Wollodrïn. La mañana de las cenizas, de David Chauvel y Jérôme Lereculey

Por
0
1242
Portada Wollodrïn. La mañana de las cenizas de David Chauvel y Jérôme Lereculey

Edición original: Wollodrïn Le matin des cendres 1-2 FRA (Delcourt, 2011)
Edición nacional/España: Wollodrïn vol 1 La mañana de las cenizas (Yermo, 2022)
Guion: David Chauvel
Dibujo: Jérôme Lereculey
Color: Xavier Basset y Christophe Araldi
Traducción: Laura Casanovas
Formato: Cartoné. 112 páginas. 26€

Un mundo por descubrir

«Mi visita sin duda os resultará sorprendente, pero sabed que dispongo de los medios para sacaros del este lugar. Más exactamente, tengo una misión que proponeros.»

Gracias al éxito cosechado con Las 5 tierras (Yermo) David Chauvel (1969) y Jérôme Lereculey (1970) se han convertido en una de las parejas de autores más reconocidas por los aficionados a las obras de fantasía, pero está serie no se trataba de su primera colaboración juntos puesto que en 1999 había aparecido el primer álbum de la serie Arturo, una particular aproximación al ciclo artúrico que tomaba como base la tradición celta y la despojaba de las aportaciones tardías influencias por el ideal de la caballería y la religión cristiana, que edito Yermo en tres integrales, posteriormente firmaron juntos el álbum Séraphin et les animaux de la forêt y un episodio de la serie Sept, para embarcarse en 2011 en una nueva serie que llevaba por título Wollodrïn, formada por diez álbumes de la que Yermo publico hace unos meses el tomo que agrupaba los dos primeros que forman una historia completa bajo el subtítulo de La mañana de las cenizas. Un volumen que sirve como introducción a esta saga de fantasía heroica que bebe de algunos de los más célebres referentes del género.

En los últimos años algunas historias de fantasía heroica, independientemente de cuál sea el medio para el que estén ideadas, tratan de alejarse de la enorme influencia que ejercen sobre el género El Señor de los anillos y los juegos de rol, pero otras, como por lo visto en esta primera entrega sucede con Wollodrïn, no tienen ningún problema en abrazar esas influencias y tratar de construir la mejor historia posible siguiendo el camino marcado, pero es cierto que estas obras acostumbran a adolecer de una falta de originalidad y novedad para los lectores más experimentados en el género. La serie de Chauvel y Lereculey tampoco busca jugar con los tópicos del género retorciéndolos como hacen autores como Joe Abercrombie o George R. R. Martin, pero sí que estamos ante una historia que, pese a tener bastantes tópicos del género, resulta más oscura y descarnada que la obra de Tolkien, además de estar mucho mejor escrita e ideada que las que podemos encontrar en sagas como Dragonlance o Reinos Olvidados de franquicias marcadas por la mediocridad.

En La mañana de las cenizas conocemos a los ocupantes de la celda XXVII de la prisión de Marmaëkard, que están a la espera de que se ejecute su inminente condena a muerte. Sin embargo, antes de que su condena se lleve a cabo, un extraño visitante les ofrece la libertad a cambio de cumplir una arriesgada misión, rescatar a la heredera que de una de las familias más poderosas del reino que está prisionera de un ejército de orcos en unas ignotas y lejanas tierras. Una misión casi suicida en la que tendrán que hacer frente a un sinfín de peligros y de la que no todos saldrán con vida.

Además de a las grandes obras del género fantástico ya mencionadas, esta primera aventura también recuerda argumentalmente a película muy conocidas como Doce del patíbulo o Centauros del desierto, aunque en un entorno evidentemente muy diferente. De la primera toma la idea de los condenados a muerte en una misión realmente muy complicada, aunque con el paso de las páginas descubrimos que alguno no son lo que parecen en un principio, y de la segunda, la búsqueda de una niña raptada por los que una parte de la población considera salvajes, aunque también veremos que no son lo que parecen. Esa visión de los orcos es una de los puntos fuertes de la obra, que esperemos que sea más explorada en las siguientes entregas, de la misma manera que también descubramos más del mundo donde se desarrolla la historia del que apenas hemos visto unas pocas pinceladas, en particular de su compleja situación política que promete convertirse en una de las partes más interesantes de la historia.

Lo poco que hemos conocido de ese mundo ha sido gracias a los flash-backs que exploran el pasado de los diferentes personajes de la obra que, en principio, responden a los arquetipos del género y las partidas de rol, con la excepción, por ahora, de los magos que no han hecho acto de presencia. Esos flash-backs, además de servir para conocer a los protagonistas, también sirven para dar un punto de pausa a la historia y evitar que se convierta en una sucesión interminable de escenas de acción y batallas mejorando el ritmo de lectura y permitiendo que los personajes ganen en complejidad cuando la trama nos descubra algunas de las sorpresas que esconde. Una notable mejora con respecto a Arturo en la que todo sucedida demasiado rápido haciendo que la historia dejara una sensación de excesiva precipitación. Parece que en esta ocasión el guion esta mejor planificado y pensado a largo plazo, aunque se trata de algo que tendremos que descubrir en las próximas entregas de la serie.

Gráficamente estamos ante una obra muy sólida, en la que destaca el diseño del mundo y los personajes principales que hace Lereculey, que, sin ser excesivamente originales, sí que resultan muy reconocibles y expresivos dando muestras de un trabajo bastante minucioso. Narrativamente estamos ante un trabajo que deja de lado la rigidez habitual en algunas obras de BD para ofrecernos algunas composiciones de página arriesgadas, aunque hay algunos planos con escorzos que resulta demasiado forzados y no acaban de funcionar del todo bien. Lo que si resulta muy acertado es la manera de reflejar los parajes por las que transcurre la historia en los que se puede intuir la grandiosidad del mundo que habitan los personajes y una naturaleza salvaje y peligrosa en las tierras de los orcos. Otro punto a destacar son las escenas de batallas que nos recuerda esa sensación de intensidad, grandeza y ferocidad que tan bien reflejo Peter Jackson en sus adaptaciones de la obra de Tolkien. Quizás el aspecto menos conseguido es el color, que con la excepción del uso que se le da para diferenciar los flash-backs, resulta demasiado oscuro y no es capaz de reflejar la imponente vida de la naturaleza.

La edición de Yermo es de la calidad a la que nos tiene acostumbrados y hay que señalar que ya han avanzado que el segundo díptico de la serie aparecerá a lo largo de este año.

Esta primera aventura de Wollodrïn resulta tremendamente entretenida y nos demuestra que se puede hacer cómics muy solventes sin salirse de las fronteras del género. Quizás le falte atrevimiento para innovar más, pero deja con ganas de saber más de los personajes y seguro que los fans del género lo disfrutaran enormemente.

Lo mejor

• Una historia bien construida y planificada que busca y consigue hacer una buena historia de género.
• Las escenas de batalla.

Lo peor

• Por el momento no aporta nada novedoso al género.

Edición original: Wollodrïn Le matin des cendres 1-2 FRA (Delcourt, 2011) Edición nacional/España: Wollodrïn vol 1 La mañana de las cenizas (Yermo, 2022) Guion: David Chauvel Dibujo: Jérôme Lereculey Color: Xavier Basset y Christophe Araldi Traducción: Laura Casanovas Formato: Cartoné. 112 páginas. 26€ Un mundo por descubrir "Mi visita sin…
Guión - 7.5
Dibujo - 8
Interés - 7.5

7.7

Canónica

Esta primera entrega de la serie resulta muy entretenida y nos muestra los ingredientes necesarios para construir una historia más sólida y ambiciosa.

Vosotros puntuáis: 6.78 ( 4 votos)
Artículo anteriorZNPodcast #180 – El Torres: Más allá de El Velo
Artículo siguienteMAGIC Volumen Uno, de Jed MacKay & Ig Guara
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments