Silent Blue, de ANDO Icori

Por
0
403

Edición original: Silent Blue (Shodensha, 2011)
Edición nacional/España: Silent Blue (Silent Blue, 2021)
Guion: ANDO Icori
Dibujo: ANDO Icori
Traducción: Verònica Calafell
Formato: Rústica con sobrecubiertas. 188 páginas
Precio: 8,50€

La importancia de la memoria

“Entiendo que, para ti, olvidar era una necesidad”

Milky Way Ediciones consiguió hacerse un hueco en nuestro Mercado del manga gracias a una medida apuesta por la publicación de obras cortas de autores desconocidos o semidesconocidos para la gran mayoría de los lectores. De esta manera, a comienzos de su andadura publicaron a autores de la talla de ASANO Inio, JUUSAN Dee, KAKIZAKI Masasumi, OZAKI Kaori, URUSHIBARA Yuki, ONO Natsume o NAKAMURA Asumiko. El pasado mes de agosto, la editorial asturiana volvió a sus orígenes, retomando esta querida costumbre para dar a conocer a una autora que encaja muy bien en su línea editorial. ANDO Icori es una joven mangaka que atesora más de diez años de experiencia profesional, cuyas obras más relevantes hasta la fecha han sido Butterfly Storage y su precuela, Special Butterfly.

Para el debut de esta autora, la editorial asturiana ha elegido una obra corta, de un único volumen, que permite conocer sus virtudes y valorar el interés que puede suscitar en sus fieles lectores. Silent Blue es un cuento sencillo, una historia que bien podría haberse transmitido oralmente de generación en generación, que la autora plasma con gran sensibilidad en sus páginas, dotándolo de los diálogos que enriquecen su narración y encadenando hábilmente los distintos elementos que va introduciendo progresivamente, hasta concluir en un clímax que cierra la trama sin dejar ningún cabo suelto.

La protagonista de esta obra es Aoko, una joven que trabaja en la cafetería de su familia junto a sus padres, haciéndose cargo de la venta callejera en una furgoneta. Pero en secreto, descuida el negocio familiar para sumergirse en las profundidades de un lago cercano, que oculta un misterio oculto a los ojos del resto de personas. Aoko bucea hasta el fondo del acuífero cada vez que tiene ocasión para visitar una ciudad que quedó sepultada bajo el agua, y en la que vivía con su familia hasta que se produjo un terrible accidente cuando solo tenía cuatro años, cuando la fatalidad se cernió en forma de meteorito que impactó sobre la ciudad, produciendo un enorme cráter, el cual se llenó de agua tras un diluvio que duró veinte días, sumergiendo la vida de sus habitantes para siempre.

En Silent Blue, la autora hace hincapié en la importancia de la memoria y la investigación de las raíces familiares y sociales de los seres humanos. Ando subraya su importancia a través de los diferentes capítulos, introduciendo personajes y situaciones que le permiten desarrollar este discurso, presentando esa conexión con nuestro pasado como una capacidad dormida, que hay que espolear para saber quiénes somos realmente y nos hace revivir con añoranza un episodio de nuestras vidas. La búsqueda de su origen y su historia personal dota de sentido la razón de ser de la protagonista, de quien la autora muestra hábilmente el desasosiego que experimenta al carecer de recuerdos de su vida anterior al incidente y del hecho que propició que el lugar donde vivía junto a su familia quedara sepultado bajo el agua.

El dibujo de Ando destaca por su trazo fino y delicado, por una limpieza estética, prescindiendo de tramas y sombreados que la autora reserva principalmente para representar las profundidades del lago en contraste con la despejada superficie, contribuyendo así a transmitir el optimismo que caracteriza a la protagonista y que sobrevuela a lo largo de la historia, así como la sombra del pasado que representa el misterioso lago. Los bonitos diseños de los personajes y los escenarios y la aparente facilidad con la que la autora logra reflejar los sentimientos de Aoko hacen que la lectura de esta obra resulte amena e interesante, destacando los paralelismos que se producen entre el descubrimiento de las revelaciones por parte del personaje y de los lectores, gracias al dibujo de escenas de bella factura, como la primera vez que se muestra la ciudad sumergida ante nuestros ojos y los de la protagonista.

Como es costumbre en esta editorial, la edición es más que correcta. Este título se ha publicado en un volumen de tamaño estándar B6, con encuadernación rústica con sobrecubiertas y sin páginas a color ni ningún tipo de contenido extra, con una traducción acertada, que permite una lectura dinámica de la historia. Silent Blue es una obra dirigida a todo tipo de público, que merece ser descubierta gracias al buen hacer de su autora, de la que esperamos que se publiquen nuevos trabajos en nuestro mercado próximamente.

Lo mejor

• La delicadeza con la que la autora relata la historia.
• El progresivo desarrollo de la protagonista, logrado mediante la introducción de nuevos elementos en la trama.
• El sensible trazo de la autora, con el que plasma gráficamente el componente emocional de la obra.

Lo peor

• Hay un exceso de convencionalismo en todos los aspectos de la obra.

Edición original: Silent Blue (Shodensha, 2011) Edición nacional/España: Silent Blue (Silent Blue, 2021) Guion: ANDO Icori Dibujo: ANDO Icori Traducción: Verònica Calafell Formato: Rústica con sobrecubiertas. 188 páginas Precio: 8,50€ La importancia de la memoria "Entiendo que, para ti, olvidar era una necesidad" Milky Way Ediciones consiguió hacerse un hueco…
Guión - 7.2
Dibujo - 7.6
Interés - 7

7.3

Buen debut

Silent Blue es un bonito relato, que destaca por el equilibrio que mantiene desde todas las perspectivas, pecando de cierto conservadurismo, pero que satisfará a los lectores habituales de esta editorial.

Vosotros puntuáis: 6.76 ( 6 votos)
Artículo anteriorReseñas DC USA – Aquaman 80th Anniversary
Artículo siguienteMarvel Premiere. Los Vengadores 1. La hueste final
Abandoné la Logia Negra y llegué a la ciudad de Málaga en 1984. Mis primeras lecturas fueron los clásicos francobelgas y los cómics de un ratón y unos patos que, años más tarde, gobernarían un vasto imperio. Devoré tiras de prensa, hasta que un niño con cola de mono apareció en mi televisor buscando unas bolas mágicas y el manga me atrapó. Pasé años en blanco y negro, pero los superhéroes llenaron mi vida de mallas y capas de colores. Sobreviví a la Era Hiboria en compañía de un bárbaro y su espada salvaje. A finales de los 90 sentí vértigo, el arenero me llevó al mundo de los sueños y caí en los oscuros abismos del underground. Viajé en el tiempo a través de la banda de Moebius, desde el salvaje Oeste al Largo Mañana. Un mago de Northampton me contó grandes historias y su hijo calvo me dio setas alucinógenas. En Italia probé el fumetto y un marinero maltés me llevó hasta la Pampa argentina, donde tuve mi último recreo antes de conocer al hombre eterno. He estado en Camelot en los días del Rey Arturo, en el planeta Mongo y en las letras del Oceáno Atlántico. En mis aventuras siempre estuve acompañado por un asombroso grupo de profesionales españoles. Los escritos del maestro Eisner me revelaron los secretos de un nuevo lenguaje y ahora solo veo el mundo en viñetas... Cómic camina conmigo.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments