#ZNSeries – Ms. Marvel. Episodio 5 – Una y otra vez

ms-marvel-poster

Género: Drama, Comedia, Acción, Aventuras.
Creador Bisha K. Ali.
Reparto: Iman Vellani, Matt Lintz, Laurel Marsden, Rish Shah, Mohan Kapoor, Iyad Hajjaj, Shaan Merchant, Yasmeen Fletcher, Alyy Kahn, Saagar Shaikh, Zenobia Shroff.
Producción: Marvel Studios / Walt Disney Television.
Canal: Disney Plus

Aviso de spoilers: El artículo que sigue a continuación puede contener spoilers de la nueva serie de Ms. Marvel. No sigas adelante si todavía no has visto el episodio de la semana porque algún puño cósmico podría golpearte donde más duele.

Ms. Marvel es la sexta miniserie de Marvel Studios estrenada en Disney Plus y la segunda protagonizada por un personaje debutante en este universo junto a la anterior Caballero Luna. La serie creada por Bisha K. Ali está centrada además en uno de los personajes más jóvenes de la Casa de las Ideas, una superheroína de origen paquistaní con poderes metamórficos creada en 2013 por la editora Sana Amanat y Stephen Wacker, la escritora G. Willow Wilson y los artistas Adrian Alphona y Jamie McKelvie. Su adaptación audiovisual viene acompañada de una cierta polémica por el cambio sustancial en los poderes del personaje que ahora obtiene de unos brazaletes, pero que en los cómics desarrollaba a raíz de una mutación provocada por su exposición a las nieblas terrígenas. Esta miniserie está protagonizada por Iman Vellani que debuta así en el mundo de la interpretación y a la que volveremos a encontrarnos en la producción cinematográfica The Marvels en la que Kamala Khan se reunirá con la Capitana Marvel de Brie Larson y la Monica Rambeau de Teyonah Parris. El quinto episodio de esta miniserie tiene por título Una y otra vez y en él se nos revelan al fin algunos secretos de los orígenes de Kamala. ¡Estás son nuestras impresiones! ¿Qué os ha parecido a vosotros?

Ms. Marvel. Episodio 5 – Una y otra vez

Regreso al pasado, por Jordi T. Pardo

El universo cinemático de Marvel Studios ha estado poblando sus últimas producciones de conceptos e ideas que entremezclan viajes en el tiempo, realidades paralelas y nuevas dimensiones. El melón lo abrió Vengadores: Endgame con esa operación temporal para recuperar previa al chasquido de Thanos, pero desde entonces no ha habido tregua: los viajes temporales de Loki y compañía escapando de la Autoridad de Variación Temporal, las realidad paralelas exploradas en Spider-Man: No Way Home y Doctor Strange en el Multiverso de la Locura, el reino de Ta-Lo que se nos presentó en Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos… Parece que hubiese una prisa especial por avanzar en esta trama y otra prueba más la tenemos en la presente Ms. Marvel que en el episodio de esta semana riza el rizo con una trama de viajes en el tiempo relacionada a su vez con la dimensión Noor de la que procedería la versión que la serie nos ha presentado de los Clandestine. No esperemos que estos personajes tengan un mayor recorrido en un futuro.

El episodio nos traslada a los años más convulsos del gobierno británico antes de su desintegración (o partición, como se menciona en la serie) en los actuales estados de India, Pakistán, Bangladés y Birmania. Es allí donde finalmente conocemos la historia de Aisha, la bisabuela de Kamala y que se nos ha insinuado a lo largo de la serie que sería una persona clave para entender los orígenes de sus poderes. Pero lo cierto es que este episodio confirma mucho de lo que por ahora solo conocíamos de boca de algunos personajes y resuelve realmente muy poco. Estamos en el episodio cinco y no sabemos cuáles son los poderes reales de Kamala, porque es capaz de viajar en el tiempo, el origen último del brazalete y la relación posible con su esencia y porque los Clandestine realmente actúan como actúan. No sabemos nada y todo apunta -salvo sorpresas- que a un episodio del final poco más se nos avanzará.

ms-marvel-episodio-5-1

Este episodio casi de interludio -si no fuese porque estamos en la parte final del show- es una sarta de tópicos no muy bien llevados que salvo por su contexto -muy poco tratado en el audiovisual- no aportan nada de interés al espectador. Iman Vellani lleva unos episodios tan perdida como nosotros, simplemente reaccionando a lo que se encuentra, pero sin construir ni contarnos realmente su propia historia. Podríamos entender que se trata de una historia que nos habla de generaciones, pero tampoco en eso la serie ahonda pese a que a veces parezca que quiera confrontar a Kamala con las realidades vividas por su madre y su abuela. La personalidad y frescura del debut de Ms. Marvel ya se ha disipado por completo, dando lugar a una serie totalmente distinta y convencional. Finalmente, la producción servirá para presentar al personaje y poco más, esperamos que la futura Marvels pueda sacar mejor provecho de ella.

Tampoco nos aporta gran cosa en términos de acción este episodio en el que volvemos a ver cuatro fuegos de artificio y varias muertes que bordean el ridículo. La muerte de Aisha y la correspondiente interpretación de la misma por parte de Mehwish Hayat nos recuerda a la de Marion Cotillard en The Dark Knight Rises. Tampoco tiene mucho sentido el sacrificio de Najma a la que interpreta Nimra Bucha al intentar cerrar el Velo de Noor. Y eso por no mencionar la reacción de Muneeba, la madre de Kamala encarnada por Zenobia Shroff, al descubrir que su hija es una superheroína. Lo de la Vengacon mal porque puede ser peligroso, pero lo de hacer todo tipo de acrobacias y luchar con los malos de turno para salvar el mundo lo acepta sin nigún problema. Llegados a este punto está claro que los guionistas ya no tienen ganas de complicarse la vida y mantener la coherencia del conflicto que ellos mismos habían planteado. Pues nada, a esperar que Muneeba y la abuela de Kamala le cosan su traje de superheroína y a ver si al menos en la season finale tenemos algo positivo que poder mencionar.

Tú a Karachi y yo a Nueva Jersey, por Juan Luis Daza

Con Time and Again una vez más se confirman mis elucubraciones sobre el viraje que ha dado la miniserie protagonizada por Kamala Khan hacia un tono más dramático y grave en las antípodas de los primeros episodios. Vuelvo sobre mis pasos para afirmar que me quito el sombrero con respecto a que Bisha K. Ali y sus compañeros a los guiones y la realización hayan decidido abordar temas de mayor calado que acercan las aventuras de la protagonista a sus orígenes mediante una perspectiva que presume hasta de cierto compromiso político impropio de estas producciones en lo referente a la Partición y el colonialismo británico de la India y Pakistán. El problema es que, si bien el perfil sense of wonder de la ficción sigue presente, este se ve menoscabado por la trama sobre cómo se conocieron los bisabuelos de Kamala en un contexto social hostil y peligroso.

Desgraciadamente el viraje demasiado pronunciado hacia el drama de denuncia hace que en esta quinta entrega ya casi no reconozcamos a la serie que en sus primeras entregas era todo espontaneidad narrativa y audiovisual, habiendo perdido la magia estilística que insuflaron Adil El Arbi, Bilall Fallah y Meera Menon en los primeros episodios. Hacer al proyecto mutar de una serie de pizpiretos adolescentes en clave de historia de origen superheróico a una tragedia sobre linage familiar maldito en una época convulsa hace que Ms. Marvel transmita una extraña sensación de disgregación narrativa que juega en contra de la propuesta ofrecida por Bisha K. Ali, que comenzó su andadura como la mejor propuesta de Disney Plus y Marvel Studios desde WandaVision para ir convirtiéndose durante su segunda mitad en un proyecto más mundano en la línea de Falcon and the Winter Soldier.

ms-marvel-episodio-5-2

En ningún momento me parece Ms. Marvel una minisierie desdeñable, ni siquiera fallida, pero pasado su ecuador está involucionando en un producto irregular, que después de asentar unas prometedoras y poco ortodoxas bases ha tomado el camino más fácil para ser «una más» y no un nuevo episodio del Universo Cinematográfico Marvel que pueda sobresalir por encima del resto de sus hermanos diseñados en el seno de Disney Plus. A estas alturas ya me quedan pocas esperanzas para que Ms. Marvel vuelva a ser lo que tan solo hace tres semanas era, aunque una más que probable aparición de Brie Larson como Capitana Marvel pueda hacer recuperar el punch a las aventuras protagonizadas por Iman Vellani justo para tender un puente con esa The Marvels que, por otro lado, tengo inmensas ganas de ver en pantalla grande el 28 de junio del próximo 2023.

Ohana significa familia, por Samuel Secades

Llegamos al penúltimo episodio de Ms. Marvel y, al menos echando un vistazo a la opinión de mis compañeros, veo que la sensación generalizada es que la serie ha pegado un importante bajón desde su prometedor arranque, y ha dado un vuelco a las expectativas que muchos tenían ante la presentación de Kamala Khan en el MCU. Y es que esta Ms. Marvel no sólo ha cambiado el origen y la forma de los poderes de Kamala, sino que ha tomado la arriesgada decisión de querer presentarnos todo un fresco de su legado familiar, los vínculos entre generaciones y la historia de la Partición entre India y Pakistán, descuidando por el camino a la propia protagonista de la serie. La showrunner Bisha K. Ali parece haber montado alrededor de Ms. Marvel un personalísimo Año Cero del personaje, y tengo que reconocer, aunque eso suponga llevar la contraria, que para mí esta siendo una agradable sorpresa, dentro de una serie aparentemente juvenil y desenfadada, encontrarme con pequeñas historias y personajes alejados de lo que solemos ver en el mainstream (y eso que estamos en el corazón del mainstream, cosa que debería hacernos sospechar), como ha sido el caso del episodio de esta semana, donde retrocedemos en el tiempo para ser testigos de una sencilla historia romántica y familiar en el marco de los durísimos años previos a la independencia de la India, que une el pasado con el presente a través de tres generaciones. No iba a pedirle a esta Ms. Marvel grandes requiebros artísticos con los temas que va tocando capítulo a capítulo, pero sí aprecio completamente lo que está haciendo a la hora de ser fiel a la historia que quiere contar a pesar de los peajes que le toca pagar al respecto. Y contar historias diferentes también nos lleva como espectadores a descubrimientos como el de esta semana con Fawad Khan, desconocido para el público occidental pero toda una estrella en su país de origen, algo que ya pasó en el capítulo anterior con la presencia de la estrella de Bollywood, Farhan Akhtar.

ms-marvel-episodio-5-3

Y sí, estoy de acuerdo con muchas de las razones que dan mis compañeros para criticar a esta Ms. Marvel, muchas veces descuidada en su trama, en los absurdos y desvaídos villanos, en su falta de foco sobre una Kamala que muchas veces parece que pasaba por allí; pero también reconozco que la serie me gana en sus buenas intenciones, en querer ampliar la variedad del MCU tratando de romper las mismas barreras que los cómics rompieron a bocados en su momento; nos falta, por supuesto, ese último capítulo en el que cruzamos los dedos para poder ver al menos un cameo de Brie Larson Bon Jovi, y donde, en definitiva, se cierre el círculo familiar de Kamala para presentarnos finalmente a esa esquiva Ms. Marvel que ya ha aparecido más en los vídeos de los parques temáticos de Disney que en su propia serie. Pero si entendemos que la paciencia ha sido una de las virtudes de Kevin Feige y compañía a la hora de construir poco a poco su fructífero universo, tengo el convencimiento de que Ms. Marvel puede hacer un gran trabajo a la hora de sentar unos sólidos cimientos antes de que Kamala eche a volar por el lado más cósmico del MCU.

De momento, y al menos en mi caso, me quedo con una serie diferente y entretenida a pesar de sus torpezas argumentales, que no me parecen muy diferentes a otras propuestas con las que solemos ser mucho más benevolos (no miro a nadie, Stranger Things), y a las que se le ven igual las costuras de sus defectos. De este capítulo, y a pesar de su inexplicablemente abrupto final (eso sí que fue un síntoma de dejadez), me quedo con esa sororidad intergeneracional a través de caminos de estrellas y viejas fotos que dan valor al presente de una Kamala que debería ponerse rápido las pilas para volver pronto a casa y empezar a defender en serio a su comunidad de otros villanos como son Control de Daños y que, a falta de un episodio, podían haber dado mucho más juego; pero la serie estaba contándonos otra historia, y pocos ejemplos más claros hay de la necesidad de una segunda temporada para librarse del corsé de los escasos seis episodios del MCU televisivo que nos van a impedir ver más a Ms. Marvel en acción. De momento, este camino para recomponer las piezas de su pasado y presente familiar, y de paso para ir juntando las piezas de su propio uniforme, espero que nos dejen un final de temporada satisfactorio que nos deje con ganas de mucho más. Aunque no sea el mejor de los piropos, he visto cosas muchísimo peores en el reciente MCU televisivo con las que hemos sido definitivamente mucho más indulgentes, desde aburridísimos arqueros navideños hasta soldados de invierno reparando un barco. Así que servidor se queda antes con el viaje a Karachi que con el de Madripoor.

Karachis en la mar, por Sergio Fernández

Con este quinto episodio, Ms. Marvel se situaba en la antesala del gran final de temporada. Tras un inicio refrescante y simpatiquísimo, liderado por el buen hacer de Iman Vellani, la nueva serie de Marvel Studios llevaba varias semanas sin conocer máximos. Sin embargo, mientras demandábamos un mejor trato del producto, lo cierto es que el capítulo de esta semana ha resultado redundante, deslavazado… dejándonos la sensación de que el chicle de sus orígenes ha sido estirado cual brazo de la joven heroína.

Veinte minutos, ¡veinte!, Ha tardado en aparecer Kamala Kahn en nuestra píldora semanal. En la primera mitad del episodio hemos vuelto al pasado, concretamente a los años cuarenta, para conocer más de cerca la realidad de Aisha. La bisabuela de Kamala, exiliada de la dimensión Noor, como tantas otras veces en la historia del cine deja sus objetivos por amor. Esto es algo que el resto de congéneres, liderado por Najma, no parece llevar muy bien. Normal si tenemos en cuenta que al más puro estilo Locke & Key las llaves para volver a su mundo natal tienen forma de brazalete y es Aisha quien lo custodia.

Por si no había quedado claro en las entregas anteriores, la serie creada por Bisha K. Ali sigue haciendo el esfuerzo en impartir lecciones de historia express. Tanto es así, que incluso la típica entradilla de Marvel Studios carece de color. Quien esté viendo Ms. Marvel y siga sin saber qué ocurrió en La India, imperio británico mediante, y la famosa partición, tiene un grave problema de atención.

ms-marvel-episodio-5-4

En esos veinte minutos iniciales, vemos la transformación de la propia Aisha. Un personaje a punto de vivir otro exilio dentro de su propio exilio. Casi nada lo del ojo. La protección de la pequeña Sana se convierte en su máxima prioridad. De este modo llegamos a la transitadísima estación de tren en la que terminamos la semana pasada, donde Kamala es algo más que testigo de los hechos que acontecieron. Los musulmanes perseguidos se agolparon a millares para dejar sus casas en busca de un nuevo hogar en el recién nacido Pakistán. En esas, Aisha descubre que está siendo perseguida por los suyos y entiende que Sana nunca estará segura mientras esté con ella. A lo Obi-Wan Kenobi, Aisha se enfrenta con Najma, sabedora de su destino. El apuñalamiento de Aisha debería haber sido mucho más dramático, pero lo cierto es que no consiguen dar con la tecla de la empatía tras habernos mostrado varias escenas encadenadas con elipsis de por medio.

El triple salto mortal lo realiza la propia Kamala, a quien estábamos echando mucho de menos, que deja de observar en las alturas para tomar la mano de su defenestrada bisabuela. Un deus ex machina en toda regla convertido en bucle temporal. Hasta el momento, este poder no había sido mostrado al espectador y se hace con cierta torpeza, encajando a martillazos un momento clave en la historia de esta familia. Por si esto fuera poco, cuando por fin se logran juntar las tres generaciones en el presente (abuela, madre e hija) tanto la revelación de la verdadera naturaleza de Kamala como el sacrificio de Aisha, se pasa de soslayo.

Pero no nos adelantemos, antes de que Muneeba y Sana encuentren a la futura Ms. Marvel gracias a su teléfono móvil, esta ve como el velo entre las dos dimensiones se va rasgando. Los clandestinos presentes, como abejas a la miel, se sienten atraídos con fuerza tras tanto tiempo vagando por un terreno que no es el suyo. Aunque, algo va mal. Lejos de acceder sin mayor tipo de problema, al más puro estilo Indiana Jones y la última cruzada, lo que encuentran es la muerte. Siendo consciente de ello, Najma decide sacrificarse para que su abandonado hijo Kamran reciba sus poderes y pueda escapar de su destino. Como consecuencia de esto, dejamos Karachi y volvemos a New Jersey. Bruno, a quien también echábamos muchísimo de menos, recibe la inesperada visita del fugado Kamran. Por supuesto, este ha sido seguido y en el breve enfrentamiento que tiene lugar surgen sus recién adquiridos poderes mientras que la tienda en la que trabaja Bruno vuela por los aires. Esperando la llegada de Kamala, el optimismo hacia esta serie ha caído varios enteros. Desde que dejaron el costumbrismo y se centraron en la acción, a Ms. Marvel se le han visto las costuras. Si a esto le añades un menor protagonismo de la carismática Iman Vellani, no podemos sino fruncir el ceño. Lo mejor de este capítulo ha sido el diseño de los títulos de crédito, una vez más, impecables.

En capítulos anteriores…

Ms. Marvel. Episodio 1 – La generación por qué
Ms. Marvel. Episodio 2 – Pillada
Ms. Marvel. Episodio 3 – Destinada

Ms. Marvel. Episodio 4 – En cólera

Género: Drama, Comedia, Acción, Aventuras. Creador Bisha K. Ali. Reparto: Iman Vellani, Matt Lintz, Laurel Marsden, Rish Shah, Mohan Kapoor, Iyad Hajjaj, Shaan Merchant, Yasmeen Fletcher, Alyy Kahn, Saagar Shaikh, Zenobia Shroff. Producción: Marvel Studios / Walt Disney Television. Canal: Disney Plus Aviso de spoilers: El artículo que sigue a…
Jordi T. Pardo - 5
Juan Luis Daza - 6.5
Samuel Secades - 7
Sergio Fernández - 5.5

6

Esto ya no es lo que era y es que, salvo una contada excepción, el grueso de nuestros redactores se sienten decepcionados con el cambio de rumbo tomado por Ms. Marvel más propenso a un drama que en poco tiene que ver con la divertida y fresca comedia de los primeros episodios.

Vosotros puntuáis: 2.36 ( 39 votos)
Artículo anteriorReseña DC USA – Batman #125 de Chip Zdarsky y Jorge Jiménez
Artículo siguienteCuentos del reino, de NAKAMURA Asumiko
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Empecé mi relación con el mundo de la viñeta leyendo las adaptaciones de clásicos ilustrados. Más tarde, conocí a personajes icónicos de la historieta nacional como Mortadelo y Filemón, Superlópez y Pafman, entre otros muchos. Las publicaciones de Forum me introdujeron al mundo de los superhéroes, Dragon Ball me brindó una puerta de entrada al manga y con V de Vendetta descubrí las posibilidades reales del cómic. En la actualidad, el cómic independiente y el manga son mis principales intereses como lector. Colaboro en Zona Negativa hablando de cómic y otras galaxias cercanas. También participo en otras publicaciones del medio como Comicmanía y Otaku Bunka
Nací en Linares (Jaén) en 1982, desde bien temprano sentí la llamada del cine y los cómics. En 1994 mi vida cambió cuando Philadelphia de Jonathan Demme me hizo interesarme por primera vez por la gente que había detrás de las cámaras. Mis directores favoritos son Luis Buñuel, David Cronenberg, Paul Verhoeven, Oliver Stone, Stanley Kubrick, Terry Giliiam, David Lynch, Quentin Tarantino o Roman Polanski entre otros. Dentro del mundo de las viñetas guionistas como Alan Moore, Grant Morrison, Warren Ellis, Frank Miller o Garth Ennis me iniciaron en el cómic de autor que me trajo a Zona Negativa.
Nací en Oviedo (Asturias) en 1980 pero vivo en un pueblecito de Alicante, aunque suelo cruzar el Bifrost y vuelvo a Asgard de vez en cuando. Leo cómics desde que tengo uso de razón, comencé con DC y Superman pero como soy un entusiasta me encanta casi todo lo que cae en mis manos. Mis otras dos pasiones son el cine y escribir, así que no he podido aterrizar en mejor lugar.
Bilbao (1982). Licenciado en Sociología. Soy, desde que tengo uso de razón, un amante empedernido del Cine gracias a Hitchcock y Kubrick. Criado en Corleone, visité la puerta de Tannhäuser como tripulante de la nave Nostromo. Tras una breve etapa en Tatooine y Mordor decidí regresar a Twin Peaks, desde donde disfruto de mis otras pasiones: los cómics, la música y los videojuegos.
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
kursal
kursal
Lector
7 julio, 2022 22:51

La serie es muuuy aburrida. Me he tragado los 5 primeros capítulos esperando que pasara algo y nada, ni el traje siquiera. Y lo que han hecho con el clan Destine… ay, qué pensará Alan Davis de esto?

Ziggy
Lector
En respuesta a  kursal
8 julio, 2022 5:28

Y lo que han hecho con el clan Destine… ay, qué pensará Alan Davis de esto?

Eso mismo estaba pensando yo. No se lo tomo muy bien cuando otro autor siguio con el comic original (y si que se mando un retconeo brutal esa vez, para corregirlo). Ahora con el uso que han hecho de los personajes, en este live-action… pues quien sabe, a lo mejor en estos tiempos esta más calmado y se lo toma mejor. Pero si sigue siendo el de entonces, no creo que este muy contento.

Alejandro Ugartondo
En respuesta a  Ziggy
8 julio, 2022 7:43

Yo creo que son tan diferentes al cómic que ni se lo tomará como una adaptación. Como mucho habrá cobrado algo por los royalties y no creo que piense mucho en ello

Ziggy
Lector
En respuesta a  Alejandro Ugartondo
8 julio, 2022 13:06

No se, no se. ClanDestine era un proyecto bastante personal de Davis y siempre busco arreglarselas para contar la historia que él tenia en la cabeza con ellos, de la manera que él quería y con los personajes que él queria incluir. Si hasta trajo la formación original de Excalibur con la excusa de un viaje en el tiempo para usar la historia de la manera más aproximada que él tenia de los personajes de hace años. Davis era bastante sobreprotector con ellos y de hecho fuera de Davis mismo, nadie ha usado a los personajes. Y no creo que hayan faltado interesados en usarlos.
Si ahora viene Disney y usa a los personajes de tal manera que de ellos solo queda el nombre, pues, no seria algo que el Davis que tanto se planto por los personajes en los comics dejaria pasar asi como asi. Puede ser que sea como tu dices y que al final no le interese lo que se haga en la pantalla y solo prefiera lo que ocurre en la páginas. Y se quede tan pancho con lo que le pagan por el uso de su creacion en la serie. Aunqeu si le hacemos eco a Jim Starlin, Marvel no es muy generosa en ese aspecto.
Pero si me llama la atencion la ausencia de declaraciones del autor sobre el tema, ya sea a favor o en contra. No es que Davis se prodigue demasiado en las entrevistas, pero que tampoco se le haya entrevistado sobre el uso de una creación suya en alguna web,citado su opinion o alguna perspectiva del la posibilidad de la expansion o reedición de ellos, pues no deja de ser peculiar.

hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  Ziggy
9 julio, 2022 13:55

Desde hace un tiempo a los autores que siguen trabajando en Marvel o incluso han trabajado les obligan a firmar un contrato de confidencialidad para evitar que puedan rajar nada. Hace años si que se quejaban y mucho cuando no veían un céntimo de las primeras adaptaciones de cine y televisivas. Con estos contratos se aseguran que no lo hagan y por lo que se ve a los nuevos autores de Marvel y DC cuando crean algo nuevo renuncian a los derechos de cine y demás, o bien les pagan una prima ya acordada

Ziggy
Lector
En respuesta a  hammanu
13 julio, 2022 0:09

Pues si Davis tiene una mordaza en oa boca por contrato, no creo que este muy feliz con ello. Los autores antes no se cortaban a la hora de criticar algo. Aunque tal vez por la edad prefiera evitar alborotos.