ZN Cine – Crítica de Babadook, de Jennifer Kent

Por
8
974

 

Dirección: Jennifer Kent
Guión: Jennifer Kent
Música: Jed Kurzel
Fotografía: Radek Ladzcuk
Reparto: Essie Davis, Noah Wiseman, Daniel Henshall, Hayley McElhinney, Barbara West, Ben Winspear, Tiffany Lyndall-Knight, Tim Purcell, Benjamin Winspear, Cathy Adamek, Carmel Johnson
Duración: 95 minutos
Productora: Entertainment One / Causeway Films / Smoking Gun Productions
País: Australia

 

¿Qué hace buena a una película de terror? La respuesta de perogrullo también es la más insatisfactoria: la que consigue asustarnos. Pero quedarnos con esta respuesta no sirve ni para comenzar a raspar la superficie de la cuestión. Porque el terror es un género que siempre ha tenido en su mano, como ningún otro, hablar de nuestra fragilidad, nuestros miedos e inquietudes más profundas y ancestrales. El miedo acaba siendo siempre la herencia cultural de una sociedad, no hay nada capaz de explicar mejor lo que somos, lo que hemos sido o lo que podemos llegar a ser que los demonios y monstruos a los que combatimos e intentamos derrotar a diario. El destino, la enfermedad, la soledad, lo desconocido, la muerte; todos ellos son terrores primigenios que han tomado diversas y variadas formas lo largo de la historia de la humanidad. Han persistido en nuestra mente llevándonos a la locura o sirviendo de revulsivo, acicate e inspiración. Es ese el oscuro y ambiguo poder del miedo. En perspectiva, no hay ningún medio que haya podido hacer tan reales y tangibles nuestros demonios y monstruos como el cine porque al final somos simples esclavos de lo que vemos y eso tiene un gran impacto en la manera que interpretamos y sentimos el mundo. Las películas capaces de comprender esto último, las que logran exponer en imágenes lo más sombrío del alma humana, se transforman automáticamente en clásicos y parte de nuestro imaginario popular universal. Este ha sido el caso, entre otros muchos, de producciones como Psicosis de Alfred Hithcock, La noche de los muertos vivientes de George A. Romero, El exorcista de William Friedkin, Tiburón de Steven Spielberg, Pesadilla en Elm Street de Wes Craven o El resplandor de Stanley Kubrick. ¿Tienen algo en común todos estos filmes de enfoques y tonos tan dispares?

La pregunta daría para hablar largo y tendido sobre el tema, pero, a priori, podríamos destacar la punzante y opresiva psicología de sus respectivos fotogramas y, por otro lado, el trasfondo de unas historias que van más álla de los elementos fantásticos que podemos encontrar en sus tramas tratando en última instancia, sea por medio de la metáfora, la alegoría o la más llana y efectiva narrativa, temas muy reales, tangibles y, por supuesto, humanos. Porque todos sabemos que nada asusta más que la propia realidad y nuestra capacidad para lidiar con ella. Esto lo comprende y expresa muy bien la directora austrialiana Jennifer Kent en Babadook, película debut en la gran pantalla de la también guionista y actriz que desde su exhibición en el pasado Festival de Cine de Sundance se ha convertido en una de las sensaciones de la temporada. La historia de Babadook se centra en Amelia, una madre viuda que sigue intentando superar la pérdida de su marido Oskar que murió hace seis años en un accidente de coche al llevarla al hospital para dar a luz. Desde entonces, Amelia intenta compatibilizar su monótono y agotador trabajo en el asilo donde trabaja con la educación de su hijo, un niño con serios problemas de conducta que además se ha obsesionado con un monstruo de cuento infantil llamado Mister Babadook.

Tráiler español de Babadook

El primer e importante acierto de Jennifer Kent en Babadook es el crudo retrato familiar que realiza desde el guión, con una madre superada por la situación, sexual y emocionalmente frustrada, en un claro estado de depresión y al borde del colapso por su incapacidad para afrontar al mismo tiempo sus propios traumas y los miedos y obsesiones de su hijo. Es un áspera y cruda visión de una familia disfuncional con ese punzante y opresivo factor psicológico del que comentábamos debe servirse cualquier buena película de terror que aspire a serlo. En este sentido, la producción se apoya en varios puntos clave pero el principal es la química que desprenden esa madre e hijo enfrentados a lo desconocido, interpretados respectivamente por la actriz australiana Essie Davis, a la que hemos visto en papeles secundarios en La telaraña de Charlotte, Australia o la saga Matrix, y el joven debutante Noah Wiseman que logrará sacar de los nervios a más de un espectador. El tour de force entre los protagonistas de este drama es la base de una propuesta que utiliza el elemento fantástico de manera muy medida, aparece puntualmente aunque se presienta a lo largo de toda la atmósfera del filme y solo para remarcar y subrayar los checkpoints de un relato muy cuidado en cada uno de sus aspectos.

Para Jennifer Kent el terror no consiste en aplicar una serie de manidas fórmulas para asustar al espectador, más allá de ello es un medio para inquietarlo, intrigarlo y, a ser posible, hacerle reflexionar o emocionarle, los clichés y tópicos cumplen su función pero siempre al servicio de los personajes y la historia. Por lo tanto, en Babadook no hay maldiciones, casas encantadas o monstruos que no sirvan para explicar o sacar a colación temas más importantes, son elementos que funcionan como metáforas o excusas para ir desgranando un misterio y una interpretación de lo que estamos viendo en la pantalla. El apartado técnico se contagia de esta intención, la película rezuma fuerza, intensidad y cariño por los detalles, lo comprobamos en los pasajes más oníricos, en su narrativa influenciada por el cuento de hadas presente en la misma trama y en su uso de los efectos especiales para construir terroríficas sombras chinescas, pero también en su manera parca y sencilla pero efectiva de introducir el conflicto y en su habilidad para conectar siempre el miedo con otros sentimientos y emociones. Esto ya se puede apreciar en el corto Monster, proyecto rodado en 2005 por su directora y de la que Babadook solo resulta ser una adaptación a la gran pantalla y, por tanto, con mayores recursos y posibilidades a su disposición.

babadook_jennifer_kent
Essie Davis y Noah Wiseman buscando monstruos en Babadook

El resultado final en Babadook acaba siendo asombrosamente fiel al citado corto ahondando más el largometraje, como es lógico pensar, en la mitología de la criatura y en las obsesiones de sus protagonistas pero manteniendo por encima de todo el tono y la finalidad de la idea original. En cualquier caso, un filme de terror con todas las palabras, pero no de sustos, a lo largo de su metraje se nos narra con oficio una historia que tiene la voluntad de ser algo más que esto último y, pese a su insistencia en enfatizar y señalar en exceso sus dobles lecturas e interpretaciones, logra salir bien librada por su puesta en escena y por el remarcable trabajo de Essie Davis que se deja el corazón en su personaje. De alguna manera, Babadook es una especie de vuelta de tuerca al El Resplandor de Stanley Kubrick, sustituyendo el modelo de familia tradicional y el alcoholismo como detonante presente en esta por un acercamiento a las fatigas de una madre soltera y a enfermedades devastadoras como la depresión y la ansiedad. Porque, al fin y al cabo, esa es la mayor de las ventajas del terror respecto a otros géneros, su capacidad para amoldarse a la sociedad en la que habita y las pesadillas que la recorren convirtiéndose en un reflejo perfecto de los más terribles fantasmas del ser humano.

Pero en la era de hype lo mejor que podéis hacer para disfrutar de Babadook pasa por rebajar las expectativas, no hagáis caso de las críticas, ni siquiera de esta misma, o del encumbramiento de la publicidad, no toméis tampoco al pie de la letra las impresiones de expertos en el tema como Guillermo del Toro o William Friedkin que asegura que nunca ha visto una película más terrorífica que la de Jennifer Kent. No vayáis predispuestos, simplemente relajaros y dejaros llevar, su directora sabe muy bien lo que tiene entre manos y sabe transmitirlo a la gran pantalla con una aguda e inteligente sensibilidad. Es una buena historia, contada sin prisa pero sin pausa, sencilla y directa, sin golpes de efecto gratuitos y sobreexcesos y con la cámara siempre situada en el lugar apropiado. Podéis esperar una película de terror clásica en sus formas pero el enfoque y la manera en la que aborda ciertos temas nos dejará la sensación de no haber visto algo parecido en mucho tiempo. La sensación puede ser real o no, como el mismo monstruo al que da nombre el filme pero, en definitiva, Babadook es cine de calidad independientemente del género al que se adscribe y, lo más importante, funciona porque Jennifer Kent al contrario que otros directores tiene algo que contarnos y eso no pasa tan a menudo como debería.

  Dirección: Jennifer Kent Guión: Jennifer Kent Música: Jed Kurzel Fotografía: Radek Ladzcuk Reparto: Essie Davis, Noah Wiseman, Daniel Henshall, Hayley McElhinney, Barbara West, Ben Winspear, Tiffany Lyndall-Knight, Tim Purcell, Benjamin Winspear, Cathy Adamek, Carmel Johnson Duración: 95 minutos Productora: Entertainment One / Causeway Films / Smoking Gun Productions País:…

Review Overview

Dirección - 8
Guión - 8
Reparto - 7
Apartado visual - 8
Banda sonora - 7

7.6

Valoración Global

El debut de Jennifer Kent en Babadook no puede ser más prometedor firmando un filme que se sirve de los recovecos y la mitología del género para ofrecernos un punzante análisis sobre la realidad y el concepto de familia.

Vosotros puntuáis: 9.7 ( 1 votos)
8 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Álvaro
Álvaro
Lector
16 enero, 2015 11:41

La primera mitad está muy bien, jugando con la ambigüedad: ¿es real lo que estamos viendo o sólo se lo está imaginando? Luego termina descendiendo a los abismos del cine comercial más típico. Las actuaciones son en general muy buenas, aunque en algún momento puntual muy sobreactuadas.

billyboy
billyboy
Lector
16 enero, 2015 11:49

Pues para mi,y asi lo quiero dejar claro en mi opinion,la pelicula NO es una de terror,al menos no una al uso,y si un terrible drama familiar.

La pelicula esta bien,incluso deja a la opinion del espectador si

Aviso de Spoiler

mister babadook es real o no,para mi si,pues hay esta la escena del vomito en el que parece expulsar la criatura pues no creo que nadie tire vomitos negros y el libro que aparece magicamente porque si

y el niño es tan imsoportable que se convierte en la segunda estrella de la pelicula por detras de su madre,interesantisimo pelicula,pero atencion a los que asistan al cine pensando ver una peli de terror,saldran muy decepcionados,el problema es que el trailer te vende esto,y no es asi.

Khonshu
Khonshu
Lector
16 enero, 2015 12:03

Yo con esta película voy totalmente a contracorriente.

Me parece un bluff inflado artificialmente por la crítica y por un astuto teaser. Pretenciosa, aburridísima, cutrísima en cuanto a planteamiento de las escenas de efectos especiales y que no consigue crear atmósfera de terror en ningún momento (aunque si un ambiente agobiante y malsano).

Se nota que parte de un corto y que no había material ni idea como para alargarlo a estos eternos 95 minutos, en los que uno nunca tiene muy claro hacia donde está tirando la autora (en la que tampoco veo ninguna figura prometedora del cine de terror, ya que de dirección solo salvaría su excelente trabajo con los interpretes, porque las escenas con el babadook me parecen de lo mas chapuceras, le veo más virtudes para el drama).

Pero oye, que no se interprete esto como un trolleo o venir aquí a llevarle la contraria a la crítica de Jordi (por cierto, muy bien visto lo del Resplandor). Yo soy el primero que reconoce que a todo el mundo se le está haciendo el culo pepsicola con la cosa ésta, así que probablemente seré yo el errado, pero a mí es que me decepcionó mucho.

Virtudes que le reconozco: la actriz que hace de madre y el niño están pero que muy bien y eso que eran papeles jodidos, de estos que requieren que te cargues todo el peso de la peli tu solo. El librito de marras es una idea muy atractiva (aunque manda huevos que el elemento que realmente va a perdurar de la película vaya a ser esto) y que han sabido vender un monstruo que suena a fresco y va a calar en el subconsciente seguro.

Esfingo
Esfingo
Lector
16 enero, 2015 20:57

si alguien se viene arriba podéis compraros el libro http://thebabadook.com/

Swamp Thing
Swamp Thing
Lector
18 enero, 2015 11:03

Tiene buena pinta, aunque el trailer que emiten por televisión en España (muy diferente a otros qe ví en su día en inglés) es cutrísimo y parece diseñado para boicotear la película.

Dillinger
Dillinger
Lector
18 enero, 2015 23:27

Pelicula horrible, llena de clichés y tópicos a más no poder.
El final es de lo más absurdo que he podido ver en mi vida.

Juan Luis Daza
Autor
29 enero, 2015 11:13

Ahora que ya he visto la película he podio leer la magnífica crítica de Jordi y ver que compartimos opiniones, aunque no todas:

http://transgresioncontinua.blogspot.com.es/2015/01/babadook.html