#ZNCine – Entrevista a Justo Ezenarro, director de FANT Bilbao

En su último año de mandato entrevistamos a Justo Ezenarro, director de FANT Bilbao.

0
203

Introducción

Omnipresente. Más allá del personaje (Frankenstein, El hombre invisible o Freddy Krueger) elegido para ser la imagen del FANT en cada edición, Justo Ezenarro es el Gran Hombre. Aquel que aparece para dar el pistoletazo de salida, presentar a los cineastas o entregar los premios correspondientes. En una edición tan especial como esta, la del 30 aniversario, nos animamos a entrevistar al director del festival de cine fantástico que tiene lugar cada año en la capital bizkaina. Justo se jubilará en septiembre y, haciendo honor a su nombre, había que hacer justicia analizando el festival desde dentro a través de sus recuerdos.

ENTREVISTA A JUSTO EZENARRO

ZONA NEGATIVA (ZN): ¿Recuerdas en qué momento surgió la posibilidad de dirigir el festival y cómo se llevó a cabo?

JUSTO EZENARRO (JE): El festival lo hace directamente el subdirector cultural del ayuntamiento de Bilbao y es el ayuntamiento el que gestiona desde hace ya unos cuantos años del festival. Es algo inherente al puesto de subdirección de programación cultural del ayuntamiento.

(ZN): ¿Qué valoración le das a la edición de este año?

(JE): Pues muy bien, porque hemos hecho un esfuerzo especial en traer invitados para presentar sus películas y sus cortometrajes. En las sesiones de cortos han estado prácticamente todos los cortometrajistas vascos y del Estado. Tanto el fin de semana como entre semana han tenido tiempo para compartir entre ellos proyectos y experiencias. Luego también, durante la semana, han estado varios directos de la sección oficial y de Panoranama Fantástico. Uno de los objetivos de los festivales es ese, no solo que haya proyecciones, sino que los protagonistas de las películas estén compartiendo con el publico la experiencia y sus proyectos. Y en ese sentido, creo que hemos hecho un esfuerzo especial en traer a varias personas y el publico lo ha sabido apreciar.

Justo Ezenarro junto a Lamberto Bava, premio Estrella del Fantástico en la edición del 30 aniversario.

(ZN): Da la impresión de que el abanico en cuanto a temáticas y subgéneros era más variado que nunca. ¿Fue un objetivo tratar de llegar a un público más amplio que los meros aficionados de género?

(JE): Bueno, ese objetivo lo tenemos siempre. El FANT es festival de cine fantástico, no solo de uno de los subgéneros (terror). Queremos que estén todos los subgéneros representados. También es cierto que muchas veces depende de lo que se haya producido durante el año a nivel internacional. A veces la plancha puede girar más al terror o más a la fantasía. Eso depende un poco de la producción internacional. Este año igual ha coincidido que sí se han hecho cosas muy diferentes en muchos puntos del mundo y hemos podido dar muchas películas de diferentes subgéneros y de muy diferentes procedencias

(ZN): ¿Cuál es el principal referente del festival?

(JE): Bueno pues está claro que Sitges es un referente mundial de cine fantástico. Para nosotros no es un referente porque sabemos que nunca podremos llegar a ello. Es el más importante. Sitges es el festival al que todos acudimos a ver películas y a conocer el estado fantástico a nivel internacional. Nos sirve para ver un poco la programación, para ver algunas películas y para ver que se puede traer a Bilbao, pero luego creo que quitando Sitges, el resto de los festivales del Estado, andamos parejos en cuanto a presupuesto y posibilidades. El de Donosti, el de Molins de Rei, el de Málaga, el Calavera de Canarias… hay varios. Es cierto que ahí nosotros tenemos una pequeña diferencias con estos festivales. La mayoría son todos después de Sitges y en torno al 1 de noviembre, Día de muertos. Nosotros nos vamos en mayo, lo que nos permite hacer una programación con más calma una vez visto lo que ha pasado en Sitges, ver qué otros estrenos no han llegado a las salas y otras funciones que no han llegado a estrenarse en Sitges y pueden hacerlo en mayo en el FANT.

Crossover de festivales: Ángel Sala, director de Sitges, visita el FANT (2022) en calidad de productor con la película uruguaya Virus: 32.

(ZN): ¿Cuál es el mayor reto al que te enfrentas como director del FANT?

(JE): El mayor reto es, una vez que tienes ya la plancha de películas decidida (que eso es algo que puedes tener con más tiempo) luego es buscar qué directores pueden venir a presentar sus películas, porque en función de esto luego encajas el puzle. Entonces tienes la plancha decidida… pero que días pones cada película en función de la disponibilidad de los viajeros para poder encajarlo bien, y que tengan tiempo de estrenar sus películas. Eso es lo mas difícil de cuadrar, sobre todo porque al final vienen a la promoción de sus películas, pero lo que no pueden dejar atrás son sus otros proyectos. Entonces, muchas veces no te pueden contestar hasta ultima hora porque no saben si van a empezar otro rodaje o están con otro proyecto. Entonces, bueno, eso si que te genera cierto nerviosismo, porque aunque tienes las películas seleccionadas, luego tienes que cuadrar el puzle con los invitados. Esto es lo más difícil para todos los festivales.

(ZN): ¿Dónde ves al FANT dentro de 5/10 años? ¿Hay margen de crecimiento?

(JE): Yo creo que hay margen de proyección internacional. Porque te digo que cada vez es un festival más conocido fuera de aquí, fuera del Estado, pero igual ese pequeño salto de entrar en la Federación Europea de Festivales Fantásticos es un pasito que nos falta y que nos daría más proyección. Eso siempre permite tener más contactos internacionales y poder compartir con contactos e invitados y demás. Definitivamente, el primer paso sería entrar en esta Federación y, a partir de ahí, una mayor internacionalización.

(ZN): A lo largo de estas 30 ediciones ha habido invitados de lujo como Joe Dante, Park Chan- wok o JA Bayona. ¿Cuál ha sido el más especial para ti?

(JE): Park Chan-wook fue un hito. Poder traer a este director fue importantísimo. Para poder traerlo en aquí se tenían que dar muchas carambolas: que la película (Stoker) fuera a estrenarse en esas fechas, que la distribuidora estuviera pensando en la promoción europea y que pudieran empezar por aquí y desde ahí girar por Europa. Pues creo que fue algo muy ilusionante, le pusimos mucho empeño y al final lo conseguimos. Creo que eso significó un hito en el festival. Y luego, poder contar con Nicholas Brendon (Buffy Cazavampiros) en 2014 presentando Coherence también fue algo muy importante porque luego fue la película que ganó ese festival. Yo creo que es una de las películas que más huella ha dejado, ¿no? Esa historia sobre las realidades paralelas tan especial… como nos contaba Nicholas Brendon que era una película que la fueron haciendo casi, casi, sin guion y, entonces, sentados en la mesa, las conversaciones y los guiones iban surgiendo sobre la idea. Y bueno, fue muy especial tanto la película como conocer cómo fue la dirección de la misma. Fue uno de los momentos más importantes comprobar que también al público le gustó y fue la auténtica ganadora de aquel año, en 2014.

Park Chan-wook inaugurando el FANT con su película Stoker en 2013.

(ZN): ¿Y ha habido algún gran nombre que en el último momento se haya caido por un motivo u otro?

(JE): Pues hemos tenido bastante suerte. Nosotros somos bastante cautelosos y no anunciamos invitados hasta que estén plenamente confirmados. Preferimos pasar agobios hasta última hora, que tener que anunciar dos horas antes que se ha caído porque le ha salido otra cosa. Como te decía, somos bastante cautelosos y hasta el momento que no tenemos el 100% de confirmación, no anunciamos invitados. Con lo cual, gracias a Dios, no hemos tenido ese problema de que se nos caiga alguien importante de la plancha de invitados.

(ZN): Salvo el año de la pandemia, el FANT tiene unas fechas fijas en el mes de mayo, pero ¿cuánto tiempo antes de que arranque el festival se comienza a trabajar en la siguiente edición?

(JE): Pues nos damos una quincena para poder para descansar un poco el equipo, pero ya dentro de quince días empezaremos a hacer un reunión de evaluación. Ver que es lo que deberíamos mejorar, y en lo que hemos visto que tenemos algún fallito. También debemos contar con las reservas de espacios. No es fácil, cuando no disponemos de espacios propios y tenemos que solicitar la cesión al Teatro Campos Eliseso, o a la Sala BBK o los cines de Golem, o al Auditorio de la Alhondiga. Una vez hecho esto, ya podemos ir empezando, ver si tenemos alguna idea nueva y demás. Como te comentaba, luego ya solemos ir a Sitges, ver qué ha pasado por allí, cuáles son las previsiones externas de las películas que han pasado por allí, cuáles nos gustaría tener y, bueno, más fuerte empieza ya a partir de Sitges, aunque dentro de quince días comenzaremos la planificación de la siguiente edición.

(ZN): En alguna ocasión afirmaste “si un año hubiéramos faltado a la cita el festival habría desaparecido” ¿dirías que en ese sentido el 2020 fue el momento más delicado para el festival?

(JE): Sí, yo creo que sí. El Ayuntamiento de Bilbao hizo una apuesta por mantener este y el resto de festivales de todos los sectores culturales, y creo que la apuesta resultó.
Hay experiencia en muchos lugares, en esta misma ciudad que no voy a mencionar, de algún festival que algún año no se ha hecho, anunciando que va a ser bienal, pero esto suele ser un primer paso para su desaparición. Yo creo que era importantísimo aquel año hacerlo, las competencias que se pudieran, aunque se iban rebajando aforos como se hizo, reducción de horarios, reducción de invitados, pero había que hacerlo para poder tener contenidos, porque el riesgo si no, está ahí.

Justo Ezenarro
Justo Ezenarro, Javier Botet y Freddy Krueger en la gala inaugural del FANT 30 aniversario.

(ZN): ¿En qué ha cambiado el FANT desde tu llegada a la dirección, allá por el 2008, hasta 2024 que ha resultado ser el último que has comandado antes de jubilarte?

(JE): El principal es que el público es mucho más heterogéneo. Creo que FANT era un festival, sobre todo, para los aficionados del género, gente muy aficionada que quizá sigue siendo el público fiel, pero yo creo que el paso a los cines Golem, a la Alhóndiga del Bilbao, ha permitido que sea mucho más conocido por otros cinéfilos que no conocían el fantástico, el FANT y las posibilidades de programación amplia que tenemos. Ahí sí que hemos visto gente que acudía a los cines Golem, igual a ver una película concreta o sin saber muy bien qué ver, se encuentra con el festival y eso ha permitido que se incorporen como público al FANT. Si tú vas a ver una sesión de FANT y ves a los frikis, por decirlo de una manera cariñosa, que van siempre y son fieles con personas de otro tipo de perfil, gente más mayor, con otros gustos, pero que también encuentran en el FANT su película o sus películas.

(ZN): ¿De qué estás más orgulloso de tu periplo como director del festival?

(JE): Pues precisamente de eso, de que el FANT haya podido llegar a otros cinéfilos de la ciudad. Que haya dejado de ser un nicho muy, muy, determinado de amantes del género, a a ser un festival más de ciudad en el que el público es más diverso. Creo que eso es importante y creo que eso ha contribuido a que el fantástico en general sea más popular y más conocido, y no sea solo vinculado al terror. La apuesta por la programación de cintas de diferentes subgéneros del fantástico ha sido una apuesta importante y ha traído nuevos públicos al Festival. Yo creo que esto es lo fundamental, puesto que los festivales viven de su público.

(ZN): ¿Suelen coincidir las votaciones de los jurados con tus gustos personales? ¿Alguna vez has pensado “cómo ha podido salir esta ganadora”…?

(JE): Este año mis gustos coinciden bastante con los de los jurados y con los del público. Ha habido ahí dos o tres películas que han estado en todas las quinielas y en los primeros puestos tanto del jurado, como del jurado joven, como del público, y que coinciden también con las mías y que se han repartido unos u otros premios. En principio, este año hemos coincidido bastante, de otros años no puedo decir lo mismo (risas). Siempre depende mucho del perfil del jurado de cada año o del consenso al que tengan que llegar, porque muchas veces la película que eligen no es la favorita de ninguno de los tres, es la consensuada y, como te digo, suele depender mucho del jurado de cada año. Igual que ocurre con los invitados, el jurado depende mucho de las posibilidades de su agenda. Entonces, un poco más o menos las que eligen, ya sabes, por el perfil que tienen, sus gustos pueden ir por ahí, pero bueno. El tipo del jurado es… no sé cómo definirlo, es una parte más. No tiene más importancia que el público, ni más importante que los programadores. Bueno, es otro punto de vista, y que a veces, pues, aunque no coincida con tu gusto, cuando te explican por qué han elegido, pues también dices, «bueno, pues esto que igual yo no había caído y que no coincidía, pues, también tiene su parte de razón, ¿no?». Salvo raras instrucciones, coincidencias suele haber.

(ZN): Eres un gran aficionado al género, seguro que tienes grabados varios títulos en la memoria. ¿Qué cintas que hayan participado en la sección oficial en los últimos tres lustros consideras tus favoritas?

(JE): A mí Coherence, yo creo que es la película favorita de todas las ediciones, con diferencia. Una película sorpresiva que también la guardo en el recuerdo. Y la chica de este año, Siyi Liu, ganadora del público de Jurado Joven con San Gui Qing Shi, que es un cuento que tardaré en olvidar. La historia como tal no deja de ser un cuento de hadas. Su argumentación, su música, sus decorados… Yo tenía la sensación de que me había sumergido dentro del cuento. Esa película también será difícil de olvidar por cómo como espectador te hace meterte completamente en la historia. Y luego, pues, por otros motivos, creo que otra película que no olvidaré en tiempo es Trauma, de Lucio Rojas. Es una película chilena que trata lo que fue capaz la crueldad humana en la dictadura chilena. Es una película también la recuerdo que acabé de verla en sala y, bueno, tuve que darme un paseo de una hora por la ciudad para despejarme porque es una película de las que deja huella, por eso, por como refleja la crueldad de la sociedad actual y de los humanos en las dictaduras, como saca lo peor de nosotros. Es una película realmente traumática.

Nicholas Brendon posando junto a dos fans bilbaínos tras el pase de Coherence.

(ZN): Ya para acabar, Justo, creo que te jubilas este año. Así pues, sería tu última edición como director.

(JE): Sí, en septiembre. Es lo que te decía, que dentro de la valoración que hagamos dentro de quince días, empezaremos el periodo de transición. Y ya, a partir de septiembre me tocará disfrutar. Y lo que he dicho también en estos días es que no abandonaré ni el cine ni el género. Y mi primer viaje como jubilado será al Festival de Sitges, que ya tengo cogido el apartamento para disfrutar de los diez días del festival como público. La verdad es que sí, ya tengo ganas de estar con tranquilidad al otro lado de la barrera (risas).

(ZN): ¿Te marchas con alguna cuenta pendiente, alguna espinita clavada?

(JE): No, no, ¡que va! ¡en absoluto! He disfrutado muchísimo durante estos años. Es una experiencia inolvidable tanto con los compañeros, como con el público, como con las películas. Malos los ratos hay poquitos. Sobre todo, en los últimos días del festival, con los nervios propios de lo que puede faltar porque, al final, son muchas partes: comunicación, invitados, las intérpretes… Y bueno, pues esas últimas cosas sí que te puede poner un poco nervioso y se puede llegar a dar algún pequeño roce fruto de los nervios. Pero luego, he trabajado muy a gusto con toda la gente con la que he colaborado y una vez que el festival rueda en la gala de inauguración, ya es todo disfrutar juntos. Entonces me voy a quedar solo con lo bueno que es muchísimo y lo malo que ha sido poquito, se olvida rápido.

(ZN): Muchísimas gracias por tu atención y, nada, a disfrutar de la jubilación.

(JE): Gracias a vosotros. Como siempre digo, nos veremos en los cines o en los bares.

Subscribe
Notifícame
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments