Reseñas Dc You: Doctor Fate #1 y Black Canary #1

Por y
4
915

Black Canary #1, por Jordi Molinari

 
DC You: Black Canary

Edición original: DC Comics.
Guión: Brenden Fletcher
Dibujo: Annie Wu
Entintado: Annie Wu
Color: Lee Loughridge
Formato: Grapa, 32 páginas.
Precio: 2.99$.

 

Cuando algo funciona, suelen salir productos derivados en la medida de lo posible. Se intenta repetir el éxito, modificando lo suficiente la fórmula para justificar su existencia, pero sin cambiarla por completo para que no parezca algo irreconocible, y perder toda la fuerza heredada del producto principal. Y el éxito de las nuevas series surgidas bajo la batuta editorial de Mark Doyle, ha dado que hayan salido nuevos productos para DC You. Ya reseñamos a Midnighter, un producto mucho más cercano a sus orígenes Wildstorm, surgido por el éxito de Grayson. Y ahora toca el turno de Black Canary, salvada de la indefinición por Cameron Stewart y Brenden Fletcher en Batgirl. Este último es el encargado de guionizar la nueva serie, siendo la primera serie que escribirá en solitario, y la tercera en DC You, junto a Becky Cloonan en Gotham Academy. ¿Pero porque Black Canary? Porque era uno de los personajes que más necesitaban encontrar su propio espacio, después de todos los cambios que había sufrido con la llegada de los Nuevos 52.

No es que la vida de Dinah empezara mal, todo lo contrario. Ya no compartía ningún vínculo con Green Arrow, pero seguía liderando a las Birds of Prey, su amistad con Barbara Gordon – ahora sólo como Batgirl – persistía, y había ganado una gran compañera en Starling. Los guiones de Duane Swierczynski iban bien, y los lápices de Jesús Saiz eran una delicia. Los cambios en los dibujos no tardaron en llegar, y las presiones desde altas esferas de la editorial. Si le habían “recompensado” con la inclusión de Batgirl sin avisar a Gail Simone, que Katana fuera reclamada por Geoff Johns para su Justice League of America, hacía que tuviera que abandonar el grupo. Y poco después, era el guionista quien lo hacía… y empezaba el tormento para la serie. No es que Christy Marx hiciera un mal trabajo, pero claramente escribía la serie que los editores querían escribir, no la reputada guionista. Y si perder a Starling no fue suficiente castigo, tener que tragar con la insufrible trama de Regulus y su Basilisk fue el último clavo para un más que previsible ataúd. Quizás las cosas podrían haber ido en un mejor cauce, si nuevamente los editores no hubieran estropeado el trabajo de Justin Jordan en Team 7, condenando la serie a una breve cancelación, acabando así con las posibilidades de seguir explorando el pasado del nUDC, y con ello desarrollar entre otros personajes, a Dinah Lance.

Por suerte para Dinah, llegó el cambio en la serie de Batgirl, y allí pudo desahogarse de tanta mala gestión editorial. Con una actitud más propia de Emma Frost o Cersei Lannister, Bitchy Canary se recreaba con los problemas de su amiga Babs, después de ser la responsable de que terminara de tocar fondo. Pero la amistad acabó prevaleciendo, y tras superar las fases negativas, salió la Black Canary que nunca se rinde, y decidió volver a empezar y recuperar su vida. ¿Cómo? Pues haciéndose cantante. Ahora Dinah, o mejor dicho D.D. – las iniciales de su nombre de soltera, Dinah Drake -, es la nueva cantante de Ashes of Sunday. Bueno, este era el nombre original, ahora el grupo se ha rebautizado como… Black Canary. Aunque tiene cierto sentido, especialmente al ser una serie regular, vamos a sentir nostalgia del nombre de Ashes of Sunday, pues había servido como guiño entre las series co-guionizadas por Brenden Fletcher. Y seguramente muchos aficionados preferirían el antiguo nombre… por las constantes broncas que hay en los conciertos de Black Canary. Cuando la cantante le pone más pasión a patear traseros de malhechores, que a cantar sobre el escenario – y no es por falta de talento -, ocurre lo que ocurre. Pero para sorpresa de muchos, el origen de los problemas de este primer arco, no es la que fue miembro de la Liga de la Justicia durante el arco Trono de Atlantis. No, es la joven guitarrista superdotada, de la cual se deberían dar más explicaciones de cómo vive esta vida en la carretera, más que Heathcliff, quien ya lo habíamos visto en Gotham Academy.

black-canary-interior

Cameron Stewart y Brenden Fletcher, Brenden Fletcher y Becky Cloonan, Tim Seeley y Tom King. Todos hacen un gran trabajo en los guiones, pero para que una serie lo rompa, el nivel en el apartado gráfico ha de ser igualmente demoledor. Babs Tarr y Maris Wicks, Karl Kerschl o Mingjue Helen Chen, Mikel Janín y Jeromy Cox. Y en Black Canary, al ser derivada de Batgirl, aplican una fórmula similar. Y por ello aquí contamos con Annie Wu, quien ya había trabajado en la galardonada Hawkeye de Matt Fraction. Si algunos criticaban los dibujos de Babs Tarr, por mostrar una Barbara Gordon más joven de lo que debería – cuestión de percepciones erróneas -, aquí nadie podrá decir nada sobre la madurez de Dinah, rondando la treintena, a falta de concretar cuan joven se unió al Team 7. D.D. pateando traseros, arrasando en el escenario, con sus compañeros de banda. No importa la situación, la dibujante sabrá regalarnos grandes viñetas a cada página. Pero otro éxito de esta serie es Lee Loughridge, pues sus colores le dan nuevas capas de profundidad a la serie. Aunque echaremos de menos a la Bitchy Canary, Brenden Fletcher demuestra un gran nivel en su primera serie en solitario, y junto a Annie Wu y Lee Loughridge, tenemos una de las series más indys en las 2 grandes en la actualidad, en el mejor de los sentidos. Si te encantaba Batgirl, disfrutarás muchísimo con Black Canary. Sino, también. Realmente, cuesta encontrar motivos para no recomendar encarecidamente esta nueva serie, y desearle la mayor de las carreras artísticas a D.D., la nueva diva en nuestros corazones.

Valoración:

Doctor Fate #1, por Tomás Martínez

 
DC You: Doctor Fate

Edición original: DC Comics.
Guión: Paul Levitz
Dibujo: Sonny Liew
Entintado: Sonny Liew
Color: Lee Loughridge
Formato: Grapa, 32 páginas.
Precio: 2.99$.

 

Creado en el inicio de la edad de oro de los cómics, concretamente en 1940 a manos de Gardner Fox, el Doctor Fate es un personaje difícil de digerir. Básicamente porque bajo el casco dorado que lo caracteriza se han encontrado a lo largo de su historia múltiples personajes diferentes que, a manos de numerosos guionistas han seguido distintas etapas y estelas, llegando en varias ocasiones a tener serie propia pero condenado en general a ser un personaje secundario a usar en caso de emergencia. Siempre a la sombra del Doctor Extraño de la competencia, cuyos cómics y apariciones siempre han sido mejor llevadas, el Doctor Fate ha tenido que soportar sobre sus hombros el terreno mágico de DC Comics, algo que quizás siempre le haya quedado grande.

Sin embargo, algunas veces el personaje ha emergido más que en otras y lo que es cierto es que con algunos guionistas el personaje ha brillado lo suficiente como para haberse hecho un hueco entre el lector veterano. De entre todos los Doctor Fate que han existido la figura de Kent Nelson, el primero de todos, destaca muy por encima. Tras él, Hector Hall es el que los lectores más recientes encontrarán más ligado al casco dorado pues el hijo de Hawkman y Hawkgirl fue el elegido para protagonizar la reciente serie de la JSA. Tras el reinicio editorial la decisión fue llevarlo un poco más hacia sus orígenes y el personaje quedó relegado a la serie Tierra 2, siendo en esta ocasión un personaje árabe, Khalid, quien se encontraba bajo el manto.

Ha llegado el momento ahora de ver un nuevo Doctor Fate, esta vez en la tierra principal del Universo DC. También se llama Khalid, aunque se apellido, Nassour, es diferente, lo que nos indica que el personaje es uno diferente. También su origen, pues si aquel de Tierra 2 tenía un origen muy místico en unas tierras lejanas, el actual tiene un origen más urbano, recibiendo el casco en el único sitio donde alguien podría recibir el casco dorado en la gran ciudad: un museo. Así, Paul Levitz vuelve a narrarnos el origen de este personaje después de hacerlo tras las Crisis en Tierras Infinitas en 1985 y lo hace al estilo más clásico: narrando el origen.

dr-fate-interior

Este primer número es de origen puro y duro, presentándonos al personaje, su destino, ligeramente una amenaza, algún que otro personaje secundario y una última viñeta dura y cruel que da un vuelco completo a un cómic que venía siendo ligero hasta entonces. El cómic, dibujado por Sonny Liew, bebe más del cómic independiente que de otra cosa y poco o nada tiene que ver con el entorno mainstream donde el personaje se había criado hasta ahora. El dibujo maravilloso del malasio podría ir en el interior de un cómic Image cualquiera de los últimos años (no por nada su carrera ha estado ligada al terreno independiente hasta ahora) y la narrativa del veterano Levitz es clara y ligera y muy divertida, mostrando un personaje común al que le espera un destino brillante a la par que oscuro al ser elegido como Doctor Fate.

No veremos aquí por lo tanto a ninguno de los Doctor Fate anteriores. Ni siquiera al Khalid de Tierra 2, que bebía mucho más de sus antecesores que este. Tampoco es el Fate que en los años 80 salió para dar una estocada al legado del casco dorado. Este es ligero, sí, pero a su vez diferente y ameno, mucho más cercano al terreno independiente de Image que a ningún otro. Da la impresión de que DC Comics ha aprendido mucho del relanzamiento de 2011 y si bien una serie como ésta no tenía cabida alguna por aquel entonces, ahora encaja como una pieza más en el puzzle resultante de aquel pequeño fracaso. Que Paul Levitz complique un poquito la historia hará que el personaje brille tanto o más que su historia. Lo que es la introducción está más que aprobada.

Valoración:

4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Igverni
Lector
23 junio, 2015 12:25

Gracias por vuestras reseñas, chicos!! 🙂
Por lo leído estas ultimas semanas, DC ha renovado con exito muchas de sus series y por primera vez desde hace meses (años?), la cosa tiene muy buena pinta.

Lástima que la mayoría NO me encajen a mi…

TigreHobbes
TigreHobbes
Lector
23 junio, 2015 17:33

Flipando con las reseñas de números 1, la mayoría me llaman la atención y aunque no parece que esto del DC You vaya a derivar en series longevas creo que si va a dejar un puñado de buenos tebeos. Leéremos!

billyboy
billyboy
Lector
23 junio, 2015 20:43

lo de black canary no se no se,si ya es dificil en las series meter la vida personal por medio aparte de la superheroica aqui ya ver como tiene vida personal,su trabajo en el grupo de rock y ademas pegarse de hostias con alguien cada…no se ¿2 numeros? puede ser una ensalada dificil de llevar si no se gestiona bien.

A ver el aspecto del nuevo doctor fate,a mi me gustaba el de tierra 2.

flashpoint
flashpoint
Lector
24 junio, 2015 1:51

OK… Estoy descargando muchos números de DC You, y puedo decir que este giro de la editorial es similar al que hizo Wildstorm en 1999 cuando relanzó todas sus series con la aparición de The Authority y Planetary.
Vamos que este toque independiente que se está imprimiendo a las colecciones está por sobre las expectativas. Tal vez buscan emular lo que Waid hizo en Daredevil o Fraction en Ojo de Halcón; pero para mi DC siempre lo tuvo en su adn, es cosa de recordar el Catwoman de Brubaker o el Starman de Robinson o para ir más lejos el The Question de Oneil.
También concuerdo que esto no va a durar más de un año o 2 como mucho, pero al menos habremos leído cómics que muchos pedíamos a gritos, y que a diferencia de otra editorial pensó primero en los fans y luego en los números de ventas.