#ZNSeries – Re:Zero – Starting Life in Another World

El anime de White Fox basado en las novelas de Tappei Nagatsuki situadas en un mundo de fantasía y con un protagonista destinado a vivir, morir y repetir

Por
0
1411
 
poster_re_zero

Dirección: Masaharu Watanabe.
Guión: Masahiro Yokotani (basado en la obra de Tappei Nagatsuki y Shinichirou Otsuka).
Música: Kenichirō Suehiro.
Fotografía: Kyuta Sakai.
Reparto: Yuusuke Kobayashi, Rie Takahashi, Inori Minase, Rie Murakawa, Chinatsu Akasaki, Satomi Arai, Yumi Uchiyama, Yuichi Nakamura.
Productora: White Fox.
Nacionalidad: Japón.

 

“¡Querer conseguir algo sin haber hecho nada rebasa toda arrogancia!”

Las segundas oportunidades han sido siempre una especie en extinción en el contexto de la vida real, pero bastante más pródigas en la ficción. El regresar al pasado para cambiar ciertos acontecimientos que nos han marcado y definido es una tentación barajada por nuestra mente desde tiempos remotos. La filosofía clásica occidental, y más concretamente el movimiento estoicista, especialmente influyente entre los siglos III a. C. y II d. C., ya planteó en estos términos el concepto del llamado “eterno retorno”. Este sugiere un proceso cíclico del mundo, una cadena de sucesos que nos mantendrían condenados a repetir una y otra vez nuestras vidas. Esta jugosa idea fue recuperada en el pasado siglo por el filósofo alemán Friedrich Nietzsche dando por hecho que nadie podía aspirar a convertirse en un “superhombre” si no era capaz de afrontar este eterno retorno sin miedo, como un “espíritu devenido libre, que ha vuelto a tomar posesión de sí.” No hace falta decir que esta idea tan jugosa ha tenido un importante eco en la literatura de género, y el cine fantástico y de ciencia ficción modernos, como un recurso para contar historias relacionadas con el subgénero de viajes en el tiempo.

El sugerir un universo en el que sus habitantes son conscientes de estar atrapados en un bucle temporal, y la posibilidad que ello supone de cambiar su destino y el de la humanidad, desterrando así la linealidad del relato, ofrece para cualquier autor con un arraigado complejo de demiurgo un sinfín de posibilidades para explorar. En el campo literario el título más cercano a esta idea podría ser Volver a empezar (Replay), obra de 1986 con la que Ken Grimwood ganó en 1988 el Premio Mundial de Fantasía a la Mejor Novela, narrando las desventuras de Jeff Winston, condenado a revivir su existencia infinidad de veces con resultados completamente distintos. En el cine hemos tenido ejemplos destacados como Atrapado en el Tiempo, la comedia clásica de Harold Ramis protagonizada por Bill Murray, la inclasificable La fuente de la vida de Darren Aronofsky, El efecto mariposa, filme de Eric Bress con Ashton Kutch, o la más reciente Al filo del mañana, producción de ciencia ficción de Doug Liman, con Tom Cruise y Emily Blunt, basada en la novela ligera All You Need Is Kill de Hiroshi Sakurazaka.

re_zero_1

Es también a partir de una serie de novelas ligeras que se articula uno de los fenómenos japonés de los últimos años que se sirve de la misma manera de este pincipio del “vive, muere, repite”. En este caso, la principal diferencia es su adscripción al género de fantasía. Hablamos de Re:Zero – Starting Life in Another World (Re:Zero kara Hajimeru Isekai Seikatsu), una saga creada por Tappei Nagatsuki de la que Media Factory, Inc. ha publicado desde 2014 hasta ocho volúmenes. Estas novelas, ilustradas por Shinichirou Otsuka, han logrado vender más de millón de unidades en Japón consiguiendo el décimo puesto entre los títulos más vendidos en el país entre noviembre de 2015 y mayo de 2016. Este éxito ha propiciado además varias adaptaciones al manga contado en su desarrollo con el trabajo de mangakas como Daichi Matsuse (Studio Men) y Makoto Fūgetsu (Granblue Fantasy). Finalmente, el pasado mes de abril, el estudio White Fox estrenó el primera temporada del anime de Re:Zero, en manos del director Masaharu Watanabe y con el guionista Masahiro Yokotani y el compositor Kenichirō Suehiro colaborando a trasladar a la pequeña pantalla esta aventura llena de drama, misterio y romance.

¿Pero de qué trata Re:Zero? Es la epopeya de Subaru Natsuki, un joven de dieciocho años aparentemente normal y corriente, un gamer que ni estudia ni trabaja y vive ocioso su su día a día. Esto cambia el día se ve transportado a un mundo fantástico en el que conoce a Emiria, una medio-elfo y aspirante al trono de Lugnica que le salvará la vida y con la que se sentirá en deuda. El sueño de Subaru por correr aventuras y convertirse en un héroe pronto se verá ensombrecido cuando descubra el sacrificio y la tragedia que supondrá seguir este camino. El único poder de Subaru es el de burlar la muerte, cada vez que esta le acontece nuestro protagonista regresa al mismo punto de partida obligándole a repetir una y otra vez las mismas situaciones hasta salir victorioso. La estructura de Re:Zero toma pues la apariencia de un videojuego, su protagonista no puede avanzar a la siguiente fase o checkpoint hasta superar el reto o peligro al que se ve abocado y sobre el que no puede hablar a nadie. En el horizonte la gran amenaza de Satella, la llamada “Bruja de los Celos”, y sus “mabestias” y oscuros seguidores, que durante siglos ha atormentado a la región de Lugnica, son el gran y misterioso enemigo a derrotar, uno que parece tener alguna relación con el propio Subaru y su querida Emiria.

re_zero_2

Esta estructura lejos de hacerse repetitiva sabe jugar muy bien sus cartas, imprimiendo un gran ritmo a cada capítulo del anime, y dándole un atractivo y punzante tono de thriller psicológico que va in crescendo a medida que su protagonista se topa con más obstáculos, contrariedades y muertes (propias y ajenas) en sus correrías. Este Subaru no es un héroe prototipo, tiene defectos y momentos de verdadera flaqueza, su falta de habilidades le hace depender de su fuerza de voluntad, un ingenio todavía inmaduro y, especialmente, de la fuerza de sus compañeras. En más de una ocasión se dará por vencido, renunciará o intentará huir abrumado por su impotencia y por el peso de sus malas acciones. Las ideas preconcebidas y limitaciones con las que comienza su viaje le otorgan una dimensión muy humana, demasiado humana para lo que en muchos momentos desearía él mismo. Los desafíos en su aventura son auténticos duelos a muerte con su destino que como espectadores compartimos impacientes por conocer su resolución y preocupados por su suerte y la de otros personajes del anime.

Esto permite que Subaru, a pesar de la vorágine de violencia explícita en la que se ve inmerso, descarnada y golosa de momentos trágicos y emotivos, crezca y evolucione de una manera introspectiva, orgánica y no carente de altibajos. La despreocupación, y la ironía, con la que Subaru aborda su llegada a este universo paralelo, se va trastocando a medida que los problemas se hacen cada vez más grandes, cometiendo errores y sintiendo el peso de la culpabilidad pero también cayendo en la autocompasión y la depresión. En Re:Zero encontramos una interesante visceralidad a la hora de expresar sentimientos y emociones que no deja indiferente añadiendo más capas de carisma y misterio a sus tramas y su protagonista y personajes secundarios. Estos últimos crecen en contacto con Subaru permitiéndonos conectar con algunos de ellos de una manera que pocos animes logran. En contraste, con otras propuestas más comedidas en este aspecto, la serie dirigida por Masaharu Watanabe asume riesgos y escapa de la linealidad de las relaciones interpersonales mostradas en otras historias; aquí estas son ásperas, una montaña rusa en la que el conflicto y la incomprensión son importantes.

“No hacía nada. ¡Nunca hice nada! Tenía tanto tiempo, tanta libertad… ¡Pude hacer cualquier cosa, pero nunca hice nada!¡Y este es el resulto! ¡Lo que soy es el resultado!”

En este sentido, no es nada extraño que personajes que empiezan jugando un papel discreto en el relato pasen en un momento determinado a tener un mayor protagonismo en el relato, y que según nuestras propias inclinaciones, nos harán indistintamente amarlos u odiarlos. También puede ser habitual lo contrario, personajes destacados que pasan a un segundo plano o incluso desaparecen del radio de acción durante algunos capítulos para ampliar otros aspectos de la trama y presentar nuevos actores, y sobre todo actrices, en este drama fantástico. Por supuesto, su protagonista es el eje vertebral de todo lo que acontece, pero también la brújula emocional que atrapa al lector a lo que se le está narrando, hecho que provoca que muchas veces se contamine de los excesos y la autocomplaciencia de su aspirante a héroe. En definitiva, la psicología de la historia, siempre presente en mayor o menor grado, acaba por ser el mayor aliciente de Re:Zero, por encima de otros aspectos como su sentido de la acción, sus apenas sugeridas tramas políticas y su bien manejada intriga.

Por otro lado, la serie está plagada de personajes femeninos que se resisten al tópico de la damisela en apuros con el que su protagonista está, paradójicamente, obsesionado, y que le provocará más de un quebradero de cabeza y decepción hasta tomar conciencia y perspectiva de esta realidad. En un principio se podría ver esta galería de personajes femeninos como una proyección de los deseos y fantasías de Subaru, un harem de princesas, hechiceras, criadas y guerreras que no obstante le demostrarán a nuestro protagonista que no son simples fichas del juego a las que mover a su gusto y conveniencia. Todas ellas, desde la princesa Emiria, hasta pareja de doncellas y gemelas demonio Ram y Rem, la misteriosa y arisca Beatrice, la ladrona Felt o las distintas aspirantes al trono Lugnica, tienen una complejidad y carisma que las alejan decididamente de roles sumisos y carentes de fuerza de otras historias del género fantástico. No son víctimas de la circunstancias ni del fanservice, aunque los clichés de género puedan estar presentes, especialmente en contraste con la concepción inicial de su protagonista que verá como las normas de los videojuegos y mangas con los que está familiarizado no se adaptan totalmente a su nuevo entorno.

re_zero_3

Re:Zero destacada también en su exposición de la acción, aunque esta no sea tan avasalladora como se podría esperar; la producción de White Fox incluso se permite el lujo de dedicar algún que otro capítulo en exclusiva a profundizar en la personalidad de sus personajes en detrimento de la su trama, planteando largas conversaciones de personajes que nos hablan de sus miedos y preocupaciones y también de sus aspiraciones y sueños. Esto se suma a los cliffhangers con los que habitualmente terminan sus capítulos que nos arrastran a una adicción por saber inmediatamente como continuará la historia; momentos verdaderamente épicos, en el más amplio sentido de la palabra, no solo por las luchas y batallas que acontecen a lo largo de la historia -de una intensidad abrumadora, por ejemplo, los dedicados a la caza de la Ballena Blanca- sino también por los sacrificios y decisiones personales que toman sus personajes a cada cual más cruda y dura. El poder dar marcha atrás y regresar de la muerte no hace las cosas más fáciles, como ya descubrieron anteriormente el reportero Phil Connors en la mencionada Atrapado en el Tiempo o el recluta Keiji Kiriya en All You Need Is Kill.

La vehemencia con la que se exponen los hechos, acompañados de la siempre oportuna banda sonora de Kenichirō Suehiro, un punto de comedia, y con un planteamiento que no levanta el pie del acelerador ni en los últimos minutos de cada capítulo, acaban por convertir a Re:Zero – Starting Life in Another World en una propuesta fresca y divertida. Es loable como partiendo de una situación transformada en cliché de género, y en un mundo de fantasía clásico japonés, Tappei Nagatsuki sabe impulsar sus virtudes y buscar una nueva y entretenida dirección con la excusa del mito del eterno retorno como aliciente para hacer crecer a sus personajes y su propia historia. La primera temporada de Re:Zero, compuesta por veinticinco episodios, todavía se encuentra en emisión, y es de esperar que dado su éxito White Fox se anime a continuar con su universo en un futuro. En nuestro país esperemos que pronto alguna editorial se interese por la publicación de las novelas originales de Tappei Nagatsuki y sus adaptaciones al manga que sirven también como base a su anime.

  Dirección: Masaharu Watanabe. Guión: Masahiro Yokotani (basado en la obra de Tappei Nagatsuki y Shinichirou Otsuka). Música: Kenichirō Suehiro. Fotografía: Kyuta Sakai. Reparto: Yuusuke Kobayashi, Rie Takahashi, Inori Minase, Rie Murakawa, Chinatsu Akasaki, Satomi Arai, Yumi Uchiyama, Yuichi Nakamura. Productora: White Fox. Nacionalidad: Japón.   "¡Querer conseguir algo sin…

VALORACIÓN GLOBAL

Dirección - 9
Guión - 9
Reparto - 8
Apartado visual - 7
Banda sonora - 7

8

Adictivo

Re:Zero es una interesante propuesta que tomando como contexto un mundo de fantasía, y jugando con algunos elementos de ciencia ficción, ofrece un viaje lleno de aventuras y emociones fuertes. La diferencia con otras historias del género es la profundidad y psicología con la Re.Zero trata a su protagonista y otros personajes secundarios, dando así un nuevo significado a las situaciones que se reinterpretan una y otra vez en el relato. La adicción está asegurada.

Vosotros puntuáis: 6.12 ( 15 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments