Rapaces. Edición Integral

Vuestro reino se acaba.

Por
4
1951
 

Edición original:Rapaces – Intégrale FRA, Dargaud
Edición nacional/ España:Norma Editorial
Guión:Jean Dufaux
Dibujo:Enrico Marini
Color:Enrico Marini
Formato:Cartoné, 248 páginas
Precio:42€

 

Éramos poderosos, despiadados, invulnerables… Hasta que surgieron ellos… Los rapaces… He reconocido su signo.

Acercarse a una obra de Jean Dufaux tiene un parecido a jugar a la lotería ya que nunca sabes si vas a tener suerte y vas a poder disfrutar de joyas como Murena o La balada de las landas perdidas. Sus guiones habitualmente parten de una buena idea, pero muchas veces el resultado es decepcionante. En el caso de Rapaces la apuesta no era tan arriesgada, ya que al estar dibujado por Enrico Marini la excelencia grafica estaba garantizada, pero por suerte Dufaux construye un guion solido que tal vez no sea su mejor trabajo, pero sin duda es una buena lectura. Edita Norma que ya publicó la serie en los números 162, 172, 185 y 203 de su Colección Cimoc Extra Color entre 1999 y 2003. En 2007 apareció un volumen titulado Volveré que tenía bocetos, ilustraciones y algún texto explicativo de la obra pero innecesario para comprenderla.

Jean Dufaux es un guionista belga nacido en 1949. Desde que debutó en el mundo de cómic ha mediado de los ochenta se ha convertido en uno de los guionistas más exitosos y prolíficos del mercado francófono. Sus obras están marcadas por la irregularidad de sus guiones, haciéndole capaz de lo mejor y lo peor, pero siempre contando con dibujantes de primer nivel. Sus trabajos abarcan casi todos los géneros desde la aventura clásica en Fox o Djinn, el histórico en Murena, Giacomo C. o Cruzada, los piratas en Barracuda, la fantasía La balada de las landas perdidas. Primer ciclo , El bosque de las vírgenes o Sortilegios, el western en Lobo de Lluvia o la ciencia ficción en Beatifica Blues o Samba Bugatti. El terror como en Rapaces lo ha tocado con posterioridad, aunque dentro de un contexto histórico en Conquistador.

Enrico Marini es un dibujante italiano nacido en 1969. En 1987 comienza su carrera profesional publicando en el periódico suizo La Tribune. Su debut en álbum es con La colombe de la Place Rouge con guion de Marelle, la primera aventura de su personaje Oliver Varese. Aparecido en 1990, le seguirán tres álbumes más del personaje, aunque con distintas guionistas. Thierry Smolderen se encargará de los guiones del segundo y tercero, juntos crearán en 1993 Gipsy con la que darán el salto a las editoriales francófonas. En 1996 publica La estrella del desierto, galardonada con Prix des libraires de bande dessinée en 2017, junto a Stephen Desberg, volverán a colaborar en 2000 para crear El escorpión. Antes en 1998 comenzó Rapaces. En 2007 decidió que ya era hora de volar solo y creó la serie Las águilas de Roma, de la que es autor completo. 2017 supuso un hito histórico en su carrera ya que vio la luz Batman: Príncipe Oscuro su espectacular visión del cruzado oscuro de DC, por la que obtuvo el Premio Carlos Giménez en la categoría de Mejor dibujante internacional en 2018. Sus siguientes trabajos serán el último número de Las águilas de Roma y el álbum número doce de El escorpión.

Vicky Lenore y su compañero Spiaggi son dos policías de Nueva York, que están investigando unos extraños asesinatos rituales. Lo único que une a las victimas es la forma de morir y un mensaje que aparecen en todos los escenarios del crimen: Vuestro reino ha terminado. Sus investigaciones los llevarán a descubrir que todo lo que creen saber del mundo es erróneo, y que hay una sociedad secreta que domina los resortes del poder. Además, se encontrarán con una misteriosa pareja de hermanos con unas capacidades que exceden a las de los humanos.

Rapaces es una serie que mezcla el policiaco con el terror, con una trama muy bien urdida llena de giros sorprendentes y una acción en in crescendo que funciona muy bien. Los sucesivos misterios que introduce Dufaux en el guion consiguen que la historia te atrape y no te de respiro. Además, tiene un final abierto que cerraba la historia principal pero que a la vez dejaba abierta la puerta a una eventual continuación. Aunque parece bastante improbable que suceda y tal vez sea mejor ya que la historia funciona muy bien con en final abierto. Pero que deja la sensación de ser algo forzado y algo anticlimático.

Estamos antes una obra que parte de una de las características más habituales de los vampiros como es la sensualidad que subyace en sus historias y que estaba en boga en la época que apareció la serie gracias a las novelas de Anne Rice. Sin embargo, por desgracia en los últimos años algunas famosas novelas juveniles han jugado con la posibilidad de vampiros vírgenes y mojigatos, algo que les despoja de toda su fascinación. Esa sensualidad está presente en los protagonistas, aunque los autores la aprovechan para colarnos alguna escena de sexo gratuita, algo habitual es sus trabajos.

Vicky es la protagonista de la obra y vemos como se deja seducir por Drago y Camilla aflorando su verdadera naturaleza contra la que ella se ha revelado toda su vida. Es una mujer fuerte e independiente, pero con una cierta ingenuidad que intenta sobrevivir en un mundo dominado por los hombres. Este tipo de mujeres abundan en la obra de Marini y Dufaux por separado, a las que siempre abre los ojos otra mujer que ejerce de maestra iniciática. Camilla y Vicky parecen, en principio, dos personajes antagónicos, pero con el paso de las páginas y la evolución de Vicky veremos que comparten el ser dos mujeres empoderadas que no se detiene ante nada.

El resto de los personajes son algo más típicos, en particular la elite de la sociedad secreta que son personajes bastante planos. Algo más interesante es Hermano Exeter pero apenas aparece, lo cual es una pena ya que la trama de los niños perdidos daba para bastante más.

Una de las ideas que nos trasmite la obra es la necesidad de conservar la autenticidad para seguir siendo fieles a uno mismo y no acomodarse en una vida de aparente confort. Como cambiar nuestra naturaleza no aleja de nosotros mismos y nos transforma en personas aburridas incapaces de disfrutar de la vida. Pero también nos deja el mensaje que los revolucionarios tienden a extinguirse pues ya no son capaces de transitar por el nuevo mundo. Esto dota a la serie que una sensación de fatalidad e inevitabilidad que está presente en cada viñeta y que le da el tono que marca la serie y el destino final de los protagonistas.

En Rapaces vemos como el estilo de Marini sigue evolucionando, las influencias de Otomo, Moebius y Hermann entre otros, se van fusionando en un estilo propio que mezcla lo mejor del manga y la BD realista. Es por eso que entre el primer álbum y el último se puede observar una evolución, pero no es muy brusca de manera que la serie tiene una coherencia gráfica en todas sus páginas pese a la mencionada evolución. Sus diseños de Drago, Camilla y Aznar están fuertemente influenciados por el Drácula de Coppola, con una sexualidad a flor de piel. Las escenas de acción son brillantes, perfectamente coreografiadas con evidentes influencias del manga y de la película Matrix sobre todo a partir del segundo álbum. Marini sabe mezclar como pocos, la espectacularidad con la claridad narrativa. También hay que destacar el gran trabajo que hace a la hora de plasmar Nueva York, una ciudad del luces y sombras que se mueve entre el terror y el pecado, creando una atmosfera de serie negra y terror, algo que lo conecta con el Batman: Año uno de Miller y David Mazzucchelli que es otra influencia en la obra. Una de las partes más destacadas del trabajo de Marini a lo largo de su carrera ha sido el color. En este caso usa acuarelas que aplica directamente sobre los originales con un resultado que habla por sí mismo. Un trabajo soberbio pero que no llega al nivel de maestría de sus últimos trabajos, que le han situado como uno de los mejores dibujantes de BD de género.

Norma Editorial hace una edición preciosa con gran calidad de reproducción y papel. Además, de los cuatro álbumes que componen la historia completa incluye sus portadas y varias ilustraciones de los personajes principales. Sería inmejorable si hubieran incluido el libro de extras Volveré, aunque alguna de sus ilustraciones sí que aparece.

Rapaces es una serie de vampiros, con las justas gotas de acción, thriller y conspiraciones para que pasemos un buen rato pegados a sus páginas. Todo ello bien escrito por el Dufaux de los bueno momentos y bellamente ilustrado por un Marini que con esta serie dio el último salto para convertirse en una estrella dentro de la BD.

  Edición original:Rapaces - Intégrale FRA, Dargaud Edición nacional/ España:Norma Editorial Guión:Jean Dufaux Dibujo:Enrico Marini Color:Enrico Marini Formato:Cartoné, 248 páginas Precio:42€   Éramos poderosos, despiadados, invulnerables... Hasta que surgieron ellos... Los rapaces... He reconocido su signo. Acercarse a una obra de Jean Dufaux tiene un parecido a jugar a la…
Guión - 7.5
Dibujo - 8.5
Interés - 8

8

Espectacular

En Rapaces se entremezcla la sensualidad, la venganza, las conspiraciones con el terror y la acción creando una serie que no da tregua al lector. Todo ellos ilustrado por los fantásticos lápices de Marini.

Vosotros puntuáis: 5.84 ( 18 votos)
Artículo anteriorMundo Independiente: Novedades USA #18
Artículo siguienteZNPodcast #27 – Conan El Bárbaro, rey de la Espada y Brujería
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
FranvillanuMalinwa_Warren_sibaix Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
sibaix
Lector
sibaix

A mi no me parece para nada espectacular, con esta obra me he llevado una gran decepción , el guión es bastante normalito y el desenlace del ultimo tomo directamente malo, el dibujo sin ser malo es inferior a otra obras de Marini, quizás el problema es que ante había leído el escorpión y águilas de Roma, y esperaba el mismo nivel.

_Warren_
Lector
_Warren_

Opini igual. Guión muy, muy justito, y final muy malo. El dibujo se salva, pero no es el Marini de ahora ni mucho menos.

Malinwa
Lector
Malinwa

Gracias a estos comentarios o los leídos en Whakoom no he comprado este integral. Si hay que gastarse 40€ en un cómic, éste tiene que ser un valor seguro y las malas críticas sobre parte del guión o la manera de finalizar que tiene la historia es muy coincidente en muchos lectores.

Franvillanu
Lector

Coincido con la crítica pero también con los comentarios de los usuarios. El último número termina dando un giro poco interesante al desenlace de la historia.

Bajaría la nota a un 7, la edición es excelente en términos de impresión, tamaño y calidad. Lo recomiendo únicamente para fans del género que buscan leer un cómic que estuvo cerca de ser un clásico pero que al final se transformó en una aventura nostálgica en el mundo de los vampiros, lo cual no está mal.