Batería de Reseñas #16

Por
16
87

Buenos días y bienvenidos a la Batería de Reseñas; espero que hayáis pasado unas felices fiestas y una muy buena entrada de año. Esta semana toca reseñar los comics en grapa de Panini, incluyendo la llegada de Invasión Secreta a nuestro país… ¿está el inicio de esta saga a la altura de las expectativas? El resto, como en todas las semanas: cosas buenas gracias a historias divertidas o buena caracterización, cosas regulares debido a buenas ideas de forma y errores de bulto de fondo, y cosas malas por culpa de repetirse y no aportar nada sustancioso en absoluto. Solo tenéis que seguir leyendo para saber cual es cual…

Cuatro Fantásticos #13
Edición original: Fantastic Four #556
Guión: Mark Millar
Dibujo: Brian Hitch

CUATRO FANTÁSTICOS #13

¡Los Cuatro Fantásticos se enfrentan a un robot gigante e imparable! ¿Novedoso? No. ¿Divertido? Tampoco. El prometedor inicio de la etapa de Millar y Hitch sufre un severo traspiés al cabo de solo dos números. ¿Recordáis el sistema diseñado por la gente más inteligente del planeta para disponer del crimen en su mundo ideal? ¿Ese que al final, como mandan las leyes de la mala suerte, acabó liberándose y provocando el caos en el mundo? Pues sigue suelto, y es tarea de los héroes Marvel pararle los pies. No voy a dedicar más espacio a comentar lo idiota que resulta que la gente más inteligente se juegue a una sola carta la seguridad de toda la población, porque aquí se ven claras las consecuencias. En cualquier caso, la cosa no termina aquí.
Varias páginas se dedican a mostrar cuán poderoso es el bicho, y se nota que se ha puesto poca imaginación en él: en vez de hacer gala de poderes sorprendentes o imaginativos, es un goliath de metal que lanza puñetazos y rayos. Algo que llevamos años viendo. Con Reed fuera, la tarea de pararlo recae en Ben y Johny, así que toda solución creativa queda descartada. ¿Toda? ¡No! El personaje conveniente de Millar se saca una solución conveniente de su bolsa mágica para solucionar el problema, poniendo de manifiesto que los genios que lo desarrollaron son tontos de remate por partida doble: la defensa mundial depende de una máquina, y su bloqueo depende de una persona. En cuanto al sub-argumento de Johny y la villana, es divertido, con una actitud creíble por parte de Johny y una personalidad pícara por parte de su chica.

Puede parecer fijarse demasiado en detalles, pero ponen de manifiesto el extraordinario contraste entre el esfuerzo que destina Millar a la forma y al fondo. Mientras la forma es adecuadamente colosal e impresionante, como debe ser, el fondo tiene unas lagunas en las que se puede hundir un barco. Millar lanza conceptos con potencial, pero falla estrepitosamente a la hora de desarrollaros de forma coherente o interesante. Si haces una sociedad de genios, haz que actúen como genios. Si haces una máquina impresionante, que resulte impresionante, y no un refrito de cualquier estereotipo de máquina gigante que se ha hecho en los últimos 40 años. Si haces un combate entre los héroes y la máquina, que sea algo más que un intercambio de puñetazos. Etcétera. Las ideas iniciales están bien, pero no llegan a buen puerto y se quedan como tramas aburridas e inanes.

El dibujo de Hitch, eso sí, es muy bonito. La Cosa, personaje feo en números anteriores, está más conseguida, con una imagen más armónica y a la vez más agradable a la vista (salvo la de la portada, es horrible). Las expresiones faciales están más comedidas, la narración es adecuada y las escenas de acción son espectaculares: totalmente asombrosas e impactantes, son lo mejor del número con diferencia. Está claro que Millar ha querido crear toda esta trama pensando en los puntos fuertes de Hitch (eso es bueno), pero promete demasiado para lo poco que acaba ofreciendo, y tratar de orientar la historia hacia las fortalezas del dibujante no justifican los agujeros argumentales.

Hulk #04
Edición original: King Size Hulk #01
Guión: Jeph Loeb
Dibujo: Varios

HULK #04

Hasta ahora, la serie ha tratado sobre el Hulk rojo siendo más chulo que nadie y cargándose a sus oponentes sin oposición. ¿Y de que trata este especial? Del Hulk rojo siendo más chulo que nadie y cargándose a sus oponentes sin oposición. No molesta tanto el hecho de que sea una premisa simple como el hecho de que Loeb lleva cuatro números – incluyendo éste – contando exactamente lo mismo. Hasta el lector más aficionado a los comics de entretenimiento gratuito y simple – que ya debería haber descubierto que hay entretenimientos gratuitos y simples más baratos – acabaría cansado de leer exactamente lo mismo, una y otra vez. En esta ocasión el narrador es Bruce Banner y eso aporta más texto. Más contenido no, más texto.

En cualquier caso, son tres historias cortas: las dos primeras tratan sobre el Hulk rojo siendo más chulo y más bestia que nadie, intercambiando golpes con el Wendigo y con Hulka y demostrando lo plano que es como personaje y lo aburrido que es como villano: sin motivaciones, sin apenas personalidad, sin conexiones… un eufemismo muy bonito para estos casos es “fuerza de la naturaleza”, que es un término que suele usarse para justificar que una amenaza colosal sea un bicho plano y vacío cuya única función es ser imparable. Ambas historias son tan aburridas y simples como cabe esperar, y no merecen más análisis. La tercera trata sobre la Abominación, y la verdad es que es un poco hipócrita por parte de Loeb cargarse a un personaje veterano de forma tan gratuita, absurda y fuera de pantalla para luego hacer un especial póstumo. Es el clásico número de retrospectiva sin demasiado que contar, con muchas referencias y rascando un poco la relación entre Hulk y Blonsky.

El dibujo corre a cargo de Arthur Adams, Frank Cho y Herb Trimpe. Al principio me preguntaba qué demonios hacía Adams en esto habiendo proyectos mucho más interesantes en los que su talento se apreciaría más… pero claro, son unas ocho páginas, así que puede entregarlas a tiempo y dando el 100%. Mejor verle poco que no verle, y es que su dibujo es una maravilla en cuanto a detalle y calidad técnica. Una gozada. Cho, como siempre, dibuja a unas chicas muy bonitas y hace bien la acción, que es todo cuando tiene que contar en su parte. Pasar a la historia de Trimpe es todo un bajón teniendo en cuenta quienes le preceden, su dibujo es sucio y tosco, y Hulk dispara la pistola es una postura que parece que está bailando. Muy flojito.

Invasión Secreta #01
Edición original: Secret Invasion #01 y Skrulls!
Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Leinil Yu

INVASIÓN SECRETA #01

La Invasión Secreta llega al Universo Marvel: para los que quieran informarse aún más de los números que la componen o quieran leer otro punto de vista en cuanto a reseñas/valoración cualitativa del producto, les recomiendo echar un vistazo a la extensísima cobertura del evento por parte de Alberto Benavente. Dicho esto, vamos a poner en situación… Invasión Secreta es el último gran acontecimiento Marvel, y parte de una premisa muy sencilla: Los Skrulls, después de años de ser el chiste cósmico de Marvel, han decidido ejecutar un plan que llevan maquinando durante siglos y que consiste en suplantar a personas clave de la Tierra para conquistar nuestro planeta de forma definitiva. Esto sumirá a la comunidad superheroica en un permanente estado de paranoia y duda, como si la desconfianza que creó la Guerra Civil y la posterior Iniciativa no fuese suficiente.

Así que la premisa es buena. Muy buena. Dignificar personajes, ya sean de los buenos o de los malos, siempre me ha parecido un propósito loable, no sólo porque implica tomar una dirección valiente y arriesgada – en vez de dejar que el estatus quo lleve por sí mismo tus historias – sino porque ese personaje que el guionista se ha tomado la molestia es rescatar puede ser usado en posteriores historias. Ganan los aficionados, ganan futuros guionistas, gana la editorial. Y de eso va, en gran parte, este primer número: de presentar a los Skrulls como una amenaza acojonante. Presentar tal situación de caos, un desmoronamiento tan rápido e implacable de todo el planeta, que el lector se pregunte sinceramente cómo demonios van a conseguir los héroes darle la vuelta a la situación.

Y lo cierto es que lo hace bastante bien: Bendis, poco dado a incorporar más de dos elementos en cada uno de sus comics, se pone las pilas y muestra todos los ataques de los Skrulls. Coordinados, peligrosos y acertados, como corresponde a una invasión que antes de lanzar el ataque se asegura de que el enemigo está tan mermado que apenas puede reaccionar: proyecta una imagen de los Skrulls como ejército calculador y preparado, y sus ataques son tan inesperados y visualmente chulos que crean una auténtica sensación de peligro y confusión. Impresionan bastante, y el hecho de que el plan principal apenas sea visible proporciona unas gotas de misterio y duda. Por otra parte, el nexo entre Guerra Civil e Invasión Secreta está muy bien llevado a cabo en sus dos vertientes: una, hacer ver que el orden impuesto por los Pro-registro (que viejo suena el término a estas alturas, ¿verdad?) puede venirse abajo en segundos con unos ataques bien calculados; y que un imperio de la ley del más fuerte funciona hasta que llega alguien más fuerte y con más mala leche. Y dos, reflejar que para que la posibilidad de que la Tierra presenta una defensa unida es quimérica, dado que los dos bandos del conflicto civil todavía están a cara de perro.

Cada uno de los ataques Skrull tienen mucho potencial, con un carácter y elementos propios que hacen que cada uno sea interesante a su manera. Además cada uno dará lugar a una sub-trama completa, lo que asegura que tendrán una duración aceptable y repercusiones, con un montón de personajes implicados y perspectiva. Entre todos, como ya he comentado antes, cubren un espectro amplísimo que prepara bien el terreno de la invasión propiamente dicha. En suma, Invasión Secreta cumple sobradamente su propósito: sorprender, impresionar, ofrecer una nueva imagen de los Skrulls y hacer que resulten peligrosos, presentar adecuadamente todas las tramas y los personajes implicados, enlazar bien lo presentado con acontecimientos pasados y poner al lector en situación.

El dibujo de Yu es bueno en general. No sobresaliente, pero bueno tirando a notable. Las escenas de desastres le salen bastante bien, con efectos chulos y perspectivas adecuadas, y teniendo en cuenta que ése es uno de los pilares del número, es de reconocer que se haya puesto las pilas a la hora de darles la importancia que merecen. No puede decirse lo mismo del grado de detalle en escenas más tranquilas, que baja considerablemente en algunas viñetas.

Poderosos Vengadores #12
Edición original: Mighty Avengers #12
Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Alex Maleev

PODEROSOS VENGADORES #12

Con Invasión Secreta la serie de los Poderosos Vengadores dejará de ir de los Poderosos Vengadores. Qué cosas, ¿verdad? Bendis ha decidido que no tiene espacio suficiente para contar todo lo que quiere en la serie principal, y como hacer nuevas miniseries sería saturar el panorama, pues extiende sus tentáculos a Poderosos Vengadores y Nuevos Vengadores, que durante los próximos meses se ocuparán de mostrarnos diferentes aspectos y personajes del Universo Marvel antes y durante la invasión Skrull.

En el caso de Poderosos Vengadores, tenemos una historia sobre Nick Furia (ya sabéis, el que sale en la portada… en fin) y un vistazo temprano a qué papel jugará en la invasión. Hace medianamente interesante a Furia y construye en torno a él un número aceptable sobre espionaje y astucia, con algunos aspectos de las historias clásicas de espías pero incorporando los aspectos que ofrece Invasión Secreta: más paranoia, duda, incapacidad de reaccionar ante lo desconocido, etc. Todo ello con la tónica habitual de Bendis: diálogos largos pero vacíos, desarrollo lento que no queda tan mal como en otras series, caracterización bajo mínimos y demasiada ambientación para tan poco contenido.

El dibujo encaja con la tónica del número, ofreciendo un ambiente oscuro y opresivo rico en sombras, negros y todos esos tonos que tanto le gustan al guionista, pero que en esta ocasión encaja muy bien con la tensión de la historia y la ambientación. Por lo menos es adecuada, aunque se agradecería un mayor grado de detalle. Los personajes femeninos son bastante mejorables, pero hay algunos diseños en particular que están francamente bien, a destacar el Skrull y algunos planos interesantes. En suma, es una presentación un poco floja en cuanto a contenido pero que muestra adecuadamente cual será la situación del personaje. No hacía falta tanto espacio para tan poco.

Thor #10
Edición original: Thor: Reign of blood
Guión: Matt Fraction
Dibujo: Patrick Zircher

THOR #10

Hay un aspecto inherentemente bueno de tomar las historias de la mitología nórdica: son una auténtica macarrada. Pese a la simpleza de sus argumentos y lo básico de sus personajes, cada página tiene una idea más bestia que la anterior, un momento más impactante: sus relatos, convenientemente empapados de testosterona, tienen una brutalidad mucho más sincera y natural que la de cualquier panoli intentando ser provocador. Es gracioso comparar dichas historias con cosas de Ellis o Millar y ver como estos son superados ampliamente en cuanto a mezclar conceptos imaginativos con violencia desmedida y situaciones adultas. ¿Hechiceras prostituyéndose con enanos metalurgos? Hecho. ¿Dioses del trueno cargando en un carro contra filas de muertos vivientes (en aquella época era mucho más original que ahora)? Hecho. ¿Dioses justos y sabios traicionando vilmente a la otra parte de un trato? Hecho. Fraction ha hecho un muy buen trabajo de traducir la grandiosidad, épica y a la vez profunda y visceral humanidad de aquellas historias en un comic sumamente satisfactorio. ¿Entretenimiento puro y duro? Tener a Thor sumergiéndose en un charco de sangre para controlar un titán de hueso, eso es entretenimiento del bueno. Del que asombra, del que disfrutas cada página y además tiene el detalle de meter elementos interesantes cada poco (un giro inesperado, una interacción chula, una situación inesperada).

Los personajes juegan unos papeles perfectos: pese a su ya mencionada simpleza, son tan humanos como cualquiera de nosotros, y pese a su brutalidad y tosquedad sientes cierta empatía hacia ellos. Como a Robert de Niro en Toro Salvaje, no puedes evitar sentirles cierto cariño pese a sus modales rudos, sus arrebatos, su orgullo, su actitud. Demostrando que se puede ser un tipo peligroso y amenazador diciendo palabras de más de tres sílabas. Loki quizá sea el eslabón débil de los protagonistas, y es que resulta demasiado tiñalpas en esta piscina de rampante mala leche. En ocasiones parece más bien el saco de las tortas o un recurso cómico que el dios ladino, cruel y descarado de los relatos originales, y es resta bastantes puntos al conjunto si tenemos en cuenta que su papel no es precisamente pequeño. Las historias también son bastante básicas, ofreciendo una estructura estándar de presentación, desarrollo y final trufada de buenos detalles y de los que siempre se puede sacar alguna moraleja.

El dibujo es muy apropiado, extremadamente eficaz cuando se trata de reflejar en cada página toda la intensidad y poder que quiere transmitir el guión. Más que en un grado alto de detalle, el dibujo se basa en composiciones para hacer que los momentos más duros tengan un espacio destacado, las presentaciones un plano claro y visualmente bonito, y las escenas de batalla una deliciosa sensación de caos y masacre. Los personajes pueden pecar de inexpresivos, aunque debido al permanente ceño fruncido de la mayoría de protagonistas tampoco puede prodigarse demasiado en este aspecto. El hecho de que el cómic esté compuesto por páginas dobles, páginas enteras o apaisados encaja perfectamente con el tono de las historias, y hace que muchos dibujos sean apropiadamente grandes e impresionantes. El color también juega un papel destacado a la hora de crear y reforzar ambientes, llenando de bonitos azules y blancos las escenas gélidas y de espesos rojos para los momentos más intensos en el campo de batalla. No es excepcional, pero refuerza adecuadamente al dibujo.

Thunderbolts #12
Edición original: Thunderbolts: International incident
Guión: Christos N. Gage
Dibujo: Ben Oliver

THUNDERBOLTS #12

Thunderbolts “Incidente Internacional” tiene dos partes diferenciadas, y cada una es francamente buena. La primera está pensada como un punto intermedio entre presentación de la premisa y caracterización de los personajes: este doble objetivo le sale muy bien a Gage, y a la vez que narra una historia sencilla e interesante que mezcla conceptos superheroicos con política, define estupendamente a los personajes. Gage deja bien claro en este número que puede ir mucho más allá de las burradas de Ellis, y que es capaz de hacer de los Thunderbolts unos personajes poco recomendables pero a la vez complejos y hasta divertidos, definiéndolos y mostrándonos su personalidad mientras transcurre la historia, como una parte orgánica de la serie. Chen recibe por fin algo de caracterización más allá de ser el hombre serio del grupo, aunque ésta gira demasiado en torno a su nacionalidad y su papel dentro de EEUU.

La segunda parte es la misión propiamente dicha, y es una aventura al uso pero intensa y bien contada dado el espacio con el que cuenta: generosas dosis de acción, buena interacción con el villano por parte de los personajes principales, y una resolución inesperada pero adecuada a la vez. Todo ello con un conseguido tono entre serio y salvaje que le pega muy bien a la colección. En definitiva, es una buena historia de los Thuderbolts y sobre los Thunderbolts, aprovechando bien los elementos que proporcionan sus personajes, cuidando muy bien la presentación, caracterizando adecuadamente a los personajes y creando una aventura de temática y desarrollo notables. Un trabajo muy bien hecho al que merece la pena echar un vistazo.

El dibujo de Oliver es aceptable desde el punto de vista técnico pero muy, muy aburrido. Domina muy bien todos los planos y las escenas, manejando con mucho talento la narrativa de las conversaciones y cuidando mucho la composición de las escenas de pelea. Todo muy correcto. Sin embargo, sus personajes pueden resultar poco expresivos o parcos en detalle, y el comic en general tiene un aspecto austero que no termina de encajar con la intensidad de la mayoría de escenas (tanto de diálogo como del resto).

Y aquí acaba la cosa por esta semana. La que viene, grapas de Planeta y la siguiente tomos de Panini… puede que con alguna que otra grapa, que me he quedado con ganas de reseñar algunas cositas sueltas. Nos vemos dentro de siete días, sed muy felices y hasta entonces.

16 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
rorschach
rorschach
6 enero, 2009 11:07

Bastante de acuerdo en todo.
Hay algo que no funciona en los 4F de Millar y Hitch. Al menos para mí. No es un mal tebeo, pero creo que la aproximación ultimate no les sienta nada bien. No digo que tengan que ser una foto fija, pero si hay un tebeo que agradezca una cierta elaboración y ligeras pinceladas de corte clásico es éste.
Una lástima, después de ver la maravillosa versión que dió de ellos en Lobezno.

Stark
Stark
6 enero, 2009 11:23

En mi opinión Millar en los siguientes números de 4 F va mejorando, Hitch sigue igual de bien desde luego, pero se nota que el guionista les coge un poco más la medida a los personajes y a la historia que quiere contar…no es como Ultimates u otras series que ha hecho, pero va a mejor.

Tolo
Tolo
6 enero, 2009 11:48

Hombre, el final de Ultimates 2 ya era bastante cutre, con el transformer aquel enorme y el cutrecopy de Darth Maul. Diga lo que diga Vigalondo.

John Space
John Space
6 enero, 2009 12:45

“Thunderbolts: International incident”, si lo lees al tiempo que la etapa de Ellis, no vale nada. En mi opinión, al menos.

Juan Peña
Juan Peña
6 enero, 2009 19:04

Cierto, Space. Después de leer lo que hizo Ellis -magistral su Duende Verde, con algunas escenas tremendas, como la que tiene en el baño con la máscara- los siguientes números de Thunderbolts me están sabiendo a sucedáneo. Los tie-ins de Secret Invasion en la colección son bastante malos, particularmente. Bastante.

La nueva etapa… buff, no me acaba de convencer, esperaré al crossover con Masacre a ver.

q-cho
q-cho
6 enero, 2009 21:59

interesante rezeña , se nota que eres un marvelzombi a todo dar ……

The Comedian
Lector
7 enero, 2009 1:03

soy del nuevo mundo, aca de las americas, soy de mexico y ya me chuté la secret invasion completa (no pq la hayan publicado aca en español), y pues la verdad sea dicha, compre la serie principal, mighty y new avengers y uno q otro tie-in de diferentes titulos. Me gustó (si no para que la compro completa, no? ), la verdad, es entretenida, no le dan buen final, pero por lo demás es buena. Es como una mini saga para una saga mas grande, asi la senti, y el status de los participantes cambia bastante. Me gustó!

DEMO y SATÁN
DEMO y SATÁN
7 enero, 2009 2:03

hola!soy de las castillas jodidas y profundas.De la vieja, la sal de la jodida tierra, en una palabra. Mi nota pa la invasior es =una-p***- mierda. Salva el primer númerillo y gracias, el resto es un crescendo de aburridos anticlimaxes y oportunidades perdidas. hala, que os mole! XD

Christianspi
Christianspi
Lector
7 enero, 2009 3:02

>>Es como una mini saga para una saga mas grande, asi la senti, y el status de los participantes cambia bastante

Jo, mira que Bendis me gusta, pero siempre está igual.

Enrique
7 enero, 2009 10:44

Yo no puedo juzgar Invasión Secreta como un todo. Principalmente, porque al tercer mes me estaba aburriendo como una ostra y dejé de leerla. Para enterarme de qué estaba pasando empecé a leerme los resúmenes que se hacían por aquí… y ni por esas me interesaba. Así que me he leído 3 números, los resúmenes de un par de ellos, un hueco y el resumen del final. Y mi sensación es la misma que con todo macroevento de la Marvel de Quesada y Bendis: vacío. Vacío de contenido y de forma. Que se echa de menos la Marvel de los 80. Incluso la de los 90, coño.

Por cierto, una cosa… ¿cómo son capaces los skrull de orquestar semejante jaleo después de haber sido reducido su imperio a cenizas en Aniquilación?

I´m with a Skrull
I´m with a Skrull
Lector
7 enero, 2009 10:55

Si te hubieras leido todos los resumenes deberias saberlo ya, se ha explicado en todos y cada uno de ellos varias veces ya, otra cosa es que lo que se haya explicado en ellos te llegue a convencer.

John Space
John Space
7 enero, 2009 13:22

2¿cómo son capaces los skrull de orquestar semejante jaleo después de haber sido reducido su imperio a cenizas en Aniquilación?”
Es magia, no hace falta explicarlo.

lucas costa
lucas costa
9 enero, 2009 5:35

mi comentario va para los que duden en comprar secret invasion: NO LO HAGAN, el primer número no es malo, plantea bien la situación y tiene un cliffhanger espectacular, pero con el correr de la miniserie bendis no aprovecha nada de nada y tiene durante casi 4 números a los bendisdores en la tierra salvaje y el resto sólo son peleas muuy aburridas y mal dibujadas.
http://www.malditocerrado.blogspot.com

I´m with a Skrull
I´m with a Skrull
Lector
9 enero, 2009 9:42

Sigo pensando que una partida de poker cubierto con un vesper martini en mano hubiera sido una resolucion mejor a la invasion de los skrulls, sip.

Legión
10 enero, 2009 9:55

En esta verde tierra de Dios, pocas cosas me han causado semejante dolor de muelas como Secret Invasion. APESTA, el primer número como bien menciona Alberto (¡Buenas reseñas por cierto!), fue espectacular y hubieron un par de títulos relacionados loables… pero vaya final eh, había que estar lobotomizado para tragarse el contenido de semejante crossover…

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
10 enero, 2009 12:08

O ser demasiado tonto para no entenderlo, si puestos a faltar…