Mundo Independiente: Reseñas Julio 2014


A las reseñas de este mes llegamos algo diezmados en recursos por la SDCC 2014, en la cual dejamos todo por cubrirla de la mejor manera. Y en parte por ello, no llegaremos a reseñar la enorme cantidad de nuevos cómics publicados en las últimas cinco semanas, lo cual compensaremos en el futuro deteniendo nuestra atención en las que lo merezcan y no estén aquí.

No obstante, contamos con las reseñas de los #1 que hemos definido como más importantes de todo el listado, según nuestro propio criterio. Para complementar la tarea, pedimos su colaboración en los comentarios mencionando los títulos que crean que falten.

BOOM! Studios

boom_black_marketBlack Market, de Frank Barbiere y Víctor Santos. BOOM! Studios.

Es muy difícil hoy en día contar una historia con superhéroes que no sea, poco más o poco menos, lo mismo de siempre. La dificultad no implica imposibilidad, y aquí Frank Barbiere y Víctor Santos en efecto nos cuentan una de súpers que sale de la media.

La verdad sea dicha, Black Market no es propiamente un cómic de superhéroes sino más bien estos personajes son un elemento en la trama que presentan, la cual toca mucho más de otras fibras. En el centro de esta encontramos a un pobre hombre cuya esposa sufre de esclerosis múltiple y dedica su vida a trabajar (presentando cadáveres para los funerales) para poder mantener la enfermedad a raya, a quien le llegará la posibilidad (mediante su hermano) de solucionar todos sus problemas de una vez: de dinero y de salud. Los superhéroes son el elemento central de esa solución, sí, pero los conflictos son dramas compartidos por casi toda la humanidad.

Esta premisa inicial tiene un trasfondo del cual poco se nos revela en este primer número (de tan sólo cuatro) pero, fruto del estilo narrativo no lineal utilizado, podemos ver en una primer entrega el origen de esta historia y el principio de su desarrollo, del cual no tiene sentido contar mucho para disfrutarlo en la lectura. Este recurso permite aprovechar al máximo el poco espacio que se tiene en una serie limitada tan breve como esta, logrando conquistar a los lectores en unas pocas veinte páginas.

Claro que no solamente será interesante leer Black Market por el guión Barbiere de cierta originalidad y por sus modos narrativos atrapantes, sino también por el excelente trabajo que realiza Santos en los dibujos, tanto en su manera de dibujar como en su capacidad para la diagramación de página y la secuencialidad.

Con un buen guionista, un gran dibujante y una idea de historia atractiva, obtenemos como resultado un cómic de nivel notable.

Valoración: Por Mariano Abrach.

Dynamite Entertainment

The_Devilers_DynamiteThe Devilers, de Joshua Hale Fialkov y Matt Triano. Dynamite Entertainment.

The Devilers se presenta en el marco de su línea de cómics (más o menos) de autor denominada Creators Unleashed, que debuta con esta publicación. Lo de más o menos corresponde a que no se especificó demasiado la propiedad y la autoría concreta de estos proyectos, siendo algunos creados por Dynamite y encargados a sus autores y otros creados por estos y por ende retienen su propiedad. En esa zona gris, igualmente lo que intenta la editorial es que los protagonistas sean los autores compitiendo en el mercado que está dando tanto lugar a este tipo de cómics. (He aquí gran parte del debate creator-owned/creator-driven).

En este caso en particular, tenemos a Joshua Hale Fialkov retornando al mundo de los demonios y los monstruos, para contar una historia cuya premisa en la previa era definida como “los mejores exorcistas del mundo enfrentados al ejército de Satán”. Sin embargo, no es tan lineal como suena.

Al final de este primer número (de un total de siete) en efecto vemos un grupo de exorcistas de cultos diversos dispuestos a enfrentarse a un ejército de demonios, pero lejos están de demostrar ser los mejores del mundo. No hay dudas de que en el curso de la serie se revelarán como tales, pero en el comienzo de la historia se juega con el recurso de poner en duda las capacidades de los que se supone son los héroes.

La narración consigue atrapar la atención del lector desde el comienzo desmitificando en una sola página tres casos de posesión demoníaca en la voz de nada menos que un sacerdote católico. La siguiente revelación es que lo está haciendo en medio de una entrevista, mientras se incendia la Ciudad del Vaticano. Desde allí con la atención capturada, avanza la narración entre lo que es real y lo que aparenta serlo, entre lo natural y lo sobrenatural, poniéndolo en duda y afirmándolo como cierto, una y otra vez. Queda claro, no obstante, que los demonios existen (al menos en este mundo), mientras no es tan claro que el grupo improvisado de exorcistas pueda hacer algo al respecto.

En base a la presentación de este conflicto, a la curiosidad de cómo funcionará un grupo de exorcistas de diferentes religiones, y al cierto carisma del primer personaje que se ve en este cómic, The Devilers invita a seguir leyendo. En el dibujo también se cumple con el cometido, estando a la altura en la presentación de las criaturas demoníacas monstruosas, así como en la narrativa dinámica con tintes de acción y superhéroes (entre tanto misticismo).

Puede que este proyecto sea catalogado como uno más que intenta calzarse los zapatos que dejara libre Hellblazer. Las comparaciones son odiosas, además de que The Devilers saldría perdiendo. No quita eso sus méritos para ser una digna lectura.

Valoración: Por Mariano Abrach.

Image Comics

Spread_01_portadaSpread, de Justin Jordan y Kyle Strahm. Image Comics.

Justin Jordan, quien iniciara su carrera profesional en Image Comics con Luther Strode vuelve a estrenar un cómic en esta editorial luego de haber extendido sus manos hacia una gran amplitud de sellos y títulos.

Aquí el guionista se une a Kyle Strahm y juntos traen una historia que presenta una vez más el gore ya característico de Jordan, en este caso utilizado en un entorno parecido al de un apocalipsis zombie pero con criaturas tremebundas que lo consumen todo (a eso parecen llamar “the spread”, que da título a la serie). Esta característica del mundo es lo primero que se presenta en el #1 para luego introducir al protagonista, un cliché de personaje heroico duro.

Siguiendo una narrativa de estructura tradicional, a continuación presentan la que será su misión: proteger a un bebé que es la esperanza de salvación de este mundo (en efecto, otro tópico común). Esto se redondea con la aparición de un futuro antagonista del héroe en su camino, diciendo explícitamente el narrador que esta no sería una historia digna de contar si todo hubiera salido bien fácilmente. El lector deberá juzgar si es digna de leer más allá de que sea digna de contar.

En su #1 Spread se presenta como un pastiche de lugares típicos que en su contenido poca novedad aporta. Sin embargo, tiene un guión correcto y un dibujo que con un trazo suelto ofrece una gran dinámica a la acción, además de una notable narración secuencial, coronado por los colores de Felipe Sobreiro quien ya está acostumbrado a trabajar con el gore de Jordan y sabe hacerlo perfectamente.

En conclusión, su primer número invita más a seguir leyendo por seguir viendo el trabajo de Jordan y Strahm (especialmente de este último) que por lo que pueda contarse en el desarrollo de esta serie regular.

Valoración: Por Mariano Abrach.


outcast_1 Outcast, de Robert Kirkman y Paul Azaceta. Image Comics.

Outcast es lo nuevo de Robert Kirkman (The Walking Dead) y por lo que pueda parecer por su portada y su autor, no es nada de zombies.

Kyle Barnes es nuestro protagonista un hombre dejado, con barba de tres o cuatro días y una camiseta que poco le veremos cambiársela. A través de flashes nos llevará por parte de su infancia y su etapa como padre. Naturalmente todo esto tiene una relación que se irá explicando en este primer número, justo casi al final del primer número.

Al parecer siempre ha estado rodeado de ciertos temas de posesión. Claro está, esto le ha trastocado la vida bastante. Casi que por propia voluntad se ha aislado del resto del mundo y vive entre la basura de su casa. Pero de nada le valdrá: aún le persiguen los recuerdos del pasado. Estos se verán más agravados cuando adelante algo más la trama, pues empieza a atar cabos: un nuevo caso de posesión le resulta familiar.

No. Nuestro personaje no es un Constantine de la vida, no entiende nada de magia negra, ni sabe latín ni nada de eso. Es un tío de lo más corriente al que se le ha cruzado “algo”. Curiosamente estos demonios (o lo que sea, a ver si el cómic pretende ir más allá) saben algo acerca de él. Sólo nombran “Outcast” y esto es suficiente para que nuestro protagonista decida de una vez por todas investigar el tema.

Habrá sangre, sí. Los exorcismos no se dan aquí con los métodos tradicionales de agua bendita, aunque sea un reverendo el que (se supone) acompañará a nuestro protagonista. Este, tampoco es nada ortodoxo: fuma, juega al póker… pero está dispuesto a echarle una mano.

El dibujo ayuda a la narrativa. Usa unos trazos gruesos y poco detallistas. En cambio el uso del color se notará mucho en el transcurso de la acción, así para diferenciar la oscuridad y la luz. Algo muy útil como veréis con Outcast.

El juego de dejar el título del cómic en el diálogo y más como última palabra es un cebo que el autor espera que muerdas. Y la verdad que lo ha conseguido

Valoración: Por Paula González.


supreme_blue_roseSupreme: Blue Rose, de Warren Ellis y Tula Lotay. Image Comics.

No confíes en Darius Dax

Supreme es un pastiche de Superman ideado por Rob Liefeld a principios de los años noventa, cuando la recién fundada Image daba sus primeros pasos abanderando un estilo de hacer cómics que marcaría gran parte de la década y que sería recordado posteriormente en la infamia. El personaje en cuestión era un émulo de aquel hombre de acero creado por Siegel y Shuster, pero con edad avanzada y muy mal carácter, además de un comportamiento violento y sanguinario. Tras unos primeros números realizados por un tal Brian Murray que éste redactor confiesa haber disfrutado como uno de sus placeres culpables, la colección entró ya de lleno en la espiral de la moda propiciada por su creador.

Éste, en un momento dado, buscando legitimidad para sus productos vapuleados por la crítica, tiró de chequera para contratar a nada menos que Alan Moore y que éste escribiese Supreme. Moore reconstruyó del todo al personaje para que se hiciese más parecido al Superman del que procedía, en concreto a la versión de éste de los años cincuenta. A pesar de que ésta fuese tal vez la más rancia de todas las encarnaciones del Kryptoniano, el escritor de Watchmen hizo auténticas maravillas con la serie. Supreme fue un oasis de calidad y frescura a finales de los noventa, aportando su granito de arena para un nuevo cambio de paradigma en la forma de hacer cómics de superhéroes.

Y después, la colección desapareció debido a los problemas editoriales de Rob Liefeld. Las ideas que a Moore le quedaban para esta colección y otras relacionadas (Glory, Youngblood) sirvieron al de Northampton para dar la chispa que encendió sus America’s Best comics; además, alguno de su guiones para Supreme ya escritos pero no publicados durante años vieron por fin la luz no hace mucho dibujados por Erik Larsen. Éste, trató de continuar con la historia del barbudo sacerdote de Glycon llevándola a su propio terreno, pero la verdad es que no fue ningún éxito y esta etapa duro unos pocos números.

Liefeld, a quien la edad ha convertido en bastante mejor gestor de sus propiedades intelectuales que dibujante, ha tenido estos últimos años el buen ojo de fichar a talentos del panorama independiente y ponerlos al frente de sus viejas colecciones dándoles absoluta libertad creativa, ganándose el apoyo de la crítica. Ahora, ha encargado a nada menos que Warren Ellis renovar a Supreme y a juzgar por el primer número, está claro que lo ha hecho de arriba a abajo.

Ellis aprovecha la idea de Moore de que el universo del personaje se rebootea cada cierto tiempo para justificar todos los cambios de tono y trama que ha hecho, y así contar la historia de Supreme desde el principio bajo sus propios términos. Solo algunos personajes, que además resultan formar parte del reparto de un sueño, recuerdan la anterior continuidad.

Así, la periodista en paro Diane Dane (el equivalente de Lois Lane), recibe el encargo de un investigar un caso “Rosa azul”. Las rosas azules no se dan en la naturaleza y por tanto, este es el nombre en código que se le da a los sucesos anómalos. En este caso, el evento en cuestión es la caída de “algo” sobre el pequeño pueblo de Littlehaven. De ese modo, nos ponemos en el camino de descubrir cómo son las nuevas versiones que Ellis va a reinterpretar de Supreme y del resto del entorno que para él estableció en su día Alan Moore.

El arte de Tula Lotay es magnífico, aunque muy alejado de las convenciones superheroicas y más cercano a la línea Vertigo o a la Image actual y más vanguardista. Del guión de Ellis se puede decir lo mismo: hay en el tebeo un tono nostálgico, de añoranza por algo perdido al alcanzar la madurez. Todo ello en un ambiente frío y silencioso, en el que reconocemos por referencias algún destello del colorido mundo que Moore replicó del de Mort Weisinger y Wayne Boring, pero todo es distinto, más real y por tanto más triste.

El despegue de Supreme parece presagiar una interesantísima aproximación, en clave totalmente opuesta pero también de alta calidad, a aquel experimento con toques metatextuales de Alan Moore. Ojalá las siguientes entregas estén a la altura de lo que ésta promete, que es mucho.

Valoración: Por Sergio Aguirre.

IDW Publishing

Ragnarok -01-portadaRagnarok, de Walter Simonson. IDW Publishing.

Hablar de una leyenda del cómic americano como Walter Simonson y no mencionar a Thor es una tarea complicada. Pero hablar del autor y de su último cómic, Ragnarok, sin mencionar a Thor es francamente imposible. Porque es Thor.

Walter Simonson regresa al que es su personaje fetiche esta vez sin el yugo de Marvel y la verdad es que no seremos nosotros, aficionados como somos a su magnífica etapa al frente del personaje, quienes nos quejemos. Hace poco tuve la suerte de reseñar en esta santa casa el primer número de la última obra de Bryan Hitch como autor completo para Image, Real Heroes, y lo que más destaqué en ella es que se trataba de una obra completa de su autor, para bien y para mal. Pues aquí tres cuartos de lo mismo: si te ha gustado su Thor estoy más que seguro que te encantará esto. ¿Y a quién no le gusta su etapa en Thor? Pues eso.

El dibujante y guionista dice que esta historia lleva en el candelero 15 años, y vamos que si me lo creo. Es más, diría que se trata de una historia que lleva en el congelador más de 20 y de 30, si me apuras, y que por cuños del destino ha llegado a IDW y ahora la tenemos entre nosotros. En esta obra Walter Simonson se adentra en la mitología nórdica para contarnos una historia ambientada en el mito nórdico del Ragnarok, su particular crepúsculo de los dioses. Hay elfos oscuros, trolls y dioses caidos. Está el martillo, está Odin y está Thor. Estamos todos invitados en este festín de dioses en el que Walter Simonson realiza un autohomenaje en toda regla a la que ha sido la gran obra de su vida. Si Jason Aaron trata la destrucción de los dioses en la etapa actual de Thor con tintes de épica –a veces extrema– aquí Simonson lo hace abrazando las formas de los años 80. Si el coloreado de este cómic no fuera digital estaríamos ante un cómic de bagaje absolutamente clásico.

Muchos dirán que el veterano escritor está acabado y que vuelve a lo que en su día lo alzó como uno de los mejores escritores de la industria, pero creo que hay que saber reconocer una victoria cuando la vemos. La victoria de ver lo que a uno le hace fuerte y dedicarle todo su cariño para hacer un homenaje al cómic de aventuras en tiempos de épica y trascendentalismo. Puede que su dibujo palidezca al lado de las rising stars que actúan bajo un estilo cuidado y estudiado al milímetro, y puede que el caos de la historia saltando de un lado a otro de forma abusiva pierda frente a los lentos y calculados guiones de la actualidad. Todo ello, sin embargo, no quita que estemos ante un cómic prometedor que hará las delicias de los veteranos cuyas primeras páginas son un espectáculo visual en toda regla. Fallan también las letras de John Workman, pero doy un paso al frente y me arrodillo ante lo que promete ser una épica historia de corte clásico. Porque si hablamos de Thor y de Walter Simonson, el resto de cosas tienen un poquito menos de importancia.

Valoración: Por Tomás Martínez.

19
Déjanos un comentario

Please Login to comment
19 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
14 Comment authors
ADN89Tomás MartínezBrian al que llaman BrianTheBaldRockerMariano Abrach Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Mr. X
Lector
Mr. X

De todos estos, he leído 2: Outcast, que me gustó bastante, tiene lo mola de The Walking Dead, esa capacidad de mezclar momentos cotidianos, casi costumbrista y, de repente, pasar a una tensión insoportable. El dibujo contribuye a la –conseguida- atmósfera de mal rollo. Y el Supreme de Ellis parece estar en línea con el otro título que acaba de sacar Tree, una cosa místicoraruna, a un ritmo muy pausado y que me parece muy distinto a lo que había leído suyo hasta la fecha. No sé qué va a salir de esto, pero despierta curiosidad. Eso sí, el dibujo de la Sra Lotay, rayajos azules aparte, es magnífico.

guolberin
Lector
guolberin

De primeras, solo me interesaría Supreme Blue Rose, pero, al igual que me pasa con Trees, habrá que esperar a que avance la serie, que no fío de que Ellis las deje a medias como ha ocurrido con otras series suyas antiguas.

Mimico
Lector

La reseña de The Devilers, me deja con las mismas dudas de si hacerme con ella o no(siempre y cuando llegue a publicarse por aquí). En cambio la de Black Market despierta mi curiosidad por un título que en principio iba a descartar.

Bajavoz
Lector
Bajavoz

Supreme: Blue Rose me interesa, supongo que no tardarán mucho en editarlo por aquí.

Las portadas de Lotay me recuerdan a Phil Noto, pero tiene algunas ilustraciones a lo copy-photo/Paula Bonet que ahora esta muy de moda que no me molan nada. Aún así, las pocas páginas que he visto de Supreme pintan bien, así que a ver cuando llega por estos lares del globo.

huever
Lector
huever

Todo lo Lo último de Warren ellis para la saca:

Mathieu
Lector
Mathieu

Pongame 2 de Ragnarok.

Igverni
Lector

Gracias por las reseñas!!
Leí Outcast y me gustó mucho, promete un gran tebeo, efectivamente de largo recorrido como TWD
y tengo pendiente de ir a la librería a por mi Supreme, que también tengo ganas de leer en papel.

Pero lo cierto es que me apetecen todos los tebeos que habeis reseñado!!
Eso si, el Ragnarok y Simonson se merecen un tomaco en tapa dura.

saludos

Antoine
Lector
Antoine

A mí pongame uno de Black Market, me llama la atención el trabajo de Victor Santos y el tal Frank Barbiere es el que Daniel Gavilán reclama para la serie de Doctor Extraño, asi que algo tendrá, y otra de cualquier cosa que vaya firmada por Warren Ellis.

emilio
Lector
emilio

Cada vez que leo un post con lo ultimo de Marvel o DC me produce una pereza espantosa. En cambio cada vez que leo esta seccion no paro de decir: Por dios, que lo editen YA!!!

Antoine
Lector
Antoine

Reseñas leidas.

Muchs gracias señor Abrach. Habrá que seguir de cerca al tal Barbiere. Aunque le confieso que entre la descomunal oferta de las indies, me pierdo un poco, si no fuera por su magnífica sección no sabría ni por donde empezar.

TheBaldRocker
Lector
TheBaldRocker

Pues sin querer desmerecer las 5 obras que reseñais (a más de una le echaré un vistazo), me quedo con la sexta: ese Ragnarok de Simonson. Y por muchas razones, claro, por veterano, por clásico, por su buen hacer siempre, por ser un profesional como la copa de un pino y, principalmente y resumiendo, por que quiero conocer su versión del Dios del Trueno libre de las acotaciones de Marvel, como muy bien indica Mr.Martínez en su reseña. Y espero, como apunta otro compañero por ahí arriba, que esto nos llegue ya por aquí en un tomito bien guapo, que yo compro seguro.
Por cierto, ¿sabemos de cuantos números constará la serie? ¿Mini, maxi, o está abierta?

Rockeros Saludos

Bajavoz
Lector
Bajavoz

#7 “y tengo pendiente de ir a la librería a por mi Supreme, que también tengo ganas de leer en papel.”

¿Está Supreme: BR publicada ya en España? :S

Brian al que llaman Brian
Lector
Brian al que llaman Brian

Aquí hay otro que se apunta a Ragnarok. El Simonson actual dista mucho de ser lo que era (a sus números en Avengers me remito…) pero con tiempo y en un proyecto tan personal puede ser algo muy digno.
Tomás, comentas que su dibujo palidece en comparación con las rising stars actuales, Simonson nunca fue el más técnico, el más bonito, el mejor… de hecho ya se le daban palos en su época pero dime uno solo de los actuales que imprima la fuerza y épica de las páginas de Simonson… (ese “DOOM” de Surtur que aún resuena por el espacio… los pelos como escarpias…).

Tomás Martínez
Lector

Brian realmente hay muchos autores que imprimen gran épica a sus cómics y Simonson es uno de ellos. Lo que quería remarcar era que en el aspecto técnico quizás se queda atrás entre tanta corrección y dibujo estudiado. Sin embargo todo lo que dices es verdad y Simonson transmite con su imperfecto dibujo cosas que otros con su perfección técnica ni se acercan. Lo que no le hace ser un dibujante perfecto le hace ser un artista como la copa de un pino.

TheBaldRocker
Lector
TheBaldRocker

Mariano Abrach
30 julio, 2014 de 2:28
– “Hasta donde sé, Ragnarok es serie regular abierta…”

Muchas gracias, Mr.Abrach. Le seguiremos la pista 😉

Rockeros Saludos

ADN89
Lector
ADN89

se que no tiene que ver pero hay algo que me esta dando quebraderos de cabeza
que pasa con top cow en españa?
ya no aparece nada de ello en la web de norma y los tienen para vender online a precios tirados
han perdido los derechos? si es asi quien los ha adquirido?
es que intento buscar informacion pero no encuentro nada, si alguen sabe algo me lo podria decir?

Mr. X
Lector
Mr. X

No sabía que también saldaba Top Cow Norma. Lo de WIldstorm si, porque Wildstorm forma parte de DC y los derechos volvían a ECC. Pero que yo sepa Top Cow sigue existiendo como editorial independiente, hum.