#ZNGames The Division,la cuarentena no nos frena

Por
1
851
 
2310016-thedivision_google+_backgroundfinal_2120x1192-660x370

Título: The Division
Desarrolladora: Massive Entertainment
Plataformas: PS4/ XBOX ONE/ PC
Idiomas: Voces y subtítulos en castellano

 

El juego más esperado en lo que va de año

No creo que nos pillemos los dedos si hablamos así de The Division; desde su presentación con aquel espectacular gameplay en el E3 de 2013 se nos hacía la boca agua con esta promesa de juego masivo de Ubisoft. Por el camino, las polémicas de siempre: downgrade, pérdida de opciones que en principio resultaban de lo más interesante (la posibilidad de que otro jugador controle drones mediante su tablet) y demás detalles que han ido palideciendo a medida que nos hemos adentrado en este Nueva York de pesadilla. Ubisoft prometió un gran juego y estos son sus alegatos.

The Division se narra a sí mismo huyendo de las estructuras y obligándonos a recabar información in game para saber qué demonios ha sucedido. Nosotros seremos un agente de The Division, un cuerpo de élite especial que es «activado» es situaciones de extrema crisis mundial. Y sin duda nos encontraos ante una crisis con mayúsculas, pues una terrible enfermedad ha atacado al mundo y ha obligado a poner Nueva York en cuarentena. El vehículo de contagio fue el dinero: imagina que los billetes que alegremente cambiamos en tiendas, con amigos, familiares, esos trozos de papel por los que algunos matan y otros pasan horas y horas de sus vidas en trabajos que odian, esos inofensivos papeles de color contagian una enfermedad con un alto porcentaje de mortalidad. La ciudad se vio inundada de este «dinero sucio» y la plaga diezmó a la gran parte de la población. Por lo tanto, Manhattan se convirtió en refugio y zona de cuarentena, abandonando a aquellos que se habían contagiado o que tenían riesgo de hacerlo, a su suerte. Las bandas proliferaron y el caos y la violencia se adueñaron de los supervivientes, dando paso a otra terrible plaga: los Cleaners. Enajenados que consideran que solo el fuego detendrá a la enfermedad, se dedican a quemar a los supervivientes y prender fuego a los edificios, barrios y vehículos que encuentren a su paso. Una primera oleada de agentes de The Division, enviados para tratar de preservar el orden y ayudar a los supervivientes, fue exterminada. Tú perteneces a la segunda oleada. Y aquellos que respiran la enfermedad y temen a los Cleaners cuentan con que se te de mejor eso de preservar la paz.

12819381_1561734854138507_201878838363013958_o

Masivo e inmersivo

Lo primero que hay que dejar claro (no sea que algún incauto se piense lo que no es) es que The Division no es un WOW. Huid aquellos que venís pensando en un juego de rol masivo cuya campaña nos lleve varios años de nuestra vida, pues vuestras expectativas no os dejarán disfrutar. Este es un shooter de coberturas en tercera persona con algunos toques de rol bien llevados que no apabullan al jugador que quiere liarse a tiros y que distraen al jugador más táctico. Las mecánicas en The Division es el primer acierto del que tenemos que hablar: los escenarios están realmente bien preparados para el shooter, las coberturas abundan, el sistema táctico de desplegar objetos, moverse de una cobertura a otra con solo pulsar un botón, recurrir a la táctica de equipo al enfrentarnos a muchos enemigos, etc, todo está plenamente bien implementado tanto en la combinación de botones necesarios como en la disposición de los escenarios, bellamente creados y funcionalmente optimizados. Las habilidades se despliegan en tres ramas: salud, tecnología y seguridad; pudiendo acceder a varias habilidades que utilizaremos en el combate, tales como torretas, curación para aliados, coberturas móviles, etc, y a las que además podremos aplicar modificaciones. Aparte de las habilidades, contamos con las ventajas, que iremos desbloqueando a medida que mejoremos las alas correspondientes en nuestra base. Estas nos proporcionan más vida, la posibilidad de crear mejores objetos, etc. Un sistema que no es The Witcher 3 no Fallout 4, pero que se agradece y resulta intuitivo y efectivo.

El siguiente acierto, es el escenario. Si bien en un principio hablar de Manhattan pasaría sin pena ni gloria ante otras lindezas del juego, ¿qué os parece un Manhattan recreado a escala 1.1.? ¿Y esto que significa? Significa que el barrio de Nueva York está recreado en su totalidad. Llegar de un punto a otro del mapa nos llevará bastante tiempo y no disponemos más que de dos piernas para desplazarnos (cosa que estaría bien repensar en futuras actualizaciones) y la cantidad de edificios, tiendas, estaciones de metro, túneles de alcantarillado, etc, resulta apabullante. No estamos, es verdad, ante un mundo demasiado vivo, pues aunque podremos encontrarnos otros jugadores en los pisos francos o la Zona Oscura, el escenario de juego así como la campaña están a nuestra entera disposición y solo aparecerán otros jugadores en nuestro mapa cuando les invitemos. Por eso uno de los grandes atractivos de The Divisionfrente a otros juegos de corte similar reside en jugar siempre en abierto.

12698502_1561744724137520_515992347460498488_o La inmersión en The Division está servida, pues es muy difícil no dejarse atrapar por la situación, no empatizar con el escenario. Si bien el guión recurre a todos los tópicos, los ejecuta bien, no se complica en sus premisas y no hace alarde innecesario de pedantería narrativa. Este juego es lo que es y lo sabe, y si la historia nos sirve de excusa para crear un personaje, lanzarlo a un mundo de pesadilla que juega con el realismo táctico de las situaciones de guerra en poblaciones y además hacerlo jugando con amigos, tanto mejor. Sin embargo, sí que está lleno de pequeños detalles que nos ayudan a creernos el mundo que estamos intentando salvar. Ante la posibilidad de poder entrar en muchos edificios, apartamentos, tiendas y oficinas (aunque tampoco os emocionéis, la mayoría están vacíos), nos encontramos con algunos recursos de narrativa indirecta que hay que aplaudir. Y para muestra, un botón: cuando no llevaba ni tres horas de juego, caminaba por una calle desierta, con basura amontonada y coches abandonados, de noche, con mi AK-47 en las manos. De pronto, me da por mirar a lo alto de un edificio y me encuentro una luz encendida. En el interior, una mujer pasea con su bebé en brazos. Por esto de probar los límites del juego (y aunque se supone que soy un agente del bien) disparo a la ventana. La mujer se asusta, se agacha y apaga la luz. Vuelvo a pasar por allí al rato, pero la luz sigue apagada. Ya no habrá paseos nocturnos esa noche. Un detalle como ese, por escueto y simple que sea, me hacen plantearme preguntas: ¿ha perdido esa mujer a su marido y está sola, atrincherada en su casa? ¿Están su hijo y ella infectados? ¿Tendrá a alguien que la ayude si los Cleaners deciden purgar su barrio? ¿Seré yo ese alguien?

El juego me ha atrapado con un detalle fugaz.

Método online; mods y Zona Oscura

The Division no sería nada sin su modo online, aunque con matices. Aunque es cierto que se puede jugar en solitario y que la campaña no resulta nada aburrida si se juega así, el modo online es la joya de la corona. La campaña está pensada para que sea un verdadero reto pasársela solo, por lo que en las misiones de historia acabaremos abriendo la partida la partida para recibir ayuda y pasar el trago lo mejor posible. Aunque no estamos diciendo que nos encontremos frente a un Souls, sí que es cierto que la dificultad hace que algunas misiones sean un verdadero infierno si las pasamos solos, sobretodo si no nos dedicamos con obsesión al farmeo y jugamos las misiones acordes al nivel que tenemos. Jugar eventos y misiones secundarias, ya sea solos o acompañados, resultará realmente importante para conseguir experiencia y subir de nivel; objetos que modifiquen nuestras armas y equipo y demás enseres de ayuda a la hora de enfrentarnos a jefes finales y terminar las misiones más complicadas. Tendremos un gran contenido de crafteo en solitario, pero el juego gana enteros cuando lo jugamos online. Además, los servidores funcionan bastante bien, por lo menos en la versión de PS4, que es la que estamos jugando; el matchmaking funciona con rapidez y hemos experimentado muy pocos problemas o caídas de servidores. Por otro lado la IA de los enemigos se podría mejorar, pues en ocasiones resultan verdaderos retos tácticos que te ponen las cosas muy complicadas (sobretodo si el escenario juega en tu contra); pero otra veces resultan patosos y actúan sin sentido.

La Zona Oscura es la cima de esta metodología online que rige The Division; la zona pvp donde además podremos comprar objetos únicos con una moneda diferente que se consigue combatiendo en esta zona. Argumentalmente se despacha explicando que esta es el foco de mayor contagio, donde no podremos ni respirar si no disponemos de los filtros adecuados; en la Zona Oscura podremos despachar a otros jugadores y realizar pequeñas incursiones en equipo para recabar objetos, información y nuevos enseres y armas. Existe demás una moneda única que nos permite acceder a comprar exclusivas de la Zona Oscura. La idea es buena, pero podría ir mucho más allá: lo cierto es que a medida que jugábamos para realizar este análisis, apenas hemos pisado la Zona Oscura, pues es una zona difícil, donde el virus no nos dejará avanzar demasiado sin filtros; donde los otros jugadores se resarcen por no poder atacarnos durante las misiones de nuestra partida y el equipo tiene casi siempre su homólogo en el mundo exterior, por lo que hay pocos alicientes, más allá del pvp, para jugar un tiempo significativo en ella. Es de esperar que, con el tiempo, Ubisoft mejore aspectos del juego y este sea uno.

12819463_1563168543995138_8504793438218243748_o

Las modificaciones de las armas también son un aspecto a tener en cuenta; una misma arma puede resultar muy diferente en un jugador y otro, gracias a la inclusión de hasta cinco modificadores que varían desde la estabilidad y puntería, hasta la potencia y tamaño del cargador. Lo mismo sucede con el equipo; la variedad en el armamento, las protecciones y la ropa, sin ser cosas que determinen realmente el juego hasta el punto de que nuestra experiencia de juego sea muy diferente a la de otro compañero, sí que implementan suficiente variedad como para que no sea aburrido dedicarse a matar enemigos.

La variedad en las misiones implica siempre un contenido shooter, aunque estas se dividen en los tres aspectos que marcan nuestras habilidades y nuestras alas a mejorar en la base, es decir: seguridad, tecnología y salud. La adquisición de suministros es vital para mejorar estas alas y las misiones difieren en su contenido y modo de juego dependiendo de la rama específica a la que pertenezcan; así, tendremos que reparar antenas, echar abajo drones o reestablecer suministros eléctricos en las misiones de tecnología, o rescatar médicos, encontrar billetes de contagio y focos de virus en la médica o matar enemigos específicos y desalojar civiles en las de seguridad. Una variedad agradecida, aunque esperamos que crezca.

Gráficos y sonido

Mucho se habla en esta generación de los temidos downgrades; algunos de los más sonados como Watch Dogs o The Witcher 3 no consiguieron echar abajo sus juegos, y tampoco lo han hecho en The Division. El juego luce realmente espectacular, con unos gráficos que nada tienen que envidiar a lo último de Kojima o a las aventuras del brujo más famoso de los videojuegos; unos escenarios realmente espectaculares, un motor de luz que hace las delicias de las puestas de sol de Nueva York y unos efectos de humo, fuego y climatología que dotan al conjunto de una espectacularidad sobresaliente. El apartado sonoro no se queda atrás, aunque el doblaje en castellano deja algo que desear, siempre podremos cambiar el juego a sus voces originales; la banda sonora es efectiva e inmersiva, sin demasiado alardes. Se acusa quizás la falta de un tema musical emblemático que de aspecto de conjunto, que llene realmente y sobrecoja. Las animaciones están muy conseguidas y la recreación de Manhattan se lleva una matricula de honor.

El mejor juego en lo que va de año

Pues, en definitiva, sí. El año apenas acaba de comenzar y es cierto que todavía nos vamos a encontrar muchas sorpresas y muchos juegos que le disputen (y seguramente le arrebaten) esta corona, pero The Division ha cumplido y superado las expectativas que nos habíamos formado. Un juego muy completo, muy cuidado, lleno de detalles, con una jugabilidad sublime y un mundo online que consigue que nos sentimos parte de su caos. Una apuesta que Ubisoft ha lanzado a todos los desarrolladores: las nuevas ips pueden pegar así de fuerte y The Division es el claro ejemplo.

  Título: The Division Desarrolladora: Massive Entertainment Plataformas: PS4/ XBOX ONE/ PC Idiomas: Voces y subtítulos en castellano   El juego más esperado en lo que va de año No creo que nos pillemos los dedos si hablamos así de The Division; desde su presentación con aquel espectacular gameplay en…

Valoración

Gráficos - 9.5
Jugabilidad - 10
Historia - 9
Sonido - 9

9.4

Valoración

The Division cumple con todo lo que prometió y va más allá, ofreciendo una experiencia sobresaliente a la que querremos seguir asomándonos durante mucho tiempo.

Vosotros puntuáis: 1.16 ( 2 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
22 marzo, 2016 22:29

No concuerdo conque sea redondo,ya que si bien en apartado técnico y gráfico está muy logrado, en cuanto a opciones se queda realmente corto.
No existe gran variedad en la personalización de personajes, armas o ropa salvo el pago.
Las misiones son (aún más)repetitivas que las del Wow, careces de vehículos de transporte y, como en el Destiny, los jefes son tragabalas.
De argumento no digo nada porque todo lo que lleve Tom clancy en el nombre indica de qué va la historia y lo que se va encontrar (tópicos y más tópicos)
No es que diga que es un mal juego pero…le falta demasiado contenido para que sea considerado como un AAA