Uno de esos días

Recuerdos de adolescencia en los 80.

Por
1
865
 

Edición original:Dibbuks
Guión:Andrés G. Leiva
Dibujo:Andrés G. Leiva
Color:Andrés G. Leiva
Formato:Cartoné, 112 Páginas
Precio:20€

 

Mi barrio es un lugar de gente poco variable. Cambian las personas pero poco sus costumbres. Y es que en el extrarradio todo parece permanecer inmóvil

Uno de esos días es el último trabajo largo de Andrés G. Leiva tras Serie B que apareció en 2014, en estos últimos cuatro años solo hemos podido leer sus colaboraciones en la revista La resistencia. Como sus últimos trabajos está editada por Dibbuks. Por esta obra Leiva fue galardonado con el Premi Ciutat de Palma del año 2017. Un premio cuyos ganadores han sido Jorge E. Isaurralde en por 2013 por El funeral de John Mortonson y otros cuentos, Sergio Fernández Carbonell y Katrina Bacher en 2014 por la obra s/t, en 2015 el galardonado fue Calpurnio por Míster Plasma y en 2016 los ganadores fueron Cristina Duran, Miquel Angel Giner y Laura Ballester por El día 3.

Andrés G. Leiva es un historietista nacido en 1969 en Córdoba que además ejerce como profesor de arte. Su debut en el cómic se produce en 1998 con Historia de Iván, recientemente reeditada por Bandaaparte editores, ese mismo año recibe el áccesit en el concurso de cómic convocado por inJUVE. Su siguiente trabajo en solitario llego tres año después con Bichos Raros (Universidad de Córdoba). Un año después comenzó a publicar con Sinsentido debutando con El misterio de Electra / Horrible hórreo. En 2005 publicó Juana de Arco. Su siguiente obra fue Evelyn, el extraordinario caso del doctor Corman ganadora en 2009 del primer premio del concurso de cómic de Sinsentido en el año 2009. En 2014 apareció su nuevo trabajo Serie B, editada por Dibbuks. Además ha participado en varias revistas y fanzines como Androito ke-ke, Dos Veces Breve, Tos o La resistencia, también ha colaborado en libros colectivos como Lanza en astillero (Sinsentido), Tapa Roja (Sinsentido), Nuestra Guerra Civil (Ariadna) o Plagio de Encartes (Sinsentido).

Años 1982. Leiva, Manu y El Canijo son tres amigos que siempre van junto a todos los sitios. Comparten sus inquietudes, sus miedos, ilusiones y problemas personales. Y su mayor preocupación ahora es el fin del mundo que los predicadores americanos auguran que ocurrirá la tarde del dos de octubre de 1982. Con objetos cotidianos que irán cogiendo, construirán máscaras, trajes y todo lo necesario para sobrevivir a toda costa al juicio fi nal. Aunque no todo acabará como ellos imaginaban.

En Uno de estos días, Leiva nos cuenta una historia que es una ficción autobiográfica. Se desarrolla en el barrio en el que creció y en su ambiente además refleja las inquietudes y gustos del autor en esa época de su vida sin embargo es una fabulación salida de su imaginación pero que bien pudo ser realidad. Un nuevo género para un autor que siempre se ha caracterizado por no repetirse nunca, ni en géneros ni en estilo gráfico. Esta es una de sus características más notables, ya que esas ganas de innovar hacen que cada obra suya sea distinta a la anterior y eso como lector es un estimulo para acercarse a sus nuevos trabajos. Es una obra que tiene un componente sentimental y uno social o casi documental, aunque la historia tenga un toque inocente y amable que la hace muy agradable y le resta crudeza a alguna de las terribles cosas que cuenta.

Básicamente es una historia de amistad entre adolescentes que responden a varios de los arquetipos habituales en este tipo de historia aunque es cierto que son reales, tenemos al introvertido fantasioso, al salido fanfarrón y al malote con problemas familiares. Les vemos construir sus identidades forjadas por su amistad pero también por sus problemas familiares, escolares y sociales, además hay sitio para el despertar sexual y los primeros amores. A través de su mirada hacemos un repaso por la época con la música, a los cómics y la televisión que veian pero sin ningún espacio para esa nostalgia que provoca que se mitifique y edulcore todo lo relacionado con los años ochenta. Por el cómic aparecen muchas de las cosas que fascinaban a los adolescentes por aquella época como el heavy, las revistas de cómics o el programa de Giménez del Oso que forma parte muy importante de la historia.

La historia nos transporta a un barrio de extrarradio, en este caso el barrio donde se crio el autor, pero era un tipo de barrio que existía en todas la grandes ciudades. Barrios donde la pobreza, el paro y el abandono avocaban a parte de sus habitantes más jovenes a la droga. Y de la droga se pasaban a la delincuencia, lo que hacía que los barrios se degradaran más, algo que como dice Leiva al principio del álbum provoca que después de más de treinta años su barrio no haya cambiado. Esto incrementa el valor del cómic ya que además de contarnos una historia, nos relata de primera mano como eran las condiciones de vida en esos barrios, donde se crecía jugando en las campas mientras a poco metros había nidos de jeringuillas. Leiva nos lo muestra sin ningún tipo de adulteración abriéndonos una ventana al pasado que los libros de historia no nos mencionan. Vemos como una generación que tras años de vivir en blanco y negro, liberada del yugo de la dictadura quería devorar la vida y experimentar lo que no les habían dejado, aunque en el proceso su vida acabara convirtiéndose en un infierno por culpa de las drogas.

El estilo de Leiva siempre ha estado influenciado por varios artistas, en sus primeros trabajos por Corben y Mattotti, pero en esta obra nos recuerdo muchísimo al de autores franceses de la nouvelle bd como Christophe Blain, Joann Sfar y sobre todo a Baru. Como ya hemos dicho es una autor que en cada nueva obra experimenta y en está opta por unas líneas sueltas hechas con rotring que otorgan a la historia mucha frescura y naturalidad. Sus diseños de personajes son un claro ejemplo de la realidad de esos años, lo mismo sucede con la ambientación que nos transporta a las tardes de Colacao y bocatas de Nocilla. La composición y el ritmo son perfectos consiguiendo que la lectura de la obra se haga clara y corta. Es una historia contada en un largo flash-back desde el presente pero que a diferencia de lo habitual es en el presente donde no hay colores, pero en el grueso de la historia que se desarrolla en el pasado tiene un color fantástico. En este caso aplicado con acuarela, abandonando las ceras que uso en sus anteriores obras con Sinsentido. Como en su anteriores obras, el color es lo más destacado de su trabajo.

Dibbuks nos ofrece una edición muy cuidada como es habitual en ellos, buen papel, buena reproducción y un diseño muy cuidado. Un nueva nuestra del gran catalogo de una editorial que siempre apuesta por propuestas nuevas, asumiendo riesgos pero con un resultado que suele justificar la inversión.

Uno de esos días es una mirada real a la España de los ochenta, al día a día de un barrio del extrarradio, pero también es una mirada a la adolescencia que sigue compartiendo problemas con la de hoy. Todo ello, sin que Leiva caiga en la tentación de dar una mirada nostálgica, consiguiendo una historia que cualquiera puede disfrutar, sin necesidad de haber vivido en esos años.

  Edición original:Dibbuks Guión:Andrés G. Leiva Dibujo:Andrés G. Leiva Color:Andrés G. Leiva Formato:Cartoné, 112 Páginas Precio:20€   Mi barrio es un lugar de gente poco variable. Cambian las personas pero poco sus costumbres. Y es que en el extrarradio todo parece permanecer inmóvil Uno de esos días es el último…
Guión - 7.5
Dibujo - 8.5
Interés - 7.5

7.8

Adolescencia

Andrés G. Leiva nos trae un relato sincero y alejado de la nostalgia de una época dura sobre todo en los barrio del extrarradio. Como es habitual con un trabajo gráfico destacadísimo.

Vosotros puntuáis: 8.6 ( 3 votos)
Artículo anteriorHarbinger Wars II: Preludio y número 1
Artículo siguienteReseñas DC: Doomsday Clock #7
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Abraham Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Abraham
Lector
Abraham

Ganas de leerlo
Si ahora saliera una jeringuilla en un parque, saldría en todos los telediarios..
Como hemos cambiado (en muchas cosas, para bien, afortunadamente)