 2008 meteran de complemento la mino de Jack Batallador Murdock de Wells

mivaga
Lector
mivaga

Creo que con lo de que hasta el 2008 nada de complementos, se refieren a que, hasta el 2008, nada de dobles raciones.

Gloria
Lector

Nach… Muy bueno tu resumen de la mini de Lapham… si, la verdad es que a veces parece reducirse a un combate de lucha libre muy, muy hardcore entre Murdock y Castle… La verdad es que la serie es un pelín reitarativa en ese aspecto, sí.

Respecto a lo de las minis relativas a DD: La mini de Jack Murdock tenía buena pinta en las previews que se han podido ver, y hay gente que le ha gustado bastante (el dibujo se ve francamante bien)… No me disgustaría verla publicada, pero eso sí, por separado de la serie regular.

En cuanto a la “doble ración” de DD, creo que, por prudencia será mejor que no… so pena de quedarse sin margen con la edición USA: En los últimos meses ésta se ha retrasado cada mes una o dos semanas por sistema… y la fecha del siguiente número era subsiguientemente desplazada. Quiero decir con ello que igual DD tiene una cadencia de 8 a 10 números por año en vez de 12, por lo cual sería adecuado no acercarse demasiado a la numeración Americana.

Y Quique, de farragoso, nada. El artículo es muy bueno y completo: Chapeau!

Gloria
Lector

Uy, me he equivocado, no quería poner Quique (que hizo un comentario alabando el artículo) sino David (que lo escribió).

Nach
Lector
Nach

Gloria,el de Jack Murdock,tiene pinta de bueno,lo que pasa es que su guionista,Zeb Wells,es un guionista mas bien humoristico,y cuando intenta hacer cosas dramaticas como su Spiderman/Doctor Octopus:Año Uno,le salen pero fatal,a mi me gustan las minis si son de calidad,un ejemplo es el Daredevl:Redencion de Hyne y Gaydos,en fin,espero que si ponen relleno,que sea con sentido

Gloria
Lector

Nach, has puesto un buen ejemplo: “Redención” era realmente una mini muy interesante de Daredevil… y se publicó en un tomo separado!

Creo que es así como se deberían hacer las cosas respecto a las minis.