Mientras el mundo agoniza, de Carlos Giménez

Por
0
1320

Edición original: Mientras el mundo agoniza (Reservoir Books, febrero 2021)
Guion: Carlos Giménez
Dibujo: Carlos Giménez
Color: Carlos Villa
Formato: Cartoné. 240 páginas. 34,90€

El amargo futuro de Dani

“He podido apurar la copa de la venganza en toda su plenitud y, hasta el fondo, pero su sabor ni es dulce, ni calma la sed. Mis amigos siguen estando muertos y yo sigo estando solo.”

Este 2021 Carlos Giménez (Madrid, 1941) cumple ochenta años y, a tenor de sus últimos trabajos, podemos decir que lo hace en plena forma y con una productividad y lucidez asombrosas. En estos últimos años nos ha regalado alguna de las obras más destacadas de su trayectoria como las que componen la trilogía del Crepúsculo (Crisálida, Canción de navidad y Es hoy) en las que nos ha mostrado como afronta la vejez, la muerte y ha hecho un repaso de su vida en unas obras tan sinceras y valientes como todos sus trabajos. En 2019 publicó Punto Final, un álbum compuesto por dos relatos independientes en las que retomaba Gringo y Dani Futuro, dos de sus series de juventud para cerrar la historia de los personajes en dos historias mucho más amargas que las que vino en los años en las que aparecieron. Sin embargo, para Dani Futuro no fue el final, puesto que es el protagonista de Mientras el mundo agoniza, un álbum a todo color, tarea de la que se encarga Carlos Villa, y mucho más voluminoso de lo habitual (240 páginas), aunque está dividido en tres episodios que en otro momento hubieran podido ser tres álbumes.

Carlos Giménez es el autor de cómic más importante de nuestro país y cada nuevo trabajo suyo merece ser leído, ya que en todos nos ofrece una lúcida reflexión sobre la naturaleza humana y la actualidad socioeconómica del momento, aunque como en este caso de trate de una historia de ciencia-ficción. Quizás en los últimos años sus trabajos están teñidos de un pesimismo excesivo, sin embargo, eso no les resta valor o interés. Por suerte la mayor parte de sus obras pueden ser adquiridas gracias a Reservoir Books, encargada de publicar sus nuevos trabajos, y a Debolsillo, que ha publicado reediciones de sus grandes obras. Una suerte que no han corrido otros grandes autores, en una industria y unos aficionados preocupados solo por el presente y con la mirada más puesta en los trabajos de otros mercados, donde, curiosamente los autores españoles son de los más valorados.

Dani Futuro es una serie de ciencia-ficción creada en 1969 por Víctor Mora y Giménez, originalmente se publicó en la revista Gaceta Junior, para que posteriormente ser publicada directamente para el mercado francófono en la revista Tintin. Unas aventuras que fueron recopiladas por Panini en un integral aparecido en 2013. Se trataba de una serie de aventuras espaciales luminosas y con un punto de inocencia destinada a un público juvenil, con ciertas similitudes con las series francobelgas de la época, en particular con Valerian de Mézieres y Christin, posiblemente la mejor serie de ciencia-ficción francesa. Pero no todo en esas primeras historias era aventura y diversión, ya que podíamos encontrar reflexiones sobre la ecología o el pacifismo. Ese toque alegre y desenfadado desapareció en ¡El fin del mundo!, el relato incluido en Punto final, una historia sombría y violenta en la que Carlos Giménez proyecto en su futuro idílico todos los males que afronta el mundo en la actualidad. Ya no había ningún rastro del Dani Futuro de nuestra infancia. Y es este tono en el que continua en esta nueva aventura en la que Dani busca reunirse con Iris de Andrómeda, pero para localizarla debe emprender una búsqueda junto Mor y Armony para vengarse de los piratas cósmicos que años atrás asaltaron y destruyeron el Galaktos.

Mientras el mundo agoniza nos presenta una trama que bascula sobre la búsqueda de Dani de su antigua compañera, pero que acaba convertida en una historia sobre la venganza, llena de todo lo que podemos encontrar en las mejores space-operas como parajes extraños, naves espaciales, robots, piratas espaciales, acción y aventura, aunque todo ello con el toque amargo de los últimos trabajos de Giménez. Una versión más adulta y menos ingenua que las historias originales de los setenta. Quizás el cambio más acusado es que en este álbum no encontramos ningún héroe al uso, los “buenos” son bastante violentos y despiadados, dispuestos a cualquier cosa con tal de llevar a cabo su venganza, aunque al final queda claro que la venganza solo es un alivio momentáneo ya que las perdidas permanecen.

Como en todos los buenos trabajos de ciencia-ficción la historia sabe mezclar la buena aventura con la crítica a la actualidad. La Tierra que vemos en la obra es un mundo asolado por el cambio climático, donde el problema de las pateras también se haya presente porque una parte de la población sigue dispuesta a arriesgar su vida para tener un futuro mejor para sí mismos y sus hijos, una población en la que las desigualdades son cada vez más patentes con un gobierno que no se hace cargo de garantizas el bienestar de todos, los fanatismos religiosos de todo índole, hambrunas… una serie de problemas a los que parecemos abocados de no mediar un cambio. Una buena disección de la actualidad, aunque con una forma de presentarla tal vez demasiado exagera y teatral que le resta cercanía y puede dar la sensación de ser algo parodica.

Estamos ante un guion sólido, aunque no particularmente original, que tiene un gran ritmo con escenas de acción más que notables, en las que Giménez demuestra que sigue siendo un gran narrador. La mayor extensión del álbum le permite tener más páginas para contar la historia, consiguiendo darles la pausa justa tanto a las escenas de acción como a las más dramáticas. En el aspecto visual también hay que mencionar lo bien que les sienta el color a los lápices del autor madrileño.

La edición de Reservoir Books es muy buena con una reproducción excelente y un gran tamaño, como extras acompaña al cómic un prólogo de Carlos Giménez.

Mientras el mundo agoniza nos devuelve no solo a Dani Futuro, sino también al Carlos Giménez más aventurero y lúdico. Una historia de ciencia-ficción sobre la venganza algo amarga y con el toque de crítica social que siempre hay en sus obras.

Lo mejor

• Carlos Giménez demuestra que no se le ha olvidado como hacer un buen cómic de aventuras.
• Escenas de acción muy bien resueltas.
• El color le sienta muy bien al trabajo de Giménez.

Lo peor

• La forma de presentar la terrible situación del planeta Tierra es demasiado forzada.

Edición original: Mientras el mundo agoniza (Reservoir Books, febrero 2021) Guion: Carlos Giménez Dibujo: Carlos Giménez Color: Carlos Villa Formato: Cartoné. 240 páginas. 34,90€ El amargo futuro de Dani "He podido apurar la copa de la venganza en toda su plenitud y, hasta el fondo, pero su sabor ni es…
Guión - 7.5
Dibujo - 7.5
Interés - 7.5

7.5

Venganza

Giménez nos trae de vuelta a Dani Futuro en una historia de aventuras espaciales bajo el particular prisma que Giménez impone en sus trabajos que lo aleja de las primeras aventuras del personaje.

Vosotros puntuáis: 9.24 ( 4 votos)
Artículo anterior#ZNSeries – Superman & Lois – Primeras impresiones
Artículo siguienteBuscamos redactor/a para el área de Marvel Comics
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments