Casey Ruggles vol.1: El comienzo

Por
1
901
 
Casey-Ruggles_W-Tufts_Manuel-Caldas_portada

Edición original: Casey Ruggles (United Features Syndicate, 1949-50).
Edición nacional/ España: Casey Ruggles: El comienzo (Manuel Caldas, 2015).
Guión y Dibujo: Warren Tufts.
Color: Warren Tufts.
Formato: tomo rústica (apaisado) 80 págs.
Precio: 18’50€.

 

Entre los aficionados circula la especie de que los mejores tebeos del Oeste se realizan en Europa. Pensemos en Teniente Blueberry, Ken Parker, Tex, Manos Kelly, Comanche, Durango y tantos otros. Abruma la carga de la prueba… solo que me pregunto si parte en verdad del orgullo por la calidad y abundancia de las obras citadas -que nadie cuestiona- o, por el contrario, obedece a la ignorancia sobre la producción de Westerns en otras latitudes, incluido su país de origen. Quizá, y sin que sirva de precedente, le hemos ganado la mano a la tierra de la (auto) promoción y esta vez, al revés de la costumbre, sus esfuerzos están infravalorados, eclipsados por el brillo de otros géneros, de otras sensibilidades. Reflexionaba así mientras leía Casey Ruggles, primera obra relevante del gran Warren Tufts (1925-1982), el creador de Lance. Y nació en mí la duda. Casey Ruggles, un excelente tebeo de género, parece no contar -al menos en España- con una popularidad a la altura de sus méritos. ¿Por qué?

De formación autodidacta, Warren Tufts, oriundo de Fresno (California), creció emulando a sus ídolos de los cómics de prensa: Alex Raymond y Harold Foster. En 1944 se alistó en la marina, donde produjo tiras semanales de aventuras de “supervivencia” en el Centro de Entrenamiento Naval de Farragut. La calidad de su trabajo le abrió las puertas al mercado profesional y fichó por United Features Syndicate para la publicación de Casey Ruggles, que debutó como dominical el 22 de mayo de 1949. Tufts contaba 24 años.

Con un físico heredero del Flash Gordon de Alex Raymond, el sargento Casey Ruggles empieza siendo el aventurero prototípico del Salvaje Oeste que imagina el “buen americano” y, por extensión, el agradecido público mundial: luchador de causas justas, inmune al desaliento y raudo en emplear los puños o el revólver. Le secundan el empresario periodístico Hans Hassenfeffer y su hija adoptiva, Chris, a quienes pronto se unirá Kit Fox, un niño huérfano de raza india al que Casey adopta tras vengar el asesinato a sangre fría de sus padres. Su acérrimo enemigo, un taimado desertor del ejército, responde al nombre de Bolt. Con todo, probablemente Lilli Fontaine, la hija secreta del corsario Jean Lafitte, sea el personaje más atractivo, con su apropiación del tópico de la femme fatale al Western sin devaluarlo en cabaretera o similares. Lilli es una mujer de armas tomar, segura de sí misma, capaz de derrotar a Bolt en combate físico (y no solo en inteligencia y ardides, de los que también va sobrada).

Casey-Ruggles_Tufts_MC_page02

Estamos en 1848, un período singularmente convulso en la historia del país. Desatada la fiebre del oro por el descubrimiento de yacimientos del mineral en California (publicitado convenientemente desde el Gobierno para fomentar la colonización del Far West), los personajes probarán fortuna arrostrando los consabidos peligros (salteadores, indios, enfermedades, climatología, etc.). Tufts no pierde el tiempo: en la primera plancha presenta a Casey y sus amigos, en la siguiente a Bolt y sus secuaces y en la tercera entra en escena Lilli. Kit Fox habrá de aguardar hasta la dominical publicada el 21 de agosto de 1949.

La serie se extenderá hasta el 5 de septiembre de 1954. A partir de septiembre de 1949 Tufts simultaneará las dominicales con las tiras diarias, que se incorporan al desarrollo de la trama principal, al menos durante unos pocos meses (hasta enero de 1950). La lectura cae entonces en las típicas redundancias de esta práctica; también mejora la comprensión de los acontecimientos, más profusamente explicados, si bien comparando el acabado gráfico de la dominical con el de las diarias salta a la vista que Tufts no les dedica el mismo tiempo y empeño que a la plancha a color.

Tufts exhibe de inmediato una envidiable pericia al lápiz, influido notablemente por el maestro Raymond, a quien gusta de homenajear (vaqueros con los rostros de Zarkov, Vultan, etc.). Curiosamente, la fisonomía de Lilli Fontaine recuerda más a las mujeres de Caniff o Eisner, más angulosas que las del autor de Rip Kirby. En cualquier caso, la asombrosa dedicación e implicación de Tufts trufa las viñetas de detalles: para el edificio que abre la dominical de 19 de junio de 1949 parece haber dibujado cada uno de los ladrillos. Remarquemos que Tufts trabajaba en láminas enormes para publicar en el conocido como formato sábana de los periódicos. Las tiras diarias son otro cantar, menos elaboradas y con el concurso de numerosos ayudantes como Al Plastino, habitual de los superhéroes de DC Comics (fue el creador gráfico de Supergirl, por ejemplo), que enmascara el expresivo trazo de Tufts.

Ciertos convencionalismos argumentales (sobre todo en lo que respecta a Chris como interés romántico de Casey y a Bolt, el villano oficial) cohabitan con planteamientos nada maniqueos como el respetuoso tratamiento de las tribus indias o la ambigüedad moral de Lilli. Tufts se esmera en evocar el ambiente y las costumbres de la época. Aunque prima la deriva aventurera, las páginas delatan la pasión del autor por la documentación sobre el período. Por otro lado, Tufts, como hijo de su tiempo, refrenda estereotipos sexistas que hoy juzgaríamos inadmisibles (como la azotaina de Casey a una ladrona que sorprende en una fonda).

Casey-Ruggles_Tufts_MC_page19

Si el western reinó durante años como el género cinematográfico por antonomasia no fue por los duelos con revólver, las disputas por ganado o los ataques de los indios, ni siquiera por la síntesis épica de una ética elemental, sino por la naturaleza, los paisajes, los inmensos espacios abiertos, que lo defendieron también por la estética. Casey Ruggles triunfa ahí gracias a un dibujo espléndido que repasa hasta el último de los ingredientes necesarios, sea un cielo azul impoluto o el inadvertido tocón de un árbol. El mismo escrúpulo de autenticidad que le lleva a reproducir los revólveres de 1848 y su funcionamiento en la plancha de 11 de septiembre de 1949.

Tras resucitar Lance para el público español (y portugués), el editor Manuel Caldas, paladín de clásicos semiolvidados como Los niños Kin-Der o Dot & Dash, se embarca ahora en la restauración de la opera prima de Warren Tufts. El primer volumen, ya en librerías, comprende el material publicado entre el 22 de mayo de 1949 y el 8 de enero de 1950, incluidas dominicales y tiras (algunas inéditas) por estricto orden cronológico.

  Edición original: Casey Ruggles (United Features Syndicate, 1949-50). Edición nacional/ España: Casey Ruggles: El comienzo (Manuel Caldas, 2015). Guión y Dibujo: Warren Tufts. Color: Warren Tufts. Formato: tomo rústica (apaisado) 80 págs. Precio: 18'50€.   Entre los aficionados circula la especie de que los mejores tebeos del Oeste se…
Guion - 7
Dibujo - 8
Interés - 9

8

Vosotros puntuáis: 8.5 ( 2 votos)

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
JC Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
JC
Lector
JC

Nunca podremos agradecer lo suficiente al Sr. Caldas el maravilloso trabajo que está haciendo de restauración y recuperación de clásicos tan olvidados. Échenle un vistazo a este Casey Ruggles que no se arrepentirán. O, si no, al que lo comenzó todo: su maravilla de Principe Valiente.