Poguri

Por
0
611
 

Edición original: Kadokawa Shoten.
Edición nacional/ España: Ediciones Glénat.
Guión: Isami Nakagawa.
Dibujo: Isami Nakagawa.
Formato: Tomo B6, rústica con sobrecubierta, 144 páginas en B/N.
Precio: 8’95 €.

 

Cuando el surrealismo y la inocencia se juntan, engendran un manga de los más curioso. Esos elementos debió mezclar Isami Nakagawa para dar vida a Poguri, un manga cuya esencia parece haber sido creada a través de los ojos de un niño, un universo donde los murciélagos chupan electricidad, los pájaros cocinan sushi y los camellos hacen sus madrigueras debajo de los árboles. De alguna manera, el trabajo de Nakagawa se asemeja inevitablemente a escenas del mítico manga creado por Yoshio Sawai, cuyo título representa de por sí una llamada al absurdo, Bobobōbo Bōbobo, con el que comparte situaciones disparatadas e incoherentes. También se asemeja a la estructura, al dibujo de trazo simple y a la reducción de la narrativa a un simple gag de Shunji Enomoto y su Respuesta de una inteligencia absurda. Y aunque tenga muchos elementos en común con estos mangas, mantiene una característica esencial que los demás mangas no disponen, un componente infantil. Esto significa: una muestra de curiosidad, un acercamiento desde la inocencia, un humor menos abstracto, un componente de ternura y un chorrazo de imaginación con elementos nada agresivos como en los otros mangas antes citados (las peleas de Bobobōbo Bōbobo o las muerte de Respuesta de una inteligencia absurda).

¿Qué es Poguri? Una recopilacón ingeniosa de gags, chistes y pequeñas gregerias visuales. Las historias no tienen ningún tipo de relación entre ellas más allá de tener como protagonista al pequeño Poguri, una especie de alienígena, que nos irá guiando por un mundo que pivota entre lo absurdo y la fantasía. La narrativa es casi en su totalidad visual, y aunque el protagonista hable algunas veces, el fin de la historia, que suele coincidir con el fin del gag, es visual completamente. Su dibujo de trazo fino, de formas sencillas y redondeadas, casa a la perfección con el contenido. Todas las páginas mantienen la misma estructura de seis viñetas, mientras se intercalan folioscopios (una serie de imágenes que varían gradualmente de una página a la siguiente, para que, cuando las páginas se pasen rápidamente, las imágenes parezcan animarse) entre ellas. Nakagawa ha sido capáz de crear un universo tan personal e íntimo, que no solo destaca por el diseño de personajes o los chistes, si no por hacernos sentir nostalgia de la infancia y recordarnos esa inocencia y curiosidad de antaño.

De Isami Nakagawa (Yokohama, Kanagawa, Japón. 1962) poco se conoce. Sabemos que Poguri es su única obra editada en español. También conocemos que es el creador original del manga y la serie de animación Kuma no Pūtarō. Y sobre todo, sabemos que quiere dibujar cosas con la textura de una pastilla de jabón. Raro, ¿verdad?. Pues él mismo se explica:

”Si me paro a pensarlo, creo que son dos las razones por las que he decidido dedicarme a manga: me gustan los gags cómicos y me gusta dibujar. Normalmente, cuando la gente le gusta hacer manga lo que le gusta en realidad es dibujar chicas monas, robots, escenas de acción o monstruos terroríficos. Pero me temo que en mi caso no es así. Yo solo quiero dibujar cosas con la textura de una pastilla de jabón. ¿Qué le voy a hacer si me gusta? Es cierto que a veces me pregunto de dónde viene mi afición por las cosas semisólidas, aunque no por ello me entretengo lavándolas ni prediéndoles fuego, que conste. Como lo que me gusta es su textura, a veces cojo un cuchillo para ir cortándolas poco a poco. Eso sí que es divertido, pero no es suficiente. Quiero ser capaz de expresar esa sensación a través del dibujo, bajo la forma de un mundo propio. Poguri es el resultado de esa iniciativa. Con esto no quiero decir que el protagonista tenga la textura de una pastilla de jabón, sino que el mundo en el que se desarrolla esta obra es la materialización de esas ideas.”

Todavía sigue siendo raro, ¿no?. Pues ahora es cuando nos habla a cada uno de nosotros y nos dice: “Por eso me gustaría que leáis este libro pensando en lo divertido que resulta cortar una pastilla de jabón con un cuchillo. ¿Eh? ¿Qué nunca lo habéis hecho? ¡Pues corriendo a probarlo! ¡Y así podréis leerlo mientras descubrís lo que se siente! Y después me escribís una redacción de 400 palabras contándome qué os ha parecido.”

Ya sabéis, pastilla de jabón y cuchillo si queréis acercaros a la esencia de Poguri.

  Edición original: Kadokawa Shoten. Edición nacional/ España: Ediciones Glénat. Guión: Isami Nakagawa. Dibujo: Isami Nakagawa. Formato: Tomo B6, rústica con sobrecubierta, 144 páginas en B/N. Precio: 8'95 €.   Cuando el surrealismo y la inocencia se juntan, engendran un manga de los más curioso. Esos elementos debió mezclar Isami…
Guión - 8
Dibujo - 7
Interés - 9

8

Un manga imaginativo, tierno y sobretodo divertido.

Vosotros puntuáis: 9.66 ( 3 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame