Neill Blomkamp, de Distrito 9 a Elysium. Robótica sudafricana.

Por
11
918

Este viernes 16 ha llegado a los cines Elysium, uno de los últimos grandes títulos de este verano de 2013 que supone la segunda película del más que interesante realizador sudafricano Neill Blomkamp.

Este joven director que pronto cumplirá 34 años pegó el gran bombazo allá por 2009 con Distrito 9, una cinta que llamó la atención de todo el mundo por saber mezclar en un producto de relativo bajo presupuesto una trama de ciencia-ficción con alienígenas y un cierto sentido de crítica social. Tampoco hay que obviar el impacto visual de su trabajo de diseño e integración de elementos generados por ordenador en esos ambientes tan reales, tan palpables.

Neill_Blomkamp_Elysium

Blomkamp, como muchísimos artistas, ha sabido coger de aquí y de allá y ha logrado algo tremendamente difícil, un estilo propio, un sello particular al cual no se le ven claramente las costuras ni deja entrever las referencias y copias burdas de otros productos de éxito. Por esto estamos ante un director con una pequeña gran fama bien ganada, que gracias a una serie de pequeños trabajos sorprendió y sembró con mucha coherencia tanto temática como visual una visión del futuro muy atrayente y se podría decir que hasta alarmante por su anclaje en una realidad que no nos es tan ajena.

Emigración y 3D

Neill Blomkamp nació en Johannesburgo en 1979 en el seno de una familia de clase media. Siempre ha sido un gran devorador de ciencia-ficción en todas sus formas, lo cual le llevó a interesarse mucho por el diseño de todo tipo de mecánica futurista que intentó plasmarla a través del 3D. Asistió a la escuela privada de Redhill donde conoció a uno de sus mejores amigos, Sharlto Copley (posteriormente protagonista de Distrito 9), con el cual compartió su pasión por los efectos visuales. Copley es mayor que Blomkamp, pero seguía muy unido a actividades culturales del colegio, su acercamiento se dio gracias a tener contactos en común, como Simon Hansen con el cual Copley fundaría muy joven su productora Channel 69 Studios.

Sharlto_Copley_Neill_Blomkamp

Sharlto Copley y Neill Blomkamp.

Gracias a su afinidad con Sharlto Copley y su manera de incentivarle para que desarrollara su talento en la animación, Neill Blomkamp era consciente que debía salir de Sudáfrica para poder estudiar de la mejor manera posible el arte digital. El destino se alió con él, por llamarlo de alguna forma, y sus padres decidieron emigrar a Canadá para buscar mejores oportunidades y para que sus hijos pudiesen vivir en un ambiente más tranquilo que el que se respiraba en aquella época en Johannesburgo con la criminalidad y los altercados disparados.

Así que en 1997, con casi 18 años, dejó África y marchó para Canadá donde cursó sus estudios en la escuela de cine de Vancouver. Su gran talento con los efectos digitales, le valió para que muy pronto empezase a trabajar en diferentes empresas canadienses de postproducción, como Rainmaker Digital Effects o The Embassy Visual Effects, encargadas de crear los efectos de muchas series en las que nuestro protagonista trabajó como animador 3D como Stargate SG-1, First Wave, Dark Angel o Smallville.

Cortometrajes y anuncios

Blomkamp no era simplemente un animador digital más, sus aspiraciones se dirigían principalmente a la dirección y a la escritura de sus propias historias de ciencia-ficción. Para esto debía contar con obviamente más recursos económicos y labrarse un pequeño nombre, además de adquirir experiencia. Esto lo consigue gracias a la publicidad, concretamente gracias a un anuncio de Citroën llamado Alive with technology que seguramente os suene.

El indudable mérito técnico del anuncio benefició y mucho al realizador de Johannesburgo y sin pretenderlo hizo que mucha gente por la época pensara que por qué no era posible realizar un film sobre Transformers, entre ellos igual se encontraban Spielberg y Michael Bay que en 2007 hicieron la primera entrega de la conocida saga robótica.

Ese mismo año realizó otro spot, esta vez para Nike, que no obtuvo tanto reconocimiento como Alive with Technology pero que le permitió seguir depurando su técnica de integración de elementos digitales, otra vez robóticos, en escenarios urbanos. El anunció se tituló Crab.

Este intenso 2004 acabó para Blomkamp con su primer cortometraje, Tetra Vaal, en el que veríamos muchos de los aspectos que definirían sus trabajos posteriores.

La robótica sigue estando presente esta vez en un enclave socio-político que se explica con mucha brevedad, la tecnología usada para controlar los problemas de seguridad. Este particular Robocop patrulla en este falso spot las barriadas de Johannesburgo erigiéndose como el remedio perfecto para los problemas de criminalidad de una zona de la ciudad en la que ni la policía quiere meterse. El mensaje se encamina hacia la tecnología como remedio para aquello que la sociedad no puede o tiene ganas siquiera de involucrarse o arreglar, deshumanizando la seguridad y evitando el contacto con aquellos considerados socialmente inferiores.

La ambientación de suburbio marginal seguiría empleándola el director sudáfricano al año siguiente en su segundo e importante corto titulado Alive in Joburg, precursor directo de lo que sería su largometraje Distrito 9.

A nivel temático Alive in Joburg (Joburg es la abreviatura de Johannesburgo) plantea una mezcla por un lado de inmigración ilegal, alienígenas que llegan porque sí a la ciudad sudafricana, y por otro de la reacción no muy amistosa de los humanos a ellos. Los problemas de inadaptación de los extraterrestres no se ciñen solo a su diferente y repulsivo aspecto, sino que engarzan con sus necesidades de energía, sus necesidades alimenticias, sus necesidades de espacio en definitiva. Todo esto visto por los propios habitantes de la barriada de Chiawelo se traduce en incomprensión, en fomentar la creencia de que están robando su energía, de que molestan con sus hábitos o la sola presencia de sus enormes naves, en resumen que son un problema. Así se genera un círculo vicioso de sordera entre las dos especies que sólo desemboca en violencia y más violencia.

A nivel formal, más que los efectos digitales y de maquillaje (el escaso presupuesto solo permitía hacer máscaras de aliens) lo importante es la presentación de esta idea a través de diferentes formatos, es decir, el cortometraje es una mezcla de estilo documental con entrevistas a diferentes supuestos protagonistas, material de archivo, material grabado por cámaras de seguridad o por particulares, y un estilo algo más cinematográfico como se ve en la secuencia del tiroteo con el extraterrestre en el exoesqueleto lanzando vehículos a los soldados.

Alive in Joburg supone en 2005 una marca de página en la carrera de Neill Blomkamp, es su primera aproximación a una temática y su adaptación visual que abrirá ante él un universo rico al que poder añadiendo más y más detalles que eclosionarán definitivamente en 2009.

2006 trae a la carrera de Blomkamp más publicidad. En primer lugar un breve spot para Gatorade titulado Rain que hace un guiño a su adorada saga Alien.

Posteriormente haría otro producto publicitario, esta vez una breve pieza de cuatro minutos para Adidas. Yellow nos remite de nuevo a un film de Ridley Scott, concretamente Blade Runner y los replicantes. La capacidad de crear una inteligencia artificial bajo aspecto humano y cómo esta se escapa y consigue vivir en sociedad, hace que nos acordemos irremediablemente de los Nexus de la mencionada película de Scott. Por otro lado Blomkamp no deja de seguir metiendo pequeñas dosis de acción y tiroteos en los momentos de caza a esta “persona artificial”, además de volver a recurrir a un estilo de falso documental.

Este producto comercial supondría su primera colaboración con su amiga de la escuela de cine de Vancouver, posteriormente esposa, y guionista Terri Tatchell.

El cortometraje Tempbot supondría el colofón a un año en crecimiento. Los androides siguen estando ahí y está vez se ambienta en un lugar cualquiera de trabajo salido de la serie The Office. La aceptación por parte del resto de la plantilla de los dos nuevos, una encargada de recursos humanos y un robot hace girar una historia en la cual el robot debe superar también su adecuación y comprensión del mundo de los humanos.

Haciendo un poco de Asimov modernizado, con sus toques de ironía, Blomkamp rescata el diseño del robot de Tetra Vaal y lo coloca en un contexto de trabajo alienante, gris en el que lo único que merece la pena es la nueva incorporación, Hildi, que como él busca su sitio. Cómo acercarse a ella, cómo intentar ser humano según el análisis de los gestos y acciones de su entorno que le aísla o le pervierte, según como se mire, es el punto fuerte de este simple en apariencia film rodado cámara en mano.

La adaptación de Halo

Tras este escaso pero prometedor curriculum, Neill Blompkamp consigue llamar la atención de Peter Jackson. El director-guionista neozelandés iba a ser el productor de la adaptación del videojuego de Bungie para Microsoft llamado Halo. Universal y Fox se habían juntado para dar vida a este superventas del mundo del videojuego de la época y por ello habían contado con Jackson y su poderosa Weta para crear toda la tecnología, razas y mundos de la susodicha saga.

Jackson y sus colaboradores querían a alguien nuevo para el proyecto, alguien capaz de aportar algo fresco y original a esa cinta de acción de ciencia-ficción. Neill Blomkamp apareció y el productor neozelandés le llamó. El director sudafricano estuvo unos cuatro meses en Nueva Zelanda trabajando en el guión y creando junto a Weta el diseño de producción de las armas, naves, estructuras, alienígenas y demás aspectos de esta historia futurista. Al final, sin siquiera haber presentado un presupuesto inicial ni un primer borrador del guión, todo se fue al traste por problemas varios entre Universal y 20th Century Fox sobre aspectos económicos y de distribución.

A pesar del palo que suponía esta noticia, parte del trabajo que Blomkamp estaba desarrollando para la película pudo reflejarlo el realizazor en un corto que publicitaba el lanzamiento de Halo 3, llamado Landfall.

Halo es un juego bélico en primera persona y eso queda perfectamente plasmado en el trabajo de Blomkamp que aparte de reproducir brillantemente el aspecto de los ODTs, marines y Brutes, consigue meternos en el frenético combate, cambiando como es habitual en él de puntos de vista (interfaz desde el casco, cámaras fijas de vehículos, etc.) y formatos de grabación. El gran trabajo en esta pieza le valió en 2008 el gran premio del festival Cannes Lions, que premia las obras audiovisuales ya sean de publicidad o en general obras con un alto contenido creativo.

La cancelación del proyecto hizo que Peter Jackson se sintiera muy mal con el pobre Neill Blomkamp, al cual le vino a decir que aunque no había salido la película de Halo, él y su equipo estarían encantados de seguir contando con él y querían producirle su primer largometraje. Le dieron completa libertad temática para ello, y Blomkamp desempolvó su cortometraje Alive in Joburg.

Distrito 9

La primera película de Neill Blomkamp, Distrito 9, no sólo recupera parte de lo expuesto en su cortometraje Alive in Joburg. La inmigración, la incomprensión, el racismo, un entorno violento etc. forman parte de una visión del futuro que tiene el realizador sudafricano que expande añadiendo más matices en el film. Parte fundamental en esta visión juega Johannesburgo, la relación de amor-odio que profesa el director parte más allá de que sea su ciudad natal, sino que esa ciudad refleja a la perfección su idea del futuro cercano de la humanidad: Superpoblación y grandes desigualdades en una población polarizada donde los recursos más básicos como comida y agua se volverán causantes de constantes conflictos.

Para llevar esto a la gran pantalla, Peter Jackson le dio un presupuesto “escueto” de 30 millones de dólares y bastante libertad creativa, aunque el propio Blomkamp reconoce que recurrió a Jackson y a su equipo de guionistas (Fran Walsh y Philipa Boyens) en busca de consejo, ya que sea o no una película de relativo bajo presupuesto, el sudafricano se encontraba ante el proyecto más grande al que se había enfrentado hasta el momento. Tampoco se le puso pegas a Blomkamp en juntar a su equipo de confianza, aunque este no tuviera experiencia en largometrajes, como fueron su director de fotografía Trent Opaloch, el compositor de la banda sonora Clinton Shorter o el mismísimo protagonista, su amigo Sharlto Copley.

Distrito 9 nos cuenta la historia de un empleado de la corporación MNU (Multi-National United), llamado Wikus van der Merwe que debe encargarse del realojo del Distrito 9 al 10 de unos alienígenas que llegaron en 1982 en una nave gigante sobre Johannesburgo. Los denominados “bichos” tienen aspecto de insectos y llegan desorientados como si hubieran perdido a su reina. En la Tierra se ven obligados a vivir en chabolas, como refugiados malviviendo de la basura y odiados por los humanos.

Distrito9_Imagen01

Volviendo a una narrativa documental, Blomkamp nos expone este sugerente contexto en los primeros diez minutos de película a través de numerosas declaraciones, cortes televisivos y un variado elenco de “material encontrado” como grabaciones de edificios, youtube, etc. La propia película parece al principio que va a ser un reportaje sobre la figura de Wikus basándose en grabaciones del día del desalojo salpicado con cortes de familiares y amigos a posteriori de algo importante que no se nos revela. Por otro lado, se nos cuenta la andadura del extraterrestre Christopher Johnson y su cría en busca de restos de una sustancia que les permita activar una lanzadera escondida entre las chabolas y así poder volver a la nave nodriza.

El punto de partida de alienígenas llegando a la Tierra no es para nada novedoso, el platillo volante gigante sobre la ciudad nos puede recordar a la mítica serie V, ni siquiera el tema de una comunidad extraterrestre llegada a la Tierra y que debe integrarse con los humanos del momento, como sucedía en la olvidada Alien Nation (posteriormente serie de televisión). La inclusión de estos aspectos en un entorno y situación socio-política tan reconocible en el mundo actual como es el de los miles de campos de refugiados que hay repartidos por el mundo, da al film su gran aliciente y valor. La enumeración de características propias de esas situaciones extremas es larga y muy reconocible en la cinta: el hacinamiento en viviendas muy precarias, la insalubridad, el tratarse de una comunidad sin rumbo, sin líderes, el constante ambiente de violencia y delincuencia (en este punto destaca la mafia nigeriana en la película), hasta el alcoholismo y las drogas aparecen representados a través de la comida de gato de la que son devoradores voraces los “bichos”. Niveles aún más desmedidos como el control de la población tienen su contrapunto en la eliminación de las crías alienígenas que hacen Wikus y la gente de la MNU en los registros del Distrito 9.

Distrito9_Imagen04

El aspecto racial y de segregación sobrevuela la historia constantemente aunque Neill Blomkamp afirme que tampoco era un aspecto al que quisiera dar especial énfasis. Se puede ver esto como algo inevitable en un autor y una obra eminentemente localizada en Sudáfrica, donde el apartheid marcó y sigue marcando todos los ámbitos del país. El propio concepto del Distrito 9 y 10 se inspira en varios desalojos masivos y forzosos que tuvieron lugar en el país africano durante los años 60 y décadas posteriores en Ciudad del Cabo, el más importante el del Distrito 6, donde la minoría blanca en expansión territorial obligó a la mayoría negra y pobre a desplazarse a nuevos guetos.

Volviendo a los clichés más clásicos de la ciencia-ficción que emplea Distrito 9, se encuentra la figura de la empresa MNU. Esta corporación es esencialmente una heredera de la OCP de Robocop y sobre todo de la Weyland de la saga Alien, o sin recurrir a la ficción uno puede fijarse en multinacionales con ejércitos privados como Blackwater Worldwide que el gobierno de EE.UU. contrata actualmente. Ese gran poder privado de la MNU en la película lleva a reflexionar sobre si no puede estar tan lejano en el tiempo que la misma ONU delegue en el sector privado las propias tareas humanitarias; por otro lado da miedo el control de la información que estas empresas puedan ostentar y que desemboque en una tergiversación mediática como cuando a Wikus le acusan de tener relaciones sexuales con alienígenas para justificar su busca y captura.

El villano más reconocible es el cruel jefe de las fuerzas militares, Koobus, aunque a otros niveles los ejecutivos de la MNU no se quedan cortos con todo el trasfondo de torturas encubiertas a extraterrestres y el trabajo de la sección de armamento que es donde quieren sacar más beneficio económico. Aquí hay que destacar el gran trabajo en el diseño y funcionamiento de las armas alienígenas que hacen que las escenas de acción cobren un potente e impactante devenir que llevan a pensar en grandes shooters del videojuego. La escena del mecha no se queda atrás en un agonizante final que el director consigue llevar a muy buen puerto.

Distrito9_Imagen03

Por último destacar la creación de los “bichos”, auténticos insectos que de primeras resultan tremendamente repulsivos pero a los que poco a poco el espectador va cogiendo cierto “cariño”. Su integración a nivel técnico es complicada en el plano fotorealista, pero el dominio de Blomkamp de las 3D solventa muy bien la papeleta. La transformación de Wikus al verse expuesto al ADN alienígena se muestra con todo crudo detalle, el realizador sudafricano no tiene reparos en mostrarnos la metamorfosis cual David Cronenberg en La Mosca.

Esta original mezcla de subgéneros de ciencia-ficción, junto a un mensaje social sin tapujos y una llamativa presentación visual fue todo un éxito. Estuvo nominada a cuatro Oscars, entre ellos el de mejor película, y pegó fuerte en taquilla al recaudar 210 millones de dólares, no hay que olvidar que costó 30. Tras estos buenos resultados con su primer trabajo, el interés del público y de la industria por Neill Blomkamp se disparó. La espera para su segundo film y confirmación había comenzado.

Elysium y Chappie

Cuatro años después ha llegado el nuevo trabajo de Neill Blomkamp. Elysium, una vuelta a la ciencia-ficción con carga social sobre la cual recae el gran peso de si la sombra de Distrito 9 es alargada en ella. Todo en Elysium es más grande, un presupuesto de 115 millones esta vez, actores reconocidos (Matt Damon y Jodie Foster) y una historia que aborda las desigualdades sociales, donde esta vez la Tierra en sí es un gueto. La cinta sigue explorando esa idea de colapso de la sociedad que tanto atrae al realizador sudafricano. La supervivencia y desesperación llevadas al extremo en un futuro, cuyos avances tecnológicos redefinen al mismo tiempo al ser humano, en organización e incluso físicamente.

Elysium_01

El gran amigo de Blomkamp, Sharlto Copley elogia el film aunque resalta que quizá su amigo trabaja mejor con proyectos menos costosos. Quizá compartiendo esa idea, el director sudafricano ha confirmado su siguiente proyecto que se llamará Chappie. Dejando a un lado los elementos más sociales y volviendo a la robótica, Blomkamp va a contar en este film como un par de gángsters, interpretados por el dúo sudafricano de rap Die Antwoord, roban un androide inteligente, que tendrá la voz de Sharlto Copley. El actor Dev Patel parece que será el otro protagonista en una suerte de Cortocircuito con mucho humor.

Salga lo que salga de este curioso nuevo proyecto, Neil Blomkamp seguirá captando la atención por una breve pero firme carrera cinematográfica cimentada en un sólido poderío visual y en un trasfondo que da entidad propio a sus obras. Lo mejor de abordar cualquier trabajo de este director es que te puedes quedar solo con la parte más de ciencia-ficción e inventiva, o preferir buscar la lectura crítica. Las dos son perfectamente disfrutables por separado, pero el conjunto da la buena reputación ganada de este autor.

Hoy mismo tendréis una crítica conjunta sobre Elysium.

 Para cerrar el reportaje, un gracioso vídeo de Sharlto Copley para los premios de la música de Sudáfrica, que nos trae de vuelta a Wikus van de Merwe en su búsqueda por Hollywood de su compatriota la actriz sudafricana Charlize Theron para presentar los nominados en una de las categorías.

11
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
11 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
samanosukefrankbanner71zapeJean La MontardeNobTetsujin Recent comment authors
Recientes Antiguos
Esfingo
Lector
Esfingo

Elysium o Pacific Rim?? Por cual me decanto

Igverni
Lector

Gracias Enrique por tu artículo!!
Es genial, me ha permitido conocer mucho material que no conocía de Blomkamp, mooola!!

y aunque espero a vuestra crítica más detallada de Elysium, simplemente comentar que aunque me gustó, hay algunos detalles que no me dejaron disfrutar totalmente de la peli, me chirriaron mientras veia la peli… Aunque globalmente la pondría un 7 / 7.5…

Lástima, pensaba que sería la peli sci-fi de la temporada, habrá que seguir esperándo… quizá mis expectativas eran demasiado altas, no se…

Mr. X
Lector
Mr. X

Aún no he visto Elysium, pero el artículo me ha recordado que un colega me “coló” en preestreno de Distrito 9 para periodistas y bloggers que incluía una charla con el directo y, además, de ser un tipo insultantemente joven –más en ese momento, claro-, resultó bastante cercano y simpático y comunicativo, hasta cuando las preguntas llegaron a un nivel freak muy elevado… Y soy muy fan de Distrito 9, incluyendo la deriva “biológica” de su segunda mitad.

Igverni
Lector

Mr. X, a mi Distrito 9 me gustó también mucho, también la 2ª parte, no le vi ningún problema, aún cuando se la criticó muchísimo…

y creo que, aún con el menor presupuesto, Distrito resulta mejor y más redonda que Elysium
Ojo!! que Elysium también me gustó, pero no tanto…

Juan Luis Daza
Autor

Interesantísima entrada con muchos datos sobre la carrera de un director a seguir de cerca. En su momento Distrito 9 me gustó muchísimo por su mezcla entre acción, humor y crítica social que era capaz de meter en un mismo conjunto referencias a The Office o Paul Verhoeven.

Por eso mismo iré esta semana a ver Elysium, que pinta cojonuda y espero no me decepcione.

NobTetsujin
Lector
NobTetsujin

Pues en mi caso es al revés, Armin, el precedente de Distrito 9 hace que no tenga ganas de ver esta peli. Empezaba muy bien, las ideas eran muy chulas, pero cuando se convierte en un correcalles de tiroteos pierde todo lo ganado y acaba aburriendo (al menos a mí), y me da la sensación que Elysium va a ir por ese camino…

Y esta vez me voy a fiar de mis sensacion, que con toda la mala espina que me daba Oblivion me fié de comentarios positivos y la vi el otro día y vaya tostón me tragué. 😛

Jean La Montarde
Lector
Jean La Montarde

Gran analisis de un tipo a seguir.

Solo comentar un par de cositas, como fan de Halo son ODSTs (Orbital Drop Shock Troopers)y no ODTs como sale en el texto lo que salen en el corto de Blomkamp para Halo 3, puede que haya sido una simple errata pero por si acaso 😛

Y sobre el tema de la peli de Halo, el problema fue que Microsoft propietaria de la franquicia queria un porcentaje altísimo de taquilla sin poner un duro del presupuesto y Universal y 20th century las productoras tras el proyecto dijeron que si quería ese porcentaje debía poner dinero, no hubo acuerdo y ese seria el resumen rápido y mal sobre el tema… Finalmente la saga ha tenido múltiples adaptaciones como la colección de cortos animados llamados Halo Legends, una web serie Forward unto dawn, una tv series producido por Spielberg sin fecha e infinidad de libros y comics.

Y terminado el offtopic xDDD Este tipo es una referencia a seguir, aunque sin haberla visto aun digan que con Elysium ha patinado un pelin siendo mas comercialoide que Distrito 9. Esperemos que Chappie nos traiga de vuelta al Blomkamp mas independiente

frankbanner71
Lector
frankbanner71

the gift de carl e. rinsch,ruin de wes ball,el estupendo azureus rising de black sun entertainment,el ataque de panico de fede alvarez que le lleva a hacer el remake de posesion infernal,enrique gato y su corto de superlopez(¿quedaria bien como extra del futuro dvd de de la iglesia?)el publicista tony kaye…nada como un buen corto para testar a la nueva hornada de buenos cineastas que se nos avecinan.unos llegaran,y otros quedaran en la retaguardia,pero esta recopilacion de cortos unido a un articulo muy currado(¡gran trabajo ,enrique¡¡)demuestran que el tipo no ha llegado a donde esta por casualidad.y,por cierto,en momentos de escasez comiquera,estos articulos a lo metropolis(en la epoca en que te colaban 2o minutos de anticipo de la pelicula akira para sorpreson mayusculo de muchos)entran como dios.

samanosuke
Lector

A mi Distrito 9 me llama mucho, y más con las críticas que recibió, pero una vez vista y a pesar de su genial comienzo y premisa… Me pareció una excusa demasiado interesante para una segunda mitad de película de acción del montón. Una pena.

Lo que no quita para que esta Elysium caiga sí o sí en breve, ya sea en cine o en casita, dependiendo de si gana la opciópn Blomkamp o Del Toto. 😀

NobTetsujin
Lector
NobTetsujin

Samano, el Toto siempre, siempre gana 😀

(Y a mi Pacific Rim me ha gustado, sin exagerar)