V de Vigilantes: Un balance sobre la vigilancia

Por
3
85

“Suelen afirmar los hombres prudentes, y no por capricho ni sin motivo, que quien desee saber lo que ha de venir, considere lo que ha pasado, ya que todas las cosas de este mundo, en todos los tiempos, se asemejan a las que han ocurrido antes”. Así comenzaba, con esta cita de Maquiavelo, aquel primer texto que escribí para este espacio.

Han pasado ya varias semanas, varios meses, desde aquello y aprovechando que es la primera semana de un nuevo año: 2010; un año redondo, un comienzo de década, una esperanza de mejora por parte de muchos, un momento de comenzar a salir de la tan cacareada crisis global… pues he decidido que es un tiempo perfecto para evaluar, compilar, recordar y, simplemente, citar todo lo que ha dado de sí este espacio y todo lo que continuará dando. El texto de hoy podría definirse como una mezcla entre retrospectiva y prospectiva. Finales y principios siempre son momentos de balance. He aquí el primer balance de esta vigilancia, nuestra vigilancia particular.

Comentario

El tiempo pasa y casi sin darnos cuenta vamos descontando los días de nuestro calendario. Parece que fue ayer cuando comenzaba mi andadura como colaborador de Zona Negativa. Hasta entonces había sido un lector fiel, seguía los “WTF!”, la sección de cine, me enteraba de los programas de los salones, me mantenía informado de la actualidad del cómic nacional y americano… y disfrutaba como un enano con todos y cada uno de los textos que aquí se “fabricaban” (y con los comentarios de todos los demás lectores). Entonces prepararon un concurso de relatos de género negro, el premio eran unos lotes con tres tomitos de Criminal.

Soy periodista y escritor (o al menos lo intento), lo primero por carrera y lo segundo por gusto (quizá lo uno sea consecuencia de lo otro o viceversa); ambas cosas por devoción y por convicción. Me puse manos a la obra (o manos en el teclado) y mandé el relato que había escrito. Fue mi primer contacto con Raúl López, tras la alegría inicial de ser uno de los ganadores vino el más alegre todavía tras su respuesta afirmativa a tener una colaboración semanal (después de leerse algunos textos previos). Lo que vino después ya lo sabéis. Comenzamos a caminar juntos todos los miércoles por medio de una mezcla de actualidad, información, opinión, análisis, investigación, nostalgia, mitología, historia, teorías visuales, narrativa, ficción, creatividad, citas textuales… la suma de todas estas características es lo que define “V de Vigilantes”; o al menos es lo que intento.

Primero navegamos juntos por el ciberespacio mientras desgranaba algunas características de las webs de las editoriales de cómics de nuestro país. Hablamos de las novedades del salón del cómic y de la selección que los lectores debíamos hacer para tener lo que más nos interesaba ante la indisponibilidad de un espacio y un sueldo ilimitado. Muchos encontramos un punto en común en el coleccionismo de merchandising (en mi caso en el de las figuras de acción, entre otras muchas cosas coleccionables) y mencionamos algunas nociones de marketing sobre el poder de la persuasión. También discutimos sobre la importancia de los equipos creativos, de los autores de más influencia o de sí nos interesaba más leer aventuras de personajes o aventuras escritas por autores conocidos sobre esos personajes.

Durante estos meses he tenido como tema recurrente el del viaje del héroe. Apliqué los mitemas clásicos a los cómics de superhéroes (aunque también se podrían aplicar con facilidad al manga u otros géneros). Hice lo propio con las heroínas y con el héroe dentro del universo femenino, comentando también cómo se percibía la figura de la mujer en la mitología clásica en relación al héroe masculino. Dentro de esta misma línea pudimos comprobar qué existen diferentes tipos de héroe y que entre héroes y antihéroes había muchas diferencias y muchas similitudes.

Ha sido un año repleto de noticias espectaculares; aunque sin duda la que más opiniones contrastadas produjo fue la compra de Marvel por parte de Disney. Por aquí tuvimos un par de artículos relacionados con ello. Pudimos comprobar la estructura interna de conglomerado empresarial de la propia Disney y también de Warner, para ver qué empresas compartían “casa” con DC. En esta línea descubrimos que parte del éxito de ambas compañías (quizá más de Marvel) era el uso del marketing viral y de las campañas teaser. Y vimos que la moda de los superhéroes dio el salto del cine a los museos y las pasarelas.

Los autores han sido importantes. Hice un texto conmemorativo y biográfico de Stan Lee al que algunos definisteis como un digno obituario (afortunadamente sigue vivo y dando guerra y cameos cinematográficos…). Tuvimos “largos días y placenteras noches” mientras se movía el mundo de La Torre Oscura de Stephen King de la novela al cómic. Y la semana pasada volvimos a cruzar nuevas puertas y a conocer algunos detalles sobre otros autores: Joe Hill (hijo de King) y Gabriel Rodríguez en su estupenda obra Locke&Key. Volvimos a entrar en el mundo de Matrix gracias las historias de los tebeos y recordamos las sensaciones que nos produjo la conocida trilogía (decidimos que la mejor píldora era la verde…). Entre otros muchos autores que han pasado por aquí también se encuentran Kevin Eastman y Peter Laird ya que sus creaciones, las Tortugas Ninja cumplían veinticinco años.

Ahora que he mencionado a estos personajes tan icónicos me vienen a la cabeza otros textos en los que aparecieron otros muchos personajes que eran, son y serán iconos culturales, y a la par recuerdo que muchos de ellos seguían una serie de características típicas, muchos eran animales antropomorfos, por ejemplo, mientras que otros pasean libremente, por su propio pie o por su propia voluntad, tanto por las pantallas grandes, como por las pequeñas o en las páginas de los libros o en las viñetas; estoy hablando de vampiros y zombis, tan de moda últimamente.

Tanto los unos como los otros son personajes que se enmarcan en el terror, aunque también en la cultura. Durante estos meses siempre he tenido la cultura, los elementos culturales, el periodismo cultural y demás como un telón de fondo. Leímos algunas noticias culturales y vimos el tratamiento que suelen dar los medios de comunicación a los tebeos. También hicimos un recorrido por la historia del periodismo cultural y comenzamos a compartir algunas nociones sobre la lectura de las imágenes.

En esta línea de teoría del cómic diseminamos las viñetas, hablamos del arte secuencial, discutimos sobre el término “montaje”, observamos la importancia y la variedad de las onomatopeyas y fuimos elaborando entre todos, entre vosotros, queridos lectores, entre vosotros compañeros y entre yo mismo, nuestra propia lista de libros, fuimos encontrando y comentando nuestra particular bibliografía especializada.

El tiempo pasa y casi sin darnos cuenta vamos descontando días de nuestro calendario. Esta temporada ha dado para mucho, pero aún quedan muchos más temas por tratar; muchos más libros especializados que encontrar, que leer y que reseñar; muchas más historias por leer y por contar; muchos más personajes, como He-Man o los Gi-Joe, que esperan su espacio y su texto (textos que tengo muchas ganas de escribir); muchas series de televisión que han continuado o han sido adaptadas al cómic; muchas más teorías mitológicas, educativas, narrativas y/o narratológicas que aplicar…

En definitiva, aún nos quedan muchos “V de Vigilantes”. Ya sabéis que los textos se terminan con los lectores, quería aprovechar para daros las gracias a todos por pasar por aquí y aportar lo que creéis necesario (si a alguno se os ocurre un tema que podría encajar en esta sección, ya sabéis, todas las ideas son bien recibidas).

Comentario

Es un placer leeros y ser leído.

Nos leemos.

3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
jorgenexo
jorgenexo
6 enero, 2010 12:07

¡El cohete de 29 cms de Moulinsart!

J.Doro
J.Doro
7 enero, 2010 17:45

Ansioso espero esta nueva andadura. Estoy deseando ver que nos puedes contar sobre las series de televisión y el comic