Mundo independiente: James Bond #1

Por
5
1099
 
JamesBond01-Cov-A-Reardon

Edición original: James Bond #1 USA (Dynamite entertainment).
Guión: Warren Ellis.
Dibujo: Jason Masters.
Color: Guy Major.
Formato: Grapa USA, 32 páginas.
Precio: 3,99 $.

 

James Bond vuelve a estar de moda. Con el reciente estreno de la última película protagonizada por el británico agente secreto 007, interpretado por Daniel Craig, las televisiones se han lanzado a reponer gran parte de los filmes de la saga, y los canales de música no dejan de emitir las canciones que han servido de banda sonora a varios de estos. No es de extrañar por tanto que el mundo del cómic intente capitalizar también esta tendencia y lance una nueva versión en viñetas (ha habido varios precedentes) con la que arañar unos dólares. Lo que sí ha llamado la atención es que para ello los herederos de Ian Fleming (el escritor que creó a Bond) y la editorial Dynamite hayan puesto toda la carne el asador, y en lugar de tirar de la vía habitual y hacerle el encargo a profesionales de escaso renombre, hayan contratado nada menos que a la superestrella Warren Ellis para escribirlo.

Llevamos semanas siguiendo con expectación las noticias y adelantos que de este proyecto se han venido haciendo (así como las declaraciones del propio Ellis) y desglosándolas en nuestro Servicio informativo de editoriales independientes. Gracias ello, ya teníamos una idea bastante clara de qué nos íbamos a encontrar. El acuerdo del escritor británico ha sido para adaptar al personaje de las novelas originales de Fleming, no de ninguna de sus versiones cinematográficas, un poco como hizo David Walker hace no demasiado también para Dynamite con Shaft, el detective afroamericano de la blaxploitation. Pero al contrario que Walker con la creación de Ernst Tidyman, en este caso ninguna de las partes tenía interés en hacer recreación de ambiente histórico, y la historia de Ellis transcurre en nuestros días, huyendo de la tentadora posibilidad de ubicar sus aventuras en esos años 60 que una vez se dijo (exagerando sin duda) que habían quedado definidos por tres B’s: Batman (por la serie de TV protagonizada por Adam West), los Beatles y Bond. Quizás sea mejor así, y con un ejercicio de ese estilo el personaje hubiese acabado pareciendo demasiado similar a su propia parodia Austin Powers.

JamesBond01-Cov-C-Incen10-Francavilla2JamesBond01-Cov-D-Incen20-Mooney2JamesBond01-Cov-E-Incen30-Panosian2JamesBond01-Cov-F-Incen40-Hardman2JamesBond01-Cov-H-ncen60-Jock2JamesBond01-Cov-RetailerExclu-Masters2

También sabíamos que a pesar de que el escritor británico siente una lógica fascinación por el personaje al ser un icono de la cultura popular de su país (ya en 2002 declaraba que le interesaba escribirlo), al mismo tiempo no es que le despierte demasiadas simpatías. “El instrumento contundente de Inglaterra, el despiadado y rencoroso bastardo de un imperio marchito que todavía quiere que el mundo haga lo que a él se le ponga en los cojones”, “Un arma ambulante al servicio de un imperio en vías de desaparición, alguien más bien amoral que no cree mucho en lo que hace y simplemente ejecuta órdenes y disfruta de las recompensas, la pesadilla de un psicólogo, así como un icono cultural que apela a una fantasía de poder británica de cualificación nacional para trabajos brutales”, eran las palabras que Ellis dedicaba al agente 007. Tiene cierta gracia, dada esta incorrección política inherente de Bond, que Ellis haya declarado que el único sustituto viable hoy por hoy para relevar a Daniel Craig en el cine (en su día se inclinó por Clive Owen) es Idris Elba. Sin duda, aparte del innegable talento del actor de Luther, esta afirmación del guionista de Transmetropolitan es un dardo cuidadosamente dirigido a una forma de pensar que se complacía y sigue complaciéndose con los desmanes de su gallardo héroe. Por otro lado el machismo (casi misoginia) característico del personaje, que ha llegado a “curar” de su “desviación” a lesbianas mediante su sex appeal, una actitud totalmente cool para los estándares de la mayoría del público de los sesenta, es algo con lo que también era difícil sentirse cómodo desde sensibilidades actuales. La forma de Ellis de afrontar esta cuestión vino dada también atendiendo a la fuente original: Bond, en todas sus novelas muestra tener UN solo amigo. Es por tanto alguien que no es ya que sea solo un machista, sino que en general detesta a la totalidad de la gente. No hasta límites patológicos, y sin duda puede desenvolverse con cierta naturalidad, pero si rascas esa superficie de encanto y glamour, definitivamente no es alguien agradable.

Parte del reto de Ellis era por tanto, en virtud de su contrato con los herederos de Fleming, ser respetuoso con el personaje sin caer en la tentación de deconstructivismos satíricos. Y al mismo tiempo aplicar su propia visión manteniendo la esencia, traerlo a la actualidad sin que pareciese un fósil sacado de un contexto, una época en la que su espíritu vengativo, su orgullo, clasismo y misantropía estaban vistos con complicidad y simpatía. Pero vamos, que tampoco es que sea la primera vez que Ellis haya hecho un trabajo de encargo, contenido, pero vertiendo una enorme dosis de profesionalidad, convirtiendo al cómic en un éxito y cambiando la forma de ver a los personajes. A los Thunderbolts y al Caballero Luna me remito. Y algo así es lo que tenemos aquí.

Bond01-1Bond01-2Bond01-3Bond01-4Bond01-5

A pesar de lo dicho de las fuentes literarias, Ellis no ha podido resistir la tentación de abrir el número con una escena netamente cinematográfica. Pero eso sí, con sus matices. La silenciosa y nocturna persecución por las solitarias y frías calles de Helsinki está compuesta principalmente por viñetas horizontales widescreen, y acaba en un recinto en construcción en la mejor tradición de escenarios idóneos para una pelea espectacular. Pero prescinde de festividad, resulta sucia y desasosegadora. Y además está ejecutada de forma magistral.

Ellis efectivamente maneja perfectamente las convenciones del personaje, pero dándolas un toque. Bond viaja a diversos puntos del globo, pero no a paradisíacas playas sino a frios lugares como Berlin en invierno. Ya nos hemos acostumbrado a ver a Moneypenny con piel negra gracias al cine, pero aquí vamos un paso más allá poniendo en la actualidad al mundo creado por Fleming, y M, el patrón de 007 también luce rasgos africanos. Y definiendo al protagonista, Bond queda retratado como un vividor con un punto sarcástico al que le molesta la burocracia.

El arte de Jason Masters consigue estar a la altura del libreto que el escritor al que ha declarado idolatrar le ha pasado, y lo hace de la forma más prudente que podía haber elegido: siendo discreto y simplemente desplegando una esforzada y satisfactoria labor. Se le nota consciente que él no es la estrella de la función y se hace un lado cumpliendo con su deber, aplicando tramas (o su equivalente digital) en las formas que dibuja y siendo embellecido por el muy adecuado color de Guy Majors. No descuida la máxima de Ellis de que el entorno debe parecer el mundo real y que los personajes que lo habitan, sacados de éste.

Warren Ellis tiene ya escritos los seis primeros números de esta serie de James Bond, los cuales forman el arco argumental que ha llamado VARGR. Está madurando ideas para las restantes entregas hasta la duodécima, las que tiene acordadas en principio y que pueden estar sujetas a prorroga. Y yo nunca me he encontrado en la tesitura, como voy a estar a partir de ahora, de permanecer atento cada mes a la aparición del número que corresponda de una serie en cómic de 007.

  Edición original: James Bond #1 USA (Dynamite entertainment). Guión: Warren Ellis. Dibujo: Jason Masters. Color: Guy Major. Formato: Grapa USA, 32 páginas. Precio: 3,99 $.   James Bond vuelve a estar de moda. Con el reciente estreno de la última película protagonizada por el británico agente secreto 007, interpretado…
Guión - 7
Dibujo - 7
Interés - 7.5

7.2

Vosotros puntuáis: 0.8 ( 1 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
HenryJones
HenryJones
Lector
7 noviembre, 2015 21:31

Pues pinta bien la idea. las portadas muy chulas y con un diseño trabajado. Sobre el artista me gusta y parece adecuado para la historia. A mi personalmente no me pega Idris Elva como Bond por mucho que diga.Pero si el guión esta trabajado bien venido sea. En general estas ideas de cambiar el aspecto radical de personajes iconicos para dar un giro al personaje no aportan más que la gente hable de ello. Seguirá siendo Bond ya sea asiatico africano esquimal o escandinavo. Por otro lado What if .. James Bond trabajara para los servicios secretos en África contra los malvados explotadores de coltan? Se me ha ido un poco con esto pero ahí queda

birdman
birdman
Lector
7 noviembre, 2015 21:37

Gracias por la reseña.
Que se despegue de la version cinematografica es uno de los motivos para interesarme por esta serie (que la escriba Ellis tambien). No quiero ver mas de lo mismo. Me pasa lo mismo con Walking Dead, mismos personajes en distintos universos: diferentes historias.

frankchalmers
frankchalmers
Lector
9 noviembre, 2015 16:02

¡Compro!

Nacho Teso
Autor
10 noviembre, 2015 16:04

Pues me ha llamado la atención. ¿Se sabe de planes de publicación en España?

Spartacus Hugues
Spartacus Hugues
Lector
15 noviembre, 2016 6:54

Me suena a otro trabajo descafeinado del nunca tan genial como en Transmetropolitan, Ellis.