Senso, de Alfred

Por
0
866
Portada Senso de Alfred

Edición original: Senso FRA (Delcourt, 2019)
Edición nacional/España: Senso (Salamandra Graphic, 2022)
Guion: Alfred
Dibujo: Alfred
Color: Alfred, Béatriz Caihol, Élise Dupeyrat y Lou
Traducción: Regina López Muñoz
Realización técnica: Sergi Puyol
Formato: Rústica. 160 páginas. 24€

Lo más importante son los comienzos.

«Cuántos viajes pueden hacerse en un solo día…»

La extraordinaria Come Prima fue un punto de inflexión en la carrera de Alfred, un autor con una carrera bastante extensa que ya había brillado con obras como Por qué he matado a Pierre, pero que en este trabajo como autor completo dio un salto de nivel. Se trataba de una historia en la que abrazo sus orígenes italianos para firmar un cómic sobre una pareja de hermanos que, tras años sin saber el uno del otro, emprendían un viaje que les serviría para volver a sus raíces y afrontar el futuro con nuevas esperanzas. El cambio no solo fue argumental, también conto con un dibujo más depurado del que era habitual en él y unos paisajes llenos de luz gracias a un color extraordinario. Una historia tragicómica, tan real como la vida misma, que nos demostraba que en el cómic tienen tanta cabida las historias intimas que nos podrían suceder a cualquier como las aventuras más increíbles que nos proporcionan una experiencia más grande que la vida. Y ese primer tipo de cómic es el que nos encontramos en Senso, su último trabajo como autor completo que acaba de publicar Salamandra Graphic. Un trabajo que el autor define como una comedia romántica, aunque ni mucho menos es lo que vemos habitualmente en ese género ya que huye de casi todos los lugares comunes. Un género que es no muy usual en el cómic occidental, pero en el que recientemente hemos podido disfrutar de esa joya que es Carta Blanca (Norma) de Jordi Lafebre.

Viñetas Senso de Alfred

El autor

Lionel Papagalli, conocido en el cómic como Alfred, es un historietista nacido en 1976 en Grenoble (Francia). Como se puede deducir por su nombre sus orígenes familiares son italianos, algo que se reflejara en algunas de sus obras. Parte de su familia se dedicaba al teatro y desde muy joven en contacto con el arte y la creación, en particular con los cómics. Sin cursar ninguna formación artística reglamentada comienza a publicar sus primeros comics en diversos fanzines para posteriormente crear el suyo propio Scalp!. En 1995 crea Ciel Ether, una pequeña editorial en la que aparecen sus cómics y los que realiza junto al guionista Corbeyran. Juntos dan el salto a la editorial Delcourt en 1998 con el álbum La Digue, una colaboración que repiten en la serie Abraxas. En 2002 año comienza a colaborar con el guionista Olivier Ka en la serie de humor Monsieur Rouge, con el que también firma Por qué he matado a Pierre (Ponent Mon) por el obtienen un Premio Esencial y el Premio del Público en el Festival Internacional de Cómic de Angoulême. Entre ambas colaboraciones adapta al cómic la novela de Roland Topor Café Panique, dibuja la serie infantil Octave junto a David Chauvel y el western Un Colt qu’on en Finisse con Jean-Philippe Peyraud con el que repite con la serie La desesperación del mono de la que la extinta Rosell publico la primera entrega y que fue su primer trabajo editado en España. En 2008 publica como autor completo No moriré cazado (Astiberri), adaptación al cómic de la novela homónima de Guillaume Guéraud, y también participa en el cómic erótico Primeras veces (La Cúpula). Su siguiente gran trabajo como autor completo es Come Prima (Salamandra Graphic) por la que obtiene el Fauve d’or al mejor cómic de festival de Angoulême del 2014. Una obra que le consolida como autor completo, aunque ha seguido colaborando con guionistas Olivier Ka (Daho l’homme qui chante) e ilustrando novelas, unos trabajos que siguen inéditos en España, aunque si hemos podido leer el número 110 de La Mazmorra Crepúsculo (Norma) que se encargó de ilustrar y un cómic sobre la historia del Tatuaje guionizado por Jérôme Pierrat que ha editado en España Flow Press. Senso es su último cómic como autor completo hasta ahora.

Senso

Senso es la historia de Germano y Elena, dos desconocidos cuyas vidas hace tiempo que avanzan sin rumbo que se encuentran por casualidad en medio de un calor asfixiante en una boda a la que él no está invitado y en la que ella no quiere estar. Una historia llena de encuentros inesperados y desencuentros en la que ambos conectan de una forma muy especial en una etapa de sus vidas en la que ninguno de los dos esperaba sentir esa conexión y deben decidir si ya toca dejar de lado los fantasmas y problemas del pasado para volver a vivir una aventura. Un trabajo lucido y lleno de sentido del humor, que huye de las historias de amor más almibaradas para ofrecernos el incierto comienzo de una historia que, tal vez, se convierta en un amor maduro y más sereno. Pero eso queda a nuestra imaginación, ya que Alfred nos ofrece solamente el comienzo ya que la obra transcurre durante un único día. Sin embargo, ¿qué hay más importante y excitante en la vida que los comienzos siempre repletos de esperanzas y posibilidades?

Páginas Senso de Alfred

El peso de la obra cae en Germano, un hombre mediana edad, al que los últimos sucesos de su vida le han dejado totalmente desubicado y que trata de manera muy torpe de reconducir su vida. Elena por su parte también está desubicada, pero no ha perdido la esperanza como si le sucede a Germano. Dos personajes realmente bien construidos que exhalan verdad y realidad y por los que es imposible no sentir empatía. Pero no son los únicos personajes del cómic ya que el escenario del hotel les permite relacionarse con algunos variopintos empleados y huéspedes, una circunstancia que le posibilita a Alfred añadir más capas al relato entre las que vemos una crítica sutil de muchos aspectos de la sociedad actual como las prácticas empresariales más dudosas, los peligros de la redes sociales o la falta de conciencia de clase de algunos trabajadores que les hace situarse del lado de los patrones en lugar del de sus compañeros trabajadores.

No obstante, las partes más interesantes de la obra son las interacciones entre Germano y Elena que capturan esa magia tan especial que se produce cuando conoces a alguien y conectas al momento como si os conocierais desde hace décadas. El autor francés consigue esa atmosfera tan espacial gracias a un ritmo pausado que no lento que permite que las miradas y gestos digan mucho más que las palabras. Algo que dota a la obra de esa intimidad y naturalidad que sentimos en las obras de teatro, una sensación que experimentamos durante toda la lectura. La historia entre los dos que se convierte en una celebración de la vida y un canto a la esperanza que te dejan con una sonrisa durante varios días.

Página Senso de Alfred

En cada una de las obras que hemos podido leer en España de Alfred hemos visto como su estilo ha estado en constante evolución hasta llegar al que emplea en Come Prima marcado por un color extraordinario y un trazo limpio y redondeado que otorga a sus obras una belleza muy particular. Esas mismas constantes vemos en Senso, que se podría decir que consolida y asienta esa evolución. Narrativamente es tan clara como brillante, en particular en las escenas sin diálogos resultas con una enorme efectividad gracias al sagaz uso de diferentes planos y encuadres. De la misma manera destacan las escenas en las que nos muestra el majestuoso entorno natural que rodea al hotel donde transcurre la mayor parte de la trama. Un trabajo que nos deja ver a un autor maduro que ha adquirido una gran domino de las herramientas narrativas y artísticas del medio.

Viñeta Senso de Alfred

Salamandra Graphic hace una edición de gran calidad muy similar a que hizo con el anterior trabajo del autor francés que editaron. Quizás el precio resulte algo elevado, esperemos que sea producto de la situación que vive el medio por los problemas con el papel y que con el tiempo se revierta.

En Senso Alfred firma una historia deliciosa llena de belleza y poesía que nos invita a reflexionar sobre la importancia de atreverse a disfrutar de cada pequeño momento de dicha que encontramos en la vida y también a permitirnos interactuar con quienes nos rodean sin miedo.

Lo mejor

• La belleza de la historia y los paisajes que dibuja Alfred.
• La valentía de contar una historia con un final totalmente abierto.
• La pausa con la que cuenta la historia que nos permite entrar de lleno en ella.

Lo peor

• Se hace muy corta.

Edición original: Senso FRA (Delcourt, 2019) Edición nacional/España: Senso (Salamandra Graphic, 2022) Guion: Alfred Dibujo: Alfred Color: Alfred, Béatriz Caihol, Élise Dupeyrat y Lou Traducción: Regina López Muñoz Realización técnica: Sergi Puyol Formato: Rústica. 160 páginas. 24€ Lo más importante son los comienzos. "Cuántos viajes pueden hacerse en un solo…
Guión - 8.5
Dibujo - 8.5
Interés - 9.5

8.8

Deliciosa

Alfred nos trae una deliciosa comedia romántica que nos nuestra con enorme delicadeza la sutileza de las emociones humanas.

Vosotros puntuáis: 9.7 ( 2 votos)
Artículo anteriorZNPodcast #171 – Festival de Cómic Europeo de Úbeda. Entrevista a Gabriel Hernández Walta
Artículo siguienteNovedades Panini Cómics junio 2022
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments