#ZNCine – Crítica de Hereditary, de Ari Aster

Reseña de Hereditary, la alabada película de terror con la que el cineasta Ari Aster debuta en la dirección de largometrajes.

Por
5
1750
 
hereditary

Dirección: Ari Aster
Guión: Ari Aster
Música: Colin Stetson
Fotografía: Pawel Pogorzelski
Reparto: Toni Collette, Gabriel Byrne, Alex Wolff, Milly Shapiro, Ann Dowd
Duración: 126 min
Productora: PalmStar Entertainment / Windy Hill Pictures. Distribuida por A24
Nacionalidad: Estados Unidos

 

Desde hace tiempo los aficionados al cine de terror nos encontramos una o dos veces al año con un largometraje vendido por ciertos sectores del público y la prensa especializada como la enésima “reinvención del género”. Supuestas obras maestras que por su originalidad, planteamiento y hallazgos visuales o narrativos merecen ese pintoresco y exagerado apelativo que en no pocas ocasiones es concedido con una ligereza del todo contraproducente. Por regla general los resultados no suelen ser para tanto y a veces llegan incluso a decepcionar como le sucedió a un servidor con La Bruja, el debut de Robert Eggers del que hablé por estos lares en su época de estreno. Pero también es cierto que piezas como las adscritas a las sagas Insidious, Expediente Warren (The Conjuring), muestras independientes controvertidas como The Lords of Salem o la más reciente Un Lugar Tranquilo han deparado más de una sorpresa a los amantes de esta clase de celuloide. Desde que tuviera su puesta de largo internacional en el Festival de Sundance del presente año, Hereditary, la ópera prima del cineasta estadounidense Ari Aster, pasó a engrosar las filas de estas supuestas producciones magistrales llegadas para cambiar los preceptos del tipo de films al que se adscriben gracias a la excelente acogida recibida en el certamen creado por Robert Redford y la efectiva publicidad vendiéndola como una película tan terrorífica como insoportable para cierto tipo de espectadores.

Vaya por delante que Hereditary no va a cambiar el futuro del cine de terror, no por su falta de virtudes, que sí las tiene y en grandes cantidades, sino por no descubrir nada nuevo y transitar lugares comunes reconocibles para el fandom tanto en los clásicos, como en muchas de las mejores muestras recientes, del género. De esta manera Ari Aster se alimenta de obras maestras como El Exorcista o La Semilla del Diablo (Rosemary’s Baby) así como de piezas contemporáneas del estilo de Babadook o las ya citadas The Lords of Salem y La Bruja diseñando un producto multirreferencial que a pesar de todo trata de buscar su propia voz. La trama del largometraje está protagonizada por la familia Graham, formada por un matrimonio y dos hijos, tomando como punto de partida el funeral de la abuela materna. Tras la defunción de la anciana iremos descubriendo la personalidad de estas cuatro personas entre las que encontramos a la matriarca Annie (Toni Collete) mujer con problemas psicológicos y aficionada a construir casas de muñecas, Steve (Gabriel Byrne) marido cariñoso y padre abnegado, Peter (Alex Wolff) hijo adolescente con largo historial de desencuentros con su madre y finalmente Charlie (Milly Shapiro) hija pequeña callada, taciturna y sombría, además de la única persona que echa de menos a la fallecida por haber compartido con ella estrechos lazos afectivos.

hereditary5

Más allá de este punto de partida y el perfil de los personajes adjuntado es conveniente no saber nada más de una obra como Hereditary poseedora de algunos giros de guión bestiales, sobre todo el que cambia radicalmente el tono de la propuesta de Ari Aster, tan efectistas como necesarios para que el guionista y director pueda fertilizar el terreno en el que trabajará después del ecuador del metraje. Con respecto a su labor detrás de las cámaras se antoja inconcebible un debutante con su soltura y control férreo de una puesta en escena brillante aprovechando todos los medios audiovisuales a su alcance para dar una factura bordeante en lo virtuoso a su ópera prima. El posicionamiento y los movimientos de la cámara, la cadencia de los encuadres, la pericia a la hora de construir escenas de verdadero terror sin necesidad de recurrir a los inefables jump scares y una utilización virtuosa de las maquetas construidas por Annie con la doble intención de ejecutar algunos planos vibrantes y dar forma a una alegoría que enfatiza los roles de “muñecos controlados por una fuerza mayor” en los que se convierten los protagonistas del largometraje son la demostración clara del talento de un muy prometedor artesano. De esta manera la labor como jefe de ceremonias de Ari Aster se revela como uno de los puntos más fuertes de Hereditary gracias a su talento para diseñar atmósferas transmisoras de genuino pavor sin la necesidad de caer en trucos de barraca de feria o efectismos reprobables.

hereditary2

En cuanto al guión de Hereditary, escrito íntegramente por su también director, ya hemos mencionado su escasa originalidad a la hora de buscar inspiración para construir una historia diferente sin adentrarse en caminos mil veces transitados. Todos los pecados cometidos por Ari Aster a la hora de ejecutar una amalgama de referencias con las que construir su relato sin dejar mucho espacio a la inventiva son perdonados el revelarse esa mixtura de homenajes sólo como la parte de un todo narrativo mucho más cohesionado y profundo con el que consigue equilibrar un cuento de terror mórbido, enfermizo y perverso por medio de la perfecta unión entre los resortes adscritos al género en el que se enmarca el largometraje y el drama más desgarrador encontrando a sus máximos valedores en los personajes que pueblan el mismo. Con más de una semejanza con la ya citada Babadook la ópera prima de Ari Aster utiliza su naturaleza genérica para ejecutar un retrato brillante sobre cómo la pérdida puede destruir desde dentro un núcleo familiar que sólo necesitaba un catalizador para desmoronarse como un castillo de naipes. Por medio de la alegoría y el omnipresente simbolismo el guionista y director recurre a la vertiente sobrenatural de su pieza para sustentar un tratado sobre la depresión y los trastornos mentales digno de elogio y estudio.

hereditary6

Aunque el trabajo de escritura y realización de Ari Aster es uno de los pilares maestros sobre el que se sustenta Hereditary es su reparto el encargado de elevar a la excelencia el conjunto de la obra gracias a su labor delante de las cámaras. Jamás hubiera imaginado un servidor después de haberla visto en decenas de películas que la australiana Toni Collette, no sólo podría dar vida a un papel tan extremo como el de Annie Graham, adentrándose con él en la tragedia más desgarrada aderezada con incómodos pasajes de humor negrísimo, sino ofrecer una mirada tan abrasiva y diabólica como para deparar a más de un espectador impresionable unas cuantas noches de insomnio. No le va a la zaga el animal herido al que da vida un superlativo Alex Wolff elaborando una criatura poliédrica, doliente, abordándola con una profesionalidad intachable y una intensidad no menos cruenta, haciendo saltar chispas en cada encuadre compartido con su progenitora en la ficción. Gabriel Byrne es nuestro ancla con la realidad, el personaje equivalente al raciocinio y la coherencia dentro de Hereditary acometido por el intérprete irlandés con una contención en las antípodas de sus dos citados compañeros de reparto. Finalmente mención especial para Milly Shapiro, actriz adolescente de físico peculiar, padece el Sídrome Treacher Collins, cuyos silencios, miradas y molesto sonido bucal se convierten en el alma de la película gracias a su entrega para ofrecer a la platea el miembro más importante de la familia Graham desde una perspectiva tanto terrenal como sobrenatural.

hereditary8

Hereditary está lejos de ser la “mejor película de terror de todos los tiempos” y ni siquiera alcanza a ser la obra maestra promulgada por unos cuantos, etiqueta esta que ha jugado en contra de sus humildes intenciones como pieza de género. Como producto cinematográfico no ha conectado con el público generalista que la ha recibido entre extrañado, confundido y decepcionado, pero para la prensa especializada y el aficionado al género en el que se enclava se revela brillante en muchos aspectos, suponiendo la recuperación de los mejores preceptos dentro de un celuloide de posesiones, casas encantadas y brujería viviendo actualmente una nueva edad de oro gracias a productoras como A24 o Blumhouse Productions, factorías preocupadas por ofrecer la perfecta combinación entre calidad y comercialidad para saciar el apetito goloso del fandom. El joven Ari Aster ha dado un fuerte puñetazo sobre la mesa con su debut detrás de las cámaras y ya prepara su nuevo proyecto como director, un film titulado Midsommer cuyo rodaje comenzará el ¡próximo mes de agosto centrándose en el folklore escandinavo (como sucedía en The Ritual, otra de las mejores horror movies del 2018) con una pareja de protagonistas viviendo unas peculiares y nada inofensivas vacaciones en Suecia. Esperemos que su olfato para elegir proyectos esté a la altura de su talento como narrador y no caiga en la trampa de convertirse en un engranaje más de la maquinaría hollywoodiense.

  Dirección: Ari Aster Guión: Ari Aster Música: Colin Stetson Fotografía: Pawel Pogorzelski Reparto: Toni Collette, Gabriel Byrne, Alex Wolff, Milly Shapiro, Ann Dowd Duración: 126 min Productora: PalmStar Entertainment / Windy Hill Pictures. Distribuida por A24 Nacionalidad: Estados Unidos   Desde hace tiempo los aficionados al cine de terror…
Dirección - 9
Guión - 8.5
Reparto - 9
Apartado visual - 9
Banda sonora - 8

8.7

Soberbio debut en el mundo del largometraje del cineasta Ari Aster. La falta de originalidad de su guión se ve compensada por una solidez narrativa vibrante, una puesta en escena virtuosa y un reparto de actores en estado de gracia encabezados por una superlativa Toni Collette.

Vosotros puntuáis: 7.18 ( 7 votos)

5
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
SeflorasDonaldBlakeCristian Miguel SepulvedaAlbierZot Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
AlbierZot
Lector
AlbierZot

Pues yo tampoco sé qué le han visto a esta peli, la verdad. Típica peli de posesiones, sin profundidad ni atmósfera ninguna, sólo personajes desquiciados (el ‘papelón’ de convidado de piedra de Gabriel Byrne es tremendo), giros, sustos y poco más… lo de siempre pero muy de siempre.

Cristian Miguel Sepulveda
Autor

A nivel técnico es una barbaridad, un trabajo de dirección brillante. Los personajes sí tienen bastante profundidad, y de hecho buena parte de la película es más un drama familiar que una historia de terror, que no lo es prácticamente hasta la recta final. El guión gira constantemente alrededor de la relación de la madre con sus hijos, especialmente con su hijo, y con su difunta madre. Sí, Gabriel Byrne tiene el papel menos lucido, pero el resto está bastante bien en interpretación, muy especialmente Toni Collette. Como crítica solo le achaco que el tramo medio se hace un poco lento, pero porque el ritmo y el desarrollo de la historia así lo exige.

Lo que no es desde luego es la típica película de terror, que es lo que básicamente le ha ganado los detractores que ha tenido la película. Pasó algo similar con Drive, que la gente pensó que iba a ver Fast and Furious y luego nada que ver, y salieron espantados claro, porque no es el tipo de público que iría a ver esa película. O con Mother! de Aronofsky también por poner un ejemplo más reciente.

AlbierZot
Lector
AlbierZot

Yo es que no le veo tanta originalidad. Está mucho más dentro de la corriente ‘insidious’ que Drive de F&F me parece a mí. Yo creo que la gente se aburre (o no conecta, como en mi caso) porque los personajes están deslabazados: la madre va por libre, el padre (figura pivotal) no existe y los chavales son carne de cañón para lo que ocurra. A lo mejor tendría que haber empezado 5 años antes para sentir el drama familiar y la bajada a los infiernos, pero vamos que tampoco está mal, es sólo que sorprende unas alabanzas tan desmedidas.

DonaldBlake
Lector

Es muy buena película y tiene momentos de un malrollismo que incomoda lo suyo pero, efectivamente, la han inflado demasiado, sin ir muy lejos Un lugar tranquilo me parece mas interesante e incluso La Bruja, que a mi si que me gustó mucho.

Sefloras
Lector
Sefloras

Es una película soberbia, que recoge lo mejor del cine de terror de esta década, sin dejar de nirar a clásicos como El Resplandor (esas caras de Annie), La semilla del diablo o Amenaza en la sombra, además con una planificación muy meditada, una ambientación que siembra malestar conforme van cayendo en esa extraña espiral de locura y dolor la familia, el drama tan cuidado y la genial idea de convertir a Toni Colette en artista que representa su vida en miniatura, como una ventana que se abre al interior como un juego de muñecas rusas. Y el tramo final, cuando se desata la locura, increíble. Una de las mejores películas de terror que he podido ver en cine.