Miracleman: El Síndrome del Rey Rojo

Por
20
1287
 
Miracleman_portada

Edición original: Miracleman #5 – #10 USA
Edición nacional/ España: Panini Comics
Guión: El guionista original
Dibujo: Cat Yronwode, Alan Davis, John Ridgway, Chuck Austen, Rick Veitch
Color: Steve Oliff
Formato: Cartoné, 224 págs.
Precio: 17,95€

 

Dejemos de lado directamente la cantidad de páginas de contenido adicional que tiene no solo el tomo que hoy reseñamos en Zona Negativa, si no el tercero, que esperamos que forme parte de las reseñas en poco tiempo. Dejemos de lado el precio de estos tomos en tapa dura, que aprovechan la reedición de un cómic largamente esperado y que, por fin, ve la luz en nuestro país completamente restaurado. Teniendo esas cosas claras, estableciendo las pautas básicas en las que se va a centrar la reseña del segundo volumen de Miracleman, debemos decir que El Síndrome del Rey Rojo no es otra cosa que una magnífica obra que tener en la estantería, para revisitarla tantas veces como le sea a uno posible. Y no es para menos.

Los guiones del llamado, por respeto a su decisión, Guionista Original, al que todos conocemos como Alan Moore, consiguen encumbrar a esta copia británica del Capitán Marvel original al nivel del mito y la leyenda, permitiéndose jugar con la concepción del superhombre y la adaptación de este a una sociedad mortal monótona acostumbrada a los héroes coloridos del cómic estadounidense, mientras además añade la carrera armamentística o la lucha del hombre de a pie por conseguir la ansiada inmortalidad, afrontando así temas como la muerte de una manera que no se vio en su momento en los cómics de superhéroes. Quizás sean estos conceptos los que encumbraron en su día una obra que posteriormente tuvo tantos problemas a la hora de volver a verse publicada, dados los líos con los derechos alrededor del personaje que ya comentamos en la reseña de El Sueño de Volar, el primer volumen de Miracleman publicado en nuestro país por Panini.

En este tomo se reúne la etapa en la que Marvel ya había interpuesto una demanda por el nombre del superhéroe, así que en su publicación original de 1985 fue en estos números cuando Marvelman había cambiado definitivamente su nombre por Miracleman. Además, se incluye también uno de los dos números más controvertidos de la etapa de los años 80 de Alan Moore al frente del personaje, y se trata especialmente del que reúne el nacimiento de la hija de Miracleman, y quizás muchos se lleven las manos a la cabeza por pensar en cómo una historia en la que se retrata gráficamente el nacimiento de un bebé puede causar controversia y debemos tener en cuenta que no solo tiene que ver esto con la época en la que se contempla, si no también con la sociedad y la cultura. Así que quizás se adelantara demasiado el tándem formado por Alan Moore y Rick Veitch, o quizás es que en Estados Unidos son excesivamente conservadores en cuanto a los nacimientos se refiere, dado que nada les impide sexualizar al máximo a los diferentes personajes de los cómics, y si hablamos de violencia será mejor que no salgan demasiadas vísceras en las viñetas. Pero dejemos de lado la crítica estadounidense, su moralidad y el que una escena sea gráficamente indecente o atrevida, dependiendo de quién la lea, y volvamos con Miracleman.

Parece ser que es mejor escandalizarse por un parto que por ver cómo Miracleman revienta cráneos como si fueran uvas
Parece ser que es mejor escandalizarse por un parto que por ver cómo Miracleman revienta cráneos como si fueran uvas

El enfrentamiento del alter ego de Michael Moran contra el malvado doctor Emil Gargunza llega a su conclusión, no sin antes echar un vistazo al pasado del científico y su búsqueda de la trascendencia de la mortalidad. Alan Moore ha dotado de un trasfondo tan retorcido al clásico villano creado por Mick Anglo que poco tiene que ver ya con la creación original que viera la luz en los años cincuenta, como contrapartida del villano de Capitán Marvel, el doctor Sivana. La historia de Emil Gargunza, nacido en Río de Janeiro en el año 1910, es la de un joven con un cociente intelectual de 190 que buscó su propia supervivencia en las calles, llegando a dirigir un imperio del crimen a la edad de catorce años después de perpetrar algunas atrocidades que no vienen al caso, y que quizás debieron escandalizar más que el posterior nacimiento de la hija de Miracleman. Con dieciocho años, Gargunza decidió abandonar Sudamérica para poder centrarse en sus estudios científicos, que le llevarían a trabajar para el partido nazi en 1934, aunque abandonaría Alemania en 1941 por Inglaterra, al darse cuenta de que el Eje no podría ganar la Segunda Guerra Mundial.

Un ser tan brillante como Miracleman necesita un enemigo tan oscuro como Gargunza, y si el alter ego de Micky Moran se muestra como un inocente metahumano que lo que busca son respuestas y la protección de su mujer, Gargunza sólo tiene en mente su propia supervivencia, incluyendo superar la mortalidad del ser humano y convertirse en un nuevo ser, nacido de la semilla de Miracleman, un nuevo superhombre para así alcanzar todas sus metas. Retorcido, extraño y maquiavélico, Gargunza es la némesis de Miracleman, y su destino a manos de Alan Moore es proporcional a sus ansias y objetivos, aunque no será la última vez que le veamos, pero para eso deberemos esperar a la Edad de Oro, el primer arco argumental a cargo de Miracleman de Neil Gaiman y Mark Buckingham, una etapa que ya se está publicando en Estados Unidos por parte de Marvel y que dará paso a la inconclusa Edad de Plata y la inédita Edad Oscura, aunque aún tendremos que esperar para poder verlo en nuestro país.

Portada del octavo número de Miracleman, que nos hace soñar con una etapa dibujada por John Romita Jr.
Portada del octavo número de Miracleman, que nos hace soñar con una etapa dibujada por John Romita Jr.

El contenido extra del tomo es el mismo que en otras ocasiones: bocetos, guiones, arte conceptual, portadas alternativas… La verdad es que estas páginas del tomo son curiosidades que podemos aprovechar para dar un vistazo y conocer mejor el proceso de creación de Miracleman y su pasado, aunque debemos tener en cuenta que este contenido, en realidad, lo veremos en una ocasión, quizás en dos, dado que lo que todos queremos disfrutar es la historia de Miracleman, una historia que llevaba largo tiempo sin publicarse en nuestro país. Quizás el mayor lamento de los aficionados sean los precios de la edición española, pero seamos sinceros: todos picaremos con tal de tenerla en nuestras estanterías.

  Edición original: Miracleman #5 - #10 USA Edición nacional/ España: Panini Comics Guión: El guionista original Dibujo: Cat Yronwode, Alan Davis, John Ridgway, Chuck Austen, Rick Veitch Color: Steve Oliff Formato: Cartoné, 224 págs. Precio: 17,95€   Dejemos de lado directamente la cantidad de páginas de contenido adicional que…
Guion - 9
Dibujo - 8.5
Interés - 9.5

9

Vosotros puntuáis: 9.2 ( 1 votos)
20 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. Cesar
Lector
7 octubre, 2015 9:33

Aquí uno que ha picado, Miguel, pues la ocasión lo merece (no puedes amar los cómics y no tener esta serie en casa). ¡Y eso que era de los afortunados que en los 80 se animó a comprarla sin saber qué era y la completé mes a mes. ¡Pedazo de serie y pedazo de duende loco que es el Moore!

jackknight75
jackknight75
Lector
7 octubre, 2015 9:53

El precio y contenido de los tomos es el mismo (cambio dolar-euro aparte) que en la versión americana de Marvel. Incluso el tercer tomo, con el precio casi doblado respecto a los 2 anteriores. Otro tema sería discutir si el material complementario vale la pena…

hammanu
hammanu
Lector
7 octubre, 2015 10:50

Por desgracia Marvel ha querido sacarse unos buenos dividendos sacando a Miracleman como si fuera una(y única) versión de coleccionista y nos saca la sangre.
Bueno, a mi no yo que aun conservo la de Fórum y espero que en un futuro Panini saque una versión mas económica sin la tomadura de pelo de los extras. Lo que pasa que ahora emulan a los yanquis.
Aun asi es una obra mayor de Moore y no decepciona en absoluto

frankbanner49
frankbanner49
Lector
7 octubre, 2015 11:34

“quizás el mayor lamento de los aficionados sean los precios de la edición española ,pero seamos sinceros:todos picaremos con tal de tenerla en nuestra estanteria”.

pues,sí.no te falta razón.

y con ello cuentan en la editorial.

Lord_Pengallan
En respuesta a  frankbanner49
7 octubre, 2015 18:49

A mi no me utilicéis de excusa. Yo soy capaz de controlarme de tal modo que no pico. Yo no lo he pillado porque los extras me parecen paja y no quiero ocupar mi escaso espacio con naderías. Me encantaría tenerlo. Pero no soy un adicto, un ansioso o un cagaprisas. Llevo 20 años sin él, puedo esperar otros 20 años a una edición que me convenza. Las cosas nos irían mejor si no hiciésemos lo que nos disgusta “con tal de tenerla en nuestra estantería”. Pasaríamos de frikis a adultos.

Álvaro
Álvaro
Lector
7 octubre, 2015 11:36

Pues yo el tercer tomo no lo voy a pillar. La serie está bien pero tampoco me mata tanto como para gastarme 30 y pico euros con material extra que ni voy a leer.

AlbierZot
AlbierZot
Lector
7 octubre, 2015 12:55

Yo tampoco lo compraría, pero me parece lamentable quedarse sin leer Miracleman por culpa de una edición tan delirante. Aún conservo las grapas de Forum, así que me esperaré al Omnibus. Al de los Extras.

oneiros
oneiros
Lector
7 octubre, 2015 13:16

Pues recomiendo a Álvaro y demás desafectos el próximo volumen “Olimpo” fervientemente. En mi humilde opinión una obra maestra, lo mejor de Alan Moore con “Watchmen”, incluso a nivel de guión diría que superior incluso. Hasta ahora la serie ha sido notable, pero con “Olimpo” la serie alcanza auténticas cotas de grandeza y calidad. De lo mejor que leído en mi vida.

Álvaro
Álvaro
Lector
7 octubre, 2015 16:16

¿Quién ha dicho que no lo vaya a leer? He dicho que no lo voy a comprar.

billyboy
billyboy
Lector
7 octubre, 2015 16:25

Yo me esperare el año que viene y al acercarme a un salon de comic me encontrare al menos con el primer tomo de segunda mano y con un precio de risa.

cazacabezas
cazacabezas
Lector
7 octubre, 2015 19:12

Pues yo si que he picado, a pesar de los extras (no muy necesarios, por algo se llaman extras) y del precio un tanto exagerado (sobre todo el del tercer tomo) y no me arrepiento para nada.

A falta de leer el mencionado tercer tomo debo decir que los dos primeros son una auténtica obra maestra. Te hacen recuperar la fe en el cómic, algo que pasa con cualquier cosa que escribiese Moore en los 80. Un tipo que se tomaba en serio su trabajo y una habilidad para escribir al alcance de poca gente. Da un poco de cósica leer esto y luego abrir cualquier grapa o europeo de hoy día. Las comparaciones, después de 30 años, siguen resultando odiosas.

mele
mele
Lector
7 octubre, 2015 19:49

Yo de momento voy a prescindir del tercer tomo, me quedo a la espera y con muchas dudas, me he comprado los dos primeros y me da algo de rabia no terminarla, pero la verdad es que gustandome mucho tampoco me ha vuelto loco.
No niego que seria una obra rompedora en su momento ( y sigue siendo muy muy buena) pero de verdad no habeis leido obras de superheroes tan buenas como esta?
Quizas me pierde el hecho de que a pesar de que todo el mundo la ensalzaba tanto (o quizas por culpa de eso) siempre me he resistido a descargarmela para leerla, y despues de los dos primeros tomos me he quedado bastante frio, pues me parece una historia de superheroes que he leido cientos de veces, muy buena, pero que ya me conozco. A lo mejor en el tercer tomo cambia todo, pero ya me dije eso a mi mismo despues de leer el primero, y a pesar de que el segundo me gusto mas deberia ganar mucho para comerme esos extras.

Rafa Reyes
Rafa Reyes
Lector
En respuesta a  mele
7 octubre, 2015 22:11

Hombre, sin un mínimo de puesta en contexto no hay manera de sorprenderse con practicamente nada que tenga 30 años encima. Aún menos con un genero que precisamente ha mamado de esa teta hasta dejarla seca, retorciéndola mil veces los últimos 20 años.

Pero vamos, yo lo he vuelto a leer estos días después de bastante tiempo y, a parte de haber visto mil veces los elementos que allí aparecen, cómo está eso escrito, qué barbaridad. Es una cosa tremenda.

mele
mele
Lector
En respuesta a  Rafa Reyes
8 octubre, 2015 12:00

Claro, pues a eso me refiero, es un comic muy bueno, maravillosamente escrito y dibujado, seguramente rompedor puesto en su contexto y que hoy en dia tiene perfecta vigencia, pero para gastarme unos 70 euros? Pues yo creo que es un poco excesivo.
Por poner un ejemplo que citan mas abajo, la edicion de norma d Watchmen cosntaba unos 25 euros mas o menos, y no se cuanto cuesta la de ECC. Desde luego cuando salga un tomo de 40-50 euros que tanto abundan hoy en dia me lo comprare el primero, si no de momento me quedare a expensas de un regalo o un dia de locura que me dé, aunque personalmente no me gustan nada las ediciones repletas de extras que ni siquiera leo.

oneiros
oneiros
Lector
En respuesta a  mele
7 octubre, 2015 22:37

De superhéroes ninguna. No quiero vender ninguna moto a nadie, pero la serie da un salto excepcional de calidad y madurez con este tercer acto de Alan Moore muy superior a los otros dos anteriores. Me he pasado toda la vida diciendo que lo mejor que he leído en superhéroes ha sido “Watchmen” y este tercer acto de “Miracleman” “Olimpo”

inicus
inicus
Lector
7 octubre, 2015 22:11

En mi opinión, lo que ha hecho Panini con el tercer tomo, subir el precio de 17,95 € a nada menos que 34,95 € CUANDO YA ESTABA COMENZADA LA COLECCIÓN, es una táctica comercial sucia que casi puede calificarse de estafa. No voy a pasar por el aro, así que mi colección se va a quedar incompleta.

hammanu
hammanu
Lector
7 octubre, 2015 23:20

Leyendo los comentarios de la gente no puedo sentirme mas enfadado con Marvel. Ya que este comic muy buen escrito y revolucionario (en su época) no salga en una edición para que los aficionados disfrutemos de el sin problemas. Pero claro que se fastidie la gente que gana un sueldo “normalito” o que los chavales/as jóvenes con mucho menos poder adquisitivo se chinchen. Mientras eso si a sacar tropecientos comics malos para satisfacer a frikoides y cosplayers varios. Intentando recuperar el dinero con el material que realmente vale la pena y desangrando al aficionado…patético yo también rompo una lanza en que por mucho que duela el no comprar esa edición. Yo obviamente me fastidiare con Gaiman pero creo que en un futuro lo sacaran en un formato ómnibus sin tanta paja.

mespinpe
mespinpe
Lector
8 octubre, 2015 0:49

Pues aunque he de decir que fui el primero en cogerme el rebote del siglo al ver el precio y el número de páginas de extras. He de reconocer que, después de comprado, (vía 10% de descuento del librero, todo hay que decirlo) al contrario que en los anteriores tomos, los extras me han encantado. Si eres fan de John Totleben es una auténtica delicia. Esó si, SOLO PARA FANS DE TOTLEBEN.

Ianu
Lector
8 octubre, 2015 16:03

He de decir que yo leí MM en la versión de Fórum en grapa y hay muchas cosas que no me gustan de esta.

– El recoloreado: vale, es más bonito y, vale también, mucho del material original era en blanco y negro y se coloreó para la edición yanki (si no recuerdo mal), pero empiezo a estar un poco harto de que no se respete el color original, que es parte de un proceso creativo, con sus limitaciones técnicas, pero con el mismo valor que debería darse a lápiz, tinta y guión.

– La edición en varios tomos: MM es un cómic que debe leerse, bien en grapa mes a mes, bien del tirón. Dividir en tomos este material no me parece adecuado y menos si, para hacerlo incluyes toneladas de extras (de dudoso interés muchos de ellos).

– El asunto del precio: yo pago por la tapa dura, por una buena impresión y un buen papel, no me importa (un tebeo así merece la pena tenerlo en un buen formato), pero el incremento artificial de páginas para inflar el precio final no me parece bien.

Ianu
Lector
8 octubre, 2015 16:32

Con respecto al cómic en sí, formato aparte, y considerando todos los tomos. Se trata de una obra maestra, donde Alan Moore brilla que no veas. En muchos sentidos se parece a su Promethea, que hereda recursos que se utilizan aquí. El dibujo, sobresaliente la parte de Alan Davis, mucho más oscuro de lo que estamos acostumbrados, el de Garry Leach y el de John Totleben, el resto, prescindibles. Sí es cierto que el dibujo influye mucho en el tono de la historia que se cuenta, seguramente de forma consciente. La parte de Totleben es filosófica y onírica, mientras que la de Leach y Davis plantean la deconstrucción del héroe clásico de los tebeos de superheroes.