Mundo independiente: Alan Moore al detalle parte 2 (1990-1999)

Por
24
1676

¡Bienvenidos a una nueva entrega de Mundo independiente! Tal como os prometimos hace unas semanas en el primer especial dedicado a la vida y obra de Alan Moore (aunque un poco más tarde de lo habitual porque la semana pasada cedimos el horario de la sección a un exhaustivo especial sobre Superman en el que también metimos mano…), hoy volvemos con la segunda parte (de tres) de nuestro peculiar homenaje a Alan Moore. En lo que sigue vamos a encontrar de todo: obras maestras, tebeos incalificables, muchas reflexiones y, en especial, discusiones y malos rollos. De hecho, es el malrollismo lo que marca la extensión del artículo. Nos retraeremos unos años para explicar el odio a DC y nos meteremos un poco en la siguiente era para narraros el odio a Hollywood, y entre medias estará todo el asunto Jim Lee, que se inicia en 1963 y queda zanjado con la presentación de la línea ABC.

Vayan por adelantado los agradecimientos a todos los miembros de Zona Negativa que han reseñado en algún momento u otro la obra de Moore. Sin sus artículos, este texto no alcanzaría el nivel deseado. Y también a los que han colaborado en él de una manera más directa aportando material e información: Mariano Abrach, Iván Rivas y Jordi T. Pardo.

Y ahora dejémonos de prolegómenos y vayamos al grano, que hoy hay mucho de qué hablar…

alan-moore-frank-quitely
Alan Moore según Frank Quitely.
Podéis hacer click para agrandar.

La era del desencanto

Nota: En el anterior episodio os hablamos de la carrera de Moore desde sus inicios hasta la publicación de Taboo, la antología que vio nacer Lost Girls y From Hell. Moore trabajará en ambos títulos durante muchos años, de manera que es muy discutible que cualquiera de estas obras pertenezcan a una etapa u otra, pues abarcan varias de las fases que marcan la carrera de este autor. Sea como fuere, nosotros seguiremos el criterio de hablar de las obras según el orden cronológico de aparición del primer número, así que no trataremos ni una ni la otra – ya que la hicimos en el anterior especial y en la reseña de Lost Girls.

Dicho esto, empecemos. La nueva etapa Moore la llamamos la del primer abandono. Si bien es cierto que Moore no llegó a dejar los tebeos de una manera definitiva, él suele decir que a finales de los 80 se desentendió de los cómics por primera vez y, efectivamente, a partir de 1990 presenciamos un descenso increíble en su anteriormente prolífica carrera. Esto se mantiene incluso tras su “vuelta”… ¿Cuál es la causa de este extraño suceso? Para descubrir los motivos debemos retraernos un par de años, o incluso antes si nos fijamos en que Moore llevaba años peleándose con las grandes y criticando el medio en general. (Recordemos que poco antes de trabajar para DC Comics, Moore desarrolló un odio visceral hacia la Casa de las Ideas por la problemática Marvelman/Miracleman. Todo ese asunto llegó a provocar que incluso discutiese con Alan Davis). Como no tiene sentido repetir lo que ya dijimos en Alan Moore al detalle parte 1, os pasamos a enumerar los motivos del desencanto del escritor:

1. El enfado de Moore es un daño colateral de algo que sucedió en 1986: el cierre de una tienda de cómics llamada Friendly Frank porque su manager, el señor Michael Correa, fue acusado y llevado a juicio por distribuir tebeos obscenos (Omaha the Cat Dancer, The Bodyssey, Weirdo y Bizarre Sex). La comunidad comiquera se puso de lado de Correa y realizó una serie de iniciativas con la que consiguió dinero y le ayudó en las costas del juicio (que, por cierto, le fue favorable). Todo esto desembocó en la creación del Comic Book Legal Defense Fund, pero también supuso que se llevase a extremos el debate sobre la nueva política de clasificación de edades que DC planteaba instaurar un par de semanas antes del estallido del asunto Friendly Frank – y que se rumoreaba que Marvel iba a emular -. Algunos creadores tan importantes como Frank Miller, Marv Wolfman y Howard Chaykin se opusieron a ello, pero uno de los más afectados fue Alan Moore, quien por aquel entonces se sentía muy quemado y solo necesitaba una gota que colmase el baso para abandonar el barco.

Y ésta fue justamente la gota. Cuando DC se mantuvo firme en su decisión, Moore se marchó. Simplemente se fue. Karen Berger lo llamó para preguntarle qué podía hacer para que volviese y él dijo que prácticamente nada, que no usaba su marcha como mercancía de cambio para que DC modificase sus políticas, porque esa era la actitud que DC tenía y él no quería ser como ellos. Él dijo “me voy”, y después, “adiós”, por decirlo de una manera. Moore es un hombre de principios, y él pensaba – y seguramente sigue pensando – que DC era libre de implementar cualquier política de clasificación de edades que quisiera, de la misma manera que él era libre de ir a trabajar a donde le viniese en gana. Y esto justamente lo explicó en el núm. 118 de The Comics Journal, de diciembre de 1987 (ya os dijimos que teníamos que retraernos un par de años).

2. Pero el problema era mucho más profundo de lo que parecía. Otro factor que lo empujó a abandonar DC Comics – y el medio – fue otro efecto colateral de la disputa de la clasificación por edades. Resulta que uno de los autores que se quejaron enérgicamente en contra de este sistema fue despedido de sus labores de editor en la casa en la que trabajaba: Marv Wolfman. Sí, el hombre que escribió Crisis en Tierras infinitas y que rompía records de venta y crítica con Jóvenes Titanes recibió un rotundo castigo. Como es lógico y natural, Moore no podía trabajar en una empresa capaz de echar a alguien por expresar libremente sus valores morales.

3. También hubieron ciertos asuntos de coacción, cosas que no deberían haberse dicho, en definitiva, lo típico de las discusiones. Y también hubieron críticas desde los lados más moralistas de la sociedad…

4. Sin embargo, todo eso sucedió entre finales de 1987 y a lo largo de 1988, y nosotros finalizamos la etapa de DC en 1989. ¿Por qué? La broma asesina posiblemente sea la última gran obra escrita por Moore para el hogar de Superman – antes del sello ABC del que ya hablaremos más adelante – pero V de Vendetta se publicó de septiembre de 1988 a mayo de 1999. Los chicos de DC Comics perdieron al que posiblemente sea el mejor guionista de todos los tiempos, pero alargaron el chicle durante más de un año. Si Moore no se encontraba a gusto con esta editorial, evidentemente no debía ser de su agrado que hiciesen negocios a su costa.

5. Y peor fue lo que pasó con Watchmen. Según contrato, DC poseía los derechos del cómic siempre y cuando lo reeditase al menos una vez al año. Basta con que eso no suceda para que los derechos pasen a ser de Alan Moore y Dave Gibbons. ¿Hace falta que diga que en 1990 era muy evidente que eso nunca iba a suceder? Además, los autores nunca recibieron dinero de algunos artículos de merchandising porque DC los clasificó como “promocionales”. De todos los beneficios de la serie, se rumorea que los autores vieron un 2%.

6. En diciembre de 1989 se publicó el #16 de Miracleman. Esto no es un motivo sino un hecho que nos demuestra cómo se sentía Moore. Si recordáis lo que dijimos en el anterior especial, Moore tomó las riendas de este personaje con mucho interés. Imaginó una serie de tres libros que se vio truncada una primera vez por culpa de Marvel Comis, pero que luego retomó gracias a Eclipse. Sin embargo, en 1989, Moore prácticamente regaló los derechos del personaje a Neil Gaiman. Es relevante algo que me parece que no citamos, pero en alguna entrevista Moore llegó a decir que poseía esos ejemplares pero que no sabía ni dónde estaban porque había perdido interés por ellos. Ya lo veis. Ese es el grado de descontento del escritor.

Y ahora un inciso… La marcha de Moore no solo supuso una gran pérdida para DC Comics, también significó que jamás viese la luz un tebeo que se iba a llamar Twilight of the Superheroes y que iba a ser una macrosaga – con cruces incluidos siempre y cuando lo quisiesen los autores y no estuviesen impuestos por los editores – que iba a narrar un final definitivo para el Universo DC. La historia se situaba 20 años después (en el 2007), en un mundo en el que la gente estaba gobernada por los superhéroes, quienes se organizaban vía dinastías. Para evitar tal desastre, Rip Hunter y el John Constantine del futuro viajaban a 1987. Y es que el futuro era muy negro. Superboy era un tirano; Plastic Man, un gigoló. Los villanos habían sido eliminados, pero algunos – Joker y Luthor incluidos – sobrevivieron y se juntaron en la Casa de los Secretos, ubicada en Nevada. Superman y Wonder Woman eran marido y mujer y tenían dos hijos. Todos juntos controlaban la Costa Este. Y la Familia Marvel, de la Casa del Trueno, mandaban en la Costa Oeste. Batman se enfrentaba a todos en las sombras… Y los alienígenas habían sido erradicados de la Tierra (todos menos Superman, claro). El quid de la cuestión es que Superboy y Mary Marvel iban a casarse, y la unión de casas más poderosas supondría la destrucción del equilibrio. En consecuencia, el resto de casas se unieron para hacer desaparecer la familia de Superman y la del Capitán Marvel. Y eso podía suponer el fin del mundo.

Algunos claman que Twilight of the Superheroes es la base de Kingdom Come, pero tanto Alex Ross como Mark Waid reconocen haber leído la propuesta de Moore pero que no se basaron en ella para su historia. Poniendo en una balanza las similitudes y las diferencias, tienen todo el beneficio de la duda.

Fin del inciso.

1988 supuso el inicio del desencanto, pero no un abandono real de los cómics – como Moore da a entender en alguna entrevista cuando dice que en 1989 dejó los tebeos por primera vez, en realidad son las historietas mainstream las que abandonó -. Lo que hizo este escritor fue algo que en principio iba a ser revolucionario: se lanzó de lleno a la aventura editorial con la fundación de Mad Love Publishing, una empresa que seguía a rajatabla sus ideales y que iba a publicar cosas tan curiosas como AARGH! (siglas de Artists Against Rampant Government Homophobia (Artistas contra la rampante homofobia del gobierno)). Los talentos implicados iban a ser, además de Moore, Dave Sim, Rick Veitch, Frank Miller, Robert Crumb, Art Spiegleman, Hunt Emerson, Gilbert y Jaime Hernandez… y muchos más. Ya veis, lo mejorcito del medio.

Otro proyecto de Mad Love Publishing iba a ser la secuela de… ¡Watchmen! Iba a llamarse The Mandlebrot Set, se iba a publicar en formato maxiserie de 12 números e iba a tratar sobre centros comerciales, matemáticas, historia y skateboarding. ¿La premisa? Es tan simple como esta: nada es más fantástico que la vida real, así que se iba a explicar acontecimientos históricos desde el Siglo XXI hasta la década de los 40. El dibujante iba a ser… Bill Sienkeiwicz. “más o menos, esta es la situación: tienes una pequeña comunidad inglesa, algún lugar como Corby, algún lugar donde había una industria que recién se cerró. Hay un pequeño trozo de tierra que ha sido clasificado como asilo o guardería, pero algunos ejecutivos americanos llegan y dicen ‘queremos construir el primer centro comercial de estilo norteamericano en las islas británicas’. Será genial para la gente de ahí porque conseguirán un montón de trabajo y, así, el espíritu de la libre empresa habrá llegado. Todo el libro tratará sobre nada más excitante que la construcción y puesta en marcha del centro comercial – pero el centro comercial es un potente símbolo de toda la mierda que está a punto de llegar“. Ahora podéis jugar a las 7 diferencias con Watchmen o, mejor aún, a los 7 parecidos.

También iba a ver la luz – nunca mejor dicho – Brought To Light, un proyecto que iba a estar dibujado por Joyce Brabner y Tom Yeats y que iba a tener un marcado carácter político. De hecho, iba a ser tan político que fue encargado por el grupo The Christic Institute, una ONG que se dedicaba a hacer investigaciones de carácter político y que quería utilizar los medios para llevar más lejos su labor.

Estas eran las intenciones, pero lo que sucedió en realidad fue que no se publicaron casi ninguna de estas obras. Sólo dos títulos (y 3 números en total) fueron publicados. Eso sí, el sello se relanzó en 2010 (pero de eso ya hablaremos dentro de un rato).

De las series que salieron a la luz, una constaba como obra menor en el anterior artículo (gajes de que que la época del desencanto y la era DC confluyan temporalmente) y la otra sería una obra mayor, aunque muy entre comillas, porque está inconclusa. Hablemos de ellas…

Aargh! #1 (octubre, 1988) (Mad Love Publishing) 
Título original: The Mirror of Love
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Stephen R. Bissette, Rick Veitch

La antología por excelencia de Moore, que se pensó única y exlusivamente para luchar contra una ley británica que prohibía la promoción de la homosexualidad por parte de las autoridades locales. La cuestión es que por aquel entonces Moore estaba casado con su primera mujer, y ambos mantuvieron una relación de trío con una tercera mujer. Eso significa que, a pesar de ser heterosexual, Moore estaba siendo atacado de manera personal por la famosa ley llamada Cláusula 18. De ahí la existencia de Aargh!. Los autores implicados fueron, además de los arriba citados, los que siguen: Debbie Delano y Phyllis Moore (editores); Dave McKean (portada); David Lloyd, Groc, Geoff Ryman, Grahame Baker, Alexei Sayle, Oscar Zarate, Hunt Emerson, Sue Hyde, David Leach, Dave Gibbons, Dave Thorpe, Lin Jammet, David Shenton, Charles Shaar Murray, Floyd Hughes, Posy Simmonds, Dick Foreman, Roz Kaveney, Graham Higgins, Garry Leach – ‘Gary Leach’, Howard Cruse, Bill Sienkiewicz, Harvey Pekar, Joe Zabel, Art Spiegelman, Kevin O’Neill, Steven Appleby, Neil Gaiman, Bryan Talbot, Kate Charlesworth, Dave Sim, Lisa Power, Jennie Wilson, Izzy Islam, Robert Crumb, Charles Shaar Murray, Floyd Hughes, Brian Bolland, Dominic Regan, Edwin Pouncey, Phil Elliott, Tony Reeves, Frank Miller, Kathy Acker, Jamie Delano, Mark Vicars, Shane Ivan Oakley, Joyce Brabner, Debbie Delano, Phyllis Moore, Gilbert Hernandez y Jaime Hernandez. Vista la lista, esto no es una antología. Es LA antología.


Big Numbers


 Big Numbers #1 (abril, 1990) y #2 (agosto, 1990) (Mad Love Publishing)
Título original: One (#1)
Two (#2)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Bill Sienkiewicz


De todas las obras que Moore ideó en la época del desencanto y que jamás llegaron a ser publicadas, seguramente esta es la más dolorosa porque sí accedimos a 2 de los 12 episodios de esta maxiserie. Así que sí sabemos lo que nos perdemos. Y no, que yo sepa jamás veremos su conclusión…

Big Numbers es en realidad The Mandlebrot Set con otro nombre y ligeras coincidencias (si os lo habéis saltado, os aconsejo que retrocedáis unos 4 ó 5 párrafos porque allí se explica la premisa tal cual se ideó antes de empezar a trabajar en Big Numbers). Era un tebeo extraño, con formato cuadrado, tapas semiduras, papel brillante, 40 páginas por números y 12 viñetas por página. El protagonista era el matemático Benoit Mandelbrot pues Moore estaba interesado en explicar su labor en la geometría fractal y en la teoría del caos. Evidentemente esta iba a ser la obra maestra del escritor – y quizás también de Sienkiewicz – pero la abandonó. No fue por malas ventas (el primer número vendió 60.000 ejemplares… una cifra más que respetable por aquel entonces, y un éxito para los estándares actuales). En realidad la malograda colección padeció una serie de problemas que imposibilitó su continuidad. Primero, Moore estaba en aguas tumultosas con parte de su propia editorial (allí trabajaban amigos y familiares). Segundo, Sienkiewicz abandonó el proyecto y no es precisamente un artista reemplazable (si bien sí se le encontró un sustituto pero la cosa no cuajó). Kevin Eastman, co-creador de las Tortugas Ninja, propuso a Moore retomar la serie con un nuevo dibujante, pero la propuesta quedó en agua de borrajas.

El periplo de Big Numbers es complicado y jamás sabremos realmente qué sucedió debido a que hay muchas personas implicadas y cada una de ellas tiene su propia versión. Por lo tanto, vamos a citar las palabras de Sienkiewicz, quien se vio obligado a hablar del tema cuando en internet empezaron a aparecer los lápices de Big Numbers… ¡#3!

Estoy recibiendo un montón de emails y enlaces con bastante regularidad desde que (…) Big Numbers #3 saltó a la palestra… otra vez. Y digo ‘otra vez’ porque algunas páginas del número 3 ya salieron hace unos años. Entonces hubo especulación sobre las páginas y, en todo caso, he descubierto que los siguientes años han hecho bien poco para mitigar, o disminuir, esa conjetura. (…)

Veamos: aunque solo se han visto 10 páginas de Big Numbers #3, todo el ejemplar estaba dibujado en su totalidad. Todo. No solo las 10 páginas que circulan. Sobre quién lo dibujó: excepto por algunos acabados menores (…) TODO el número 3 – repito: TODO el arte de Big Numbers #3 – está dibujado por mí mismo. O, para los que prefieran el anverso: NADA de Big Numbers #3 está dibujado por Al Columbia (Nota: Columbia iba a ser el sucesor de Sienkiewicz en esta serie). (…)

Quizás las dudas sobre quién dibujó el número 3 han surgido por el cambio en el estilo de arte respecto a las dos primeros ejemplares. Los números #1 y #2 los hice en un tono más fotográfico (…). Aunque me gustaba el estilo y me divertía inmensamente trabajar con estos parámetros, llegué a la conclusión de que si continuaba esta forma de trabajo por doce números, acabaría pintándome a mí mismo en las esquinas de una manera literal. Este acercamiento consumía mucho tiempo y finalmente se mostró apabullante e irrealizable.(…)

Llegados a este punto quiero decir que todo lo que habéis escuchado sobre los guiones de Alan es cierto, y más. Alan es un genio y un absoluto caballero. Así de simple. Sí, sus guiones eran densos. Son brillantes, con capas, matizados, multicoloristas, con texturas, hermosos y sobrecogedores. Todo eso a la vez. Y aunque Alan es increíblemente deferente y generoso al permitir que los artistas hagamos modificaciones, los guiones realmente pedían, no, suplicaban, ser plasmados en su totalidad. Es prácticamente sacramental.

Así que admito que encontré en los guiones de Alan un reto de increíbles dimensiones y belleza. (…) Trabajar con Alan era omo ir de la tabla de multiplicar a la tabla periódica a las física cuántica, todo ello en el espacio de una viñeta. (…)

(Nota: en los siguientes párrafos, Sienkiewicz nos explica con todo lujo de detalles sus problemas con los modelos y el tiempo que le consumía. Dibujar Big Numbers es el equivalente de construir las pirámides de Egipto). (…)

Lo diré claramente, entre los números #2 y #3, mi por-así-llamarlo-vida se había convertido en un completo infierno personal. No lo digo en plan ‘¡Pobre de mí!’ (…)

Así que cuando finalmente llegó el momento en el que acabé el número 3 en su totalidad, después de estar de acuerdo en dejar el resto de la serie – entregué el arte de Big Numbers #3 a Paul Jenkins y Kevin Eastman, y me metí a hacer trabajo de ilustración y publicidad… Una pausa era imperativa… y con ello, efectivamente pasé la antorcha a Al (Columbia).

Y pensé que eso habría sido el final. En muchas maneras, eso solo fue el inicio. (…) (Nota: se refiere al inicio de la especulación, pero su parte en la saga ya estaba finalizada. Tras esta frase, Sienkiewicz solo tiene buenas palabras para sus compañeros)”.

Mucho se ha hablado y especulado sobre el tema, pero no merece la pena extenderse más en ello. Ya véis que incluso la parte del dibujante es ampliamente lógica e irrefutable. Si no podía con ello, no tenía más opción que dejarlo.

Sobre el cómic en sí, Big Numbers retrata la naturaleza humana de una manera simple, sin melodramas o cosas forzadas. Es un gran cambio en el sistema narrativo de Moore de antaño. Aquí nos encontramos con una obra coral en la que docenas de personajes confluyen en el centro comercial de la ciudad. Y todo esto tenía un motivo, pues Moore planeó todos los acontecimientos, si bien solo escribió hasta parte del #5.


alan-moore-bill-sienkiewicz-big-numbers-interior-3

Interior del #3 de Big Numbers.

Podéis hacer click para agrandar.


Y hasta aquí llega – por ahora – la aventura de Moore en Mad Love Publishing. Además de estas importantes obras, el escritor participó en bastantes otros lugares… Por ejemplo, en 1990 (pero sin mes concreto), lo vemos en:

American Splendor #15 (1990) (Harvey Pekar Comics) 
Título original: Bob Wachsman, Tummler
Escrito por: Harvey Pekar
Dibujado por: Alan Moore

Nota: fue reeditado en:

The Extraordinary Works of Alan Moore (2003) TPB
The Extraordinary Works of Alan Moore (2003) TPB (Indispensable Edition)
The New American Splendor Anthology (1991) TPB

American Splendor es un hito del cómic independiente del que ya os hablaremos en otro momento. En esta ocasión, Pekar se juntó con dibujantes de todo tipo y consiguió que Moore dibujase para él. Los lápices de Moore no son muy habituales, pero sí lo era el trabajo de Pekar, quien venía invitando gente desde el núm. 1 de American Splendor. (Este es el 15 porque la cadencia era prácticamente anual).

Bill Sienkiewicz Sketchbook TPB (1990) (Fantagraphics Books) 
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Bill Sienkiewicz

Recopilación de trabajos del artista.

1990 fue el año de Big Numbers, aparte de lo anteriormente dicho, Moore se encuentra en reediciones. En 1991 prosigue la calma, vemos algún episodio de Taboo y poco más. En realidad solo aparecen dos cosas relevantes, una menor y otra mayor. Listemos ambas:

Raw #3 (1991) (Raw Books) 
Título original: The Bowing Machine
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Mark Beyer

Una nueva antología. Moore es el nombre más relevante.


A Small Killing


 A Small Killing (octubre, 1991) (VG Graphics)
Título original: A Small Killing
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Oscar Zarate


En esta ocasión, para hablar de esta obra recurrimos a esta excelente reseña de Javier Agrafojo:

Esta gema para degustadores atentos nace de la sorprendente colaboración entre el Moore desencantado con las convenciones de la industria y el dibujante argentino Oscar Zárate, un artista a medio camino entre Beroy y Mattotti (si ello es posible), conocido en Gran Bretaña por sus ilustraciones para las obras Geoffrey the Tube Train and the Fat Comedian y Introducing Freud. En esencia, se trata de una novela gráfica de casi cien páginas, con trazas de falso slice of life, a caballo entre la literatura de viajes y la introspección psicológica de ribetes psicoanalíticos, con unos toques de misterio (más debidos a su estructura formal que a la trama). Su protagonista Timothy Hole (Hole es “agujero”, en inglés, pero aquí se pronuncia Holly, como ‘sagrado’) es un profesional de éxito del mundo de la publicidad. Pero desde su propia imagen ya intuimos que algo no cuadra, porque se ve más cercano a un desnutrido ‘repelente niño Vicente’ que a la común estampa del triunfador. Zárate, muy alejado -como se ha dicho- de lo que asociamos tradicionalmente a la escuela argentina (Salinas, Zanotto, Altuna, Olivera, etc. maestros en la figura de canon clásico), aprisiona en su trazo, más que delinea, la carne del personaje, acorralándolo en una humanidad sucia y caricaturesca, rebelando sus flaquezas físicas y psicológicas. Las palabras y pensamientos que Moore le atribuye lo describen como una persona confusa, artificial, en el sentido de que aplasta, consciente o inconscientemente, su naturaleza. Recordemos: es publicista de una firma importante, vive de lo que las cosas aparentan, no de lo que son, de las necesidades que se crean, no de las que se satisfacen. Una evidente tensión que a los creadores interesa señalar. Timothy es tan ajeno a la sencilla realidad de las cosas, a su belleza intrínseca, que para describirse un cielo bonito ‘casi perfecto‘ afirma ‘casi parece pintado con aerógrafo‘, en una chocante inversión de valores, que nos deja definitivamente establecido al personaje en su enajenación. Y esto ya en la tercera página del tebeo, mientras espera nervioso la salida de su avión, antes siquiera de que la trama haya empezado a andar. (…)

La narración se divide en cuatro partes, cada una un anillo más profundo, es decir, más alejado en el tiempo. Y así, la primera parte, titulada Nueva York (1985-1989), plantea las bases de la intriga (¿Quién es el niño? ¿Por qué acosa al protagonista?) al mismo tiempo que establece el marco básico profesional y anticipa un problema emocional derivado de un adulterio. Son particularmente reseñables la fiesta en casa de Timothy, donde Moore se burla despiadadamente de la tendencia de la publicidad a vulgarizar iconos reconocibles (la escalera de Odessa, la esfinge) con fines comerciales, y el extraño sueño en que un rayo cae sobre un adulto y un niño, que merece consideración gráfica especial (Zárate lo deja al carboncillo), dado que ahí se anticipa y condensa la metáfora principal del relato. En general, las piezas están dispuestas para retratar una sensación de vacío, que Timothy se encarga de verbalizar.

Un pequeño asesinato tiene, en muchos aspectos, esa puntillosa intención, solo que esta vez Moore hubo de amoldarse a las ideas, conceptos y diagramación de otro. Esta vez (y sin que sirva de precedente) Oscar Zárate fue el motor del proyecto. Suyas son las ideas básicas: el niño, la alienación, la estructura de viaje (él mismo indicó a Moore qué medios de transporte debían usarse en cada capítulo), la cuestión del aborto, etc. Esta vez, fue el dibujante quien quiso que su guionista se sintiese cómodo y convirtió Sheffield (cuna de Timothy) en un trasunto de Northampton, la localidad natal de Moore. Incluso el storytelling obedecía a los intereses de Zárate. ¿Significa esto que aquí el guionista estrella se limitó a cumplir como un asalariado más, como un escriba cualquiera a las órdenes de su editor? En absoluto. Moore ha demostrado casi en cada trabajo una fabulosa capacidad para integrar los elementos más dispares en un todo coherente. Y, de seguro, más difícil que en Captain Britain no lo tenía esta vez. Moore aportó esos detalles que respiran verdad (como el tubo relleno de bichos, catalizador importante en la recta final del periplo), concibió el tono preciso a cada uno de los pasajes (incluida la voz interior del protagonista) y decidió el final, tanto en forma como en fondo. Ambos autores coincidían en las abstracciones generales (la principal: la sociedad moderna occidental ahoga al individuo) y cada uno confía en sus habilidades respectivas para plasmarlas: Zárate varía sus registros para lograr que la inserción de fotografías, etiquetas o mapas potencien la narración, sin producir extrañeza por su procedencia. Moore aglutina diálogos, monólogo interior, ensoñaciones, palabras cazadas al vuelo de una conversación intrascendente para retratar, con Timothy, la falsedad de los valores del consumismo


Algunas viñetas.
Podéis hacer click para agrandar.


En 1992, Moore llegó al máximo extremo de “ausentismo” en el mercado de cómics, pero aparecieron dos números de Taboo (con lo que no podemos llegar a afirmar que abandonase de una manera definitiva los tebeos). Además, también lo encontramos aquí:

Slow Death #11 (1992) (Last Gasp) 
Título original: Cold Snap
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Bryan Talbot

El especial energía de una nueva antología (bastante rara, se inició en 1970 y el #10 salió en 1979). Aristas implicados incluyen Greg Irons, Peter Sinclair, John Edgar, Graham Manley, Vince Ballard, Tom Veitch, Warren Greenwood y Wally Wood.

666: The Mark of the Beast #13 (1992) (Fleetway-Quality) 
Escrito por: Alan Moore

Se trata de una antología de terror que fue cancelada en el #18. En el número que ocupa se incluyeron varias historias cortas escritas – además de por Moore – por Jon Agee, Angus P. Allan, Gerry Finley-Day, Alex Stewart y dibujadas por Heinzl, Rafael Boluda Vidal, Eric Bradbury y David Wyatt.

Images of Omaha #2 (1992) (Kitchen Sink Press) 
Título original: Venus in Fur
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Melinda Gebbie

Nota: fue reeditado, pero reducido, en:

The Extraordinary Works of Alan Moore (2003) TPB
The Extraordinary Works of Alan Moore (2003) TPB (Indispensable Edition)

Para seguir siendo originales, otra historia corta en una antología, en esta ocasión acompañado por la dibujante de Lost Girls (y futura esposa). Otros autores incluidos son: Steven Brust, Allen Nunis, Al Williamson, Roy G. Krenkel, Scott McCloud, Howard Lindsay, Allan Scott, Martin Wagner, Tom Lyle, Roger L. Stern, John Garcia, Joshua Quagmire, Bill Neville, Bret Blevins, Steve Leialoha, Bryan Talbot, Frank Miller, Daniel Clowes, John A. Wilcox y Peter Fitzgerald, entre otros.

Y la era finalizó con la aparición de dos números especiales, pero promocionales. Dado su carácter comercial, en vez de la ficha os incluiré la portada. Haced click en las imágenes y os daréis cuenta de dónde empezó la siguiente etapa. Pista: lo que importa es un texto dentro de una estrella…

fearless-fury-ashcan-mooreunbelievable-n-man-moore-ashcan
Y con estos tebeos se inició una nueva era.
Podéis hacer click para agrandar.

La era Image

En 1994, Moore odiaba DC y Marvel Comics y no era el único. Unos años antes, los dibujantes más punteros de estas empresas – principalmente los de la Casa de las Ideas – abandonaron el barco y montaron una nueva editorial llamada Image. El éxito de ventas de las colecciones de esta nueva empresa fue tan grande que Image llegó a poner en entredicho la hegemonía DC/Marvel. Durante unos años llegamos a pensar que el cómic mainstream era un triunvirato…

Uno de los golpes más contundentes de Image consistió en la “adquisición” de Alan Moore para que escribiese algunos tebeos. Sin embargo, no nos engañemos. El verdadero Moore es el que encontramos fuera de Image, el Moore de esta casa es el mercenario, el que trabaja por dinero. Lo podéis comprobar en una respuesta que dio en esta entrevista cuando se encargaba de Supreme: “La cosa es que aún me gusta escribir cómics. He descubierto que cosas como Supreme… Bueno, una respuesta sencilla sería que necesité cinco años para escribir mi novela. El dinero en adelantado que me dieron estuvo en un rango de cerca de 15.000 libras – algo así. Si divides 15.000 libras entre 5 años, no es una entrada muy grande. Los CDs no son rentables – no hemos perdido dinero en ninguno de ellos, pero lo que he descubierto es que con cosas como Supreme, que es mi mejor trabajo en Image hasta ahora, es lo más cercano a lo que quería – la verdad es que ya conseguí todo lo que quería conseguir – pero es divertido en muchos niveles, y muy lucrativo. Mantiene entradas regulares de dinero. La cantidad de esfuerzo que meto en ello respecto a una novela o un cd o cualquier otro trabajo más exigente, es mínimo“.

Para saber cómo empezó esta etapa, y cuál fue su desarrollo, os aconsejo que leáis las declaraciones de Bissette en 1963. Antes de eso debemos nombrar otro tebeo, aunque en este caso una obra menor…

 Spawn #8 (febrero, 1993) (Image Comics)
Título original: In Heaven (Everything is Fine)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Todd McFarlane

En los años noventa pocos personajes llegaron a ser tan populares como una creación de Todd McFarlane llamada Spawn. Como el dibujante no era un guionista excesivamente bueno – y había recibido bastantes críticas por ese tema -, McFarlane contrató a los mejores gouionistas del medio para narrar las aventuras de su engendro del infierno. Así, Alan Moore escribió el núm. 8; Neil Gaiman el 9; Dave Sim el 10; y Frank Miller el 11. Grant Morrison apareció en los núms. 17 a 19. Estos tebeos representan muy poco para la carrera de los guionistas implicados pero mucho para la de Spawn. El día que hagamos un especial Spawn ya os hablaremos de ellos con todo lujos de detalles, pero ahora no son relevantes.


1963


 1963 #1 (febrero, 1993) (Image Comics)
Título original: Mayhem on Mystery Mile!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Murphy Anderson, Rick Veitch

 1963 #2 (marzo, 1993) (Image Comics)
Título original: When Wakes the Warbeast
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Stephen R. Bissette

 1963 #3 (junio, 1993) (Image Comics)
Título original: Double Deal in Dallas!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch

 1963 #4 (octubre, 1993) (Image Comics)
Título original: Showdown in the Shimmering Zone!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Stephen R. Bissette

 1963 #5 (agosto, 1993) y #6 (octubre, 1993) (Image Comics)
Títulos originales: Twelve Hours to Dawn! (#5)
From Here to Alternity! (#6)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch


A pesar de Spawn, podemos considerar que 1963 es la primera obra de Alan Moore en Image. Desgraciadamente, es una obra inconclusa porque la miniserie de 6 números iba a finalizar en un anual que jamás vio la luz. La historia de 1963 es complicada, pero nada mejor que los propios autores para explicar qué es y cómo se conformó una obra. Por eso en esta ocasión recurrimos a las palabras de Stephen R. Bissette, extraídas de aquí, pues son muy reveladoras de la etapa Image…

Mi percepción de lo sucedido, entonces y ahora, es que hicimos 1963 bajo la invitación y el paraguas del co-fundador de Image Jim Valentino, quien fue fiel a nuestro acuerdo hasta la última letra y que co-creó y trabajó con Alan y conmigo en un personaje: Johnny Beyond.

Entonces Rick Veitch y yo nos encontramos metidos en mitad del fuego cruzado entre los molestos combates de los socios de Image. En aquellos momentos no captamos lo que estaba sucediendo – pensábamos que todo el mundo deseaba trabajar junto, no nos dimos cuenta de que los socios de Image competían entre ellos, y desgraciadamente dejamos que nuestra confusión degradase a Jim Valentino. En la convención de San Diego de 1992, donde los socios de Image deseaban anunciar el proyecto – en ese momento, 1963 era el primer proyecto de Alan Moore para Image – Jim Lee envió un mensajero para que interceptase a Rick Veitch y le preguntase si él (Jim Lee) podía “hacer” el anual. Nosotros – Rick, Alan y yo, porque de alguna manera contactamos con Alan por teléfono – estúpidamente dijimos “Sí”. No debimos hacerlo.

Para acortar la historia, entonces pensé y sigo pensándolo que si nos hubiésemos mantenido con Jim Valentino, el anual habría sido completado e impreso. Jim Lee simplemente nuca hizo nada – vimos un fax de Jim Lee, y aparte de eso no me consta ningún otro contacto, nada más, nunca. Ese fax tenía un boceto muy chulo de Planet (de ‘Mystery Inc) dibujado por Jim Lee, pero eso es todo lo que oímos o recibimos. Poco después, Jim Lee anunció que se iba a tomar un año sabático, y eso fue todo.

En aquellos momentos fue imposible incluso conseguir una llamada de vuelta de Jim Lee o Alan, y les di a entender a Alan y Rick que, si bien dibujaría mi parte del anual, no tomaría ninguna otra responsabilidad por co-editar el proyecto – Rick Veitch y yo co-editamos toda la serie – y eso se malinterpretó como que me marchaba.

No era así, pero cuando no puedes conseguir que el socio clave de Image o tu escritor se comuniquen contigo, no veo cómo íbamos a ser capaces de coordinar los planes de Alan y las páginas iniciales de guion, que involucraba muchos creadores y personajes Image interactuando con nuestro propio elenco de personajes de 1963. Jim lee no iba a dibujar el anual – lo que tengo entendido es que nosotros íbamos a dibujar nuestros respectivos personajes, con Dave Gibbons entintando nuestros lápices, y los respectivos socios de Image dibujando sus personajes, todo sobre el ambicioso guion de Alan poniendo el universo de 1963 contra el universo de Image de 1993. (…)

Finalmente, hay que entender que mientras Rick y yo estábamos al 100% en el proyecto, como Jim Valentino, los socios de Image no lo estaban. Algunos tomaron rápidamente el inicio de 1963 como una puerta abierta a trabajar con Alan en sus propios proyectos. Repito, no nos dimos cuenta entonces de que eso estaba ligado con sus naturalezas competitivas: eso es, fue Jim Valentino quien atrajo a Alan con 1963 y los otros socios de Image querían un trozo de eso, algo que truncaría el golpe de Valentino. Allí había mucho más que una sana rivalidad de colegio. Algunos de ellos parecían muy despiadados desde nuestro punto de vista.

Todd McFarlane engañó a todos al invitar a Alan a escribir Spawn, algo que llevó al arco de cuatro números de Moore/Gaiman/Sim/Miller. Su primer número y la miniserie con Alan iban a salir antes de que el debut de 1963 llegase a las tiendas en abril de 1993, haciendo que pareciese como si Todd hubiese contactado a Alan. Los otros invitaron a Alan a escribir sus cómic o personajes (…) y todo eso distrajo a Alan de su foco inicial en 1963. Cuando el dinero de esos encargos empezó a fluir, fue más difícil convencer a nadie que no dependiese del desenlace de 1963“.

Ya lo dije antes, es la época del Alan Moore mercenario, el hombre que trabaja – y lo reconoce – por dinero. En 1963 nos encontramos con un curioso homenaje a la era Marvel en el que no falta de nada. Incluso sale Alan y los artistas implicados como los “Sixty-Three Sweatshop” – porque así parodiaban a Stan Lee y compañía, quienes hacían algo parecido en el “Marvel Bullpen” e incluso se ponían sobrenombres. Los superhéroes parodiados fueron Los 4 Fantásticos (Mystery Incorporated), Spider-man y Daredevil (fusión en the Fury), Namor (King Zero), Hulk (Unbelievable N-Man), Doctor Strange (Johnny Beyond), etc.

¿Os ha parecido interesante la historia de 1963? Pues aún hay más. Hace un par de años, Bissette explicó aquí que tenían planeado reimprimir la miniserie pero todo se fue al garete porque Alan no accedió (Eran todos cocreadores, y si uno no quiere, los otros se fastidian). Su frase estrella: “jamás volveremos a ver un penique de este trabajo, mientras que el dinero proveniente de los recopilatorios de La Cosa del Pantano (…) y John Constantine/Hellblazer llegan, casi siempre, con puntualidad“.

Las palabras de Bissette nos dibujan una editorial movida por la ambición y dirigida por tiburones. Y es clave el papel de Jim Lee porque finalmente será este quien se gane el favor de Moore y le dore la píldora hasta el punto que conseguirá que Moore trabaje para DC Comics. 1963 quizás no sea la pieza más importante del guionista pero sí refleja a la perfección lo que son estos años: Moore siendo devorado por las fieras de Image.


1963-alan-moore-stephen-bissette-portada

Portada del primer número de 1963.


1993 en adelante nos muestra un panorama bastante desolador para Moore. Según las pinceladas que acabamos de dar, el anteriormente llamado genio ahora era un mercenario que se vendía al mejor postor para poder dedicarse de pleno a sus otros proyectos, ya fuesen musicales o en prosa. Nosotros vamos a proseguir con nuestro particular listado, si bien muchas de las obras Image de esta etapa serán catalogadas como obras menores porque… ¿acaso no lo son los trabajos hechos por encargo de una manera única y exclusivamente lucrativa? Las que no lo son tanto son unas que siguen después de esto:

 Strontium Bitch #1 (junio, 1993) (Fleetway-Quality)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Carlos Ezquerra

Seguramente se trata de una reedición como otras tantas que encontramos en aquellos años, pero como no dispongo de más información al respecto me veo obligado a incluirla aquí.


Negative Burn / Songbook


 Negative Burn #9 (marzo, 1994) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Another Suburban Romance
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Ken V. Meyer Jr.

 Negative Burn #10 (abril, 1994) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: London
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Richard Case

 Negative Burn #11 (mayo, 1994) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Positively Bridge Street
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Phillip ‘Phil’ Hester

 Negative Burn #12 (junio, 1994) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: 14.2.99
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Dave Johnson – ‘Reverend Dave, Cornelius’

 Negative Burn #13 (julio, 1994) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: The Murders on the Rue Morgue
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Neil Gaiman

 Negative Burn #14 (agosto, 1994) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Fires I Wish I’d Seen
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Colleen Doran

 Negative Burn #16 (octubre, 1994) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Madame October
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Terry Moore

 Negative Burn #17 (noviembre, 1994) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: The Hair of the Snake that Bit Me
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Bill Koeb

 Negative Burn #18 (diciembre, 1994) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Trampling Tokyo
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Arthur ‘Art’ Adams

 Negative Burn #19 (enero, 1995) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Litvinov’s Book
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Richard Pace

 Negative Burn #25 (julio, 1995) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Chiaroscuro
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Dave Gibbons

 Negative Burn #26 (agosto, 1995) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Me and Dorothy Parker
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Michael Gaydos

 Negative Burn #28 (octubre, 1995) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Rose Madder
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: James A. Owen

 Negative Burn #35 (mayo, 1996) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Leopard-Man at C & A’s
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jordan Raskin

 Negative Burn #37 (julio, 1996) (Caliber Comics)
Título original: Alan Moore’s Songbook: Town Of Lights
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Mark Scott Ricketts


Nota: este material se recopiló, a excepción de las piezas del #9 y del #37, en Alan Moore’s Songbook TPB (diciembre, 1996).

También las encontramos en:

– Negative Burn TPB #1 (incluye #9 a #12) (enero, 1995)
– Negative Burn TPB #2 (incluye #13, #14 y #16 a #19) (1996)


Antes de adentrarnos en los pormenores musicales de Moore, hablemos primero de Negative Burn. Este es el nombre de una longeva – y aclamada por la crítica – antología que se publicó de enero de 1993 a diciembre de 1997 (en un primer volumen de 50 ejemplares) y de mayo de 2006 a junio de 2008 (en una segunda andadura de sólo 21 números). El título en cuestión estaba publicado en blanco y negro e incluía historias cortas y bocetos. Entre los autores que participaron en esta antología nos encontramos a: Brian Bolland, P. Craig Russell, Dave Johnson, Dave Gibbons, Evan Dorkin, Phil Hester, Edvin Biukovic, Bob Burden, Zander Cannon, Mark Chiarello, Guy Davis, Michael Gaydos, Dean Haspiel, Darko Macan, Mike Wieringo, Terry Moore, Josh Neufeld, Ron Kasman, Patton Oswalt, Paul Pope, Jim Mahfood, Moebius, Roxanne Starr, y Tony Harris, entre muchos otros.

Como habréis deducido por el nombre de las “historias” de Moore, su trabajo en Negative Burn no era tal sino que se trata de una recopilación de sus letras las cuales fueron ilustradas por dibujantes de todo tipo… incluido… ¡Neil Gaiman! Una rareza en toda regla.

Llegados a este punto, ya va siendo hora de que os hablemos un poco de la vida musical de Moore… Para ello nos debemos retraer hasta mediados de 1970, cuando Moore trabajaba en los magazines musicales de la época. Sus primeros trabajos profesionales fueron para Sounds magazine y éstos desembocaron en la tira Roscoe Moscow a finales de los 70. Sin embargo, la cosa data incluso de antes porque Moore empezó a escribir letras para canciones a los 17 años, cuando la música se convirtió en parte de sus lecturas de poesía en el local Arts Lab. En 1976, Alan Moore y Jamie Delano escribieron una obra titulada Another Suburban Romance y pidieron a Alex Green que tocase. La música la compusieron Glyn Bush and Pickle.

En 1978 se formó Emperors of Ice Cream, la banda de Moore, con música y letras por Green y Moore. Aunque ellos se consideraban realmente buenos, no triunfaron… Y en 1992 se reformó la banda con Moore, Tim Perkins, Chris Barber, Curtis E. Johnson y Pete Brownjohn. Se mantuvieron juntos hasta 1994 y tuvieron más suerte: lanzaron una única canción en el fanzine Frank. Las canciones de Emperors of Ice Cream y las que escribió para otras bandas son las que conforman las historias de Negative Burn. Tal como dice Moore más adelante: “sí, bueno, casi todas estas canciones actualmente surgieron de cuando estaba con una banda hace unos seis, siete u ocho años, llamada Emperors of Ice Cream, escribí casi todas esas canciones, y algunas de ellas las escribí a los 17 años. La banda era buena, nos divertimos, hicimos buenas canciones pero seguramente podría haber sido solo una banda pop y al final resulta que hay muchas bandas pop. Pero el grupo se desbandó, con las usuales ‘diferencias musicales’, en realidad no nos soportábamos los unos a los otros“.

La carrera musical de Moore es mucho más amplia. El guionista escribió canciones para otros, incluso Bauhaus (con quienes hizo una introducción hablada para un lp). En 1983 formó los Sinister Ducks junto a David J. y Alex Green y sacaron el single “March of the Sinister Ducks”/”Old Gangsters Never Die”, del cual pudisteis ver una muestra en nuestro anterior especial…

Aparte de eso, poco más se puede decir… Moore ycompañía tocaron en alguna ocasión pero la carrera musical de Moore no es exactamente igual a la de U2.


songbook-rose-madder-alan-moore-james-owen-pagina-1songbook-rose-madder-alan-moore-james-owen-pagina-2songbook-rose-madder-alan-moore-james-owen-pagina-3
Tres páginas de Rose Madder por James A. Owen.
Podéis hacer click para agrandar.


 Violator #1 a #2 (mayo, 1994 a junio, 1994) (Image Comics)
Título original: The World
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Bart Sears

 Violator #3 (julio, 1994) (Image Comics)
Título original: The World
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Greg Capullo

Durante los primeros 100 números de Spawn, Violator fue la némesis del héroe creado por McFarlane. ¿Quién mejor que Alan Moore para darle algo de vida y coherencia?

 ShadowHawk Special (diciembre, 1994) (Image Comics)
Título original: Understanding Our Differences
Escrito por: Alan Moore, Jim Valentino
Dibujado por: Jim Valentino

Este especial de ShadowHawk estaba compuesto por diversas historias. La primera estaba firmada por Kurt Busiek, y las siguientes por Valentino, aunque justo esta la escribió al alimón con Moore. Aparentemente, Valentino y Moore no acabaron tan mal por el fiasco de 1963.

 Violator vs. Badrock #1 a #4 (mayo, 1995 a agosto, 1995) (Image Comics)
Título original: Rocks and Hard Places
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Brian Denham

Nota: está recopilado en Violator vs. Badrock TPB (diciembre, 1995)

¡Porque tú lo pediste! ¡La miniserie soñada por todos! ¡Alan Moore! ¡Violator! ¡Badrock! Sí, la creación del mejor dibujante de todos los tiempos (Rob Liefeld) escrita por el mejor guionista de todos los tiempos. La verdad es que esta no me la leí. Si alguien tiene info la puede añadir en los comentarios.

 Spawn #34 (junio, 1995) (Image Comics)
Título original: Blood Feud: Preludes & Nocturnes
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Tony Daniel

Además de la historia de Todd McFarlane, incluía esta previa de:

 Spawn: Blood Feud #1 a #4 (junio, 1995 a septiembre, 1995) (Image Comics)
Título original: Blood Feud: Preludes & Nocturnes
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Tony Daniel

Nota: está recopilado en Spawn: Blood Feud TPB (septiembre, 1995)

Enésima miniserie para sacar rendimiento a Spawn. Lo más relevante es que el nombre (Preludes & Nocturnes) es el mismo que el primer tpb de The Sandman.


WildC.A.T.s


 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #21 (julio, 1995) (Image Comics)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Travis Charest

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #22 (agosto, 1995) (Image Comics)
Título original: Cat’s Cradle
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Kevin Maguire

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #23 y #24 (septiembre, 1995 y noviembre, 1995) (Image Comics)
Título original: Spaceside / Earthside
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Ryan Benjamin, Jason Johnson

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #25 (diciembre, 1995) (Image Comics)
Título original: On Earth…
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Dave Johnson, Kevin Nowlan, John Nyberg

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #25 (diciembre, 1995) (Image Comics)
Título original: … As It Is In Heaven
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Travis Charest

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #26 (febrero, 1996) (Image Comics)
Título original: Khera / Earth
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Travis Charest, Dave Johnson

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #27 (marzo, 1996) (Image Comics)
Título original: Khera / Earth
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Scott Clark, Dave Johnson

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #28 (abril, 1996) (Image Comics)
Título original: Cataclysm
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Travis Charest, Dave Johnson, Aron Wiesenfeld

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #29 y #30 (mayo, 1996 y junio, 1996) (Image Comics)
Título original: Fire From Heaven: Chapter 7 (#29)
Fire From Heaven: Chapter 13 (#30)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Travis Charest, Ryan Benjamin

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #31 (septiembre, 1996) (Image Comics)
Título original: Cats & Dogs
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Travis Charest, Jim Lee, Josh Wiesenfeld

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #32 (enero, 1997) (Image Comics)
Título original: Catharsis
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Mat Broome, Jim Lee, Pat Lee

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #33 (febrero, 1997) (Image Comics)
Título original: Belling The Cat
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Mat Broome

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #34 (febrero, 1997) (Image Comics)
Título original: Catechism
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Mat Broome, Robert Stotz

 WildC.A.T.s: Covert Action Teams #50 (junio, 1998) (Image Comics)
Título original: Reincarnation
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Travis Charest


Nota: este material se recopiló en:

Alan Moore’s The Complete WildC.A.T.s: incluye toda la andadura (agosto, 2007).
WildC.A.T.s: Covert Action Teams TPB, Homecoming, (incluye del #21 al #27) (1999)
WildC.A.T.s: Covert Action Teams TPB, Gang War, (incluye del #28 al #34) (1998)

El #50 se recoge (Además de en Alan Moore’s The Complete WildC.A.T.s) en:

Alan Moore: Wild Worlds (julio, 2007)
DC Universe by Alan Moore (2012)


En esta ocasión recurrimos a esta reseña de David Fernández, en la que se dijo:

Creada por Jim Lee y Brandon Choi y desarrollada dentro del estudio propiedad del primero –Wildstorm Productions –, esta colección se centraba en el conflicto bélico mantenido entre dos razas alienígenas: los Daemonitas y los Kherubines. Como medio a través del cual tratar de decantar la contienda a su favor, éstos últimos decidieron fundar un equipo de acción encubierta –el Cover Action Team implícito en las siglas del título– con base en la Tierra, integrado en su formación original por Spartan, Zealot, Voodoo, Maul, Grifter, Void, Warblade y Lord Emp.

Tras la miniserie inicial y sendas etapas guionizadas por dos pesos pesados de la talla de Chris Claremont y James Robinson, Alan Moore tomó el testigo de la colección con la obligación de abordar las consecuencias de Wildstorm Rising, crossover desarrollado en las diferentes colecciones de este sello editorial que finalizó con un incierto destino de la primera encarnación de este supergrupo. Ante el supuesto fallecimiento de estos atípicos héroes, Mr. Majestic y Savant centran sus esfuerzos en el reclutamiento de un nuevo equipo, integrado por un variado elenco de personajes, cada cual más pintoresco: Max Cash, hermano de Grifter, el misterioso T.A.O. –Tactical Augmented Organism, es decir, Organismo Tácticamente Aumentado– y Maxine Manchester, alias Ladytron. Es precisamente en la interacción de este nuevo grupo donde Moore realiza un trabajo más curioso, deudor de clásicos del género, pero sazonado con un punto de humor y mala leche que propician una interesante mezcla. Mención destacada para dos personajes de indudable potencial, como Ladytron y T.A.O., éste último especialmente aprovechado en las excelentes Point Blank y Sleeper, de Ed Brubaker.

Como era de esperar, la trama se bifurca, alternando los primeros pasos de los nuevos WildC.A.T.s con el verdadero destino de sus predecesores, quienes lejos de haber fallecido, han topado con sus huesos en Khera, planeta que tras el final del conflicto con los Daemonitas, parece haberse convertido en un aténtico Edén. En este punto, Moore dedica el tiempo necesario a la exploración en profundidad de todos los personajes: Hadrian desconcertado ante una inesperada situación, Voodoo asumiendo su verdadera condición, Maul topándose con sus ¿semejantes?, Warblade experimentando el verdadero potencial de sus poderes, Lord Emp y Zealot enzarzados en el devenir político de su planeta natal y Void como testigo de excepción de este cúmulo de acontecimientos, emociones y sentimientos enfrentados. Pero la aparente utopía bien puede derivar en distopía, escenario analizado de forma recurrente en otros títulos presentes en la bibliografía del guionista británico. Curiosamente, lo que parecen ser elementos que en manos de Moore podrían dar lugar a un buen tebeo, derivan en una narración ni demasiado original, ni demasiado brillante, ni demasiado entretenida. Lo cual, tratándose de este autor, resulta realmente extraño e inquietante“.


Comentario


 Shadowhawks of Legend OGN (noviembre, 1995) (Image Comics)
Título original: Shadows in the Sand
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Steve Leialoha

Volumen con historias de ShadowHawk escritas y dibujadas por varios artistas. Además de Moore y Leialoha nos encontramos: Deana Senecal, Len Senecal, Ron Randall, James W. Fry III, Stan Sakai, Jim Valentino, Beau Smith, Kyle Hotz y Kurt Busiek.

 It’s Dark In London OGN (1996) (Mask Noir)
Título original: I Keep Coming Back
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Oscar Zarate

Nota: la historia de Moore la podemos encontrar en Alan Moore’s Yuggoth Cultures and Other Growths #3 (noviembre, 2003) (Avatar Press).

Un trabajo más serio en esta ocasión, pero en una nueva antología que incluía a mucha gente y los sospechosos habituales, es decir, Neil Gaiman, Melinda Gebbie y Dave McKean.

 Spawn/WildC.A.T.s #1 a #4 (enero, 1996 a abril, 1996) (Image Comics)
Título original: Devilday
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Scott Clark

Nota: también lo encontramos en Alan Moore: Wild Worlds (julio, 2007)

Otro cruce entre franquicias, imprescindible para completistas de Spawn y WildC.A.T.s, y curiosamente deja en mal lugar a Alan Moore’s The Complete WildC.A.T.s. Menudo título más engañoso…

 The Maxx #21 (enero, 1996) (Image Comics)
Escrito por: Alan Moore, Sam Kieth
Dibujado por: Sam Kieth

Otra colaboración, esta vez con Sam Kieth.

 Fire From Heaven #1 (marzo, 1996) (Image Comics)
Título original: Chapter One: Gamorra Rising
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Ryan Benjamin

 Fire From Heaven #2 (julio, 1996) (Image Comics)
Título original: Finale 2: Moonlight and Ashes
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jim Lee

El gran evento Wildstorm del año, escrito por Alan Moore. El argumento: los miembros originales del Team 7 están muriendo y solo pueden salvar la vida robando fuerza vital de los laboratorios Kaizen Gamorra. Su destino está ligado del de los jóvenes héroes de Gen 13. StormWatch, por su parte, protege a Gamorra. Los WildC.A.T.s regresan a la Tierra en mitad de la batalla. Y un nuevo enemigo emerge…

En definitiva, un cruce excusa convencional que sirvió para que las principales colecciones Wildstorm incluyesen un episodio de Fire from Heaven y aumentase sus ventas.


Supreme


 Supreme #41 (agosto, 1996) (Image Comics)
Título: The Supreme Story of the Year
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Joe Bennett, Keith Ian Giffen

 Supreme #42 (septiembre, 1996) (Image Comics)
Título: Secret Origins
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Joe Bennett, Rick Veitch

 Supreme #43 (octubre, 1996) (Maximum Press)
Título: Obscured Clouds!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Joe Bennett, Rick Veitch, Dan Jurgens

 Supreme #44 (enero, 1997) (Maximum Press)
Título: The Age of Gold
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Richard Horie, Rick Veitch, William Wray – ‘Bill’

 Supreme #45 (enero, 1997) (Maximum Press)
Título: Featuring Supreme’s Pal Billy Friday
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Joe Bennett, Rick Veitch

 Supreme #46 y #47 (febrero, 1997 y marzo, 1997) (Maximum Press)
Título: Cabbot: Bloodhunter
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch

 Supreme #46 (febrero, 1997) (Maximum Press)
Título: The Girl of our Dreams!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch, J Morrigan

 Supreme #47 (marzo, 1997) (Maximum Press)
Título: The Finest of all Possible Worlds
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch, J Morrigan, Joe Bennett

 Supreme #48 (mayo, 1997) (Maximum Press)
Título: Just Imagine
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch, Mark Pajarillo, Stephen Platt

 Supreme #49 (mayo, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: There is a Light That Never Goes Out…
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Mark Pajarillo

 Supreme #50 (junio, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: A Love Supreme
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch, Chris Sprouse

 Supreme #51 (julio, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: A Roster of Rogues
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch, J Morrigan

 Supreme #52a (septiembre, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: The Return of Darius Dax
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Mark Pajarillo, J Morrigan

 Supreme #52b (septiembre, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: The Return of Darius Dax
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: J Morrigan

 Supreme #53 (octubre, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: 19th Dimensional Nervous Breakdown!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Chris Sprouse

 Supreme #54 (noviembre, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: The Ballad of Judy Jordan
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Chris Sprouse, Rick Veitch,Melinda Gebbie

 Supreme #55 (diciembre, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: Silence at Gettysburg
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Chris Sprouse, Gil Kane

 Supreme #56 (febrero, 1998) (Awesome Entertainment)
Título: The Mirror Crack’d From Side to Side
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Chris Sprouse, Rick Veitch

 Supreme: The Return #1 (mayo, 1999) (Awesome Entertainment)
Título: Mr. Korgo Goes to Washington
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Chris Sprouse

 Supreme: The Return #2 (junio, 1999) (Awesome Entertainment)
Título: A World Of His Own
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jim Starlin

 Supreme: The Return #3 (noviembre, 1999) (Awesome Entertainment)
Título: A World Of His Own
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Jim Baikie, Rick Veitch, Matthew Dow Smith

 Supreme: The Return #4 (marzo, 2000) (Awesome Entertainment)
Título: And Every Dog Has its Day
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch, Matthew Dow Smith

 Supreme: The Return #5 (mayo, 2000) (Awesome Entertainment)
Título: A World Of His Own
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Ian Churchill, Rick Veitch

 Supreme: The Return #6 (junio, 2000) (Awesome Entertainment)
Título: New Jack City!
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rob Liefeld, Rick Veitch


Nota: este material se recopiló en:

Supreme: The New Adventures TPB, incluye toda la andadura menos la miniserie (Checker Book Publishing Group) (2002)
– La miniserie la encontramos en Supreme: The Return TPB (abril, 2003)


Raúl López nos habló un poco de Supreme en esta noticia publicada en Zona Negativa:

Recuerdo cuando apareció en España el primer número de Supreme, lo compré casi por inercia como hacía con todo lo que se publicaba por entonces de Image Comics y me encontré ante un cómic insulso, una burda copia de Superman hiperviolenta, una serie que nada podía aportar a un género ya de por si saturado de copias de los mismos héroes de siempre. Para mi pensé que aquella serie no aguantaría demasiado; estaba equivocado, la serie tuvo cuarenta números de ¿historias? en los que se desarrollaban las aventuras de Supreme, esto sería así hasta que en el número 41 de la colección desembarcaría Alan Moore en la serie con una única condición, hacer tábula rasa del personaje omitiendo cualquier referencia a historias pasadas en los cuarenta números anteriores. En Image terminaron aceptando sus condiciones y de esta forma se iniciaría una de las mejores etapas que se recuerdan dentro de Image Comics, en la que el genio de Northampton se apoyó en Superman para copiar lo mejor de este personaje y deshacerse de todo aquellos que le quitaba frescura. Desde la aparición del primer número de esta nueva etapa la gente lo tuvo claro, si querían leer una historia buena de Superman lo que tenían que leer era Supreme”.

Yo no me atrevería a ser tan benevolente con estos episodios. Alan Moore mercenario no es Alan Moore. Tal como (más o menos) comentó él mismo más arriba, todo lo que tenía que decir sobre el género ya lo había dicho… Así que nos encontramos con un homenaje bien escrito, poco original y… ¿por qué no decirlo? En ocasiones muy aburrido. Cierto es que la prosa de Moore siempre es hermosa y efectiva, pero la pretendida originalidad de Supreme se ve truncada por el efecto retro. Y en este caso es bastante doloroso porque en el futuro Moore criticará a la gente que se dedica a reinterpretar personajes en otros medios, cuando eso es justamente lo que él hace en Supreme y tantas otras obras.


Cubierta de una edición española de Supreme.
Podéis hacer click para agrandar.


 Wildstorm Spotlight #1 (febrero, 1997) (Image Comics)
Título original: The Big Chill
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Carlos D’Anda

Nota: también lo encontramos en:

Alan Moore: Wild Worlds (julio, 2007)
DC Universe by Alan Moore (2012)
Mr. Majestic tpb (2002)

Un especial con la vista puesta en Majestic.


Judgment Day


 Judgment Day Sourcebook (mayo, 1997) (Awesome Entertainment)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rick Veitch, Chris Sprouse

 Judgment Day Alpha (junio, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: Heroes, Heroines & Homicide
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rob Liefeld, Gil Kane, Stephen Platt, Keith Ian Giffen, Adam Pollina, Dan Jurgens

 Judgment Day Omega (julio, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: The Trial
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rob Liefeld, Terry Dodson, Stephen Platt, Steve Skroce, Chris Sprouse, Jim Starlin

 Judgment Day #3 (octubre, 1997) (Awesome Entertainment)
Título: Brought To Book
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Rob Liefeld, Marat Mychaels, Cedric Nocon, Jeff Johnson, Rick Veitch, Ian Churchill

 Judgment Day Aftermath (marzo, 1998) (Awesome Entertainment)
Título: Brought To Book
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Gil Kane


Nota: este material se recopiló en Judgment Day TPB (2003).


No es fácil reseñar una obra que en realidad es de Rob Liefeld, pero Jordi T. Pardo se atrevió y nos explicó:

El devenir noventero de Alan Moore llegaría en 1997 a su clímax en la serie limitada El Día del Juicio, en realidad un crossover del proyecto editorial Awesome Comics de Rob Liefeld, en el que también aparecerían Supreme, Glory o Savage Dragon, y cuya intención era redefinir y relanzar un supergrupo tan disfuncional como Youngblood. Nadie podría evitar que Rob Liefeld se situase al frente del proyecto aunque El Día del Juicio contaría con una gran galería de artistas invitados, tan interesante como desaprovechada, en la que se pueden encontrar los lápices de Steve Skroce, Rick Veitch, Gil Kane, Chris Sprouse, Jim Starlin, Bill Wray, Keith Giffen o Dan Jurgens. La historia se desarrollaría a lo largo de cuatro números, editados más recientemente por Checker Book Publishing, a saber, Judgment Day Alpha, Judgment Day Omega, Final Judgment y Judgment Day Aftermath.

La cruzada personal de Alan Moore para desmantelar el cómic de superhéroes de los noventa, desde su misma raíz, y retornarlo a sus orígenes, apostando por la literatura escapista en lugar de la ‘basura oscura y violenta para tipos de cuarenta y tantos‘ en la que se había convertido en esos años, era demasiado ambiciosa y arriesgada para ser abarcada por un único autor. No obstante, si de algo sirvió la larga peregrinación por el desierto de este visceral guionista fue para encontrar la inspiración y el camino a seguir hacía ese lugar buscado, cosa que haría a finales de los años noventa, auspiciado por Jim Lee, en su propia línea de cómics, America´s Best Comics, y en obras como The League of Extraordinary Gentlemen, Tom Strong, Top Ten o Promethea. Por ello resulta interesante observar en pespectiva sus trabajos previos en Image Comics, Wildstorm y Awesome Comics, en los que se evidencia, y El Día del Juicio no es la excepción, sus habituales juegos y referencias metaficcionales, en este caso con una idea de partida muy similar a la de su Watchmen y que no parece una elección tomada a la ligera. En El Día del Juicio se aprovecha para juzgar la deriva del mismo cómic de superhéroes, no sin cierta falta de sarcasmo e ironía, con un planteamiento centrado en una historia de corte judicial y alimentada por abundantes flashbacks y pequeños relatos en las que se realiza un repaso a la historia del cómic y sus diversos géneros.

La experiencia no debió ser muy satisfactoria para ninguno de los dos autores, y Rob Liefeld, aún reconociendo que su compañero ‘siempre ha sido un generador de tendencias’ ve en Alan Moore una figura sobrevalorada que ‘se vende a sí mismo como un poeta’ siendo ‘simplemente un despiadado hombre de negocios’. No obstante, limitándonos a observar los resultados de El Día del Juicio, es su apartado gráfico el cual no se encuentra a la altura. E, incluso la numerosa galería de artistas invitados, muchos de ellos tan interesantes como Rick Veitch, Jim Starlin o Dan Jurgens, acaban contagiados del enrarecido entorno sin lograr destacar en la mayoría de los casos. Esto en gran parte es debido a un entintado oscuro, sobrecargado y de aspecto ‘grasiento’ destinado a homogeneizar el conjunto de la obra y tragarse todo el talento que los artistas colaboradores pudiesen aportar. Este aspecto mejora en momentos concretos, en algunas páginas en las que se adivina el trazo de determinado autor, y sobre todo en el capítulo dedicado a las secuelas de El Día del Juicio. En esta parte, con Rob Liefeld ya fuera de onda, y con uno de los últimos trabajos de Gil Kane en el medio encontramos una serie de relatos breves que, como habíamos dicho, Alan Moore hace funcionar como homenaje al clásico autor pero también y, de manera similar a como hiciese en su etapa en Supreme, como sentida apología a los orígenes del género superheroico“.


Pequeña muestra de las visrtudes de la perspectiva Liefeld
Liefeld en todo su esplendor.
Podéis hacer click para agrandar.


 Vampirella/Dracula & Pantha Showcase #1 (agosto, 1997) (Harris Comics)
Título original: Dracula Chapter
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Gary Frank

Nota: también lo encontramos en:

Vampirella / Dracula: The Centennial (octubre, 1997)
Vampirella Masters Series #6 (octubre, 2011)

Este especial incluía tres episodios, cada uno de ellos centrado en uno de los tres personajes que dan nombre al cómic. Moore y Frank se hicieron cargo de Drácula. Warren Ellis y Mark Beachum, de Vampirella. Y Mark Millar y John Smith, de Pantha. También había un cuarto episodio titulado Vampirella & Dracula Chapter escrito por James Dale Robinson y dibujado por David Mack y Rick Mays.

 Nightmare Theater #4 (noviembre, 1997) (Chaos! Comics)
Título original: Itchy Peterson: Born Lucky I Guess
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Valdis ‘Val’ Semeiks

Nota: también lo encontramos en Alan Moore’s Yuggoth Cultures and Other Growths #2 (2003).

Una nueva antología, esta vez protagonizada por monstruos clásicos.

 Voodoo #1 a #3 (noviembre, 1997 a enero, 1998) y #4 (marzo, 1998) (mage Comics)
Títulos originales: Chapter One: Legba (#1)
Chapter Two: Erzulie (#2)
Chapter Three: Samedi (#3)
Chapter Four: Damballa (#4)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Michael Lopez, Alvaro Araujo Lourenco do Rio – ‘Al Rio’

Nota: recogido en:

Voodoo tpb (1999)
Alan Moore: Wild Worlds (julio, 2007)
DC Universe by Alan Moore (2012)

Personaje de WildC.A.T.s creado por Brandon Choi y Jim Lee que se estrenó con su propia miniserie de Alan Moore, y que incluso fue relanzada en el nuevo Universo DC.

 The Spirit The New Adventures #1 (marzo, 1998) (Kitchen Sink Press)
Título original: The Most Important Meal
Gossip and Gertrude Granch
Force of Arms
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Dave Gibbons

 The Spirit The New Adventures #3 (mayo, 1998) (Kitchen Sink Press)
Título original: Last Night I Dreamed of Dr. Cobra
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Daniel Torres
Nota: también lo encontramos en Will Eisner’s The Spirit Archives (2000) HC vol. 27.

Los chicos de Kitchen Sink Press relanzaron a la más famosa creación de Will Eisner por todo lo alto: reunieron al equipo original de Watchmen… Y sí, el resultado no es Watchmen, pero tampoco es El Día del Juicio.

 Youngblood #1 y #2 (agosto, 1998 y diciembre, 1998) (Awesome Entertainment)
Título original: Occupations (#1)
Bad Blood (#2)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Steve Skroce

Sé que os dolerá en el corazón, pero el intento de relanzar los Youngblood con guiones de Moore solo duró dos números, a pesar de la docena de portadas del primer ejemplar.

 Hate #30 (mayo, 1998) (Fantagraphics Books)
Título original: The Hasty Smear of My Smile…
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Peter Bagge

Moore escribe una historia corta para Peter Bagge en la cabecera de Bagger. Una trabajo algo más serio que Youngblood.

El camino a la era ABC

Los años 90 llegan a su fin, y con ello Alan Moore da el siguiente paso en su aventura noventera. Jim Lee le ofrece su propio sello, que apropiadamente se llama America’s Best Comics y Moore da rienda suelta a todas sus ideas en varias cabeceras en las que toca un poco de todo. Para algunos, Moore se redime de su etapa anterior gracias a ABC. Para otros, el genio del creador de Watchmen se quedó perdido en los 80 y nada de lo que hace es suficientemente original o provocativo comparándolo a lo que otrora escribiera.

Lo más curioso de la línea ABC es que era un sello de Wildstorm, que a su vez era una línea de Image de la que Jim Lee era el único propietario. Lee vendió Wildstorm a DC Comics, pero Moore odiaba DC. ¿Arrancó Moore la cabeza de Lee? Pues no, tras el disgusto inicial accedió a seguir en ABC, de manera que Moore el mercenario dejó de lado uno de sus principios inquebrantables… Claro que… ¿acaso podemos esperar otra cosa de un guionista de Youngblood? A estas alturas del camino, Moore ya ha dejado de banda unos cuantos principios y ha hecho cosas que antaño criticaba…

Pero no estamos aquí para hacer leña del árbol caído… Hablemos de lo que nos encontramos en esta etapa. Por un lado están los trabajos de Moore en ABC, que son más que loables. Por otro lado, continúa con sus encargos en Image y otras independientes, y según el carácter de la empresa que lo contrate, así escribe. A veces hace una historia sesuda, otras veces nos encontramos con Youngblood o derivados. Así que esta etapa es bastante irregular, pero al final del camino vemos a un Moore que se alza cual Fénix y se dedica a hacer trabajos más personales. Más o menos.

Nosotros nos detendremos en este punto del camino por varios motivos:

1. El asunto Lee se inició en 1963 y finaliza con la creación de la línea ABC. Hemos podido comprobar que las palabras de Bissette eran bastante certeras y apropiadas, pues Moore ha ido saltando de socio creador de Image a socio creador y se ha dedicado a guionizar las principales cabeceras de esa casa, cualesquiera que fuesen. De esta manera, Moore se despidió de sus compañeros en La Cosa del Pantano y abrió las puertas al dinero. Perdió unos cuantos amigos por el camino, pero se enriqueció. Y eso es algo que choca con posteriores declaraciones del mismo Moore. ¿Se puede decir que el dinero es vudú y a la vez reconocer que se trabaja única y exclusivamente por dinero?

Tampoco podemos criticar tanto a Moore porque lo que nos suele llegar son las declaraciones de los demás y no su parte de la historia. Sabemos que abandonó a sus compañeros de 1963 y que hizo migas con Lee, lo cual es el germen de ABC, pero… ¿sucedió algo más? ¿Es posible que Moore estuviese molesto por algo que hicieran Bissette y compañía? ¿Por qué hay tanto buen rollo entre Moore y Lee? Independientemente de las respuestas a estas preguntas, este es un buen momento para cerrar el artículo.

2. Moore ha sido polémico por sus opiniones y discusiones, pero todas datan de esta época. Después de La Liga de los Hombres Extraordinarios, lo que realmente nos encontramos son discusiones reincidentes, es decir, nuevas tomas de la misma batalla iniciada en los 90. Por eso incluiremos en esta etapa a La Liga de los Hombres Extraordinarios. Justo este cómic marca el último gran mal rollo de Moore (el odio del guionista hacia Hollywood).

3. Además, incluimos a continuación a La Liga de los Hombres Extraordinarios porque de todas las series de ABC es la más independiente. Empezó antes, sobrevivió a la línea, salió sin una cadencia regular, y por temática y la forma en que se trata no es equiparable a las otras colecciones ABC.

Dicho esto, ahora citaremos ésta y todas las series menores necesarias para dejar en punto de caramelo la publicación de Tom Strong, pues es Strong la que realmente marca el inicio de la línea ABC.


The League of Extraordinary Gentlemen


 The League of Extraordinary Gentlemen #1 a #2 (marzo, 1999 a abril, 1999), #3 (junio, 1999), #4 (noviembre, 1999), #5 (junio, 2000), #6 (septiembre, 2000) (DC Comics)
Títulos originales: 1: Empire Dreams (#1)
2: Ghosts & Miracles (#2)
3: Mysteries of the East (#3)
4: Gods of Annihilation (#4)
5: “Some Deep, Organizing Power…” (#5)
6: The Day of Be-With-Us. (#6)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Kevin O’Neill

 The League of Extraordinary Gentlemen Vol. 2 #1 a #3 (septiembre, 2002 a noviembre, 2002), #4 (febrero, 2003), #5 (julio, 2003), #6 (noviembre, 2003) (DC Comics)
Títulos originales: 1: Phases of Deimos (#1)
2: People of Other Lands (#2)
3: And the Dawn Comes Up Like Thunder (#3)
4: All Creatures Great and Small (#4)
5: Red in Tooth And Claw (#5)
6: “You Should See Me Dance The Polka… (#6)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Kevin O’Neill

 The League of Extraordinary Gentlemen Black Dossier OGN (2007) (DC Comics)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Kevin O’Neill

 The League of Extraordinary Gentlemen Century #1 (abril, 2009), #2 (julio, 2011), #3 (junio, 2012) (Top Shelf)
Títulos originales: 1: What Keeps Mankind Alive? (#1)
Minions of the Moon, Chapter One: Into The Limbus (#1)
2: Paint it Black (#2)
Minions of the Moon, Chapter Two: The Distance From Tranquility (#2)
3: Let It Come Down (#3)
Minions of the Moon, Chapter Three: Saviours (#3)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Kevin O’Neill

 Nemo: Heart of Ice #OGN (febrero, 2013) (Top Shelf)
Títulos originales: Nemo: Heart of Ice
A Perfect Match… and a Perfect Fuse! (#1)
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Kevin O’Neill


Nota: la primera miniserie también la encontramos en:

The League of Extraordinary Gentlemen TPB vol. 01 (2002)
The League of Extraordinary Gentlemen HC vol. 01 (2001)
The League of Extraordinary Gentlemen Bumper Compendium Edition Parts One and Two (junio, 1999)
The League of Extraordinary Gentlemen Bumper Compendium Edition Parts Three and Four (noviembre, 1999)
The League of Extraordinary Gentlemen Absolute Edition (2003)
The League of Extraordinary Gentlemen Omnibus Edition (enero, 2012)

La segunda miniserie también la encontramos en:

The League of Extraordinary Gentlemen TPB vol. 02 (2004)
The League of Extraordinary Gentlemen HC vol. 02 (2003)
The League of Extraordinary Gentlemen Vol. 2 Bumper Compendium Edition Parts One and Two (diciembre, 2002)
The League of Extraordinary Gentlemen Vol. 2 Bumper Compendium Edition Parts Three and Four (abril, 2003)
The League of Extraordinary Gentlemen Vol. 2 Absolute Edition (2003)
The League of Extraordinary Gentlemen Omnibus Edition (enero, 2012)


La Liga de los Hombres Extraordinarios sirvió para abrir la línea ABC (o no, desde el punto de cista que comenté antes) y quizás es una de las obras más reconocidas y reconocibles del Moore actual. No en vano fue fruto de una adaptación cinematográfica que, entre otras cosas, sirvió para empeorar el odio de Moore hacia Hollywood (y es que a Moore eso de odiar se le da muy bien). Vayamos por partes.

La Liga de los Hombres Extraordinarios nació como una versión de la Liga de la Justicia pero ubicada en la Inglaterra Victoriana. Los héroes que allí encontramos son famosos personajes de la literatura universal, como Allan Quatermain, Mina Murray (de Drácula) o el Hombre Invisible. Cada uno de los volúmenes se emplaza en tiempos y lugares distintos, de manera que Moore jamás nos ofrece más de lo mismo. Tomemos como ejemplo el volumen 3, que fue reseñado en su día por Juanjo Palacios aquí:

Corre el año 1958 y los dos únicos miembros en activo de la liga que conocimos en los volúmenes anteriores se afanan en hacerse con El Dossier Negro, un peligroso documento repleto de secretos que el gobierno inglés se ha decidido a tapar.
En su interior bulle información sobre las tres principales encarnaciones que ha tenido la liga (siendo la tercera sobre la que nosotros hemos leído) y sobre misteriosas personalidades que han destacado por lo especial y extraño de su naturaleza.

Por un lado tenemos el cómic en sí que narra esa búsqueda y huída de Mina Murray y Allan Quatermain con el dossier, y por otro se van intercalando entre medio contenidos del oscuro documento que Miss Murray va leyendo en momentos de reposo. Gracias a este contenido somos testigos de la longeva vida del excepcional Orlando, del origen verdadero de la Mona Lisa y hasta nos enteramos de que nuestro compatriota Don Quijote militó en la primera de las ligas extraordinarias.

La mayor parte de estos insertos están escritos en prosa, aunque también aparecen con formato de tiras de prensa, de postales y de relatos ilustrados. Menudo alarde de originalidad se marca Moore al haber ideado con tanto detalle la variable distribución de la historia. Destaca especialmente el tramo final en donde debemos visualizar las páginas con gafas 3D, emulando a los propios personajes.

Este elevado contenido aumenta considerablemente la densidad de la lectura que permite el tomo, de modo que hay tanta información desplegada que una relectura posterior y también de los volúmenes previos se hace bastante recomendable“.

Mañana os hablaremos largo y tendido de esta serie en nuestra reseña del último especial aparecido de la franquicia. Lo que vamos a hacer ahora es aprovechar la ocasión para ilustraros sobre un tema relacionado: el odio de Moore hacia Hollywood. Y, ya que estamos, aquí tenéis un anuncio de la película:

Pues bien, intentaré ser breve… La película tuvo que ir a juicio porque Larry Cohen y Martin Poll demandaron a 20th Century Fox porque la trama se parecía a un guion de una película llamada Cast of Characters que ellos habían escrito en 1993. Llegaron a sugerir que Moore había sido contratado para escribir el tebeo del cual se basa la película única y exclusivamente para que el film llegase a las pantallas. Y el caso no llegó a su fin sino que las partes alcanzaron un acuerdo, con lo que Moore se sintió estafado porque no tuvo la oportunidad de defender su honor.

Más tarde, con V de Vendetta, las cosas empeoraron porque el guion no era del agrado de Moore (lo odiaba a muerte) y alguien de la empresa cinematográfica dijo que sí le gustaba. Moore le pidió que se retractase y su petición se quedó en nada. Dada la hipocresía de Hollywood, Moore renunció al dinero que le toca de V For Vendetta y Watchmen y pidió que su parte fuese a parar a los co-creadores. Además, Moore está en contra de la falta de originalidad de la industria, de la copia de la copia, etc.

Citemos algunas perlas de lo que Moore piensa sobre las adaptaciones:

El principal motivo por el que los tebeos no funcionan en las películas es principalmente que todo el mundo que está en control de la industria cinematográfica es un contable. Esta gente será capaz de mejorar la balanza económica de los cómics, pero en cualquier otra área son estúpidos e incompetentes y no tienen ningún otro talento“.

Hay más integridad en los cómics. Suena simplón, pero creo que hay una fórmula que puedes aplicar a casi cualquier trabajo de cultura moderna… Cuanto más dinero inviertes en un proyecto, menos imaginación habrá en él, y viceversa. Si tienes un presupuesto cero, eres John Waters, eres Jean Cocteau, vas a hacer un film brillante“.

La Liga costó 100 millones porque Sean Connery pidió 17 millones – y una explosión mayor que la de su última película. Está en su contrato que debe haber una explosión mayor en cada film en el que participa“.

Relacionado, tenemos Jimmy’s End, una película que Moore tiene en mente hacer y a la que incluso ha abierto su propia página donde hacer donativos. Aquí os dejo un link donde podéis ver el trailer


Comentario


Y ahora ya pasamos a las últimas obras menores de esa etapa:

 Glory 0 (marzo, 1999) (Awesome Entertainment)
Título original: Glory and the Gate of Tears
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Brandon Peterson

Nota: se reimprimió en Alan Moore’s Glory #0 (diciembre, 2001)

 Alan Moore’s Glory #1 y #2 (diciembre, 2001 y enero, 2002) (Avatar Press)
Título original: Glory and the Gate of Tears
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Marat Mychaels, Melinda Gebbie, Matt Martin

Serie de Awesome que posteriormente recuperó Avatar, pero que desapareció del radar después de dos números…

 Alan Moore’s Awesome Universe Handbook #1 (abril, 1999) (Awesome Entertainment)
Título original: Glory and the Gate of Tears
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Alex Ross, Steve Skroce, Chris Sprouse

Incluye bocetos, fichas y una previa de Youngblood.

 Meatcake #9 (abril, 1999) (Fantagraphics Books)
Título original: Glory and the Gate of Tears
Escrito por: Alan Moore, Dame Darcy
Dibujado por: Dame Darcy

Otra serie que sale una vez cada mucho, esta vez creada por Dame Darcy.

 SUBmedia #1 (mayo-junio, 1999) (Woodhaus Studios)
Título original: Big Numbers
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Bill Sienkiewicz

Magazine que contó con la colaboración, entre otros, de Bill Sienkiewicz, Paul Jenkins, Ashley ‘Ash’ Wood o Barry Windsor-Smith. Aquí se imprime material inédito de Big Numbers #3.

 The Birth Caul #1 (junio, 1999) (Top Shelf Productions)
Título original: The Birth Caul
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Eddie Campbell

Nota: se recuperó en A Disease of Language HC (2008)

Es la adaptación de un texto que Alan Moore leyó en Newcastle en 1995. La historia es autobiográfica a veces, extraña en otras ocasiones…

 H. P. Lovecraft’s The Haunter of the Dark and other Grotesque Visions TPB (1999) (Oneiros Books)
Título original: The Great Old Ones
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: John Coulthart

Varias historias de terror. Una de ellas escrita por Moore.

 The Worm TPB (1999) (Slab-O-Concrete Publications)
Título original: The longest comic strip in the world
Escrito por: Alan Moore y muchos más.
Dibujado por: Varios artistas.

Un día, 125 artistas… Con un guion de Moore y con la ayuda de varios guionistas, todos los implicados dibujaron lo que sería la tira más larga del mundo. Participó gente de la talla de Glenn Fabry, John Bolton, Liam Sharp, Dave Gibbons, Chris Riddell, Don Lawrence, etc.

 Unknown Quantities #1 (1999) (Funny Valentine Press)
Título original: Sidewalk Jockey
Escrito por: Alan Moore
Dibujado por: Guy Davis

Esta antología se hizo para conmemorar la Marcha de las Américas de 1999 y los beneficios fueron a parar a la Kensington Welfare Rights Union.

24
Déjanos un comentario

Please Login to comment
24 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
14 Comment authors
Javier AgrafojoWarrior vmolon labeSpiritMariano Abrach Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
New_Rodro
Lector
New_Rodro

Buen trabajo pero…

¡¿Que Big numbers iba a ser una secuela de Watchmen?! ¡¡¡¿¿¿Mande lo que????!!!!

Por cierto, ¿Sigue sin resolverse la posibilidad de ver algun dia “LOEG: Black Dossier” en España?

Y la pelicula de la Liga posiblemente debe el record a la pelicula que mas carreras ha destruido. Comprobad los perfiles en la IMDB. Los que no se retiraron no volvieron a levantar cabeza ¿Sera por un hechizo del barbas?

New_Rodro
Lector
New_Rodro

Supongo que lo vendian como “La nueva historia del creador de Watchmen” a modo de gancho comercial. Eso es logico.

Pero ¿Vender “Big numbers” como la continuación argumental de “Watchmen”? Eso ya me parece ridiculo.

FotoStorm
Lector

Espectacular curro, muchas gracias!

(se os ha escapado un Baso)

Sputnik
Lector
Sputnik

Me ha hecho gracia la repetición del concepto “Moore el Mercenario”. Si todos los mercenarios tuviesen tan clara su condición de Autor, la palabra perdería su significado: a veces da la impresión de que a Moore solamente se le permita ser totalmente radical en su oposición al modelo DC/Marvel, o se considera que “se ha vendido”. Y a mí me parece un señor de lo más razonable y consecuente en sus ideas…

La “continuación” de Watchmen se suponía que era The Mandlebrot Set, no Big Numbers.

El artículo, como el anterior, cojonuten. ¡Bravo!

Sputnik
Lector
Sputnik

“La “continuación” de Watchmen se suponía que era The Mandlebrot Set, no Big Numbers.”

Lo digo por ser (quizás tontamente) riguroso, conste. Big Numbers surje de Mandlebrot Set, pero no ES Mandlebrot Set. ¿La premisa “precuela de Watchmen” seguía asociada al proyecto?

Luisru
Lector

Espectacular el artículo, y ardiendo en deseos de leer la tercera parte. Personalmente, soy un defensor a ultranza de la etapa de ABC del señor Moore, aunque veo que hay división de opiniones. Yo sigo pensando que Promethea está a la altura de From Hell e incluso es un cómic tan innovador como Watchmen, pero, como es muy abstruso, a mucha gente no le gusta.

El caso. De esta etapa no he leído casi nada, pero es que odio Image, a Rob Liefeld, a Jim Lee y todo lo que representan, y creo que nunca lo haré. Entiendo que en la coyuntura todo el mundo intentase cargar contra Marvel y DC, pero los cómics con que intentaron combatirlas eran iguales o peores que los de las majors de los 90.

Y una pena no poder leer nunca ese Twilight of the Superheroes, pintaza. Quizás, algún día, DC le haga una oferta a Moore que no pueda rechazar, si de verdad le gusta tanto el dinero XD

diego73
Lector
diego73

una cosa, Brought to life sí que se publicó: lo hizo Eclipse en formato flip-book a finales de los 80

A.moore
Lector

Genialísimo artículo, como siempre. Por supuesto ya lo hemos enlazado en nuestro blog “mooreano” 😉 Lo cierto es que a pesar de no ser tan pródiga en obras maestras, esta etapa me parece la más interesante de la obra de Moore, dado que sus incursiones en el mundo independiente revalorizaron sus valores como artista y le permitieron volver después al comic de superhéroes de calidad.

Y yo también pienso que un encargo para Moore es mucho más que un simple trabajo realizado en plan “rápico”. Con la posible excepción de “Spawn:Blood Feud” (entretenida pero algo sosa y formularia), todo el trabajo de Moore en Image y Awesome es de aprobado alto hasta sobresaliente. Ahi están los “Wildcats” o “Supreme” para desmostrarlo. Y encima fueron el trampolín que dio lugar a la maravillosa línea ABC de la que creo que pocas quejas puede haber.

Sputnik
Lector
Sputnik

“Y una pena no poder leer nunca ese Twilight of the Superheroes, pintaza. Quizás, algún día, DC le haga una oferta a Moore que no pueda rechazar, si de verdad le gusta tanto el dinero”

Me imagino que antes tendrían que pedir perdón diez veces, ofrecerle un trato justo sobre los derechos de Watchmen y V de Vendetta y prometerle la libertad creativa que el tipo siempre ha exigido, currase para Image o para ABC.
Vamos, que ni de coña. Los locos tendrían que tomar el manicomio.

New_Rodro
Lector
New_Rodro

Sputnik:

En realidad no. El propio Moore reconocia que el tratamiento argumental que escribió era propiedad de DC, así que podrian darselo a otro guionista para desarrollarlo, acreditar a Moore como autor del argumento y…

Mejor me callo. Mas vale no darle ideas a Didio(t). 🙂

Lemmytico
Lector
Lemmytico

Brutal artículo una vez más, gracias por el currazo.

Si me permitís la crítica, quizá he echado en falta haberos detenido un poco más en el fracaso de Mad Love, cuestión que nunca he tenido clara del todo.

Respecto al tema Image, siempre he pensado que todos esos grandes autores (Miller, Morrison, el Barbas & con.)

Lemmytico
Lector
Lemmytico

Mierda, le he dado al botón de publicar sin querer.

Decía que creo que todos esos autores fueron a Image no sólo por el dinero, sino por apoyar la iniciativa. Pensad que era una gran esperanza para los creadores frente a la tiranía de las majors.

Deseandito estoy de leer la tercera parte, que yo también soy ultrafan de la etapa ABC, para mi la segunda mejor de Moore tras los gloriosos ochenta.

Lemmytico
Lector
Lemmytico

Jajaja, a mandar 😉

bowler02
Lector
bowler02

Parte de una entrevista que Moore le dio a Mauricio Matamoros, autor de “Identidades construidas”, un libro que aborda la obra del inglés:

“Cualquier libro que hoy día es publicado presenta el nombre del autor como el del creador absoluto de dicha obra. Yo no puedo decir eso de Watchmen, porque DC Comics me estafó los derechos con un contrato truculento 20 años atrás.
De tal forma que mis sentimientos son ambivalentes. Siento aún que se trata de una obra fantástica. Creo que dimos todo, yo puse lo mejor de mí en el guión y no me arrepiento de nada. Hicimos el mejor trabajo posible.
Cuando Watchmen fue publicada, la industria estadounidense intentó sugerir que Watchmen demostraba que el comic book había madurado. Eso era mentira, lo que probaba era que Watchmen había madurado, solamente.
Pero ellos trataron de hacer creer que toda novela gráfica de precio exagerado, cuidadosamente empaquetada, o lo que ellos llamaban “Novela Gráfica”, era de alguna forma del mismo nivel que Watchmen. Y no lo era.”

Mariano Abrach
Autor

Una vez más estoy de acuerdo con Sputnik, en esta oportunidad sobre lo que señalas de el mercenario, sus ideas y la consecuencia.

De “Twilight of…”, algunos decían que una reversión es lo que estaban preparando para Trinity War ahora… pero no sé en verdad en que quedó ese rumor y la comparación (no estoy siguiendo el hilo del DCU hace… no sé).

Y lo que decía Diego de “Brought to light”, está enumerado en el primer especial.

Saludos!

Spirit
Lector
Spirit

Pues impresionante artículo, enhorabuena por el mismo y gracias por el currazo.

He de reconocer que esta etapa es la que me parece más interesante, no por las obras en sí (que ya hemos visto que muchas son inconclusas y otras son mediocres) si no por que es en general más desconocida. Líos editoriales, incoherencias varias, desapariciones, fracasos, bajada de pantalones, obras mediocres encumbradas a los altares, etc…

Personalmente he de dar las gracias porque nunca entendí bien por qué 1963 quedó inconclusa y qué pasó con BIG NUMBERS. De hecho, tan sólo me sonaba que había intervenido el FBI al respecto por nosequé de los originales…

En todo caso, creo que todos nos quedamos un poco patidifusos cuando leímos que el mejor guionista de cómics se iba de DC y se dedicaba a poco menos que escribir panfletos en editoriales desconocidas primero y luego a hacer tebeos mediocres en Image después.

No obstante, la primera mini serie de VIOLATOR es la caña limonera, yo la tengo al nivel de LA COSA DEL PANTANO y similares. No pasa lo mismo con VODOO, quizás la peor obra de Moore que he leído antes del peñazo de PROMETHEA.

molon labe
Lector
molon labe

Enhorabuena por otra pasada de articulo, nos estais malacostumbrando, seguid asi.
No conozco mucho del paso por Image de Moore, por aquel entonces estaba muy desengachado del comic (la crisis de los 90 y la mia propia de los casi 30) pero vamos de lo poquito que he leido ha sido Wildcats en sendos tometes de Planeta y me parecieron bastante chulos, me gusto la personalidad joputista que Moore le da a TAO y sobre todo Ladytron, solo por eso ya merece la compra.

Warrior v
Lector
Warrior v

pedazo de articulo, muy buen trabajo, gracias por semejante analisis!!. Image fue una buena iniciativa ante el posicionamintos de las dos grandes editoriales q en su momento esta fue muy interesante creo que despues perdio su rumbo. En relaciona al gran autor ingles, creo que como todo genio, el maestro Alan Moore tuvo sus picos altisimos de creacion y produccion q fueron desarroollados en el articulo primero y en este baja su calidad pero me llevo su aporte en Wildcats y en Supreme, esperare la tercera aporte, de ABC La Liga de Caballeros Extraordinarios es genial!

A.moore
Lector

Por cierto, “Violator/Badrock” es totalmente intrascendente y formularia, pero muy divertida. No tiene la mala leche que hace tan buena a la primera miniserie de “Violator”, pero para echar una tarde tonta de lectura es una buena opción.

Javier Agrafojo
Lector

Gran trabajo, como siempre. Auténticas guías de lectura.