Mercedes, de Daniel Cuello

Por
0
463

Edición original: Mercedes ITA ( Bao Publishing, 2019)
Edición nacional/España: Mercedes (Nuevo Nueve, 2021)
Guion: Daniel Cuello
Dibujo: Daniel Cuello
Traducción: Inés Sánchez Mesonero
Realización técnica: Isaac Carmona López
Formato: Cartoné. 272 páginas. 22€

Retrato de una caída a la carrera.

“En una semana puedes pasar de ser Mercedes la diosa a Mercedes la cabrona.

Mercedes es una trepidante novela gráfica obra del argentino afincado en Italia desde hace muchos años Daniel Cuello, que no da un minuto de respiro a los lectores. Bajo su aspecto de road-movie se esconde una despiada crítica al poder político, empresarial y religioso llena de humor negro y surrealista. Un trabajo que fue galardonado con el Premio Micheluzzi al Mejor Cómic 2020 en Napoli Comicon. Se trata de la tercera novela gráfica de Cuello tras Residencia Arcadia, publicada en 2018 por Dibbuks, y Guardati dal beluga magico (2018, Bao Publishing), una recopilación de sus tiras cómicas inédita en nuestro país hasta el momento.

Mercedes es una poderosa empresaria que al descubrirse todas las corruptelas que la han aupado a su posición de privilegio emprende una huida a contra reloj para salir del país junto a algunos de sus más cercanos colaboradores, pero a los que no dudará en dejar atrás cuando ya no le sean útiles como ha hecho con todo el mundo durante toda su vida. Perseguida por los políticos, criminales, medios de comunicación y demás poderes facticos que fueron un apoyo imprescindible en su ascenso, la huida se antoja ardua y llena de obstáculos, pero Mercedes ha demostrado durante su trayectoria empresarial y vital que nunca se arruga ante nada ni nadie.

La novela gráfica se sitúa en un país indeterminado, aunque recuerda poderosamente a Argentina, en un futuro próximo donde las condiciones climáticas han ido a peor, gracias a empresarios desalmados como Mercedes. Ella es la personificación de una manera de entender los negocios despiada, fría y sin ningún reparo ético o moral con tal de conseguir el máximo beneficio posible, un prototipo de empresario que por desgracia es universal y se puede encontrar en cualquier latitud, así que es sencillo para cualquier lector encontrar alguna figura conocida con quien identificarla. Cuello la usa para criticar un sistema corrupto del que se nutren los partidos políticos, los medios de comunicación, la iglesia y el crimen organizado. Todos forman un mecanismo perfectamente engrasado en el que cuando una pieza cae el resto trata de hacer lo posible para tapar sus vergüenzas comunes a toda costa y mantener el cómodo statu quo, aprovechando, ahora sí, todos los mecanismos que el poder tiene para evitar los abusos y corruptelas. Quizás se encuentre a faltar mayor desarrollo de sus relaciones con el partido y ver cómo algunos de sus proyectos pusieron en riesgo el entorno natural e hicieron que se enemistase con el grupo ecologista que también la persigue.

Aunque estamos ante un trabajo en el que suceden muchas cosas y muy rápido, Cuello centra la atención del lector en Mercedes y nos ofrece un retrato de una persona tan poderosa como ególatra, mezquina, egoísta y malvada, aunque quizás resulte un retrato demasiado exagerando y la convierta más en una caricatura que en alguien creíble. La empresaria trata de huir de un presente en el que su vida se desmorona y que le augura un futuro muy oscuro, pero lo no puede hacer en ningún momento es huir de un pasado que ha marcado toda su vida. A través de breves interludios vamos conociendo detalles de su infancia y de su imparable ascenso, lo que contrasta con cómo se desmorona su vida y poder en el presente. Una escalada al poder sin reparar a quien pisaba y que provoca que todos quieran cobrarse un pedazo suyo. Pese al halo de inverosimilitud, Mercedes está muy bien retratada, pero no sucede lo mismo con sus ayudantes que son simplemente arquetipos de los que no sabemos casi nada, lo que hace muy difícil comprender las causas que los llevan a acompañarla en su fuga.

No es la primera vez que vemos un cómic que retrata las corruptelas de los políticos, sin ir más lejos Primavera para Madrid (Autsaider Cómics) de Magius y Yo, mentiroso (Norma) de Antonio Altarriba y Keko, dos de los cómics más interesantes del año pasado trataban sobre la corrupción en España. Sin embargo, lo que hace distinto a Mercedes es la forma de abordarla, puesto que en ningún momento nos enseña cómo se producen los chanchullos, simplemente nos los podemos imaginar gracias a lo que se extrae de las conversaciones de la protagonista con sus antiguos aliados. Lo mismo que nos pasa al común de los mortales que solo podemos atisbar los delitos de los poderosos cuando se hacen públicos, pero sin llegar a conocer todas las partes implicadas, puesto que siempre hay alguna estratagema política, policial o legal para no tirar de la manta y llegar a lo más alto del escalafón.

Cuello tiene un estilo gráfico muy definido y personal de entintado enérgico y suelto. Sus personajes son muy expresivos y reconocibles y se puede ver un gran trabajo de diseño en todos y cada uno de ellos. Narrativamente es muy claro y deja que sean las imágenes las que cuenten la historia, aunque la composición de página peque muchas veces de ser demasiado clásica.

Nuevo Nueve hace una buena edición como viene siendo habitual en sus casi tres años de trayectoria en la que han construido un catálogo de lo más sólido con obras variadas y de un enorme interés.

Lo mejor

• El retrato de la corrupción a todos los niveles.
• El ritmo de la historia.

Lo peor

• El escaso desarrollo de los ayudantes de Mercedes.

Edición original: Mercedes ITA ( Bao Publishing, 2019) Edición nacional/España: Mercedes (Nuevo Nueve, 2021) Guion: Daniel Cuello Dibujo: Daniel Cuello Traducción: Inés Sánchez Mesonero Realización técnica: Isaac Carmona López Formato: Cartoné. 272 páginas. 22€ Retrato de una caída a la carrera. "En una semana puedes pasar de ser Mercedes la…
Guión - 7
Dibujo - 7
Interés - 7.5

7.2

Corrupción

Mercedes es un trabajo muy interesante sobre la corrupción que genera el capitalismo descontrolado lleno de humor negro, pero que a veces resulta algo inverosímil.

Vosotros puntuáis: Be the first one !
Artículo anteriorEntrevista a Will Dennis, editor de DC, Image y Comixology
Artículo siguienteCold War, de Christopher Sebela y Hayden Sherman
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments