#ZNCine – La revolución tecnológica de Matrix

Analizamos los motivos por los que Matrix resultó ser la precursora de un nuevo estilo visual

Por
0
513

“- No intentes doblar la cuchara, eso es imposible. En vez de eso, sólo procura comprender la verdad.
– ¿Qué verdad?
– Que no hay cuchara.
– ¿Que no hay cuchara?
– Si lo haces, verás que no es la cuchara la que se dobla, sino tu mismo.”

Según la RAE, tecnología es:
1. f. Conjunto de teorías y de técnicas que permiten elaprovechamiento práctico del conocimiento científico.
2. f. Tratado de los términos técnicos.
3. f. Lenguaje propio de una ciencia o de un arte.
4. f. Conjunto de los instrumentos y procedimientos industriales de undeterminado sector o producto.

Sabiendo esto, no cabe duda de que la primera entrega de la trilogía de Matrix supuso una auténtica revolución que puso patas arribas el género de la ciencia ficción en el universo cinematográfico generando un legado que llega hasta nuestros días. Un efecto Matrix que comenzó a darse no sólo en películas futuristas, sino también en todo tipo de producciones, desde la parodia (Scary Movie) a la animación (Shrek).

Varios son los factores que convirtieron a Matrix en una nueva forma de hacer cine. Para empezar, las hermanas Wachowski hicieron sus sueños realidad poniendo todo su inmenso talento en el asador. Matrix es una ficción ciberpunk que se presta como el escenario ideal para juguetear con la naturaleza de la realidad. Como grandes fans de los cómics que son, las cineastas nacidas en Chicago querían recrear en la gran pantalla el impacto de las imágenes congeladas de las viñetas. Por eso mismo, adoraban la cámara lenta ya que aportaba esa cualidad en las escenas de acción. Gracias a esto, como veremos más adelante, surgió el Bullet-Time (Tiempo Bala).

Volviendo a la génesis de Matrix, un amigo de las Wachowski les pidió un concepto para un cómic. Como no tenían ninguno, empezaron a pensar y comenzó a gestarse esta gran obra maestra que tiene multitud de influencias, siendo la animación japonesa, las películas de Kung-Fu o la mitología griega, las principales. El noveno arte volvió a estar presente en la preproducción de Matrix cuando, de la mano de Geof Darrow (dibujante de Hard Boiled o The Big Boy) resultaron dibujos muy detallados, haciendo mucho trabajo conceptual. A la hora de llevarlos a cabo y diseñar los decorados, fue Owen Paterson el elegido siguiendo la estela de los storyboards.

El primer test del Bullet Time se realizó en 1996 y es un efecto visual que da la sensación de control de la velocidad. En Matrix, el Tiempo Bala es una manera estilística de mostrar que te encuentras en una realidad artificial y que el tiempo y el espacio no son los mismos que vivimos nosotros en nuestras vidas. Aquí surge el nombre de John Gaeta, el gurú de los mencionados efectos visuales que ganó de forma más que merecida el Oscar en la primera parte de la trilogía. Innovador nato, Gaeta estaba obsesionado porque todo pareciera real y su trabajo marcó la era de la cinematografía virtual, difuminando lo real con la creación digital (algo casi irónico teniendo en cuenta la temática de la película). Para conseguir el tiempo bala, se combinaron de manera compleja más de 100 cámaras normales con dos cámaras de cine que generaron nuevos fotogramas. ¿El resultado? Unos efectos visuales que no se habían visto antes, promovidos por las observaciones de las directoras sobre la tecnología y concebidos especialmente para esta película bajo la atenta supervisión de Gaeta. El bullet time escenificaba a la perfección el triunfo de la mente sobre las máquinas.

De la estética y la espectacularidad de los combates tuvo buena parte de culpa Yuen Woo-Ping, uno de los mejores coreógrafos de Hong Kong fichado para la ocasión puesto que las Wachowski querían que fuera el póker protagonista (Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss, Laurence Fishburne y Hugo Weaving) los que participaran en cada pelea para aportar una mayor credibilidad que si lo hicieran unos especialistas. La preparación fue dura y a lo largo de meses los intérpretes sufrieron todo tipo de lesiones, cortes y moratones. El esfuerzo dio sus frutos y los combates siguen siendo, a día de hoy, una auténtica delicia visual. Curiosamente, un cuasidesconocido Chad Stahelski (que con los años conseguiría la fama como director de la trilogía de John Wick) fue doble de Keanu Reeves en las escenas de riesgo. Matrix no sólo tiene una trama de ciencia-ficción adulta y compleja, sino que sus escenas de acción salpimentadas con lo último en tecnología lucen en todo su esplendor.

A pesar de que sus secuelas fueron considerablemente más caras, la obra de artesanía que resultó ser la primera entrega fue relevada en las películas siguientes por un continuo abuso del CGI que terminó por lastrar el acabado final. Y es que, gracias a los cables y a muchísimo entrenamiento, prácticamente el conjunto de acrobacias (andar por las paredes, saltos imposibles con patadas consecutivas…) fueron reales en la obra original.

Una de las escenas más complicadas de grabar fue, precisamente, aquella en la que Neo se funde en el espejo y empieza a dudar de la realidad. La última escena que se grabó en el rodaje fue el despertar de Neo, en el que Keanu Reeves adelgazó más de 6 kilos y se depiló por completo. Las ilustraciones de Geof Darrow sirvieron de referencia para crear la terrorífica granja en la cual las máquinas tienen a los humanos como fuentes de energía.

¿Qué es Matrix? era la pregunta del millón en la primera entrega de la trilogía. Una vez respondida esta pregunta, era indispensable que el espectador pudiera diferenciar el mundo real del simulado más allá de la entrada en la base del cuello que tenían los despertados. En el interior de la nave (mundo real) se optó por tonos azules para transmitir la fría atmósfera, suprimiendo el color verde que sólo aparecía como, el ya icónico, código de las pantallas y los objetivos (con la cámara) eran más largos para dejar que se vieran los fondos y, de esta forma, resaltar más a los protagonistas. Además, los movimientos humanos eran más orgánicos y menos mecánicos que en Matrix. Tanto el maquillaje como los peinados son mucho más naturales que en la simulación creada por las máquinas. La ropa debía dar imagen de creación propia y los tonos de las telas son bastante apagados. El mundo real tenía que ser necesariamente menos estilizado como consecuencia de su naturaleza escabrosa. Por su parte, en Matrix se trabajó mucho en la fuerza de los tonos, cuando la luz iluminaba una tela o alguna de las prendas de cuero, resaltaban dicho color.

Retornando a la Nabucodonosor, la nave tiene un aspecto industrial, desaliñada y cuyos cables sueltos emulan venas y arterias que representan una especie de tejido vital con un esqueleto metálico. Otro de los logros de la película fueron los de tener el ciclorama más grande del mundo (las vistas de la ciudad en la escena en la que Morfeo está esposado) o construir un helicóptero a escala real al que posteriormente añadieron las hélices de manera digital.

La revolución tecnológica de Matrix supuso que muchas películas acabaron siendo herederas de esta. Gracias al buen uso del Bullet Time se consiguió una experiencia mucho más inmersiva en las salas de cine. Esto unido a la estética, la trama, su filosofía y escenas de acción, dio como resultado uno de los grandes filmes de ciencia ficción en la historia del cine.

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame