Vertigo Bazar: Blanco Humano (TV, 2010)

Por
11
387

Para qué nos vamos a engañar… cuando hace tiempo los aficionados al cómic supimos del proyecto de adaptar Blanco Humano para sacar adelante una serie de televisión y conocimos los nombres de los implicados no nos ilusionamos precisamente por el producto que resultaría de tamaña empresa. Puede llamarse prejuicio, puede llamarse deducción; pero lo cierto es que para la magistral reinterpretación que Peter Milligan gestara entre el siglo XX y el XXI a partir del personaje creado por Len Wein todo nos parecía insuficiente: ni el limitado Mark ‘Fringe’ Valley daba la talla para la complejidad psicológica de Christopher Chance, ni Jackie Earle ‘Rorschach’ Haley o Chi ‘Pushing Daisies’ McBride llamaban la atención como secundarios, ni Jonathan ‘Jericho’ E. Steinberg nos ilusionaba como guionista, ni Simon ‘Tomb Raider’ West nos parecía un realizador de empaque para el piloto. Después llegaron los clips preliminares y el prejuicio –o la deducción– casi tornó en certeza. Y tras el visionado de un capítulo piloto que se emitió en Canadá el pasado día 15 y que ha debutado en la Fox estadounidense esta pasada noche, la certeza ha pasado a ser hecho.


Blanco Humano, serie de 2010, es el pastiche más decepcionante –amén del piloto más bochornoso y carente de imaginación– que servidor ha tenido el disgusto de ver en mucho tiempo. Y es que si la anterior adaptación televisiva del personaje, la que sólo duró siete capítulos y acabó por ser totalmente risible, se caracterizó por constituir un exponente de todos los desaciertos del catodismo noventero, su heredera supone lo propio con respecto a la televisión actual.

Contando con un material de partida tan impresionante y compacto como la colección de Milligan, y a sabiendas de que el baremo de calidad que hoy en día posee la audiencia con respecto a la series de televisión ha cambiado mucho tras impresionantes productos como The Wire o Los Soprano, llama poderosamente la atención que el equipo de guionistas haya optado por ir a su aire y modernizar el inocente The Assassin-Express Contract con el que Chance debutó en diciembre de 1972 en el Action Comic #419. Más allá de las líneas que abren el piloto –todo un escupitajo a la cara en forma de guiño fallido– no encontraremos aquí ni rastro de los subtextos y claves argumentales que hicieron del trabajo de Peter Milligan una obra maestra. No hay profundidad, no hay complejidad psicológica, no hay disfraces, no hay tension, no hay Stanislavski llevado al límite, no hay crimen de barrio bajo… no hay, en definitiva, ninguna disección del concepto identidad/personalidad como base del ser humano.


En su lugar tenemos una realización mediocre, una trama de lo más tontona, un tema musical tendente a la fanfarria, una banda sonora de lo más estereotipada y absurda (por su enfatización dramática) que desluce irremediablemente el currículum de Bear ‘Galactica’ McCreary, y unos efectos especiales de segunda división. Todo ello enmarcado en un esquema que se adivina proclive a destacar “el caso de la semana” sobre cualquier trama central –parece mentira que no se haya aprendido de Dollhouse– y con un elenco actoral carente de cualquier carisma. El pétreo Valley se queda en inexpresivo héroe de acción y galán de tercera, los secundarios apenas se desarrollan y lo único que llama la atención es el tipazo de Tricia ‘Caprica Seis’ Helfer como invitada especial y el breve cameo de Danny Glover.

En definitiva, un auténtico desastre sobre el que no me apetece hablar más y al que le vaticino una pronta cancelación, especialmente tras ver el segundo episodio (con el Gaeta de Galactica como invitado especial). De la inmortal serie de la línea Vertigo apenas queda cierta estética lounge en los títulos de crédito y una ligera semejanza en la tipografía empleada.

Enlaces de interés
11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Phantomas
Phantomas
Lector
18 enero, 2010 8:28

Pues una autentica lástima, porque yo creo que es uno de los comics (el de Milligan, of course) que mejor se adaptarian al formato de serie de TV, cliffhangers de final de episodio incluidos

Sergio Robla
Admin
18 enero, 2010 8:38

Contando con un material de partida tan impresionante y compacto como la colección de Milligan,

Sé que te negabas a aceptarlo, José, pero nunca se ha pretendido eso, sino que ya se veía que no era la obra Vertigo la que se estaba adaptando (con pocas ganas), sino el personaje de DC (vamos, de antes de que llegase Milligan). Más de uno lo comentamos aquí cuando salió la noticia, pero bueno…

M. Sanz
M. Sanz
18 enero, 2010 8:39

Todo ello enmarcado en un esquema que se adivina proclive a destacar “el caso de la semana” sobre cualquier trama central –parece mentira que no se haya aprendido de Dollhouse–

No he visto el capítulo todavía, pero de todas formas esto tiene algún sentido: a parte de lo que nos pueda parecer a los frikis, se prefieren series autoconclusivas que permitan la sindicación de los capítulos (CSI, Sin rastro, etc.), sin necesidad de seguir una compleja trama argumental.

Aparte de que personalmente creo que ya ha pasado la Edad de Oro de las series… Que moló y sorprendió mientras nadie esperaba nada bueno de la televisión, pero que ahora apuestan por el “más difícil todavía” con productos que no han madurado lo suficiente.

twitertwilight
twitertwilight
18 enero, 2010 9:39

Una pena. Todavía no lo he visto pero tenía esperanzas en la serie. Desde luego el cómic de Milligan ha sido de lo mejor que he leído…

Alberto benavente
18 enero, 2010 9:42

No, no, no. No. Así no se hacen “nuevas” series de televisión. Ni de coña. Dejando ya de la do el tema comiquero, es una castaña. Y si le añadimos es factor freak, tenemos otra oportunidad perdida.

Elvex
Elvex
18 enero, 2010 10:35

(Offtopic) Dejando aparte su actuaciñon mediocre en esta serie, ¿no os parece Mark Valley un buen candidato para portar el escudo del Capitán América?

Phantomas
Phantomas
Lector
18 enero, 2010 16:01

“se prefieren series autoconclusivas”

Hombre, yo creo que eso depende de cada serie, ahí tenemos House vs Perdidos como dos muestras de series de éxito en polos contrarios.

Pero es que con el material de Milligan se podría haber hecho perfectamente algo del estilo de Galactica, es decir, una serie donde aunque la acción principal del capítulo (o de dos-tres capítulos) sea el caso de turno, tenga un subargumento de peso que sea, como dice José y como se puede leer en el comic, la disección del concepto identidad/personalidad. Además que el trabajo de Milligan da para mucho más en un primer nivel de lectura/visual, puesto que no todos los casos se resuelven mediante la acción directa (hostias y tiros, vaya), sino que también se puede recurrir al engaño, al chantaje o a la investigación detectivesca, con lo cual creo que todos estamos de acuerdo en que sería un producto más atractivo e interesante de lo que ahora mismo parece. 

Xavi Cristóbal
Lector
19 enero, 2010 0:24

De esta serie sólo vi un trailer y lo que no me gustó es que lo contaba todo. Era como ver el episodio piloto resumido en 2 o 3 minutos. Es una lástima que la serie haya empezado de forma tan floja por lo que dices en el artículo pero intentaré echarle una ojeada al piloto.

twitertwilight
twitertwilight
19 enero, 2010 9:32

Ya la he visto y tampoco es tan terrible…
Series de televisión peores he visto. Concuerdo en que se podría haber llevado a cabo de un modo más brillante. Pero se deja ver.