X-Men Primera Clase: Aquellos maravillosos años

Por
23
744

Esta es la historia de cinco jóvenes alumnos y su profesor. La ciencia y el azar quisieron que naciesen distintos a la mayoría de la gente, que naciesen con el gen mutante que cambiaría su vida por completo. Cada uno de ellos posee un poder único que le hace especial, pero ay, la humanidad es asustadiza y teme lo que no comprende, generalmente aquello nuevo y desconocido. Algunos mutantes deciden hacerle frente a los humanos para no verse arrastrados por el miedo y el odio irracional con el que se sienten atacados. Otros sin embargo eligen el camino de la razón y tratan de tender puentes entre ambas especies a favor de una coexistencia pacífica.

Así es como se resume la premisa de The X-Men, la serie de Marvel Comics creada por Stan Lee y Jack Kirby en 1963.

Cansado de tener que idear explicaciones que justificasen los poderes de sus personajes, Stan decidió recurrir a la genética como fuente inagotable de individuos sobrenaturales. Ya no necesitaba sacarse de la chistera arañas radiactivas como la que picó a Peter Parker o bombas gamma como la que transformó a Bruce Banner en Hulk. Sus hombres-x eran mutantes de nacimiento, y punto. Para cualquier información adicional, puedes consultar el apartado sobre la evolución en los libros de biología.

El título original del cómic era The Mutants, pero el editor le indicó a Stan que la gente no entendería esa denominación, de modo que tuvo que discurrir una alternativa. Al ser Charles Xavier el líder y mentor de unos adolescentes con una impresionante habilidad extra, la ocurrencia de llamares Hombres-X surgió de inmediato.

El resultado fue un cómic extraño y atípico para la época, realmente adelantado a su tiempo al utilizar sutilmente temas universales como la intolerancia o el abuso del poder. Para cuando el público comenzó a conectar con el concepto de la serie ya fue demasiado tarde porque se había optado por dejarla un tiempo en barbecho hasta que llegase el momento adecuado de relanzarla. Es algo que sucedió algunos años después con el Giant Size X-Men y la incorporación de mutantes internacionales como Lobezno o Tormenta y de historias grandiosas como La Saga de Fénix Oscura o Días del Futuro Pasado. La mezcla de estos ingredientes ha permitido que los X-Men aún sigan publicándose a día de hoy y que hayan saltado con notable acierto a otros medios como el cine o los videojuegos. Han alcanzado un éxito y una capacidad de convocatoria enormes. Quién se lo hubiera dicho en los 60 a aquellos cinco alumnos y a su maestro.

Aunque los hombres-x originales han continuado siendo piezas imprescindibles en el complejo mecanismo de la franquicia mutante, de vez en cuando se revisita aquella época inicial en la que daban sus primeros pasos. Esos años están cargados de un sentido de la aventura y de la diversión que se ha perdido en gran medida en historias posteriores. Al explorar el tormento y la angustia que produce el ser diferente las tramas se oscurecieron y se dejó de lado el enfoque alegre y luminoso del principio.

Jeff Parker y Roger Cruz nos conducen a la génesis de la Escuela de Xavier para mostrarnos con un tono perfectamente moderno y actual el transcurrir diario de Cíclope, la Chica Maravillosa, Bestia, el Ángel y el Hombre de Hielo, bajo la tutela del Profesor-X. Son aventuras totalmente nuevas que encajan sin problemas en la continuidad mutante, aunque se toma algunas libertades lógicas para no limitar las posibilidades narrativas.

Las historias contenidas en X-Men: Primera Clase cuentan con numerosas virtudes, entre ellas su carácter autoconclusivo que evita el estiramiento innecesario de las tramas. También nos proporcionan una buena visión del Universo Marvel a través del variado plantel de invitados que se asoman por estas páginas con asiduidad. De esta manera los pupilos de Xavier cruzarán sus caminos con Thor, el Doctor Extraño, los 4 Fantásticos o Hulk. Supone un concienzudo aprovechamiento del rico fondo de personajes y entornos que hacen del mundo Marvel un lugar en donde puede ocurrir cualquier cosa, científica o mágica, terrenal o espiritual. No existe un límite para la imaginación.

Tanto la caracterización como la representación gráfica de los personajes rozan la perfección por lo afinado de su planteamiento. Scott Summers es alto y delgado, responsable y siempre alerta para no perder el control ni de sus rayos ópticos ni del equipo de campo que lidera. Jean Grey es una atractiva y agradable jovencita que ha de lidiar con sus crecientes dones telekinéticos y con el hecho de ser la única chica de la escuela. El apuesto y acaudalado Warren Worthinghton desea expandir sus grandes alas y surcar los cielos. Hank McCoy es una contradicción viviente, un chico de aspecto fuerte y rudo con un intelecto de genio. El más joven de todos, Bobby Drake, tiene un espíritu bromista y alegre y los poderes gélidos que el dan su nombre de guerra. Por último pero no menos importante, Charles Xavier es un telépata disciplinado y estratega, que se ha situado como punta de lanza en la lucha por los derechos mutantes y la concordia.

Tan dispar agrupación convive en una ostentosa mansión del Condado de Westchester, en Nueva York. Ese lujoso edificio está equipado con instalaciones futuristas como la Sala de Peligro y tecnología punta como el detector de mutantes Cerebro. Con el despliegue de medios que les ofrece Xavier, el quinteto-x adquiere una completa formación académica y un entrenamiento de superhéroes. Toda preparación es poca para enfrentarse a Magneto y su vil Hermandad o a los gigantescos Centinelas.

Mención aparte merecen las preciosas portadas del artista alemán Marko Djurdjevic. Gracias a ellas la atención que ha recibido la serie ha sido mayor porque verdaderamente son imágenes que entran demasiado bien por los ojos. No hay que olvidarse tampoco de la cálida y acogedora paleta de colores de Val Staples, una contribución muy valiosa que eleva el optimismo de este cómic.

Por fortuna el éxito de la miniserie de ocho números que recoge este tomo propició la aparición de una continuación en forma de serie regular, precedida por un número especial que sirve de puente entre ambos volúmenes.

Tienes en tus manos un cómic fresco y entretenido, recomendable para todas las edades por su fácil accesibilidad y su ausencia de temáticas oscurecidas. Esperemos que te sientas cómodo en estas aulas y esta primera clase no sea la última.

Un saludo a todos.

23 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Cranks
Cranks
19 junio, 2008 9:01

Una gran serie, ¡Sí señora! Disfruto mucho con ella.

Telemaco24
Telemaco24
19 junio, 2008 9:07

pues a mí me dejó frío… se supone q son las aventuras de entonces, pero con licencias como los moviles o los emails… No sé, simplemente lectura entretenida

experimento 626
experimento 626
19 junio, 2008 10:36

y ahora un poquito de discordia:

los x-men originales fueron una burda copia de la doom patrol.

Raku
Raku
Lector
19 junio, 2008 12:08

Recuerdo que esta serie me llamó la atención por sus portadas (preciosas ^^), y, como fuen X-fan, a leer el título no pude resistirme a echarle un vistazo. Curiosamente, lo que vi era un número de la serie regular, no de la miniserie xD (obviamente, no estaba en España xD).

La miniserie la leí en el tomo que se publicó durante el Salón y, la verdad, me gustó mucho, son historias frescas y divertidas, además de que el dibujo y el color acompañan perfectamente a crear esa sensación de frescura.

Darío
Darío
19 junio, 2008 12:29

La serie está entretenida, no más. Pero eso sí, no se caliente nadie en intentar meter la serie dentro de la continuidad porque no se puede y esas licencias a las que alude Telemaco son solo uno de los motivos. Directamente entenderla como un universo a parte y listo, se disfruta mejor.
Como ya digo, entretenida a secas ¿fresca? pelín excesivo. Se deja leer, pero si la cerrasen mañana yo al menos no la iba a echar de menos.

Raku
Raku
Lector
19 junio, 2008 12:39

Con lo de fresca me refería a que su lectura es amena y divertida, y que su única intención es esa. Como un refresco frío en un día de calor: fresco xD

Jarlaxle
Lector
19 junio, 2008 15:04

Uf… a mi personalmente no me gustó mucho, me parece que son historias que aportan poco o nada, más bien intrascendentes. Además tampoco son muy originales que digamos. Se deja leer y punto. Eso sí las portadas son espectaculares.

Lo que sí pienso es que sí esta serie estuviera guionizada por un primer espada, léase, un Bendis, Brubaker, Milligan, etc., le estaríamos dando más palos que a una estera. Sin ir más lejos la etapa actual de Brubaker en Uncanny sin ser su mejor trabajo (Sleeper, Gotham Central) es mejor que esta miniserie y no dejan de arrearla por todos lados.

sputnik
sputnik
Lector
19 junio, 2008 15:57

Lo de la Doom Patrol no está demostrado, creo que apena hubo un mes de diferencia entre las slidas al mundo de las dos series.
De todas formas, ¿qué más da? A los X-Men les fue mejor.

Jose
Jose
Lector
19 junio, 2008 18:21

No deja de ser interesante que Grant Morrison firmara sendas etapas al menos controvertidas en Doom Patrol y X-Men

experimento 626
experimento 626
19 junio, 2008 18:35

De todas formas, ¿qué más da? A los X-Men les fue mejor.
¿Tú crees?

Daniel Santos
Lector
19 junio, 2008 19:06

En general no creo que haya dudas que a los X-Men les fue mejor. Porque la Doom patrol a parte de la etapa de Gran Morrison no ha tenido exito nunca.

marcelo estalles
marcelo estalles
19 junio, 2008 21:13

es verdad que a los x-men les ha ido mejor, pero me parece que la doom patrol tiene un prestigio mayor.

Lord Deu
Lord Deu
19 junio, 2008 21:56

Discrepo en que creativamente les haya ido mejor a los mutantes emo…..
Comercialmente, eso que no hay duda. pero desde un inicio la doom patrol es mas creativa, por algo fue la primera….

Dr.Doom
Dr.Doom
19 junio, 2008 22:57

Mutantes emo????

Darío
Darío
19 junio, 2008 23:23

Me parece irrisorio acusar a los X Men de copia de la Doom Patrol y aun mas irrisorio decir que es más creativa por que fue la primera teniendo en cuenta que sólo hay un mes de diferencia entre ambas.

sputnik
sputnik
Lector
19 junio, 2008 23:31

irrisorio irrisorio tampoco es… es uno de esos misterios nunca resueltos del medio.

yota
Lector
19 junio, 2008 23:58

Bah, a mi el prestigo me da igual, y lo de la calidad depende del que lee, aunque yo lo digo, para mi no hay serie mejor que The Uncanny X-Men de Claremont y todos los que estuvieron con él hasta Jim Lee.

Raku
Raku
Lector
20 junio, 2008 0:15

¿Jim Lee incluído? xD

Mr. Zaxxx
Mr. Zaxxx
20 junio, 2008 0:19

No sé si se dijo que los editores solían hablar bastante entre ellos aunque fuesen de diferentes editoriales. No sería raro que se influenciasen unos a otros.

Total, qué importa… También es totalmente cierto que X-Men nació totalmente torcida en sus primeros años. Stan Lee estaba totalmente desganado en esa serie.

chinchinati
chinchinati
20 junio, 2008 12:57

El propio creador de la Doom Patrol dijo q era imposible q Lee le hubiese copiado con tan poca diferencia de tiempo… ( y yo soy fan de los dos grupos, especialmente las etapas Morrison)

genes  s
genes s
17 agosto, 2008 7:15

los x men son lo mejor nada q ver con doom patrol pues si se le pregunta a cual quiera no reconosera esa seria TAN FACIL COMO LOS X MEN LO Q CONSLUYE ………calidad