Punto Final

Amarga y cruel despedida

Por
1
1027
 

Edición nacional/ España:Reservoir Books
Guión:Carlos Giménez
Dibujo:Carlos Gímenez
Color:Josep María Bèa
Formato:Cartoné, 96 Páginas
Precio:24,90€

 

¡Se está terminando la energía! La luz del faro se ha apagado y toda la unidad se está enfriando…

Los últimos trabajos de Carlos Giménez tienen en común el triste sabor de la despedida, del final de un camino que comenzó hace más de cincuenta años. En Crisálida y Canción de Navidad se despidió de los sosias que protagonizaban sus historias biográficas y en Punto Final les toca el turno a las dos series más conocidas de sus trabajos de juventud: Gringo y Dani Futuro. Cada nueva obra suya es un motivo de alegría por seguir disfrutando de su talento y de tristeza por la sensación de que tal vez sea la última. Como viene siendo habitual en los últimos años la edición corre a cargo de Reservoir Books.

El tomo se compone de dos historias: El blues de “El Gringo” de 31 páginas de duración en blanco y negro y ¡El fin del mundo! protagonizada por Dani Futuro de 51 páginas de duración en este caso coloreadas por Josep Maria Beà. Además, hay dos artículos introductorios de Giménez en los que habla de las dos series haciendo hincapié en la labor de los guionistas de cada una de ellas: Manuel Medina y Víctor Mora.

Punto Final Carlos Giménez Reservoir Books Gringo

Gringo es una serie creada en 1963 por Manuel Medina y Giménez para la agencia Selecciones Ilustradas, otros guionistas de la serie fueron Miguel González Casquel y Carlos Echevarría. Con el tiempo, Giménez abandonaría la serie siendo sustituido por otros dibujantes como Domingo Álvarez Gómez o Jesús Peña Regó. Hace unos años Glenat recopilo sus historias en dos tomos. Como en tantos westerns clásicos, los vagabundeos de Gringo le llevan a toparse con distintos problemas e injusticias que trata de resolver. En sus primeras historias era el prototipo de héroe del género: parco en palabras, duro y con un gran sentido de la justicia. Sus historias estaban marcadas por un cierto tono ingenuo producto a partes iguales de la época y de la censura.

Todo lo que conocíamos del personaje cambia en la historia contenida en este tomo. Nos encontramos con un héroe envejecido y lleno de achaques al que no le quedan ganas ni fuerzas de hacer heroicidades. Antepone su propia felicidad y la de su familia a las necesidades de los desamparados que va encontrando, pero la violencia de su pasado le acaba encontrando, obligándole a enfrentarse a ella. En esta historia no cabe el punto de ingenuidad y maniqueísmo que caracterizaba la serie. Giménez ha pasado del western clásico de buenos y malos a un western crepuscular repleto de grises con un final de una violencia terrible. Donde no queda espacio ni para la esperanza ni para la redención, ya que Gringo nunca podrá volver a ser él que fue.

Punto Final Carlos Giménez Reservoir Books Dani Futuro

Dani Futuro es una serie de ciencia-ficción creada en 1969 por Víctor Mora y Giménez para la revista Gaceta Junior y que posteriormente fue publicada directamente para el mercado francófono en la revista Tintín. Hace unos pocos años Panini la reedito completa en un Integral. Era una serie de aventuras espaciales que tiene la esencia del space opera más divertido. Aunque trataba temas como el ecologismo o el pacifismo hay que tener en cuenta que eran unas historias pensadas para el público juvenil así que solían pecar de ingenuas, al igual que sucedía en las primeras aventuras de Valerian, la gran serie de ciencia-ficción europea.

En la historia contenida en este tomo, Giménez proyecta en el futuro todos los problemas a los que nos enfrentamos hoy como sociedad. Aborda desde el cambio climático, las pateras, los totalitarismos, la robotización de la mano de obra o las desigualdades económicas por citar solo unas pocas. Problemas que nos abocan a un futuro nada halagüeño si no los conseguimos resolver como sociedad. La narración es más compleja ya que no es lineal ya que vemos el pasado de Dani gracias a flashbacks. El color de Beà le viene muy bien a la historia, ya que sirve de contraste con el mensaje tan lúgubre que transmite. A diferencia de la historia de Gringo en esta si hay un halo de esperanza, algo que hacía tiempo no veíamos en las historias de Giménez. Algo que nos permite cerrar el tomo con una medio sonrisa.

Punto Final Carlos Giménez Reservoir Books Dani Futuro

Reservoir Book hace una buena edición como viene haciendo con toda la obra de Giménez. Esperemos que sigan publicando sus nuevos trabajos y recuperando algunos de los antiguos que no están disponibles actualmente.

Punto final son dos muy buenas historias para cerrar dos de las series más importantes en la trayectoria de Giménez. Se alejan mucho de lo que eran las series, pero no pierden la coherencia con los personajes ni con la trayectoria del autor. Dejan un sabor amargo como todas las despedidas, pero son un colofón a su trayectoria. En ellas vemos como arrastrarse por la necesidad de venganza acaba privando a la gente de su futuro. Una reflexión necesaria para poder encarar el futuro con optimismo. En los últimos años las obras de Giménez, además de ser tan reivindicativas como siempre, reflejan un enorme enfado y una amargura por el cariz que está tomando el mundo. Quizás son excesivamente pesimistas, algo que puede alejar a algunos lectores, pero son el testimonio del pensamiento del autor más importante del cómic para adultos de nuestro país. Ojalá nos quedan muchos más trabajos suyos por leer.

  Edición nacional/ España:Reservoir Books Guión:Carlos Giménez Dibujo:Carlos Gímenez Color:Josep María Bèa Formato:Cartoné, 96 Páginas Precio:24,90€   ¡Se está terminando la energía! La luz del faro se ha apagado y toda la unidad se está enfriando... Los últimos trabajos de Carlos Giménez tienen en común el triste sabor de la…
Guión - 7.5
Dibujo - 7.5
Interés - 7.5

7.5

Finales

Dos historia en las que Carlos Giménez despoja a sus personajes de la inocencia de la juventud para trasladarlos a dura y fea realidad.

Vosotros puntuáis: 4.16 ( 4 votos)
Artículo anteriorDécadas. Marvel en los años 50
Artículo siguienteValiant: Las grapas de Medusa #7
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Argonas Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Argonas
Lector
Argonas

Para mi ha sido triste. Adoro la obra de Carlos Gimenez, desde sus inicios hasta sus obras mas combativas tanto a nivel temático como social o las adaptaciones de obras de otros autores, como la de Kooalu el leproso, que para mi una maravilla. Por ello ha sido muy triste para mi ver lo que Gimenez le ha hecho a su criatura, a Dani Futuro. Entendiendo, por que lo entiendo, que Dani es de su propiedad y puede hacer con el lo que le venga en real gana, entendiendo que es su potestad el tratar sus obras con el tono que el decida tanto temático como ambiental, el final de Dani es sencillamente horrible. Un tebeo tan positivo, tan buen rollista como Dani en el que el apocalipsis nuclear se puede aplazar por unas partidas de millón y unos bailes molones, ha sido sustituido por un Dani horrible en el que se llega incluso a violar a uno de los principales personajes. Entiendo que es propiedad del señor Gimenez, que puede hacer con ella lo que quiera, entiendo que esta en su derecho de contar su historia como le plazca y yo como lector estoy en mi derecho de no comprar algo que se aleje tanto de la línea que a mi me gustaba del comic así que lo he devuelto.
Hay innumerables casos de adaptaciones, buenas adaptaciones de personajes de línea infantil como Dani bien adaptados a un publico mas adulto, todos conocemos ejemplos, desde los superhéroes pijameros, se que si quieres hacer eso, adaptar un personaje a un nuevo publico puedes hacerlo bien y el señor Gimenez tiene tanto talento, que observo con estupor que se ha ido por la vía fácil, por el camino del mal narrador y peor guionista, pero es que Gimenez no es mal narrador, no es mal guionista, ¿Qué ha pasado aquí, como se puede salir tanto de madre una historia y cargarte el legado y el tono de una historia de marcado bagaje infantil?. ¿De donde ha sacado esta mala hostia Gimenez? ¿Es que ya la tenia, siempre la tuvo? Yo creo que no, el señor que tantos buenos momentos me ha hecho pasar con su obra no puede haber cometido semejante tropeleria con sus propios personajes. Pero lo hizo. Y yo al principio leí con estupor y luego a medida que progresaba, con pena, con verdera y real pena.
Así que en definitiva, mal muy mal, no solo es, para ser una obra de Gimenez, mala sino que además se carga por lo menos, que es el que me importa, a Dani Futuro que era para mi una de esas cosas que siempre repasaba cada X tiempo, y acababa con una sonrisa en los labios recordando que “ya no se hacían tebeos como estos”.

Seños Gimenez, se lo he devuelto al librero, su mala narrativa y mal genio en general se lo gasta Vd. en su casa con su familia y con sus personajes si quiere, que esta en su derecho, pero no se lo compro.
Señor Gimenez lo ha hecho Vd. muy mal.
Señor Gimenez por lo que a mi respecta, hemos terminado, entiendo que ya me saco lo que quería de mi, así que con tristeza me despido de Vd y de su obra, atesoro obras suyas maravillosas y reniego de esta MIERDA, así con mayúsculas. Que sea Vd. muy feliz cargándose mas tebeos infantiles suyos. A mas ver.