Nightwing: Segunda temporada-Asuntos familiares

Ric Grayson, ahora más parecido a Dick, necesita proteger al inocente, al ciudadano de Bludhaven, para ello deberá unirse al nuevo grupo de Nightwings y hacer frente, entre otros, a la hija del Joker o Garra, que dará un empujón importante a la trama en pos de recuperar al Nightwing que todos conocemos.

Por
1
2797

Edición original:Nightwing núms. 57-69 USA, Nightwing Annual núm. 2 USA (one-shot)
Edición nacional/ España:ECC Ediciones
Guion:Dan Jurgens, Scott Lobdell, Zack Kaplan
Dibujo:Chris Mooneyham, Ronan Cliquet, Travis Moore
Entintado:Chris Mooneyham, Ronan Cliquet, Travis Moore
Color:Nick Filardi, Tamra Bonvillain
Traducción:Bárbara Azagra Rueda
Formato:Rústica, 336 págs. A color.
Precio:28,95 €

El tomo comienza con Richard Grayson (así lo llamaba su madre) que recuerda en sesión terapéutica cómo despierta en el hospital y no reconoce a ninguna de las personas que le rodean. El desasosiego que experimenta el joven ante la situación es extensible al sentir del lector que ve como su héroe se pierde en un relato que queremos olvidar como si del protagonista nos tratásemos. Pronto descubrimos que la amnesia, fruto del disparo en la cabeza, es una oportunidad para el Tribunal de los Búhos que lleva décadas conspirando en este plan, el Grey-son debe nacer. Resulta cuanto menos cuestionable la explicación, el plan maquiavélico y rebuscado se antoja poco convincente y provoca pereza ante lo que vas a leer, al mismo tiempo que otorga cierta esperanza al vislumbrar una salida a tan infame trama. Por suerte la lectura brinda buenos momentos en el transcurrir del cómic, sintiéndose Ric más cercano a lo que esperamos que sea el personaje y la travesía por el desierto hasta el resurgir de Nightwing está aderezada por algún que otro oasis.

Tras este primer número situado cronológicamente antes de la primera temporada de Nightwing, antes de que se instale en Bludhaven, volvemos a la vida de Ric como taxista. Es el turno de Scott Lobdell y Zack Kaplan. Ric no es Dick y aunque su encanto no es el mismo, sigue teniendo su cara y la gente guapa casi siempre liga. Si encima eres uno de los sex symbol más reconocidos del Universo DC lo tienes fácil. Ric y Bea se encuentran muy a gusto juntos, su relación camina viento en popa, ni siquiera la aparición de Bárbara Gordon influye en ella. No será la única vieja conocida en aparecer, la hija del Joker también contará con protagonismo. Estos dos capítulos son los únicos que no escribe el veterano Dan Jurgens en el tomo.

El libro continúa con Ciudad en llamas. Jurgens se encarga con oficio, relatando solventemente una trama de transición que tiene como objetivo principal la cohesión entre miembros del grupo y seguir presentando al lector a estos héroes. Además roza de refilón el tema de la eutanasia. El cómic trata de dotar de interés a los distintos Nightwings. Esta trama con Dick como protagonista, en lugar del sucedáneo que leemos, hubiese mejorado. No es una mala idea que Grayson tenga sus propios sidekicks, en contraposición al arco inaugural de Rebirth donde Nightwing lejos de esto, tenía en Raptor a su mentor, una maniobra que no gustó demasiado a muchos aficionados al entender que el antiguo Robin es lo suficientemente maduro como para ser mentor él mismo antes que discípulo. En cierta forma y amnésico perdido, ahora es maestro. Más bien consultor externo debido a la insistencia de Ric de ser alguien ajeno al grupo y aparecer solo cuando la cosa se ponga especialmente fea. Como no puede ser de otra forma, ocurre casi siempre.

La exploración de los distintos Nightwings resulta entretenida sin dejar de pensar que, presumiblemente, estos personajes queden en el olvido una vez termine esta larga saga de Ric Grayson. Si hay alguien al que echar de menos, probablemente sea Malcolm Hutch, el jefe de bomberos más joven de Bludhaven, que viste con el traje de Nightwing N52 sin mangas, llevando como accesorio un hacha. En opinión de este redactor es el que resulta más interesante. Llamado por Ric, Nightwing Rojo, es alguien marcado por una desgracia del pasado e impulsado por un fuerte sentido del deber.

El explorador, avanza en la relación del joven con su novia Bea. También cruza a Garra y al Año del Villano en el transcurrir de la serie, dando el pistoletazo de salida al sobrenombre de este tomo, Asuntos familiares. Garra visitará los Nightwings en una Bludhaven marcada por la inestabilidad social y ciudadana debido a continuos apagones de luz, retratando de esta forma la manera en la que los violentos aprovechan estas circunstancias para descargar toda su ira y desatar la barbarie, con el consecuente efecto contagio que tiene en parte del resto de la población.

El primer número del tomo por si lo habías olvidado, te lo recuerda, no vas a leer a Dick Grayson. Sin embargo con el pasar de páginas y capítulos, Ric es cada vez más parecido a Dick algo que no ocurría en la primera temporada, donde el héroe tomaba actitudes más propias de Jason Todd, algo contrario a lo habitual entre estos dos personajes. Jason, durante un breve periodo fue Nightwing y le “robó” a sus titanes para convertirlos en forajidos al inicio del New 52. Afortunadamente esto cambia en esta segunda temporada, lo descreído del joven, así como su mal humor, dejan paso a un personaje que quiere hacer el bien, mucho más parecido al Dick que todos conocemos aunque no recuerde nada de su pasado con mallas. Con mallas fuera del circo quería decir. Esa pérdida de memoria selectiva no es natural, parece que alguien ha trasteado con la cabeza de Grayson y el joven está a punto de darse cuenta.

Del dibujo se encarga Travis Moore en los capítulos guionizados por Lobdell y Kaplan, de estilo limpio, buena narrativa y composición de página, resulta un buen trabajo. Los números de Jurgens los trabajan Mooneyham, de trazo mucho más irregular y sucio que su antecesor, dota de personalidad a los personajes y al cómic. El tercer dibujante en discordia es Ronan Cliquet que en ocasiones desentona en cuanto a proporciones anatómicas o en el dinamismo de las imágenes. Artistas que no guardan un estilo similar y que rompen con la dinámica que DC Cómics tenía tan bien extendida de mantener una coherencia artística en una misma colección. Al color Tamra Bonvillain en los dibujos de Moore y Nick Filardi para los guionizados por Jurgens, amalgamando mucho mejor con Mooneyham donde el resultado es un arte propio y personal, que con Cliquet. Sirva de muestra de cada uno de ellos las imágenes de esta reseña.

Lógicamente si quieres leer a Nightwing esta no es la mejor opción, para eso están las muy recomendables etapas de Chuck Dixon y Scott McDaniel o de Devin Grayson y Rick Leonardi. Incluso para una visión distinta, Grayson de King y Seeley también es una buena elección. Este tomo no es el ideal para un primer acercamiento al personaje, es un tomo para aquellos que siguen al antiguo primer Robin desde los Titanes de Wolfman, desde las series referidas, para los que recuerdan aquella etapa liderando los Outsiders de Winnick. Es un tomo para los que procesan amor por el personaje y lo siguen a pesar de las circunstancias. Sin dejar de tener en cuenta que multitud de lectores de cómics nos hemos aficionado al medio con sagas denostadas por el tiempo y para nosotros siguen siendo imprescindibles, pues han sido la puerta que atravesamos para entrar en este maravilloso mundo.

Valga como etapa en la vida de nuestro protagonista, una más. Como curiosidad no es un mal ejercicio y cuenta con el incombustible y cumplidor Dan Jurgens que regala algún buen momento, tanto con nuestro protagonista como con los nuevos propietarios del nombre. Un dibujo diligente completa un libro que nos deja justo a las puertas de la Joker War, con un Ric cada vez más cerca de Dick, y un payaso mosqueado con los “impostores” que se hacen llamar Nightwings. El futuro promete recuperar a Dick Grayson y a Nigthwing, finalizando esta trama que quizás no viniera mal para agitar el árbol pero que ya duraba demasiado.

Edición original:Nightwing núms. 57-69 USA, Nightwing Annual núm. 2 USA (one-shot) Edición nacional/ España:ECC Ediciones Guion:Dan Jurgens, Scott Lobdell, Zack Kaplan Dibujo:Chris Mooneyham, Ronan Cliquet, Travis Moore Entintado:Chris Mooneyham, Ronan Cliquet, Travis Moore Color:Nick Filardi, Tamra Bonvillain Traducción:Bárbara Azagra Rueda Formato:Rústica, 336 págs. A color. Precio:28,95 € El tomo comienza…

Distinto

Guion - 6.5
Dibujo - 7
Interés - 6.5

6.7

Un cómic de Nightwing al que no estamos acostumbraos que relata con oficio la difícil situación a la que hace frente el joven, dota de cierto interés al resto de Nightwings y que acerca la resolución de la larga trama de Ric Grayson.

Vosotros puntuáis: 8.26 ( 3 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Johnny99
Johnny99
Lector
23 septiembre, 2020 12:24

“Lógicamente si quieres leer a Nightwing esta no es la mejor opción, para eso están las muy recomendables etapas de Chuck Dixon Scott McDaniel o de Devin Grayson y Rick Leonardi”

Etapas que no tiene pinta que se vayan a reeditar en castellano a medio plazo, una absoluta lastima. No es por polemizar, pero seguro que panini las habria recuperado en una linea DC gold, o DC heroes o lo que fuera