#ZNCine – Crítica de La primera profecía, de Arkasha Stevenson

Arkasha Stevenson debuta en la gran pantalla con La primera profecía, precuela del clásico dirigido por Richard Donner.

0
1794
 

Dirección: Arkasha Stevenson.
Guion: Tim Smith, Arkasha Stevenson, Keith Thomas.
Música: Mark Korven.
Fotografía: Aaron Morton.
Reparto: Nell Tiger Free, Tawfeek Barhom, Sônia Braga, Ralph Ineson, Maria Caballero, Nicole Sorace, Andrea Arcangeli y Bill Nighy.
Duración: 120 minutos.
Productora: Phantom Four Films / 20th Century Studios / Kiwii / Cattleya / Abbey Road Studios.
Nacionalidad: Estados Unidos.

 

«Los judíos regresarán a Sión, y un cometa surcará los cielos, el Sacro Imperio Romano se alzará, entonces tú y yo moriremos. Surgirá del mar eterno, creando un ejército de cada lado, hermano contra hermano, hasta que el hombre sea aniquilado.»

Cuando una película de terror es un éxito, se ve destinada a convertirse en el inicio de una saga casi sin remedio. No importa que la cinta en cuestión haya podido alcanzar la excelencia para que las sucesivas secuelas vayan degenerando hasta caer en el olvido. Ejemplos hay a montones pero mencionaremos Psicosis, La matanza de Texas, El exorcista o Halloween por refrescar la memoria. El caso que hoy nos ocupa tampoco fue una excepción. Como no podía ser de otra forma, La profecía (The Omen en su versión original) se estrenó en el país del Tío Sam el 6 de junio de 1976 (el 6 del 6 del 76). Con un reparto compuesto por el gran Gregory Peck, Lee Remick, David Warner, Billie Whitelaw, Patrick Troughton y el jovencísimo, e inquietante, Harvey Stephens resultó ser un rotundo éxito. Con Richard Donner detrás de las cámaras, La profecía no se planteó como película de terror, sino como una historia de misterio y suspense. El director de Superman optó por eliminar los elementos más inverosímiles para dotar de un mayor realismo a la trama. The Omen cosechó dos nominaciones a los Oscar consiguiendo que Jerry Goldsmith se llevara el gato al agua gracias a su excelente banda sonora. Dos años más tarde, con Don Taylor y Mike Hodges tomando el testigo de Donner, llegó a carteleras su primera secuela. Pese a no estar a la altura de la entrega original, La maldición de Damien contó con William Holden y Lee Grant como pareja protagonista y un puñado de escenas para el recuerdo. Ya en la década de los ochenta, con Sam Neill metiéndose en la piel del hijo del diablo, El final de Damien pasó con más pena que gloria. Resistiéndose a dejar al mal en paz, en 1991 le tocó el turno a La profecía 4: El renacer, subproducto televisivo de infausto recuerdo. En plena avalancha de remakes, con el cambio de siglo surgieron copias de clásicos la mar de insípidos. A pesar de contar con Liev Schreiber, Julia Stiles, Mia Farrow, David Thewlis, Pete Postlethwaite y Michael Gambon en su nómina interpretativa, La profecía: Omen 666 (John Moore, 2006) fue una de esas producciones sin alma que no aportaban nada a la mitología de este universo.

Este chico es un demonio.

En plena crisis creativa, los remakes de Hollywood mutaron en precuelas, reboots, recuelas e intercuelas. La primera profecía juega en esta liga. Fogueada en la pequeña pantalla dirigiendo episodios de series como Legion, Arkasha Stevenson debuta en el mundo del cine demostrando que ha llegado para quedarse. Especialista en el género de terror como demuestra su paso por Channel Zero o Nuevo sabor a cereza, Stevenson luce talento en un producto que cuenta con ciertas limitaciones argumentales al tratarse de una precuela de la cinta dirigida por Donner. Ambientada a comienzos de los años setenta, la acción transcurre en Roma que se comporta como un personaje más de la película. Santa María de Popolo, El Monumento Vittorio Emanuele, El Coliseo o El Vaticano son fondos que embellecen unas tomas que recuerdan al cine de la citada década. El uso del zoom, una cuidadísima puesta en escena y un diseño de producción a la altura nos transporta medio siglo atrás sin causar impresión impostada. Stevenson regala a los fans de la obra original una serie de homenajes replicando algunas de las escenas más icónicas de La profecía. Eso sí, bien habríamos hecho los seguidores (entre los que me incluyo) de no haber visto ningún tráiler previo para no estropear la experiencia. Más allá de estos huevos de pascua, Stevenson se esfuerza en que las piezas del puzle encajen a la perfección para que al terminar el visionado de La primera profecía podamos continuar con el filme protagonizado por Gregory Peck sin ningún problema.

Aunque es evidente que la principal referencia de Stevenson a la hora de rodar La primera profecía fue la cinta de Donner, en su trabajo se advierten otras influencias. La semilla del diablo, El exorcista e, incluso, el cine de Rob Zombie se combinan en la mente de la joven cineasta para parir, nunca mejor dicho, una cinta cuya fuerza visual es innegable. Mark Korven cumple con nota en una partitura con ecos a Goldsmith. Los coros están presentes en los momentos más desasosegantes del metraje y, en su zenit, se recupera el Ave Satani para delirio del personal.

Nell Tiger Free se erige como protagonista de la historia en un rol que tiene bastantes puntos en común con su papel de Leanne en la serie Servant de Apple TV+. La otrora Myrcella de Juego de Tronos, a quien también pudimos ver en Demasiado viejo para morir joven (neonoir creado por Ed Brubaker y Nicolas Winding Refn), se mete en la piel de Margaret, una joven estadounidense que es enviada a Roma para tomar sus votos. Apadrinada por el Cardenal Lawrence (Bill Nighy), Margaret se muestra inocente y vulnerable pero arrastra consigo un pasado envuelto en oscuridad.

profecía

Del resto del reparto cabe destacar a Sonia Braga en la piel de la temible Sor Silva y a otros dos actores que también forman parte del universo televisivo de Canción de hielo y fuego: el veterano Charles Dance, un cura con gusto por la pintura, y Ralph Ineson, una de las voces más graves del séptimo arte. Ineson, en cuya extensa carrera nos encontramos películas tan disfrutonas como La bruja o El caballero verde, encarna al Padre Brennan, personaje interpretado por Patrick Troughton en la cinta del 76 y que sirve como puente entre ambas partes. La actriz valenciana María Caballero representa a nuestro país dando vida a Luz, compañera de piso de Margaret antes de que ambas se casen con Dios.

Los movimientos estudiantiles y las revueltas obreras toman las calles rebelándose contra los poderes fácticos. Con la iglesia hemos topado. Tras siglos de control global, la mayor multinacional del mundo pierde, a pasos agigantados, un gran número de fieles. La pérdida de fe está directamente vinculada con la pérdida de poder. El escenario es propicio para la llegada del Anticristo. Si el 7 es el número perfecto, el 6 es su opuesto. El 6 es el número de la bestia. A Satán le sobran seises. La Santa Madre Iglesia necesita que las ovejas vuelvan al redil aunque sea siguiendo la máxima de Maquiavelo, que para algo la cinta está ambienta en Italia: el fin justifica los medios.

Si el año pasado fueron Hermana muerte y La monja II las encargadas de que ciertos hábitos no pasen nunca de moda, es el turno de que La primera profecía y, próximamente, Immaculate perpetúen la misión. Con algún que otro Deus ex machina (entre tanto rezo, es normal), Arkasha Stevenson apunta maneras con una cinta que, pese a ser innecesaria, hará las delicias de los aficionados al género de terror.

Lo mejor

• El buen hacer de Arkasha Stevenson. Ha nacido una estrella.
• Tanto la ambientación setentera como la atmósfera malrollera funcionan a las mil maravillas.
• Visualmente es arrolladora.

Lo peor

• Los efectismos propios del género como son los sustos gratuitos.
• Lo poco desarrollados que están los personajes secundarios.
• Con poco margen para la sorpresa, el giro de guion resulta predecible.

  Dirección: Arkasha Stevenson. Guion: Tim Smith, Arkasha Stevenson, Keith Thomas. Música: Mark Korven. Fotografía: Aaron Morton. Reparto: Nell Tiger Free, Tawfeek Barhom, Sônia Braga, Ralph Ineson, Maria Caballero, Nicole Sorace, Andrea Arcangeli y Bill Nighy. Duración: 120 minutos. Productora: Phantom Four Films / 20th Century Studios / Kiwii /…
Dirección - 8.5
Guión - 6
Reparto - 7
Apartado visual - 9
Banda sonora - 8

7.7

Ave Satani

La primera profecía vaticina un futuro de éxito para su directora, Arkasha Stevenson, quien, en su debut, homenajea al cine de terror de los setenta con una cinta que sirve de precuela al clásico dirigido por Richard Donner en 1976,

Vosotros puntuáis: 6.38 ( 6 votos)
Subscribe
Notifícame
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments