Slayer: Repentless #1

Reseñamos el debut en USA de Slayer: Repentless, continuación en cómic de la historia narrada los vídeos del último disco de la mítica banda de metal.

Por
5
2259
 

Edición original: Slayer: Repentless # 1 (de 3), Dark Horse Comics.
Guión: John Schnepp.
Dibujo: Guiu Villanova.
Color: Mauricio Wallace.
Formato: Grapa USA, 32 páginas.
Precio: 4, 99 $.

 

Wyatt es un antiguo miembro de una organización neonazi llamada La Causa. Cuando era pequeño, sus padres fueron asesinados en un robo por un par de delincuentes comunes pertenecientes a minorías étnicas. Él y su hermano mayor Adrian quedaron al cargo de su tío, que les educó bajo la doctrina de la supremacía racial. Y así, crecieron cultivando su odio y xenofobia. Pero hace unos años, en el transcurso de una de sus violentas incursiones a la caza de afroamericanos, una de sus víctimas se defendió, y Wyatt perdió un ojo. La posterior convalecencia le hizo reflexionar, y atormentado por el arrepentimiento terminó decidiendo apartarse del camino vital en el que estaba inmerso, renunciar al odio racial y abandonar La Causa. Por supuesto, ni a esta organización ni a su nuevo dirigente, el propio Adrian, les hizo ninguna gracia este abandono. Wyatt tuvo que huir, emprendiendo una nueva y pacífica vida en un pueblecito llamado Repentless, donde ya sin prejuicios raciales hizo nuevos amigos. También conoció a una chica, se enamoraron y ella se quedó embarazada. Una chica afroamericana. Un día alguien de su organización le localizó y a partir de ahí se desató un auténtico infierno de ultraviolencia.

Slayer: Repentless es una miniserie de tres episodios que continua otro tríptico, el de los videos musicales del último disco de la veterana banda de Thrash metal llamada Slayer, dirigidos por BJ McDonnell. En ellos, cargados de sangre y brutalidad, se nos contaba una parte de la historia de Wyatt, que ahora prosigue en forma de cómic. Una vez que el editor Chris Warner se hizo con la licencia a través de la productora musical Nuclear Blast, le encargó el proyecto al guionista John Schenpp, conocido por escribir la serie televisiva de animación Metalocalypse. Warner le presentó el reto de continuar la historia hilada de esos vídeos recogiendo su ultraviolento y sanguinario tono, abandonando el negro sentido del humor desplegado por Schnepp en Metalocalypse, para así sumergirse en una historia brutalmente seria y cruel. Y de ese modo estamos ante un tebeo que es un producto licenciado para fans de algo de fuera del noveno arte, un grupo musical en este caso, pero que está lejos de ofrecer un resultado descafeinado destinado a capitalizar el coleccionismo de los seguidores de Slayer.

Durante las primeras páginas, el ritmo es muy acelerado, apenas parándose a hacer un somero repaso a lo que pudimos ver en los mencionados videoclips, que aquí les mostramos para que se pongan al tanto de la historia que este cómic continúa. Avisamos enfáticamente antes de su visionado de que se trata de material muy violento y sanguinario. Si creen que el nivel de brutalidad es el de por ejemplo American History X (por poner una historia de similares mimbres), están equivocados: la acción frenética que aquí se plasma solo se separa de la etiqueta del gore por no tener ningún viso de surrealismo, ni atisbo de macabro sentido del humor.

Es a partir de la página doce, una vez puestos al día de lo anteriormente acontecido con Wyatt y sus circunstancias, cuando realmente empieza la historia de Schnepp. Y la verdad, el guionista cumple sobradamente, introduciendo detalles que dan más cuerpo al relato global de los vídeos y llevando orgánicamente la historia en una nueva y lógica dirección argumental, aunque manteniendo, como era de ley, su tono. Neonazis, chicanos, rednecks, psicópatas, escenarios desérticos de la América profunda… y por supuesto, mucha crueldad y violencia.

Quizás sea en el apartado gráfico donde Slayer: Repentless más cojea: Guiu Villanova está correcto y su narrativa es impecable, pero su dibujo está lejos de ser sobresaliente. El resultado final recuerda un poco al del trabajo de Michael Gaydos o Sean Phillips, pero su trazo no se acerca al de estos titanes, y quizás al final la comparación con lo que evoca es lo que más juega en su contra.

Slayer: Repentless no olvida su naturaleza de producto licenciado, y como tal, tiene multiples guiños al material original: no es solo que en el bar de moteros esté sonando el mítico tema Angel of death de la banda, o que lógicamente el compañero de viaje de Wyatt sea el personaje interpretado en los vídeos por Danny Trejo (eterno secundario del cine de acción y protagonista del Machete de Robert Rodriguez); además, la propia banda hace una aparición al completo: los moteros con los que se encuentran los protagonistas lucen tal cual el aspecto de Tom Araya, Kerry King, Paul Bostaph y Gary Holt.

Tiene cierta gracia, por decir algo, que la temática de esta historia gire alrededor de la xenofobia y el racismo, vista la pequeña polémica que estos pasados días se ha desatado alrededor de Slayer. El cantante y bajista Tom Araya, que siempre ha sido un poco troll políticamente hablando, por hacer la gracia subió a la cuenta de Instagram de la banda una foto trucada con ellos de jóvenes posando amistosamente con Donald Trump el día antes de la investidura de éste como presidente de los Estados Unidos. Aparte de desatar las iras de muchos fans, el asunto puso de relieve el distanciamiento en ese aspecto con el guitarrista Kerry King, que según parece borró dicha foto, ya que su posicionamiento político es anti-Trump. Al final parece que no pasó nada ni ligeramente grave entre ellos, que son sus habituales disensiones internas con las que conviven, y emitieron un comunicado oficial recalcando que Slayer como tal no apoya a ningún partido. El hecho de que el propio Araya sea inmigrante de origen chileno —por lo que a priori sorprende su apoyo a un presidente que dice que cerrará con un muro la frontera con Mexico— quizás pone énfasis sobre lo complejo de este tipo de cuestiones y sobre sus matices, que llevados al extremo dan lugar tristemente en nuestro mundo real a repugnantes e inhumanos comportamientos como los que vemos en esta obra de ficción.

  Edición original: Slayer: Repentless # 1 (de 3), Dark Horse Comics. Guión: John Schnepp. Dibujo: Guiu Villanova. Color: Mauricio Wallace. Formato: Grapa USA, 32 páginas. Precio: 4, 99 $.   Wyatt es un antiguo miembro de una organización neonazi llamada La Causa. Cuando era pequeño, sus padres fueron asesinados…
Guión - 7
Dibujo - 6
Interés - 10

7.7

Vosotros puntuáis: 8.04 ( 3 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
frankbanner49
frankbanner49
Lector
1 febrero, 2017 18:29

Perdón por el off-topic tan de primera mañana,sergio (sirvete tirarme de la oreja,si procede,xdd) pero acabo de ver este bonito homenaje y no sé de otro Post en ZN donde encaje mejor.

https://www.youtube.com/watch?v=1l6gsOrVL2c

Sobre el asunto,tengo muy perdidos a los Slayer desde hace años (y eso que,como Kreator es un grupo mitiquisimo) y todo lo que sirva para promocionar el Trash metal ya sea a través de un cómic, como de la banda sonora de una película siempre me mola (¿el paso siguiente?).
Respecto a las declaraciones de Tom Araya…en fin,que le pregunte a Phill Anselmo si le compensaron.
No aprenden los garrulos estos.

frankbanner49
frankbanner49
Lector
En respuesta a  frankbanner49
1 febrero, 2017 18:42

Y quien dice “declaraciones” dice “posicionamientos ideológicos” que acaban conduciendo al mismo punto.

_kam1kaze_
Lector
En respuesta a  frankbanner49
1 febrero, 2017 23:21

Thrash Metal 😉

_kam1kaze_
Lector
1 febrero, 2017 23:23

Como fan de Slayer y de los comics, habrá que exarle un vistazo a ver que tal esta este curioso experimento