Una entre muchas

Crónica de una sociedad enferma que mira a otro lado ante la violencia machista.

Por
1
672
 

Edición original:Becoming / Unbecoming GBR, Myriad Editions
Edición nacional/ España:Astiberri
Guión:Una
Dibujo:Una
Color:Una
Formato:Rústica, 208 Páginas
Precio:19€

 

¿Por qué la idea de que las mujeres y las niñas se merecen lo que les pasa es mucho más fácil de aceptar por las sociedades de todo el mundo que el hecho de que los varones violentos causan sufrimiento a millones en todo el mundo, en épocas de paz y en épocas de guerra?

En abril de este año Astiberri Ediciones sacaba la segunda edición de Una entre muchas, obra de Una. En esta novela gráfica la autora nos narraba su caso de maltrato como hiciera Rosalind B. Penfold en Quiéreme bien también publicada por Astiberri. Dos obras que tendrían que ser de lectura obligatoria tanto en colegios como para los condenados por violencia de género para poder terminar con esa lacra.

Una es el seudónimo de una historietista inglesa nacida en 1965. Una entre muchas es su primera narración gráfica, aunque con anterioridad había publicado en fanzines. Recientemente ha autopublicado On Sanity: One Day In Two Lives.

En 1977 Una tiene doce años. A los críos de su edad les van el punk o el ska, pero Una está aprendiendo a tocar a la guitarra “Mull of Kintyre”, que le parece muy buena canción. Mientras la policía fracasa en resolver el caso del asesino en serie apodado el Destripador de Yorkshire, que acabará matando a trece mujeres, Una sufrirá una serie de actos violentos que la harán sentirse indefensa, sola y culpable, y que le harán emprender un largo camino para liberarse de las secuelas de una violencia cotidiana y banalizada.

Una entre muchas es una historia que aborda la violencia sexual desde dos historias reales que sucedieron en el mismo lapso de tiempo. La historia de la violación de la autora se mezcla con la del Destripador de Yorkshire y la historia de Inglaterra de los setenta y principios de los ochenta, todo ello mezclado con datos y estudios sobre el origen de la violencia sexual contra las mujeres. Formando una historia que mezcla la crónica con el ensayo y que inevitablemente te hace pensar, sobre todo al ver que los mismos patrones y problemas que se daban en los años setenta en Inglaterra siguen como escritos en piedra en nuestros días, seguramente por la falta de interés de la sociedad en resolverlos. Todo ello con una narración y un estilo gráfico que se aleja de lo habitual pero que sirve perfectamente para el tipo de historia que se quiere contar. Una historia que te encoje el corazón, te llena de rabia, te indigna, en fin que te emociona, te hace pensar y que te cambia a mejor si le dejas.

Una nos cuenta su historia pero sin caer en la tentación del melodrama, una historia terrible y que sobrecoge, lo mismo que ocurre con la historia del Destripador. Lo que sí hace es un relato de la sociedad de los setenta, con un machismo salvaje que se empeña en culpabilizar a las víctimas, algo que por desgracia sigue todavía presente en nuestra sociedad, empeñada en juzgar a las mujeres en lugar de a los violadores. Vemos cómo ese machismo y mentalidad arcaica permitió que el Destripador campara a sus anchas ya que “solo” mataba a mujeres de vida disoluta y lo mismo le sucedió a Una. Los recortes de periódico e informes policiales que incluye la obra son un claro ejemplo. No es una novela gráfica que pretenda pontificar ni ser panfletaria, simplemente se limita a dar datos contrastados y comprobables mientras nos cuenta una historia dura que nos golpea con fuerza. Es destacable cómo Una opta por dar voz a las victimas en lugar de al Destripador que es lo habitual y parte del problema, ya que esto provoca que se conviertan en celebridades y los dejemos de ver como los monstruos que son. El resultado es un narración emocionante con gran carga de denuncia política y periodística.

Es una obra necesaria ante un problema que está lejos de resolverse, con unos estados que no gastan, ni se preocupan por las victimas a pesar de que cada año arrojan unas cifras catastróficas. Pero no son solo los estados los que las abandonan, la sociedad enseguida se encarga de dañar su reputación, esto es seguramente lo que mejor refleja Una en su obra. El mezquino trato que siempre se ha dado a las mujeres y lo fácil que se las etiqueta de manera negativa, algo que cuando tienes pene no sucede, ya que eres un superhéroe de la masculinidad. Además es una obra que lucha contra tópicos absurdos como “lo que no te mate te hace más fuerte” o que “los abusadores han sido antes víctimas”, etc… Todos parecen diseñados para proteger al agresor.

Una entre muchas es un cómic alejado de formalismos gráficos, con un estilo nada académico pero muy humano, que culpe con su principal función que es ser empático y comunicar. Y vaya si comunica, tiene páginas que te estremecen y te dejan el dolor a flor de piel. Para ello se sirve de unas de las metáforas visuales más potentes que he visto en mucho tiempo. Es un estilo que está lleno de libertad creativa ya que en principio no estaba pensado para publicarse, eso le da una frescura que no se da en otro tipo de obras encorsetadas por reglas y estilos, algo parecido a lo que sucedía con Quiéreme bien pero Una tiene mucho más talento. Todo hace una obra con un estilo que impacta y emociona, y en donde es tan importante lo que se cuenta con cómo se cuenta.

Astiberri hace un gran edición, con buen papel, buena reproducción y un buen diseño. Es necesario que las editorial publiquen obras como ésta que sirve para demostrar el potencial del cómic y del arte como vehículo para luchar contra las injusticia y cambiar la sociedad.

Una entre muchas es un cómic que nos pone un espejo y nos hace mirarnos como sociedad, una sociedad que durante mucho tiempo ha tolerado la violencia sexual y ha estigmatizado a quienes la sufren. No es un cómic sencillo pero es necesario, valiente y que todos los hombres deberían leer, sobre todo los que usan alegremente según que términos y hablan desde la ignorancia, justificando y alentando las agresiones sexuales. Como dice Una en el cómic “Hablar está bien, pero actuar es mejor” y es algo que ya nos toca como sociedad. Dejar de lado el machismo, sacarlo de las leyes y los tribunales, de las escuelas y del día a día para construir un mundo mejor e igualitario. Y para eso toca hacer autocrítica y Una lo consigue con su historia.

  Edición original:Becoming / Unbecoming GBR, Myriad Editions Edición nacional/ España:Astiberri Guión:Una Dibujo:Una Color:Una Formato:Rústica, 208 Páginas Precio:19€   ¿Por qué la idea de que las mujeres y las niñas se merecen lo que les pasa es mucho más fácil de aceptar por las sociedades de todo el mundo que…
Guión - 8.5
Dibujo - 7.5
Interés - 9

8.3

Impactante

Una obra que reflexiona sobre la violencia sexual mediante la historia de su autora y la del Destripador de Yorkshirey. Te emociona, te enfada y te hace pensar que es todo lo que se le puede pedir a un buen cómic.

Vosotros puntuáis: 8.56 ( 6 votos)
Artículo anteriorRumble, el color de la oscuridad
Artículo siguiente#ZNCine – Crítica de Hereditary, de Ari Aster
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Abraham Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Abraham
Lector
Abraham

Pinta de ser una obra dura a la par que necesaria
A la pila de pendientes tambien