Zona Manga – Especial Halloween. 4 escalofriantes mangas para entrar en pánico

¡Atrévete con las historias más escalofriantes de manga!

El terror no tiene fronteras porque el miedo es universal. Eso nos permite conectar con las víctimas de películas, series, cómics e incluso videojuegos, pero también, como no podía ser de otra manera, con las que protagonizan los mangas más terroríficos. En Zona Manga nos hemos sentado a pensar cada uno en una obra para recomendar para Halloween, un manga que nos resultase especialmente inquietante y/o llamativo por las razones siempre personales e intransferibles. No hemos pensado en grandes clásicos o autores habituales del género, pero tampoco hemos dejado de hacerlo, simplemente nos hemos entregado a lo que nos pedía el cuerpo. De esta manera, Alejandro García, Rubén Merino, Mònica Rex y Jordi T. Pardo nos presentan esta pequeña selección de horrores perfecta para pasar miedo en su justa y insana medida. ¿Y vosotros? ¿Qué obras han conseguido poneros los pelos de punta?

Alejandro García recomienda… ¡Scumbag Loser!

Scumbag Loser, de Mikoto Yamaguchi. Editorial Ivrea (Square Enix). Tomo manga en rústica con sobrecubiertas. 200 páginas. 8,50€

Scumbag Loser es una lectura dura, escabrosa. Y da miedo precisamente porque su temática, y la idea de fondo sobre la que gira la trama, está ocurriendo en estos momentos. La obra de Mikoto Yamaguchi (Tomodachi Game, Dead Tube) habla de acoso, obsesiones y traumas. El protagonista, Masahiko Murai es un adolescente de 16 años al que todo el mundo en su clase considera un perdedor. Estamos ante el típico cliché marginal: una persona poco agraciada, asocial y de comportamiento anormal. Sus compañeros le hacen bullying, pero él también acosa a los que son más débiles que él. Y aquí encontramos uno de los puntos fuertes de Scumbag Loser; el protagonista es un perdedor, una víctima real y autoproclamada que sufre acoso pero que también hace sufrir a otras personas. Un hipócrita que raya lo enfermizo.

La presión psicológica que sufre lo lleva hasta el punto de inventarse una novia ficticia con el fin de no ser ‘la peor de las escorias’ y dar envidia a sus compañeros. La cosa se complica cuando esa chica, de la que había enseñado una foto, aparece en su clase como estudiante de nuevo ingreso y empieza a salir con él. El hecho de por sí ya es extraño, pero hay algo todavía peor: esa chica murió hace cinco años. Masahiko pronto comenzará a sufrir alucinaciones y padecer la influencia de su nueva novia, que no es precisamente humana.

Estamos ante un manga de suspense y terror psicológico que eleva el trastorno mental de su protagonista hasta el máximo. Scumbag Loser es una experiencia, repetimos, que raya lo enfermizo. Asusta por el mero hecho de poder ser real, de mostrarnos las inquietudes y la mente de una persona traumatizada, al límite. Masahiko es una persona que sufrió y que sufre, pero cuya situación tampoco justifica lo que pueda llegar a hacer.

En definitiva, el título firmado por Mikoto Yamaguchi y publicado por la editorial Ivrea es una lectura terrorífica que no dejará indiferente a quién se adentre en sus páginas, si acaso es capaz de aguantar todo lo que se le vendrá encima…

Rubén Merino recomienda… ¡Semillas de Ansiedad!

Semillas de Ansiedad y Semillas de Ansiedad +, de Masaaki Nakayama. ECC Ediciones (Akita Shoten). 3 y 4 Tomos manga rústica con sobrecubiertas. 136 y 168 páginas. 8,95€/u y 12,95€/u

La base del terror, el elemento mínimo necesario para dar auténtico miedo al oyente/lector, está en la historia corta. En el relato breve que con un rápido planteamiento, nudo y desenlace es capaz de ponernos los pelos de punta al enfrentarnos a lo desconocido, lo misterioso, lo grotesco. Y eso es precisamente lo que os recomiendo para esta noche de Halloween, unas compilaciones de microrrelatos de terror nipón salidos de la pluma de uno de los autores que mejor han sabido narrar dentro del género en los últimos años. Semillas de Ansiedad y Semillas de Ansiedad +, de Masaaki Nakayama, son dos colecciones de 3 y 4 tomos respectivamente, que utilizan esa agilidad y esa capacidad de sorpresa que trae consigo la brevedad en el terror. Relatos que muchas veces ocupan tan solo 5 o 6 páginas, pero que tienen una potencia visual y una capacidad de inquietar tremendamente efectivas.

Ambas son obras independientes entre sí, no es necesario seguir un orden, ni siquiera entre los propios capítulos que conforman los tomos. El único nexo coherente en el desarrollo es el terror, basado fundamentalmente en las bases de folklore nipón, la leyenda urbana y el contraste entre lo familiar y rutinario y lo desconocido que entra de repente a ponerlo todo patas arriba. Como es habitual en el terror asiático, en su mayor parte tenemos fantasmas, apariciones, maldiciones y demás temática espiritista, pero en la obra de Nakayama hay un cierto componente cósmico, la aparición de entes que no sabemos de dónde pueden venir, que pueden no ser siquiera de este planeta, muy en la línea de las narraciones de H. P. Lovecraft. Es en la manera de narrar donde Nakayama muestra ese paralelismo por el gran referente del terror gótico, así como en la manera de presentar los peligros, como una presencia siempre presente y a la vez imprevisible, de los que nunca sabes cuándo van a actuar, pero indudablemente sabes que al hacerlo las consecuencias serán funestas, paralizando a la víctima de horror por ello. Es una manera de narrar fluida, directa y casi a modo de testimonio en primera persona, la clásica historia de terror que le cuentas a un amigo o que interpretas en una reunión y que deja un ambiente tenso durante unos momentos.

En ambas colecciones se podría decir que las historias en las que más brilla y más se luce Nakayama son en aquellas más simbólicas, que no tienen diálogo y dejan a la mente del lector trabajar y entender todo por sí mismo, ya que en ese simbolismo el estilo del autor si alcanza una fuerza mayor. Por otro lado, es en Semillas de Ansiedad + donde desarrolla de manera más competente su función de maestro de ceremonias, siendo mucho más experimental y arriesgado en su propuesta. En definitiva, cualquier tomo de estas dos obras de Nakayama (que casi podríamos considerar como un solo manga en su conjunto) es un acierto a la hora de seleccionar vuestras lecturas para el día de Halloween o para cualquier momento en el que queráis sentir desasosiego de una manera directa, efectiva y con una buena mezcla entre el toque japonés y el terror más contemporáneo.

Jordi T. Pardo recomienda… ¡Manhole!

portada_manhole

Manhole, de Tetsuya Tsutsui. Planeta Cómic (Young Gangan / Square Enix). Contiene Manhole Vol. 1-3 JAP; 2 Tomos manga rústica con sobrecubiertas. 312 y 320 páginas. 12,95€

El terror tiene muchas caras y muchas veces lo podemos encontrar abonado a géneros en los que siembra su semilla para lograr frutos todavía más perturbadores y enfermizos de los que podría lograr en su estado más puro. El terror siempre ha encajado muy bien con las historias de cortes policíaco en las que el suspense se eleva hasta la categoría de thriller psicológico para hablarnos de la criatura más aterradora de todas: el ser humano. Esto es lo que podemos encontrar en Manhole, obra de Tetsuya Tsutsui del que también hemos visto publicados en nuestro país Reset, Prophecy o Poison City.

Manhole es decididamente la obra más aterradora de este autor de nuevo cuño, una historia en la cual la pareja de detectives formada por el veterano Ken Mizoguchi y su joven compañera Nao Inoue tendrán que resolver un posible caso de bioterrorismo. Las víctimas del asesino en serie que buscan tienen como característica común un parásito, una mutación de filaria que se instala en el hipotálamo de la persona alterando por completo su comportamiento. El miedo al contagio y a las propias víctimas nos llevan por un manga con pasajes de lo más truculentos, escenas que nos obligarán a retirar la mirada y muestras de la más bajas miserias en la que puede caer el ser humano.

La principal virtud de Manhole es su atmósfera, pero también su reflexión sobre la maldad humana desde un contexto monopolizado por agentes de la ley lidiando con lo desconocido, víctimas sentenciadas de creativas maneras, y asesinos megalómanos con necesidad de trascender. Su dibujo claro y limpio, y su habilidad para mantener la tensión, el ritmo y el suspense, convierten a este título en una lectura ágil y entretenida apegada a las convenciones del género pero sabiendo jugar sus cartas con astucia.

Mònica Rex recomienda… ¡La pequeña forastera!

la_pequeña_forastera

La pequeña forastera: : Siúil, a Rún, de Nagabe. ECC Ediciones (Mag Garden). Contiene Totsukuni no Shoujo Nº 1-5 JAP ; 5 Tomos manga rústica con sobrecubiertas (Serie abierta). 176 páginas. 8,95€/U

El ser humano es una especie social que se organiza en familias y clanes. Buscamos el calor del grupo y nos reconforta el abrazo de nuestros familiares. Incluso en el más esquivo de los seres humanos, en su interior, reside el deseo de encontrar su rebaño. Dada esta naturaleza gregaria, es lógico considerar que uno de los miedo más profundos del ser humano es la soledad.

Quizás, esta noche, la noche de los muertos, de los fantasmas, las calabazas, las castañas y las películas de terror, no pensamos en este miedo primario: el desamparo.

Una de las actividades que nos alejan de la soledad es la lectura. Los foráneos pensarán que un acto que consiste en estar sentado en un cómodo sillón junto con una gran taza de café es de una solemne soledad. Pero no. Leer nos acerca a mundos, países y ciudades que ninguna agencia de viajes podría ofrecernos. Leer nos presenta a seres humanos, inhumanos, terrestres, extraterrestres, mágicos y mundanos que jamás conociéramos en una fiesta. Por tanto, ahora que estás leyendo, respira y deja que tu imaginación haga su parte…

Visualiza un mundo divido en dos mitades. Una de ellas recibe el nombre de mundo del interior y se identifica con el color blanco. Los habitantes de esta región construyeron un muro para protegerse de una misteriosa amenaza en forma de maldición. Pero las medidas de contención no fueron suficientes. Poco a poco, el negro mundo del exterior fue extendiéndose. Penetró entre las fronteras y fue derrocando aldeas y poblados. Los habitantes del interior reclutan ejércitos que intentan mantener a ralla la maldición asesinando a todos los habitantes de una región, cuando en ella aparece un maldito. Los seres del exterior, los humanos malditos y convertidas en animales negros, intentan sobrellevar un castigo injusto. ¿Qué son exactamente? ¿Pueden morir? ¿Cuál es el origen de la maldición? ¿Podrán acabar con ella? Quizás la respuesta a estas preguntas sólo la tenga una niña de cabellos dorados llamada Shiva que corretea por los bosques exteriores junto a un maldito al que llama Doctor. Mientras él intenta que nadie, ni siquiera él, contagie a la niña, el alma de la pequeña forastera tendrá la clave para salvarle a él.

Artículo anteriorZona Europa – Especial Halloween. 3 obras para morderte las uñas
Artículo siguienteMundo Independiente – Especial Halloween. AIDP: Una plaga de Ranas
(Barcelona, 1990). Nacida con la necesidad de hacer decenas de cosas a la vez; me licencié en filosofía y ahora recorro otra aventura. Entré en el mundo del manga en un buena momento: en pleno boom de principios de siglo. Cuando por televisión emitían Evangelion y el salón del manga no tenía entradas limitadas. Fascinada por la estética gótica, oscura y dantesca, mi autora de cabecera es Kaori Yuki. Pero, reconozco que los mejores mangas que he leído son de Naoki Urasawa y Osamu Tezuka. Mi máxima: las buenas historias son aquellas que dejan huella en el alma del lector.
(Valencia, 1993) Ecléctico de la viñeta, lector empedernido y amante del cine. Crecí junto a Goku, viajé con Tintín y exploté con Akira. Ahí fue cuando me enamoré del manga y desde entonces no lo he soltado: Urasawa, Ito, Maruo, Taniguchi, Tezuka, Matsumoto, Kishiro... son algunos de los autores cuyas obras nunca me cansaré de leer. Me fascina la ciencia ficción, el buen suspense y lo extraño. Graduado en Comunicación Audiovisual, actualmente escribo para Zona Negativa.
(Madrid, 1990). Juntaletras aficionado al manga, cómic, cine, videojuegos... y casi cualquier forma de cultura. Crecí devorando tomos de Super Humor y Dragon Ball y capítulos animados de Tintín. Desde entonces he procurado empaparme un poco de todos los autores y estilos posibles. Alan Moore, Naoki Urasawa, Shuzo Oshimi y Neil Gaiman son mis autores de cabecera. Y Taiyo Matsumoto. Y Suehiro Maruo. Y Ken Akamatsu. Y Boichi... Y... Graduado en Periodismo y redactor en Zona Manga.
Barcelona (Septiembre, 1980). Mordido por una viñeta adquirí un asombroso interés por el mundo del cómic y sus galaxias cercanas. Los Clásicos Ilustrados que adaptaban novelas de misterio y aventuras fueron mi primer pasaje a este universo. Luego llegarían Mortadelo y Filemón, Superlópez, Spider-Man, Dragon Ball y V de Vendetta. Para comienzos del siglo XXI había desarrollado una ecléctica pasión por el medio. En la actualidad, disfruto especialmente del cómic independiente estadounidense y el manga. En está, mi segunda casa, colaboro como reseñista y articulista hablando de cómics, cine y series.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments